Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-05-2013

El sangriento espectculo de Woolwich

John Brown
Iohannes Maurus


Nos ensea Michel Foucault en sus cursos de los aos 70 que es necesario distinguir entre dos formas de dominio de las poblaciones: la disciplina y el control. La disciplina pretende normalizar a los individuos de tal modo que su conducta sea previsible y "normal". Lo consigue mediante aparatos como la crcel, la escuela, el cuartel o la fbrica fordista, todos ellos basados en un mismo dispositivo o esquema de poder teorizado por Jeremy Bentham y cuya genealoga fue investigada por Michel Foucault en Vigilar y castigar: el panptico. El panptico es un dispositivo por el cual una persona situada en recinto que ocupa el centro de un espacio cerrado sin obstculos a la visin, puede observar, idealmente sin ser vista, a todas las personas comprendidas en ese espacio, de modo que, sabindose siempre potencialmente controlados, los individuos encerrados en ese espacio adecuan "espontneamente" sus conductas a la norma. Numerosas prisiones siguen este esquema.

El control prescinde de esta normalizacin individualizada y gestiona globalmente la conducta de las poblaciones determinando, no a nivel atmico sino a nivel molar, los lmites aceptables de esa conducta sin recurrir a ninguna norma ni valor previos. Una sociedad de control permite as, por ejemplo, ciertos niveles de violencia y de delincuencia, integrndolos en un clculo utilitarista que compara ventajas e inconvenientes de las diversas conductas y establece sus niveles aceptables de peligrosidad o de riesgo. La corrupcin puede as convertirse en una prctica delictiva perfectamente aceptable en cuanto agiliza las transacciones mercantiles y ciertos niveles de violencia pueden tambin tolerarse en funcin de su utilidad para una muy rentable industria de la seguridad y del control (Rigouste).

La sociedad de control es tambin una sociedad del espectculo en cuanto muestra de manera casi exhaustiva la cotidianidad pacfica o violenta a travs de medios de observacin perfeccionados. Estos medios no tienen, sin embargo, una finalidad disciplinaria como el panptico de Bentham en el cual todo individuo internado en un espacio de encierro (fbrica, prisin, escuela etc.) se saba potencialmente observado y ajustaba su conducta a este temor. Hoy, la observacin es total: las cmaras de vigilancia estn presentes en todos los rincones de nuestras calles y a veces, incluso en las casas, pero el espacio observado es un espacio abierto y, sobre todo, no existe, como ya se dijo, una norma establecida a priori que se intente imponer a las conductas. Se ha perdido, como afirma el discurso ordinario, todo horizonte, todo norte moral. Lo nico que cuenta es el resultado global. No se trata ya como en el rgimen disciplinario de que no ocurran acontecimientos "anormales", sino de que estos acontecimientos se conozcan pblicamente a travs de la visin, como espectculo y puedan ser objeto de una constante evaluacin comparativa sin unidad de medida ni valor previo. La propia violencia cambia as de sentido y se convierte en un acto que sus propios actores saben destinado a ser visto. Adase a esto que las funciones de observacin que eran en el rgimen disciplinario un monopolio del Estado hoy se han privatizado mediante la profusin de cmaras privadas que van de las cmaras de seguridad de las viviendas o los comercios a las cmaras porttiles que llevan hoy incorporados casi todos los modelos de telfono mvil.

Esto nos permite introducir una nueva caracterstica de la sociedad de control: lo que Alain Brissat denomina su carcter inmunitario. La violencia en la sociedad de control es violencia espectacular, vista a distancia incluso por quienes la protagonizan. Hoy, todo el mundo es actor y todo el mundo es cmara de cine: estamos en la era del Hombre con una cmara de cine como el de la pelcula de Djiga Vertov. De este modo, nada nos afecta directamente: la realidad se vive en el registro de la ficcin, como algo filmado o filmable. La consecuencia de ello es que el dolor, aun cuando existe, queda anulado, convertido en mera imagen del dolor. La imagen nos inmuniza contra el dolor. La imagen que es capaz de representar la cosa ausente como presente, representa tambin la presente como ausente, como una nada indolora.

Buena parte de la imagen y de la prctica actual de la guerra, en la era de la imagen y de los drones, solo se entiende desde esta perspectiva a la vez espectacular e immunitaria. Hitler mand que el genocidio de los judos de europa se realizase mediante cmaras de gas para evitar el "sufrimiento moral" de los soldados nazis obligados a matar de un tiro en la nuca a nios, mujeres, ancianos y dems civiles desarmados. Considerando que se exiga de ellos un excesivo "heroismo" en el cumplimiento directo de las tareas de exterminio, el Fhrer los liber de esa carga mediante ese instrumento de muerte industrial, annima y asptica que es la cmara de gas. En aquel momento, la inmunizacin contra el dolor del crimen se obtena ocultando sus imgenes, negando su existencia. El negacionismo est siempre ya incluido en la poltica genocida del nacionalsocialismo. Esto deja ya de ocurrir con las bombas atmicas de Hiroshima y Nagasaki: tuvimos imgenes de las bombas, de los hongos nucleares y de sus consecuencias desde el primer momento. Uno de los pilotos de la misin, Eatherly estuvo al borde de la locura tras "ver" lo que haban hecho. Por mucho que no tuviese contacto con la poblacin asesinada, la conciencia de la magnitud de la matanza le result inaceptable. Era necesario por consiguiente separar lo ms posible a los seres humanos del acto de dar la muerte, inmunizarlos contra la muerte mediante barreras. Estas barreras sern la imagen y la automatizacin de las mquinas de matar. La cmara y el dron, a veces unidos en un mismo aparato sintetizan esta guerra "humana" con la que soara Hitler. El uso masivo de drones en la guerra de Afganistn/Pakistn est permitiendo que se realice el sueo de un conflicto sin bajas para quien tiene la supremaca tcnica y con numerosas bajas civiles para quien no la tiene.

El espantoso crimen ocurrido ayer en Londres en el que un joven britnico de origen nigeriano asesin con un machete en plena calle a un soldado britnico ilustra bien el funcionamiento de una sociedad de control espectacular e inmunitaria. En primer lugar, las imgenes del crimen circulan por la red como objeto de curiosidad, pues decenas de personas asistieron al asesinato y, en lugar de salir corriendo a ayudar a la vctima o a ponerse a salvo, se quedaron en las cercanas filmndolo. Como si no tuvieran nada que temer, pues la realidad convertida en imagen es tan inofensiva como la de una pelcula, aunque sea un "snuff movie". El propio protagonista, una vez cometido el crimen se puso a departir tranquilamente con los viandantes mientras era filmado y a explicar con bastante serenidad, con un machete y un cuchillo ensangentados en sus manos tambin cubiertas de sangre, los motivos de su accin. Probablemente el joven sea un "terrorista improvisado" que decidi lanzarse a la fama mediante este acto y lo consigui. Su objetivo era denunciar mediante la accin lo que ocurra todos los das en numerosos pases musulmanes ocupados o intervenidos por potencias "humanitarias" occidentales como Irak, Afganistn o Pakistn. La fama la obtuvo, pero esto ltimo no lo consigui realmente, pues para los medios de comunicacin todo qued en una denuncia de su "barbarie", rpidamente asociada al Islam poltico por unos medios cuyo reflejo inmediato es banalizar la imagen del enemigo, para mejor ocultar el contexto de este acto.

De este modo, lo que quiso ser un intento sangriento y cruel de recurrir a la propaganda por la accin se convirti en nuevo argumento a favor del antiterrorismo, el racismo y la islamofobia. Lo que qued fue la imagen del brbaro matando brbaramente a uno de "nuestros muchachos" y un nuevo pretexto para que las comunidades musulmanas sean objeto de ataques xenfobos y racistas en Europa y en sus propios pases. La imagen -como ocurre siempre en la sociedad del espectculo- qued enteramente desconectada de su contexto y de los motivos del autor del crimen. As, se le pudo atribuir a l y se pudo seguir atribuyendo a "los suyos" el monopolio de la barbarie, mientras que un gobierno britnico que lleva aos ocupando Afganistn y liquidando a decenas de miles de personas mediante bombardeos con misiles y drones puede permitirse asumir el monopolio de la "humanidad". Quien habla de "barbarie" expulsa de la humanidad al otro como esencialmente violento e inhumano, y asume para s la representacin exclusiva de lo humano. La lgica del humanismo pacifista que se expresa en nombre de la humanidad y condena la violencia "venga de donde venga" coincide as con la del racismo y la fundamenta. Es acaso el racismo sino la proyeccin de nuestra propia violencia y barbarie, de nuestra propia pulsin de muerte, en el otro "brbaro"?

Fuente: http://iohannesmaurus.blogspot.be/2013/05/sangriento-espectaculo.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter