Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2013

Tomen con seriedad a Siria: no intervengan

Saul Landau
Progreso Semanal


La guerra civil en Siria inspira a algunos en el Congreso y en los medios. Estupidez o demencia? Alguna gente no aprende de errores anteriores, Para qu iniciar otro conteo de cadveres en un conflicto en el Medio Oriente sin relacin directa con la seguridad de EE.UU.? El reportero de The New York Times Bill Keller dice Olvdense de Iraq, como si se le ordenara a pacientes de SIDA que se olviden de su enfermedad y puf desaparecer mgicamente.

Bush y Cheney mintieron y usaron inteligencia falsa para justificar su lujuria por la guerra. Iraq no tena ADM ni vnculos con Al-Qaeda, como los dos aseguraron, pero las fuerzas invasoras de EE.UU. destruyeron la integridad de Iraq. En ltima instancia, su nico logro fue matar a Saddam a no ser que se hagan las listas de los soldados de EE.UU., OTAN, Iraq y civiles.

En la actualidad, la intervencin militar de EE.UU. en Siria asegurara ms soldados norteamericanos muertos, ms sirios muertos y futuro dolor para las tropas de EE.UU. que sirvan como fuerza de ocupacin. Nos aliaramos con Arabia Saud, la cual apoya a la oposicin siria porque los saudes quieren destruir la alianza Siria-Irn, su rival por el dominio del Golfo Prsico. Los saudes tambin temen una Primavera rabe y tratan de contener el descontento antes de que llegue a su territorio.

En la primavera de 2011, el levantamiento sirio ofreci a los saudes (sunes) una oportunidad para golpear al aliado de Irn, guiado por los chies. Arabia Saud carece de la capacidad militar para intervenir de forma directa, pero utiliz su tesoro petrolero para tratar de comprar un reemplazo por Assad, con un rgimen amistoso hacia la familia real saud.

Expertos agresivos de EE.UU. ignoran el papel saud, y en su lugar retan a Obama para que acte militarmente. Anne-Marie Slaughter (Princeton) alert: Si Obama no acta militarmente ser recordado como un presidente que proclam un nuevo principio con el mundo musulmn, pero presidi sobre un mortfero captulo de la misma vieja historia. Quizs Obama ha aprendido que la guerra de EE.UU. con Iraq no hizo a los musulmanes amar a EE.UU. ni mejor nuestra posicin de seguridad.

La pandilla de Invasin a Siria tambin ha asegurado que las fuerzas de Assad usaron armas qumicas (gas sarn) contra los rebeldes y argument que tal acto diablico justifica la intervencin norteamericana. Sin embargo, un cuerpo investigador de la ONU asegura que tena evidencia que sugiere que los rebeldes, no Assad, quiz usaron gas sarn, (BBC, 6 de mayo.)

El lenguaje sesgado de Obama acerca de Siria refirindose a las armas qumicas (lnea roja y cambiador de juego) suena como imperativos morales, pero ignora factores clave: los militares norteamericanos usaron bombas de fsforo (qumicas) en sus ataques a Faluya durante la guerra de Iraq, y aviones de la Fuerza Area de EE.UU. lanzaron toneladas de bombas con Agente Naranja sobre Vietnam. Los defensores de la guerra parecen menos preocupados por el bienestar de Siria y ms por el principio moralizante del despliegue de poder norteamericano.

Si la administracin Obama contina titubeando socavar an ms la credibilidad de Estados Unidos como superpotencia, una posicin ya tambaleante por su fracasada participacin en Iraq y Afganistn, se inquietaba Amitai Etzioni, de la Universidad George Washington. Desde la 2da. Guerra Mundial, EE.UU. ha bombardeado a Corea, Vietnam, Laos, Cambodia, Libia, Iraq, Afganistn, Granada y Panam. Qu lder extranjero dudara de la credibilidad de EE.UU. para actuar militarmente?

Despus del pantano en Afganistn, por qu Obama iba a querer que mataran a ms jvenes soldados norteamericanos en Siria y al mismo tiempo hacer ms enemigos en una regin donde Washington es culpado rutinariamente por sus actitudes intervencionistas y sus vnculos con Israel?

Es seguro que los conspiradores del 11/9 odiaran la poltica norteamericana (no nuestra libertad), y que aislados actos de terrorismo por parte de airados musulmanes constituyen una amenaza de seguridad, amenaza que es agravada por las intervenciones regionales. Cuando los aviones norteamericanos bombardean, los soldados norteamericanos abren fuego contra aldeas y ciudades, hacemos enemigos. Los cadveres de estos ataques tienen familiares, algunos de los cuales juran vengarse.

No reconstruimos Iraq ni llevamos una democracia estable, tampoco tuvimos xito en Afganistn ni previamente en Vietnam. Es ms, raras veces las guerras resultan de la manera que proyectan los invasores. Por el contrario, las guerras provocan consecuencias involuntarias y no deseadas. Los chinos tienen ahora acceso a ms petrleo, por ejemplo, y el gobierno de Iraq se ha acercado ms a Irn. Sin embargo, los pueblos de la regin han aprendido lecciones que se corresponden ms claramente con los hechos que las reacciones de los halcones guerreristas de Washington, afectados de amnesia.

Una encuesta Pew entre 11 771 personas provenientes de Lbano, Jordania, Turqua, Egipto, Israel, los Territorios Palestinos, Tnez, Alemania, Francia, Gran Bretaa, EE.UU. y Rusia, arroj que noventa y cinco por ciento de los libaneses dijeron que estaban muy preocupados de que la violencia fuera a extenderse hacia el oeste a su pas, y 62 por ciento de los turcos, que se encuentran en el flanco norte de Siria, expresaron preocupacin. (Entre el 3 de marzo y el 7 de abril, reportado por Ariel Zirulnick, The Christian Science Monitor, 2 de mayo.)

As que para qu escalar? El presidente Assad no ha amenazado con atacar a EE.UU. o a sus gobiernos aliados como Israel; ni puede adoptar una posicin ofensiva mientras su gobierno lucha por la supervivencia. Es ms, Israel ha bombardeado la semana pasada a Siria dos veces, sin que haya habido represalias.

Sin embargo, Washington decidi ayudar a los rebeldes sirios, como una vez arm a los insurgentes afganos en Pakistn. De esa manera, EE.UU. desempe un papel indeseado al ayudar a que el ahora despreciado Talibn emergiera victorioso en la dcada de 1990.

La guerra civil de Siria, una batalla interna, result aumentada cuando Arabia Saud y Qatar pagaron a otros jihadistas musulmanes para que lucharan contra Assad. La entrada de guerreros extranjeros aument el nmero de bajas, ms de 7 000, y ayud a forzar a ms de un milln de sirios a que se convirtieran en refugiados.

La lucha de Siria tambin enfrenta nuevamente a Washington con el drama de la Primavera rabe: dictaduras pro EE.UU. en pases rabes en conjuncin con una amalgama de demcratas, socialistas y autoritarios religiosos, una situacin madura para ms conflictos.

El derrocamiento de Assad podra llevar a peores condiciones y al control de los rebeldes.

Aquellos que ya han proclamado la ley de la Sharia en reas bajo su control y que han masacrado a cristianos, alawitas y aquellos que apoyan a Assad y pertenecen a otras minoras.

La intervencin militar norteamericana tambin podra obstaculizar operaciones de ayuda humanitaria y de manera simultnea implicar a Estados Unidos en inciertos compromisos militares. La accin militar unilateral podra ejercer tensin en relaciones internacionales clave, ya que ningn consenso mundial o regional apoya la intervencin armada. Y la intervencin podra incluir a Estados Unidos en un conflicto regional ms amplio. Obama no debe comprometer lo que el Pentgono estima como los 75 000 soldados necesarios para salvaguardar los arsenales sirios de armas qumicas, las cuales no amenazan los intereses de EE.UU.

Olvdense de Siria.

El filme de Saul Landau Siria: entre Iraq y un difcil lugar puede obtenerse en DVD por medio de roundworldproductions.com.


Fuente: http://progreso-semanal.com/ini/index.php/eeuu/6866-tomen-con-seriedad-a-siria-no-intervengan


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter