Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2013

Las vctimas en Bolivia
Ayer los indgenas, hoy los obreros

Alex Contreras Baspineiro
Rebelin


El proceso de cambio que se pretende construir en Bolivia debera ser sinnimo de una intransigente defensa de la cultura de la paz, del dilogo, la concertacin social y los derechos humanos; sin embargo, en estos das sucede todo lo contrario: la huelga general indefinida con bloqueo de caminos que protagonizan diferentes sectores de la Central Obrera Boliviana (COB), fue duramente reprimida por efectivos policiales.

Ms de 23 heridos, dos de bala y 367 detenidos, 23 imputados ante estrados judiciales, fue el en todos los das de movilizaciones.

Los policas nos agarraron a patadas y culatazos, no respetaron a hombres ni mujeres, dispararon gases lacrimgenos y balines a mansalva, detuvieron y golpearon a trabajadores y nos hicieron caminar con las manos en la nuca como si furamos vulgares delincuentes, denunci el principal dirigente de la Central Obrera Departamental de Cochabamba, Luis Villarroel.

El dirigente obrero fue detenido junto a una treintena de trabajadores; seis resultaron heridos: dos con impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, otros tres con balines y uno con una granada de gas en el rostro. Dos uniformados tambin fueron heridos. Ayer, la violencia lleg a extremos porque la represin policial fue respondida con explosiones de dinamita de los mineros que incluso volaron parte de un puente.

El motivo? Los trabajadores bolivianos demandan al gobierno la modificacin de la Ley de Pensiones para ser beneficiados con una jubilacin digna.

La entidad matriz de los trabajadores bolivianos exige una pensin mxima de hasta 8 mil bolivianos para los mineros que aportaron 35 aos y de 5 mil bolivianos para otros sectores; el Ministerio de Economa plante el lmite mximo de 4 mil bolivianos para el sector minero y de 3.200 bolivianos para los dems asalariados. Los obreros demandan, adems, la jubilacin con el 70 por ciento del salario y que se tome en cuenta las ltimas 24 papeletas de pago, y no las 72 actuales, para calcular la renta.

Al no ser escuchados por el gobierno, a los trabajadores no les qued otra alternativa que salir a las calles y carreteras: bloquearon vas de conexin interdepartamental, se manifestaron en diferentes ciudades, paralizaron fbricas y centros mineros y suspendieron actividades de educacin y salud.

En Cochabamba la mayor represin policial se produjo en la poblacin de Parotani; en La Paz, la regin de Apacheta, fue testigo de cmo los uniformados reprimieron a los trabajadores; en Oruro, las poblaciones de Caracollo y Caihuasi se convirtieron en campos de batalla entre las dinamitas de los mineros y los gases de los uniformados. El dirigente mximo de la COB, Juan Carlos Trujillo, tambin fue golpeado.

Como la violencia genera mayor violencia, las medidas de presin se radicalizaron en los nueve departamentos del territorio nacional.

El vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, lvaro Garca Linera calific la propuesta de la COB, como egosta.

Explic que la mayora de los bolivianos no se beneficia con una renta de jubilacin, sino con el pago de la Renta Dignidad que otorga 250 bolivianos (35 dlares) a las personas mayores de 60 aos.

Al defender el Fondo Solidario, sostuvo que el gobierno realiza un aporte universal para que todos los adultos mayores se beneficien, con el desembolso de 350 millones de dlares que entrega la Renta Dignidad.

Los compaeros de la COB nos dicen que ese dinero de la Renta Dignidad en vez de dar a todos los ancianos vaya al Fondo de Pensiones de los asalariados para mejorar su renta, es una actitud egosta, porque estn pensando solamente en ellos y no en el resto de los ancianos, manifest.

DISCRIMINACIN

Mientras los sectores de obreros, mineros, fabriles, maestros, universitarios, salubristas y otros son reprimidos en calles y carreteras por una jubilacin digna, se devel que el gobierno destina un presupuesto mensual para que los militares jubilados reciban el 100 por ciento de su renta de vejez. Las tropas policiales dieron un plazo para que el gobierno les otorgue tambin la totalidad de sus pensiones; caso contrario, amenazan con un motn policial.

Datos del Viceministerio de Pensiones sealan que el Tesoro General de la Nacin destina un presupuesto mensual de dos millones de bolivianos para que militares jubilados reciban su renta de vejez en un cien por ciento.

El dirigente fabril de Cochabamba, Mario Cspedes, protest por la poltica de discriminacin que impulsa el gobierno. Acaso en Bolivia existe gente de primera o segunda clase? En este llamado proceso de cambio por qu existen preferencias para los militares? Seguimos viviendo una dictadura o a quines beneficia este gobierno?

A pesar de una millonaria poltica comunicacional que despliega el gobierno y a pesar que cualquier bloqueo de caminos perjudica a miles de ciudadanos, los trabajadores movilizados reciben muestras de solidaridad.

Ante ese crecimiento, el ministro Juan Ramn Quintana acus a los obreros del pas de estar ligados a una tentacin golpista.

Hemos escuchado a dirigentes de la Central Obrera Departamental de Cochabamba decir: as como le hemos subido al presidente Evo, lo vamos a tumbar. Ese es el lenguaje golpista, ese es el lenguaje antidemocrtico, ese es el lenguaje que usurpa la soberana popular, pedirles a esos compaeros que sean moderados en su lenguaje y se alejen de cualquier tentacin golpista.

El dirigente fabril Mario Cspedes respondi: Los obreros no somos golpistas, el ministro Quintana fue asesor de un ministro en el gobierno del ex dictador Hugo Banzer Surez, esos son los golpistas.

REPRESIN

A pesar que algunas autoridades de gobierno empezaron a dar luces para iniciar el proceso de dilogo con los trabajadores movilizados; en la prctica, se impone la represin y la violencia hacia los manifestantes.

Aparentemente la poltica gubernamental desech los pilares fundamentales del proceso de cambio para priorizar la cultura del enfrentamiento, de la violencia y la divisin.

Esta misma poltica ya fue impuesta con los sectores indgenas del pas, hoy los obreros son las vctimas. Las ltimas dos marchas de los pueblos indgenas del pas fueron cruelmente reprimidas por efectivos policiales, pero nadie fue sancionado, existe una total impunidad.

En las movilizaciones en defensa de una jubilacin digna -segn informes mdicos- dos obreros recibieron impactos de bala: el trabajador de la Cooperativa Boliviana del Cemento (COBOCE) ubicada en Irpa Irpa (Capinota), Limbert Sajama (31) recibi un impacto de bala en el estmago que le desgarr la cmara gstrica daando severamente el pncreas, se encuentra en terapia intensiva y el trabajador de Industrias Aceite Fino, Raul Ergueta (53) denunci que un francotirador le dispar de frente en una de sus piernas.

La represin policial en tiempos de cambio recuerda las pocas negras de la historia que los sectores sociales ya lo superaron.

Representantes de la Defensora del Pueblo, mediante un comunicado, denunciaron que la violencia se genera por la radicalidad de ambas partes.

Los niveles de violencia del conflicto y la respuesta de la polica estn mostrando un grado de belicosidad e irracionalidad que no se pueden aceptar, especialmente en un proceso que pretende mostrar un cambio sustancial respecto a la vieja forma de gestionar las diferencias, apunta el comunicado.

Las recndidas poblaciones de la topografa de Bolivia, como Caranavi (represin a cocaleros), Chaparina (represin a indgenas) pasando por Parotani (represin a fabriles) hasta llegar a Caracollo (represin a los mineros) van quedando en la historia del pas como fieles testigos de cmo se desgasta un proceso y se atropellan los derechos humanos en tiempos de cambio

Alex Contreras Baspineiro. Periodista y escritor boliviano

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter