Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2013

Seamos resueltamente "modernos": Cursos de chino en las facultades francesas!

Bernard Cassen
Mmoire des luttes

Traducido del francs para Rebelin por Susana Merino


Este 22 de mayo, la ministra francesa de Educacin Superior e Investigacin, Genevive Fioraso, puso a consideracin de la Asamblea Nacional un proyecto de ley en el que una de sus disposiciones claves es la institucionalizacin del ingls como lengua de enseanza universitaria en Francia. Bajo un hipcrita camuflaje -se refiere a lenguas extranjeras no a una de ellas en particular este texto constituye un gigantesco paso hacia la subordinacin de la actividad cientfica francesa a la tutela anglosajona. Pero no solamente francesa: el ejemplo de Pars se esparcir por los dems pases francfonos, especialmente en Africa y en aquellos parientes de lenguas latinas (espaol, italiano, portugus).

Una lengua no es solo un instrumento de comunicacin, es como deca Gramsci una visin del mundo que se traduce en conceptos, en enfoques intelectuales, incluso en valores. Incluida la ciencia. La pluralidad y muchas veces la confrontacin de esas visiones es lo que estimula la creatividad de los investigadores. Lo que propone la seora Fioraso es hacer abstraccin de la lengua materna y pensar directamente en ingls, un ejercicio en los que los speakers de habla inglesa tendrn siempre mucha ventaja sobre los nativos de otros idiomas y en el que ser la investigacin, tomada en su conjunto, la que terminar perdiendo. La diversidad lingstica es un bien comn tan precioso como el de la biodiversidad.

Nadie sabe si la seora Fioraso se habr planteado alguna vez este tipo de problemas. En todo caso los argumentos que esgrime a favor de su proyecto de ley no ponen en evidencia ninguna reflexin original. Se trata segn dice de promover el atractivo de las universidades francesas a los estudiantes extranjeros. Se trata en cierto modo de una versin de la enseanza superior de la competitividad, esa quimera que se ha convertido en el alfa y el omega de la poltica gubernamental. Para lograrla, una receta milagrosa ya auspiciada en el pasado entre otros por Alain Mine, Claude Allgre. Valrie Pcresse o Silvio Berlusconi apelando a que el ingls, y progresivamente todo en ingls (se dar) en la ciencia, la tcnica, la comunicacin y la enseanza.

Ser necesario entonces creer que los estudiantes chinos, japoneses, rusos o brasileos vendrn a Francia a realizar cursos en un idioma que no es el propio, ni el del profesor, ni el de su pas de estancia. Esta absurda propuesta que sin la ms mnima verificacin da por sobreentendido que esos mismos estudiantes y sus profesores sern por otra parte excelentes anglfonos ha sido hecha pedazos por Claude Hagge y Michel Serres, por no citar ms que a dos. Si los colaboradores de la seora Fioraso se hubieran tomado el trabajo de estudiar la puesta en marcha de ese tipo de poltica lingstica en las universidades de Alemania y de los Pases Bajos (leer este artculo de Claude Truchot) habran podido comprobar que el balance ha sido totalmente negativo. Para un gobierno que ha invocado el modelo alemn como centro de su doctrina, esto se habra entendido y el texto de la seora Fioraso habra terminado en un archivo. Pero no ha sido el caso.

En un comunicado el Partido de izquierda (PG) nica formacin poltica que hasta donde sabemos opin sobre el tema propone una explicacin: Estamos atnitos ante una ceguera tan suicida que tiende a desvalorizar la excelencia de la enseanza y de la investigacin francesas y en francs y a hacerle la cruz a la francofona sin el menor beneficio. No se puede explicar esta renuncia si no es por razones ideolgicas, por un atlantismo lingistico que acompae a una aspiracin a la servidumbre voluntaria frente al mundo anglosajn caracterstica de las litesfrancesas (1) Con la victoria de Nueva York y San Francisco sobre Berln, se trata ciertamente de un efecto de la ideologa atlantstica y no del pragmatismo porque para la Universidad francesa el juego se definir como perdedor-perdedor.

A nadie asombrar entonces que Le Monde, asocie el rechazo de la "vasallizacin" lingstica a una nueva batalla de Hernani entre los Antiguos y los Modernos (2). Si no tuviera una aversin poltica hacia el rojo, el peridico habra regalado un chaleco de ese color como el que usaban los seguidores de Vctor Hugo en la presentacin del 25 de febrero de 1830 Pero en tren de ser modernos es preciso serlo hasta el final! Y quin puede usar un chaleco rojo mejor que la Repblica Popular China, por otra parte segunda potencia mundial con un idioma que pronto hablarn 1.400 millones de habitantes, muchos ms que los de la totalidad del mundo anglfono.

Es posible ignorar con seriedad que a mediano plazo este gigante habr de reivindicare imponer, al menosen su zona de influencia y a sus clientes, entre ellos los EE.UU., el establecimiento de una lengua vehicular de vocacin mundial como el mandarn? Anticipemos por una vez lo inevitable y Hagamos campaa con Le Monde para la enseanza del chino en las universidades francesas! Pero hagmoslo con profesionalidad. No como Libration que en el nmero del 21 de mayo en un totalmente pretendido ingls- pone en evidencia que sus redactores todava tienen que hacer muchos esfuerzos para manejar las sutilezas de esa lengua. Y todava ms para utilizarla en cursos sobre periodismo en la universidad (3)

Notas:

(1) http://www.lepartidegauche.fr/non-l-atlantisme-linguistique-genevieve-fioraso-23267

(2) Le Monde, 11 de mayo de 2013 3) Les indicaremos que entre otras cosas proyecto de ley se traduce simplemente como bill y no como government proposed bill

Fuente: http://www.medelu.org/Soyons-resolument-modernes-des

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter