Portada :: frica :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2013

El desembarco

Gustavo Duch
La Jornada


Al tomar el avin que conecta Johannesburgo (Repblica de Sudfrica) con Maputo (Mozambique) se qued impresionado. En su trayectoria profesional apoyando movimientos campesinos y gestionando programas de cooperacin internacional, Fernando, que hace ya dos dcadas que viaja por muchos pases del mundo, nunca antes se haba encontrado en una situacin como aqulla. Todos los asientos del avin, desde la primera hasta la ltima fila, estaban ocupados por hombres de negocios. Su aspecto les delataba.

Y es que frica se est convirtiendo en un goloso pastel para las grandes empresas planetarias en su incesante y despiadada bsqueda del lucro, ahora que otros continentes estn agotados la deuda que afrontan es la seal de colapso ms evidente. Si antao los exploradores gustaban de viajar a destinos nunca antes explorados, ahora estas corporaciones de la explotacin buscan lugares nunca antes explotados.

Las empresas de los agronegocios, es decir las semilleras, las comercializadoras de grano, las suministradoras de insumos como plaguicidas o fertilizantes, etctera, tambin se encuentran en esta situacin y estn preparando un desembarco de maysculas dimensiones. Sin embargo, necesitan encubrirse. Esas corbatas y caros zapatos de piel pueden ser contraproducentes a sus intenciones y cuando les piden el pasaporte declaran con mucha naturalidad que son embajadores de la lucha contra el hambre.

El maquillaje solidario corre a cuenta de la complicidad del grupo de pases ms ricos del mundo. Con el nombre artstico de La Nueva Alianza para la Seguridad Alimentaria y la Nutricin, el G-8 apoya con una doble estrategia el desembarco de estas multinacionales de la agricultura en frica. Por un lado, cual Reina Catlica, financia algunas de estas carabelas de la agroindustria utilizando partidas de los presupuestos de ayuda internacional. Por el otro, cual Celestina, trama amorosas relaciones entre dichas empresas y algunos gobiernos de frica.

Como informa la organizacin GRAIN, empresas como Monsanto, Syngenta, Cargill, Diageo, Unilever, Yara, Bunge y DuPont han firmado cartas de intencin para participar en la Nueva Alianza, y seis gobiernos africanos (Burkina Faso, Cte dIvoire, Etiopa, Ghana, Mozambique y Tanzania) ya han accedido a llevar a cabo las reformas polticas que permitan las actividades de dichas empresas trasnacionales. Se espera que otros cuatro pases (Benin, Malawi, Nigeria y Senegal) se asocien a la Nueva Alianza en los prximos meses.

Dicen estas oenegs agroindustriales que llegan para luchar contra el hambre, pero en realidad lo hacen para saciar su hambre de negocios en una terrible combinacin: acaparamiento de las mejores tierras campesinas e indgenas y expulsin de millones de personas de sus espacios vitales, para dar cabida a modelos productivos industriales que contaminan y destruyen la fertilidad de la tierra, sustituyen los cultivos alimentarios tradicionales por cultivos para la exportacin, imponiendo la siembra de cultivos transgnicos y patentados, acabando con las semillas locales, base de la soberana alimentaria de estas poblaciones.

Cambiemos los lemas.

Rechacemos la lucha contra el hambre. Se ha convertido en dar de comer a la agroindustria y a los especuladores financieros.

Estamos contra el hambre de lucro. Y por la Soberana Alimentaria de los pueblos africanos. Y del mundo.

Gustavo Duch Guillot es coordinador de la revista Soberana alimentaria, biodiversidad y culturas

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/05/19/opinion/028a1eco



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter