Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2005

Chile: desigualdad y pobreza (I)

Hctor Vega
Argenpress


La encuesta de Caracterizacin Socioeconmica Nacional (CASEN, 2003) reafirma que a partir de 1996 los avances en el combate a la pobreza son lentos. Entre 1987 y 1996, la economa creci a una tasa promedio anual de 7,2% y la poblacin de pobres e indigentes disminuy desde 45.1% (5,5 millones) a 23,2% (3 millones) de la poblacin. En ese perodo la cifra de familias indigentes, baj de 17,4% a 5,7%. Sin embargo, a partir de 1997 y hasta 2003, cuando la economa creci a una tasa promedio anual de 3% la reduccin de la pobreza y de la indigencia se estanca. Entre el ao 2000 y 2003, las familias pobres, esto es, aquellas que viven mensualmente con $43712 en zonas urbanas, y con $29473 en zonas rurales, se redujeron en menos de un punto (0.8 exactamente, esto es de 14,9% a 14,1%) y las familias indigentes que viven con $21856 en zonas urbanas y con $16842 en zonas rurales bajaron en un punto, esto es de 5.7% a 4,7%.

Estadsticamente la pobreza ha disminuido, lo que ha crecido son las carencias que es un concepto relativo y que se mide por la deuda social. Es probable que quienes hoy sean de clase media-media, maana bajen a la categora de pobres. De hecho algunos estudios sealan el empobrecimiento de la clase media. Las carencias en una sociedad rentista como la chilena tienden a crecer con la globalizacin que es el marco de referencia necesario.

Los efectos del crecimiento sobre la reduccin de la pobreza se reducen a medidas asistenciales - siempre insuficientes - por cuanto el modelo de mercado fracasa en la expansin del mercado interno. El mercado interno no se desarrolla pues existen carencias sociales importantes que se concretizan en una deuda social creciente en la cual no slo se considera la carencia, sino que, adems el costo de llegar a una familia pobre con un bien, servicio o subsidio pblico y el costo de generar empleos con un nivel de productividad compatible con el ingreso permanente requerido par satisfacer necesidades bsicas.

Segn la teora de los economistas Linder (1961) y Bhagwatti (1964 ps. 1-84), sin una demanda domstica importante en productos manufacturados potencialmente exportables, el progreso tcnico es limitado en su desarrollo y sus consecuencias.

Esto significa que el crecimiento del modelo de mercado no va a la par con el crecimiento del mercado interno y consecuencialmente con el empleo y una mejor distribucin del ingreso. Si bien la inversin en el segundo trimestre del ao en curso, subi en 8%, lo que significa 24,7% del producto, sta, difcilmente se mantendr como cifra anual, la cual es de todas maneras insuficiente para garantizar el crecimiento del mercado interno. Esto requerira tasas de inversin anual cercanas al 30%. Baste decir que en los primeros 6 meses del ao 2004, el PIB creci 4,9%, la inversin, 7% y el consumo slo 4%.

I) Magnitud del problema: una situacin explosiva: NO la de los pobres sino la de los 'mal empleados'

La desocupacin, flucta alrededor de una tasa de 10% de la fuerza de trabajo, donde destaca la situacin de los tramos de trabajadores jvenes donde los niveles de desempleo se sitan entre 26% y 28%. Las estadsticas del trabajo sealan que, 9.1% de la fuerza de trabajo que labora como dependiente a jornada completa gana el salario mnimo (SM). Si a ellos se agregan, quienes tienen ingresos hasta 1,2 veces el SM, los trabajadores sometidos al Programa de Empleo Mnimo, los trabajadores de bajos salarios en los estratos de Pymes, la fuerza de trabajo as clasificada supera el 15% de la fuerza de trabajo. Ese es el contingente que recibe directamente los embates de la crisis, a la cual deben sumarse 3 millones de pobres segn la encuesta CASEN (2003), entre los cuales se contabilizan los indigentes, 840 mil. Estos estratos de trabajadores constituyen parte importante de los residuos del modelo de mercado, y que difcilmente encontrarn un puesto de trabajo desde donde afrontar la crisis.

a) Empleos de baja productividad

El empleo que ofrece el modelo se concentra en empresas de baja productividad y cuya repercusin ms directa es la desigualdad distributiva. 80% de la fuerza de trabajo se encuentra empleada por las micro empresas y PYMES, las cuales en nmero representan 99% de todas las empresas del pas. Sin embargo, las exportaciones de estas empresas llegan apenas al 4% del total de las exportaciones del pas. 82% del universo representado por 535 mil micro empresas exporta un valor total de U$S 13,5 millones, o sea 0,1% del total de las exportaciones. En el otro extremo 6469 empresas (1% del total) representan 96% del valor total de las exportaciones. De hecho, se han producido fenmenos de transferencia de mano de obra desde la grande y mediana empresa y la actividad minera de alta intensidad de capital a la pequea, micro empresa y talleres artesanales, empresas que se han constituido en receptculo de mano de obra empobrecida y mal calificada. Se trata, ya no de estratos pobres desempleados, sino de una fuerza social importante, polticamente explosiva por su vulnerabilidad a los vaivenes de la macroeconoma.

b) Empleos diferenciados y discriminacin

Segn estadsticas del ao 2002, con una tasa de crecimiento del PIB de 2%, 15% de las pequeas y medianas empresas se encontraba en una situacin de quiebra virtual por su alto nivel de endeudamiento y sus crecientes dificultades de acceso al crdito (Cf. Estudio encargado por la SOFOFA a la Consultora Foresta y a la Universidad de Chile). Estudios del INE (Th. Glvez y M. Pollak, 1998) (1) relativos al empleo en las diferentes ramas industriales revelan que trabajadores con una misma especializacin tcnica o calificacin reciben salarios diferentes segn caractersticas personales que incluyen el sexo (2), las relaciones sociales, el aspecto fsico, el establecimiento donde estudi, etc. Los menos favorecidos son empleados de empresas pequeas, en ramas de actividad con menor nivel de productividad, en condiciones de trabajo duro y precario. Los salarios ms altos se concentran en la Minera, Electricidad, gas y agua y los Servicios Financieros, mientras que los ms bajos se encuentran en Servicios comunales, sociales y personales as como el Comercio. Como las primeras actividades mencionadas no generan empleos, las oportunidades laborales aparecen en sectores de niveles salariales ms bajos.

c) Empleos en el segmento 'mediano' de la economa

La economa est creando una masa de empleos de productividad y remuneraciones medianas; empleo que se estara depreciando y cuyas remuneraciones no corresponderan a aumentos de productividad, sino ms bien a fluctuaciones de la demanda o polticas salariales. Este fenmeno sera generalizado en las diferentes ramas industriales, donde la pauta de remuneraciones no estara fijada por personal calificado y de alta remuneracin sino por el contrario por personal de calificacin mediana o baja.

d) Conclusin

Segn el estudio del INE referido, el modelo econmico, 'no ha generado empleos de buena calidad en una proporcin que se refleje en un mejoramiento de la equidad.' Pese a un incremento significativo en los niveles de enseanza, este 'aumento no se ha visto traducido proporcionalmente en mayores ingresos de los ocupados'.

II) Macroeconoma del modelo: por qu el modelo no da empleo?

El modelo de insercin en la globalizacin ha sido el taln de Aquiles de la economa chilena. En el centro del debate se encuentran dos problemas insolubles del modelo de mercado en el curso de su gestin en estos ltimos 30 aos, a saber los procesos de incremento de la productividad y la transicin a una Segunda Fase Exportadora. Sin resolver estos problemas el producto podr crecer pero no dar empleos dignos puesto que se habr fallado en la correcta insercin de la economa chilena en la economa internacional. Este es el desafo que est en el centro del debate. El resultado del modelo es pobreza y desigualdad.

La macro economa es determinante en la adaptacin por las empresas de la mejor tecnologa ('dura') y de frmulas eficientes de organizacin del trabajo y la gestin ('tecnologa blanda'). Ambos son procesos claves en la insercin de las economas de Amrica Latina y el Caribe en la economa internacional. Sin financiamiento para las exportaciones y conquista de nuevos mercados; infraestructura, capacitacin y reproduccin de los recursos humanos, etc., el impulso dado por la macroeconoma terminar por desvanecerse en el largo plazo. Este ha sido el desafo que en 30 aos de poltica econmica, diversa y muchas veces contradictoria (apertura y shock macroeconmico; tasa de cambio fijo, libre mercado, y privatizaciones; tasa de cambio flexible, libre mercado, privatizaciones masivas en el cobre y concesiones) la economa chilena no ha podido asumir. Esto ha llevado a una lenta y fracasada evolucin hacia la llamada Segunda Fase Exportadora, pues las exportaciones, a casi 85% estn representadas por recursos naturales y recursos naturales procesados. El resto, 15% son productos industriales.

Cul fue el marco macroeconmico de esta evolucin? Con la depreciacin del tipo de cambio, se favoreci las exportaciones, lo cual compens los efectos negativos de la baja de aranceles en la produccin nacional de bienes competitivos con las importaciones. En el caso del mercado internacional con precios a la baja de aquellos bienes de alta elasticidad precio-oferta de exportaciones, especialmente materias primas, se produjo una reasignacin de factores ocupados en la produccin de dichos bienes hacia industrias de consumo nacional en lugar de otras industrias de exportacin y/o eventualmente de sustitucin de importaciones. Con ello, el frente exportador se estrech en lugar de buscar otras alternativas (el cobre se sustrajo a esa lgica, puesto que frente a la baja del precio en los mercados internacionales, apost a la sobreproduccin exportadora). Este es un marco que con diversas variantes, relativas especialmente a la tasa de cambio, se reprodujo regionalmente, terminando inevitablemente en la reprimarizacin de las economas latinoamericanas y en bajos niveles de productividad y competitividad. Se lleg a la va de la reprimarizacin por la simplificacin de situarse en un modelo exportador competitivo desde sus inicios, para asegurar de ese modo el financiamiento de la diversidad productiva, la modernidad y la competitividad. Con lo cual se ha vulnerabilizado la economa.

III) El alto costo social cuando no crece la productividad y se vive en la globalizacin

Agreguemos que en el mercado interno las diferencias de productividad total entre distintos pases son notables. Estudios de Naciones Unidas indican que, incluso en la poca de mayor expansin econmica de la regin (1950-1973), el crecimiento de la productividad total de factores alcanz poco ms de la mitad que el de las Economas Recientemente Industrializadas (ERIs) asiticas; se estanc entre 1973-1980; cay durante la crisis de la deuda de los aos 80; y se ha mantenido sin avances dramticos en la dcada de los 90. Con lo cual la brecha entre las ERIs, las economas industrializadas y las economas latinoamericanas se ha ensanchado dramticamente en las ltimas cuatro dcadas. Otros estudios comprueban que no hay convergencia entre los niveles de productividad laboral del sector manufacturero en Amrica Latina y en los EEUU, durante 1970-1994, salvo en el interregno 1973-1982 (Fr. Sercovich CEPAL, 1998) (3). En sntesis, el desafo de la productividad no slo no se asumi sino que tuvo efectos negativos importantes para las economas latinoamericanas en el comercio internacional.

Las cifras de productividad total llevaron a los asiticos ('tigres asiticos' ms miembros de la ASEAN), a duplicar su participacin en el mercado de la OCDE. Estudios de CEPAL (aplicacin del software CAN) demuestran que Amrica Latina no slo no se adapt al cambio, sino que al especializarse en recursos naturales, perdi participacin en el mercado. Sin embargo, no todos fueron 'perdedores'. La bsqueda de las empresas transnacionales norteamericanas y europeas, de centros de produccin cercanos y con menores costos explica la insercin ms dinmica de Mxico y Espaa - aunque no necesariamente con mayor equidad - en la economa internacional. Es ms, la industria automotriz, con procesos importantes de reestructuracin en los pases de origen es una de las actividades que explican su incorporacin en el grupo de los 'ganadores'. En otros sectores, como las refineras de petrleo y productos conexos la productividad de la regin se asemeja a la de EEUU En resumen, la difusin tecnolgica en el mbito internacional e interno en Amrica Latina y el Caribe, ha sido lenta, lo cual ha llevado a limitaciones importantes en la innovacin y la competitividad de la regin y a su problemtica insercin en el comercio internacional.

IV) Sin resolver lo fundamental el gobierno repite la solucin que una derecha primitiva le vendi a Pinochet para salir de la crisis de 1982

La opcin del gobierno ha sido atacar el problema mediante polticas asistenciales equivalentes en su nocin a las polticas del PEM y POJH de la poca de la dictadura cuyo principal inspirador fue Francisco Soza Cousio (dirigente empresarial de la construccin) como forma de resolver la crisis de 1982 (En lugar de cortar el agua con la llave la Concertacin tapa el cao con la mano para impedir el paso del agua). Es el caso del programa Chile Solidario que atiende 120 mil familias pobres del pas de un total de 250 mil.

Sin enfrentarse a los problemas centrales ya enumerados, el gobierno busca la transferencia de recursos (financieros) hacia los sectores sociales en situacin de pobreza. Sin embargo, ni siquiera en ese plano parcial se ataca a lo principal, a saber polticas eficaces de distribucin del ingreso. Las cuales podran en ltimo trmino satisfacer los requisitos bsicos de una poltica de flexibilizacin laboral. Es el caso del limitado subsidio de cesanta en Chile. En pases industrializados existe flexibilizacin laboral pero correctamente financiada. La derecha chilena en su ceguera exige una flexibilizacin espuria que ninguna legislacin laboral civilizada en el mundo podra aceptar.

Otros elementos que el Estado de Chile utiliza con muchas restricciones y por tanto incapaz de constituir excedentes para financiar polticas distributivas son la poltica tributaria, la previsin social.

Fiscalizacin tributaria defectuosa. Recurdese que el Estado de Chile dict la Ley de Evasin Tributaria, cuyos mecanismos son an parciales e incompletos y abren la puerta a la elusin tributaria. Es el caso de las depreciaciones aceleradas, el pago de intereses por prstamos contrados en empresas relacionadas con la filial en Chile y los precios de transferencia.

Con el mecanismo de la depreciacin acelerada se retiran flujos de caja como si no fueran renta, cuando en realidad lo son. Se argumenta que la 'Ley de Evasin Tributaria' habra cambiado esta situacin. Esto ltimo es parcialmente correcto en cuanto se refiere al pago del impuesto de Primera Categora. No es el caso del Impuesto de Segunda Categora o Global Complementario pues cuando se distribuyen dividendos, en el momento del pago del Global Complementario se descuenta el crdito de manera proporcional a las rentas que tributaron. El resto quedando afecto al impuesto Global Complementario o adicional sin crdito. (4) Con relacin a la ley de Impuesto a la Renta que impone un impuesto de 4% a las remesas por pago de intereses de prstamos, la Ley de Evasin Tributaria establece que el impuesto se elevar a 35% cuando las remesas correspondan al pago de intereses por prstamos otorgados por empresas relacionadas y que equivalgan a 3 veces el capital de la empresa deudora. Si bien el mecanismo previsto es un avance sobre la legislacin anterior, en la prctica la elusin tributaria se perfecciona creando en el extranjero acreedores ficticios no relacionados. Sobre esta realidad, representada por el conflicto de los precios de transferencia debemos reconocer que en Chile no se ha legislado. Se trata de una realidad compleja pues dichos precios se refieren a empresas relacionadas en distintos pases y los casos se refieren a prstamos, prestacin de servicios, uso o transferencia de bienes tangibles, uso o transferencia de bienes intangibles y transacciones en los mercados de futuro. En conclusin, la manipulacin de estos precios de transferencia en transacciones con empresas relacionadas en el extranjero puede disminuir los ingresos o generar gastos excesivos, segn el caso.

La nica o principal tributacin de estas empresas extranjeras es de un 4% por las remesas de intereses, mientras que los nacionales pueden llegar a pagar hasta un 40% por los retiros o distribuciones de las empresas nacionales. Las estadsticas de la Tesorera General de la Repblica durante el ao 2002 sealan que de los impuestos recaudados de 12 grandes empresas mineras, el tem que aporta la mayor recaudacin es el impuesto retenido a los trabajadores y profesionales que asciende a U$S 24 millones 306 mil 773, mientras que los asociados al impuestos a la renta en el mismo perodo fueron de U$S 18 millones 750 mil.

Previsin social. 45% de los trabajadores de Chile gana menos de $290 mil, contra 65% en esa situacin en 1990. De cualquier forma estos trabajadores quedan excluidos de las posibilidades que abre el sistema previsional pues este supone que todos los trabajadores cotizan. Adems es dudoso que logren la garanta estatal pues en ese caso se exigen 240 cotizaciones mnimas. Subrayemos que todos los beneficios de las dos modificaciones a la ley de pensiones, esto es, rentas vitalicias variables y retiro programado con renta vitalicia inmediata estn orientados a personas de ingresos medios altos y altos, lo que reduce su impacto al grueso de la poblacin.

V) La desigual distribucin del ingreso: constataciones irritantes

La encuesta CASEN proporciona datos que justifican nuestra inclusin en el pelotn de avanzada de los pases con peor distribucin del ingreso del mundo en el puesto 10 y junto a Namibia, Lesotho, Botswana, Sierra Leona, Repblica Centroafricana, Swazilandia, Sudfrica, Brasil y Colombia. El cuadro ms abajo seala un diferencial el ao 2003 de 34 veces entre el primer y dcimo decil, supera las diferencias del perodo 1990-1996 y lo muestra junto con el obtenido el ao 2000 como uno de los peores resultados de desigualdad de la encuesta.

Junto a la participacin en el ingreso total conviene analizar las cifras del ingreso por persona y mensual. En 1990 la diferencia entre el decil ms pobre de la poblacin y el ms rico era de 49 veces. El ao 2000, 64 veces! y el 2003, 60,3 veces! En EEUU esta ltima cifra corresponde a 10,4 veces. Si agrupamos los dos deciles extremos considerados, esto es, 20% de la poblacin en cada caso, las diferencias disminuyen: 20,8 veces en 1990; 24,5 veces el ao 2000 y 23 veces en 2003 (Cf. Cuadro 2, infra).

Segn las cifras del Cuadro 2, el promedio general mensual en pesos actualizados de noviembre 2003 en el perodo 1990-2003 es el siguiente:

Contrstense estas cifras con el valor de la 'canasta indigna' (de TERRAM) para una familia representativa de 4 personas: $174.949,8

Bajo la monarqua islmica de Jordania el decil de los mas ricos gana 9 veces ms que el decil de los mas pobres, Israel bajo el gobierno de Sharon 10 veces, Italia bajo el gobierno de Berlusconi 6 veces, USA bajo el gobierno de Bush 16 veces y Chile bajo el gobierno del socialista Lagos 34,33 veces. Los porcentajes del producto bruto destinados a la salud por diversos gobiernos son: Jordania 5,3%, Israel 6,1%, Italia 5,6%, Estados Unidos 5,8%, Colombia 5,2%, Argentina 4,9% y Chile 2,7%.

N{otas: 

1) Thelma Glvez y Molly Pollak. Empleo y Equidad. Revista Estadstica y Economa. Primer Semestre 1998. El estudio se basa en Cuentas Nacionales (Banco Central de Chile); Encuesta Nacional del Empleo (Instituto Nacional de Estadsticas, INE); Encuesta Suplementaria de Empleo (INE); Indice de remuneraciones por hora (INE); Encuentra Nacional del Empleo y Suplementaria de Ingresos (INE).

2) El mercado laboral de las mujeres se organiza en funcin de las remuneraciones. Esta sensibilidad se expresa en que salarios muy bajos - gastados casi en su totalidad en transporte y comidas - determinarn que la mujer prefiera quedarse en su hogar.

3) Cf. Benavente, J.M.; G. Crespi, J. Katz y G. Stumpo (1996): La transformacin del desarrollo industrial de Amrica Latina, Revista de la CEPAL, N 60, LC/G. 1943-P, Santiago de Chile, Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL), en Francisco Sercovich. La convergencia hacia mejores prcticas productivas y de polticas: el acuerdo de la OMC sobre medidas de inversin vinculadas al comercio. Revista de la CEPAL, N 64, LC/G. 2022-P, Santiago de Chile, Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL).

4) Supongamos un ejercicio donde la utilidad financiera antes de impuestos es de 10.000 y el beneficio de la depreciacin acelerada la rebaja en 6000, en cuyo caso la base imponible sera 4000. Sometida a un impuesto a las ganancias de 16.5% (sobre 4000), el impuesto pagado sera de 660. Luego de estos clculos la utilidad financiera posible de distribuir es de 9340 (10.000-660). Al distribuir el total de las utilidades, los accionistas pueden disponer de un crdito por la suma de 660 de manera proporcional a las utilidades que tributaron, es decir 4000. El resto, esto es, 5340 queda afecto al global complementario o adicional (si se trata de una remesa al extranjero) sin crdito.

* Hctor Vega es abogado y economista de la Universidad de Chile, Doctor de Estado en Ciencias Econmicas de la Universidad dAix-Marseille y Doctor de Tercer Ciclo en Ciencias Sociales del Desarrollo de la EHESS de Paris.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter