Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-05-2013

Manifiesto por la recuperacin de la soberana econmica, monetaria y ciudadana
Salir del euro

Rebelin


La dramtica situacin social y econmica en la que est hundida nuestra sociedad exige una poltica capaz de crear las condiciones para salir de la crisis. Es una necesidad urgente. El tiempo se ha convertido en un dato primordial por los riesgos de agravamiento y degradacin que existen, por el enorme sufrimiento social que provoca la persistencia de las polticas de ajuste, austeridad y privatizacin de lo pblico.

La red en la que estamos atrapados est conformada por un nivel de paro catastrfico, por un endeudamiento del pas frente al exterior imposible de afrontar y por una evolucin de las cuentas pblicas que conducen a la quiebra econmica del Estado. Ms de 6 millones de parados, ms de 2,3 billones de euros de pasivos brutos frente al exterior, y una deuda pblica de casi un billn de euros, creciente y prxima al 100% del PIB, son datos que definen un desastre inmanejable, ponen en peligro la convivencia y derruyen derechos sociales fundamentales.

Una crisis de esta envergadura tiene causas complejas y mltiples, desde la crisis general del capitalismo financiero hasta el despilfarro y la corrupcin propios, pasando por un sistema fiscal tan regresivo como injustamente aplicado, pero aun a riesgo de simplificar el anlisis para desentraar las soluciones, hay que atribuir a la incorporacin de nuestro pas a la moneda nica la principal razn de esta desoladora situacin.

Como ahora se reconoce, no haba condiciones para implantar una moneda nica entre pases tan desiguales econmicamente sin ir acompaada de una fiscalidad comn. Su creacin implicaba, por otra parte, un marco propicio para implantar polticas regresivas y antisociales de todo tipo segn la doctrina neoliberal, que ha tenido en la construccin de la Europa de Maastricht su mxima expresin. Como se calibr en su momento, el Estado del bienestar no es compatible con la Europa de Maastricht.

Con la incorporacin al euro, nuestro pas perdi un instrumento esencial para competir y mantener un equilibrio razonable de los intercambios econmicos con el exterior, como era el control y manejo del tipo de cambio con respecto al resto de las monedas. Por otra parte, hubo una cesin de la soberana al BCE en cuanto a la creacin de liquidez y aplicacin de la poltica monetaria, una institucin dominada desde los orgenes por los intereses del capitalismo alemn.

Como no poda ser de otro modo, el retraso y la debilidad de la economa espaola frente a otros pases y la rigidez absoluta impuesta por el euro llevaron a lo largo de la dcada del 2000 a un dficit de la balanza de pagos por cuenta corriente abrumador. Se registraron unos desequilibrios insostenibles, como tambin les ocurri a otros pases como Grecia y Portugal, apresados en la misma trampa. En los 14 aos transcurridos desde la creacin del euro en 1999 hasta el final del 2012, el dficit exterior acumulado fue de casi 700 mil millones de euros, que hubo de financiarse endeudndose con el exterior. Las entidades crediticias y las empresas espaolas demandaron ms de otro billn de euros de recursos para sus planes de inversiones en el exterior, principalmente en Amrica Latina.

Hasta el ao 2008, en que se desat la crisis financiera internacional, por las facilidades extraordinarias de financiacin, el pas vivi un sueo, como drogado, alimentando la burbuja inmobiliaria y ajeno a los problemas que se haban gestado. En ese ao, todo cambi radicalmente, los mercados financieros se cerraron, por los canales no flua la liquidez y la situacin de cada deudor pas a examinarse con rigor. Con el cambio abrupto en la posicin deudora de nuestra economa frente al exterior, los pasivos brutos pasaron de 540 mil millones al final de 1998 a 2,2 billones en 2008, el pas entr en quiebra y sobrevino una profunda recesin que a todos los efectos sigue vigente.

El sector pblico se resinti profundamente desde entonces, incurriendo en un dficit desorbitado por la cada drstica de los ingresos, reforzada por el estallido de la burbuja inmobiliaria. El Estado, sobre el que acaban descargando todas las tensiones de las administraciones pblicas, ha necesitado de centenares de millones de euros, obtenidos con la emisin de deuda pblica en los mercados interior y exterior, ante la imposibilidad de la financiacin directa por la autoridad monetaria. Al final de 2007, la deuda en circulacin del Estado era de 307.000 millones de euros, el 37% del PIB. Al final de 2012 haba subido a 688,000 millones, el 65% del PIB, y sigue aumentando como corresponde a la evolucin deficitaria de las cuentas pblicas.

Desde que se admiti la crisis, la poltica econmica ha tenido unos rasgos bsicos inamovibles. La prdida de competitividad de la economa espaola ha servido de excusa para aplicar a rajatabla las recetas neoliberales y se ha tratado de compensar con el llamado ajuste interno, un proceso dirigido a disminuir los salarios y facilitar los despidos para abaratar los precios de las mercancas y servicios espaoles, desde el momento en que la va natural e histrica de la devaluacin de la moneda est cegada por el euro. Ajustes, contrarreformas laborales y recortes continuos jalonan la poltica de los ltimos aos. Por otra parte, la mal denominada austeridad se ha impuesto brutalmente en la poltica fiscal, como exigencia de los poderes econmicos, hacindose de la lucha contra el dficit publico el talismn engaoso de la solucin a la crisis.

Esta poltica ha producido un retroceso social muy doloroso, ha impulsado inconteniblemente el crecimiento del paro y, lo que es fundamental, es intil. El pas se desliza sin freno y se despea hacia una fosa profunda. Los determinantes de la crisis siguen intactos cuando no degradados. Los pasivos exteriores no pueden disminuir sin que se registre un excedente de la balanza de pagos, cosa prcticamente inalcanzable para una economa bastante derruida y de escasa competitividad, y la pesada carga de deuda pblica no dejar de crecer hasta que se diluya el dficit pblico, algo que el propio gobierno no alcanza a vislumbrar. La desconfianza es general.

La sociedad en una encrucijada

Cmo superar el desastre? La alternativa a la crisis que defiende la Troika y abiertamente el PP pasa por profundizar en los ajustes, en la austeridad y en la destruccin de lo pblico. La economa espaola, como ya le ha ocurrido a Grecia o Portugal, cae por el precipicio y se desfondar en el abismo, con unas consecuencias sociales dramticas y riesgos polticos de todo signo.

El PSOE, copartcipe activo en el actual diseo econmico y social, finge ahora un desacuerdo con el PP y critica su poltica suicida, pero sigue amarrado al criterio de que el euro es irreversible.

Las direcciones de los sindicatos mayoritarios, una vez contrastado el error de clculo cometido con el s crtico a Maastricht, denuncian ahora el actual estado de cosas, pero no estn en condiciones de proponer medidas anticrisis realmente efectivas ya que no cuestionan con coherencia la Europa construida.

Otras fuerzas, organizaciones y autores de la izquierda critican la Europa actual y proponen cambios bastante utpicos y proyectos sin fundamento, dado el carcter irreformable de la Europa surgida, sobre todo despus de la ampliacin de la zona euro al Este. A las carencias originales de la moneda nica se aade el peso que ha cobrado Alemania como pas hegemnico y la realidad de una descomposicin de Europa, aprisionados algunos pases en deudas impagables. La imprescindible y urgente necesidad de romper con las ataduras de los Tratados europeos no puede paralizarse ni ocultarse tras propuestas de proyectos de otra naturaleza. Por deseable que sea otra Europa, es ahora inviable, requiere de bases en que sustentarse bien distintas y de la soberana perdida de cada Estado.

El fracaso del proyecto de construccin de Europa es inocultable, con independencia de que no sea posible determinar cundo y cmo se desbaratar la insostenible situacin existente.

A los firmantes de este manifiesto nos parece claro que la Europa de Maastricht no podr sobrevivir con su actual configuracin, tras los desastres y sufrimientos que ha causado, adems de vaciar de contenido la democracia y sustraer la soberana popular.

Tambin afirmamos que nuestro pas no puede salir de la crisis en el marco del euro. Sin moneda propia y sin autonoma monetaria es imposible hacer frente al drama social y econmico, tanto ms cuanto que la poltica fiscal tambin ha quedado anulada con el Pacto de Estabilidad, alevosamente constitucionalizado.

Es precisa una moneda propia para competir y una poltica monetaria soberana para suministrar liquidez al sistema y estimular una demanda razonable. Y esto como primera condicin ineludible, pero en modo alguno suficiente, para poder desarrollar una poltica avanzada de control pblico de los sectores estratgicos de la economa, entre ellos la nacionalizacin de la banca, de reconstruccin del tejido industrial y agrcola, de defensa y potenciacin de los servicios pblicos fundamentales con un poderoso y progresivo sistema fiscal, de amortiguacin de las desigualdades y distribucin de la riqueza, del reparto del trabajo para combatir el paro, de derogar las contrarreformas laborales y de las pensiones, de respeto en serio al medio ambiente, etc., y de abordar un proceso constituyente que permita recuperar y profundizar la democracia. Por todo ello hay que despreocuparse transitoriamente del dficit pblico, olvidarse de hacer propuestas imposibles al BCE y dejar de aorar a la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra cuando se puede disponer del Banco de Espaa como institucin equivalente.

El montante de la deuda externa es impagable. Su mayor parte es deuda del sector privado, y corresponde a sus agentes resolver los problemas que se presenten, incluido el sector financiero, muy comprometido. Por ello rechazamos toda operacin de rescate de nuestro pas y por la misma razn consideramos como deuda completamente ilegitima la contrada por el Estado para proporcionar fondos de salvamento a las entidades crediticias que no hayan sido nacionalizadas.

Con respecto a la deuda pblica, el Estado debe realizar una profunda reestructuracin de la misma (quita, moratoria, conversin en moneda nacional) que alivie la presin abrumadora que soportan las cuentas pblicas. En otro caso, puede darse como irremediable la quiebra del Sector pblico.

No se nos escapan los problemas y complejidades de los pasos que proponemos, entre otros limitar la libre circulacin de capitales. Tampoco nuestro anlisis nos impide colaborar en acciones, propuestas y movilizaciones con aquella parte de la ciudadana y sus organizaciones que, bajo el efecto del bombardeo meditico al que somos sometidos o por otros motivos, an no comparte nuestra opcin ante la encrucijada en que estamos y la necesidad de romper el nudo gordiano del euro. Sin embargo, ante el desastre que nos envuelve y ante las causas profundas que lo promueven y agudizan, no podemos mantenernos mudos ni evasivos. A nuestro entender, hoy la sociedad espaola, que ya ha entrado en una agona prolongada y sin esperanza, no dispone de otra eleccin que salir del euro para impedir el hundimiento definitivo del pas.

Recuperar la soberana econmica perdida, hacer efectiva la soberana popular, requiere desprenderse de los dogales que nos paralizan, encarar la cruda realidad y dotarse de los medios para trazar un proyecto de supervivencia que, con todas sus dificultades, puede representar tambin una gran oportunidad para crear una sociedad soberana, prspera, justa, solidaria, democrtica, ecolgicamente responsable y libre.

PARA ADHERIRSE AL MANIFIESTO

http://salirdeleuro.wordpress.com/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter