Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-05-2013

Cuatro realidades inhumanas sobre la huelga de hambre en Guantnamo

Steven Hsieh
AlterNet

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


El viernes se cumplieron 100 das desde el comienzo de la huelga de hambre en la Baha de Guantnamo que ha vuelto a capturar la atencin internacional respecto a la prisin en el extranjero que el presidente Obama prometi cerrar hace cinco aos cuando era candidato.

Los funcionarios militares dicen que el jueves de los 166 detenidos 102 estaban participando en la huelga. Los abogados dicen que la cantidad es ms cercana a 130.

Desde que la huelga de hambre comenz hace 100 das, grupos internacionales que incluyen el Parlamento Europeo, la Comisin Interamericana de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y varias naciones con detenidos en Guantnamo, han aumentado la presin sobre el gobierno de Obama para que libere a los detenidos o cierre por completo la prisin.

Como la huelga contina pasado su centsimo da, presentamos cuatro de los hechos ms inquietantes sobre la situacin en Guantnamo.

1. La tortura de la alimentacin forzosa

Treinta de los 166 prisioneros recluidos en Guantnamo son sometidos a la alimentacin forzosa, una prctica que la Oficina de Derechos Humanos de la ONU considera tortura y violacin del derecho internacional. Durante esta semana, la ACLU [Unin Estadounidense de Libertades Civiles], as como varias organizaciones de derechos humanos, enviaron una carta al Secretario de Defensa Chuck Hagel urgindole a que se deje de alimentar a la fuerza a los presos de Guantnamo.

Mientras los militares dicen que sera inhumano dejar que los prisioneros se maten por inanicin, varios grupos de derechos humanos y mdicos no estn de acuerdo.

Bajo esas circunstancias, seguir adelante y alimentar a la fuerza a una persona no solo es una violacin tica sino que puede llegar al nivel de tortura o maltrato, dijo Peter Maurer, jefe del Comit Internacional de la Cruz Roja.

El procedimiento de alimentacin forzosa consiste en la introduccin de un tubo por la nariz del prisionero, pasando por las fosas nasales, la garganta hasta llegar al estmago. El proceso inflige severos dolores y malestar. Segn un anlisis de documentos militares realizado por Al Jazeera [3], obligan a los prisioneros a llevar mscaras sobre sus bocas mientras estn sentados encadenados a una silla hasta dos horas mientras bombean un suplemento nutritivo a su estmago. Al final del procedimiento levantan al preso de la silla y le llevan a una celda seca, sin agua corriente, explica Al Jazeera. Entonces un guardia observa al detenido durante 45-60 minutos por si diera seales de vomitar o intentase inducir el vmito. Si el prisionero vomita le devuelven a la silla de alimentacin.

2. Supuestos intentos de quebrar a los presos en huelga de hambre

Han aparecido varios informes de que los guardias de Guantnamo estn maltratando a presos en huelga de hambre en un esfuerzo por quebrarlos. Los abogados del prisionero yemenita Musaab al-Madhwani dicen que los guardias presionan a los huelguistas negndoles el agua potable, obligndolos a beber agua de la llave no potable y manteniendo sus celdas a temperaturas extremadamente fras, informa AFP [4]. En una queja, los abogados dijeron: Cuando Musaab y sus compaeros presos solicitaron agua potable, los guardias les dijeron que bebieran de los grifos La falta de agua potable ya ha causado a algunos prisioneros problemas renales, urinarios y estomacales.

Otro abogado dijo a RT [5] que los guardias sacan a los detenidos en huelga de hambre de los espacios comunes y los obligan a vivir en celdas aisladas para quebrar su espritu.

3. Ms de la mitad de los presos de Guantnamo han sido aprobados para su liberacin. Un noventa por ciento ni siquiera han sido acusados de crmenes.

Ochenta y seis de 166 prisioneros en Guantnamo ya han sido aprobados para su liberacin, pero las barreras legales y burocrticas los mantienen en detencin indefinida. Ante todo, el Congreso impuso restricciones a las transferencias de detenidos, exigiendo pruebas de que los posibles transferidos no plantearan jams una amenaza a la seguridad nacional de EE.UU. en el futuro. En una conferencia de prensa del pasado mes, el presidente Obama reiter este hecho, diciendo que necesitar algo de ayuda del Congreso. Sin embargo, como han sealado varios comentaristas, el Congreso tambin ha otorgado a Obama el poder de utilizar dispensas para transferir detenidos, un poder que no ha ejercido ni una sola vez.

Las cosas son complicadas por los 56 nacionales yemenitas detenidos en Guantnamo. Como explic Alex Kane de AlterNet [6] Yemen es un fuerte aliado de EE.UU. que tambin tiene un problema con Al Qaida en la Pennsula Arbiga, un grupo que ha planeado ataques contra EE.UU. Despus de la suspensin de una conspiracin terrorista en 2009 que supuestamente se origin en Yemen, el gobierno de Obama decidi suspender la repatriacin de detenidos a Yemen.

4. Ninguna alternativa excepto un atad

Se informa de que la huelga de hambre comenz como una reaccin por el maltrato de los guardias de la prisin a los ejemplares de El Corn de los detenidos. Pero como han sealado diversos comentaristas, organizaciones y los propios detenidos, eso fue solo un momento clave. La huelga es el resultado de las grandes frustraciones de los prisioneros por tenerlos alejados de sus familias en condiciones inhumanas, algunos desde hace ms de 11 aos.

Los funcionarios dicen que dos detenidos han intentado suicidarse desde el comienzo de la huelga.

Los presos no estn pasando hambre para convertirse en mrtires Lo hacen porque estn desesperados, dijo Wells Dixon, un abogado que representa a cinco detenidos de Guantnamo. Estn desesperados por liberarse de Guantnamo. No ven ninguna alternativa aparte de salir en un atad. Es el resultado final.

Samir Naji al Hasan Moqbel, mediante un llamado telefnico a su abogado, explic que la huelga de hambre est impulsada por una mentalidad de ltimo recurso en un artculo de opinin para el New York Times [7] del pasado mes:

Ahora la situacin es desesperada. Todos los detenidos estn sufriendo profundamente He vomitado sangre.

Y no hay fin a la vista de nuestro encarcelamiento. La decisin que hemos tomado es negarnos a ingerir alimentos y arriesgar la muerte cada da.

Solo espero que debido al dolor que estamos sufriendo, los ojos del mundo vuelvan a dirigirse hacia Guantnamo antes de que sea demasiado tarde.

Enlaces:

[1] http://www.alternet.org

[2] http://www.alternet.org/authors/steven-hsieh

[3] https://www.google.com/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&ved=0CDMQqQIwAA&url=http%3A%2F%2Fwww.aljazeera.com%2Fhumanrights%2F2013%2F05%2F201358152317954140.html&ei=I2GWUenaNenW0gHji4CwAg&usg=AFQjCNFxDwW9JkWvnCe_0oD8rulisiW3cg&bvm=bv.46751780,d.dmQ

[4] http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5itBFLqYvtS3T-eqJskEaP7qUmJjA?docId=CNG.f85e5854bf7734842f2130a889c477e7.b1

[5] http://rt.com/op-edge/gitmo-prison-transfer-weapons-834/

[6] http://www.alternet.org/news-amp-politics/6-horrifying-facts-every-american-should-know-about-guantanamo-bay-and-ongoing

[7] http://www.nytimes.com/2013/04/15/opinion/hunger-striking-at-guantanamo-bay.html

Steven Hsieh es asistente editorial en AlterNet y escritor basado en Brooklyn. Sgalo en Twitter @stevenjhsieh.

Fuente: http://www.alternet.org/civil-liberties/4-inhumane-realities-about-guantanamo-hunger-strike

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter