Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2013

Una dcada de kirchnerismo y los nuevos desafos polticos

Ariel Goldstein
Rebelin


Desde la militancia kirchnerista se enuncian estos ltimos 10 aos, que se iniciaron con la asuncin de Nstor Kirchner como presidente, el 25 de Mayo de 2003, como la dcada ganada. El pasaje de este perodo de tiempo nos desafa a realizar un anlisis de los importantes logros, las cuestiones pendientes, as como las falencias que ha demostrado este proceso poltico.

El anlisis podra realizarse desde mltiples ngulos y perspectivas. En esta ocasin, nos detendremos en ciertos acontecimientos y en la descripcin de caractersticas que consideramos emblemticas sobre el itinerario del gobierno en estos intensos diez aos que ha transitado. Sin duda, un acontecimiento parteaguas para la propia identidad poltica kirchnerista reciente lo constituye el conflicto agropecuario que se produjo en marzo de 2008, a pocos meses de haber asumido Cristina Kirchner su mandato. Hasta el momento, durante la presidencia de Nstor Kirchner (2003-2007), el gobierno haba realizado un programa que se defina fundamentalmente a partir de la reparacin histrica de las violaciones a los Derechos Humanos a partir del enjuiciamiento de los represores de la ltima dictadura militar, as como por la reconstitucin de la legitimidad de los poderes pblicos en el pas, acompaado de la recuperacin econmica (empleo y consumo), que se expresaba la capacidad adquisitiva de los sectores medios y populares despus de la devastadora crisis de 2001. Esta presidencia haba contado con el apoyo de distintos sectores sociales luego de la crisis, as como se haba orientado por un modo de construccin poltica ajeno en cierta medida a la confrontacin directa con los factores de poder. A partir del conflicto agropecuario emergi, al decir del periodista Martn Rodriguez, un kirchnerismo de segunda generacin. A partir de all se demarc claramente la frontera poltica y se retom de forma explcita un viejo clivaje constitutivo de los populismos latinoamericanos clsicos de los aos 30 y 40: el pueblo, representado por la alianza social kirchnerista, frente a las corporaciones, enmarcada en esta disputa con el sector agropecuario. El clivaje sonaba un poco ajeno en una compleja sociedad como la Argentina de 2008.

Posteriormente, en 2009, la connotacin de corporacin sera adjudicada a un nuevo actor poltico, que ya haba entrando en tensin con el gobierno a partir de la negativa cobertura realizada durante el conflicto agropecuario: los medios de comunicacin masiva, representados por el Grupo Clarn. Sera sta una nueva disputa desplegada desde el poder presidencial, que generara las condiciones para la aprobacin en el Congreso de una nueva Ley de Servicios de Comunicacin Audiovisual. Formara parte de la nueva ofensiva del gobierno nacional frente al deterioro de su capital poltico, producido a partir de la derrota en el Congreso de su proyecto por la aprobacin de retenciones mviles al sector agropecuario y cristalizado en las elecciones legislativas de 2009.

A partir de la muerte de Nstor Kirchner en Octubre de 2010, emergi con mayor densidad lo que Beatriz Sarlo llam como la superestructura cultural del kirchnerismo, esto es: el grupo de intelectuales de Carta Abierta, que dot de consistencia argumental y verbal el discurso de Cristina Kirchner, con el concepto de clima destituyente para enunciar a quienes buscaban desde ciertas fracciones concentradas del sector agropecuario y de los medios de comunicacin provocar una desestabilizacin del gobierno, as como el programa de la Televisin Pblica 678, que constitua un elemento innovador en ese entonces. Estos dos elementos, entre otros, como el aparato publicitario que comenz a desplegarse a travs del Futbol para Todos, comenzaron a configurar de forma consistente aquello que la oposicin poltica a este gobierno denomina de forma despectiva como un relato. En este sentido, resulta preciso sealar que toda experiencia poltica transformadora precisa de un relato, de una interpretacin de los acontecimientos que provea de densidad a las decisiones polticas y a la intervencin de sus actores en el espacio pblico, as como tenga una funcin ordenadora para el reconocimiento de las disputas polticas pasadas y presentes. El problema quizs, sera cuando ese relato se torna una mscara infranqueable que comienza a resultar un lmite para la posibilidad de reconocer las mutaciones en las expresiones de la sociedad de la cual se aspira a ejercer su representacin. En cierta medida, la necesidad del kirchnerismo de sostener una fidelidad a los principios enunciados en ese relato, de reactivar de forma constante la pica fundacional, lo obliga a sobreactuar posiciones que de cara a la sociedad en su conjunto tienen un efecto contraproducente. Centra su discurso, como se ha dicho, en mantener viva la llama de la pasin militante de los propios y olvida hablar hacia sectores sociales ms amplios sobre los cuales se requiere otro tipo de interpelacin, ms propia de la gestin pblica y la eficiencia administrativa que de las grandes gestas de la poltica.

Finalmente, podemos sealar el inters de la nueva propuesta desplegada a nivel presidencial por Cristina Kirchner a partir de las inundaciones producidas en Abril de 2013 en La Plata. La campaa se llamaba La Patria es el Otro, y fue reforzada a nivel retrico y en imgenes en el acto de conmemoracin de los 10 aos del kirchnerismo celebrado este 25 de Mayo en la Plaza de Mayo. En la medida en que el gobierno logre realizar un reconocimiento mayor de los opositores y los crticos, concibindolos como adversarios y no como enemigos -como ha denominado Chantal Mouffe: el paso del antagonismo al agonismo- se habr producido un paso importante para reducir uno de los abusos del kirchnerismo que le resulta ms perjudicial para su propio proyecto poltico de cara a las exigencias de la sociedad argentina: la polarizacin exagerada, la reduccin de la pluralidad interna y el sectarismo que sobrevienen de forma necesaria de ella.

Ariel Goldstein. Socilogo (Universidad de Buenos Aires). Instituto de Estudios de Amrica Latina y el Caribe (Iealc).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter