Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-05-2013

Mientras el Estado se desmorona, el gobierno acelera el expolio

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


Pareca imposible hace slo unos meses empeorar la situacin general de las instituciones del Estado, pero cada da se supera una barrera que lleva al rgimen a su autodestruccin. Desde la monarqua al parlamento pasando por el poder judicial y las autonomas, el rgimen borbnico nacido en la transicin da sntomas de agotamiento y parlisis. El mal arranca de lejos con la amnesia del franquismo, la desmovilizacin de las fuerzas sociales y la idealizacin de un trnsito teledirigido de la dictadura a su heredera legtima la monarqua juancarlista. La entrada en la OTAN, apoyada fundamentalmente por el PSOE, y la penetracin capilar del dogma neoliberal como paraso en la tierra, sentaron las bases de la miseria poltica y social en que vivimos. Intuyendo la progresiva desaparicin del ciudadano transmutado en mero consumidor al que se le ofrece un producto manipulado casi idntico ─ hay ya poqusima distancia entre propaganda (poltica) y publicidad (comercial) ─, Rafael Snchez Ferlosio, nuestro gran escritor vivo, acert en el diagnstico hace ya diez aos: esta democracia da vergenza, declar 1. Para desgracia general, habra que hablar hoy ms que de consumidor, de consumido pues ste es el estado de buena parte de la poblacin.

Un rgimen que se derrumba

Comenzando por la cabeza, la corrupcin se incrust en el conjunto del rgimen borbnico convirtindose en moneda de curso legal que slo la actual crisis econmica ha descarnado en toda su insolencia. Los recientes episodios de la trama Cristina de Borbn/Iaki Urdangarn han puesto al descubierto las previsibles, y no por ello menos censurables, maniobras exculpatorias del poder. Sealemos algunos de estos movimientos en el tablero judicial: el monarca, que est situado por encima de la ley y que se atrevi a afirmar en una frase retrica que la justicia es igual para todos (menuda broma ms propia del Da de los Inocentes que del discurso de Navidad!), critica al honorable juez instructor Jos Castro por haberse atrevido a imputar a su hija; el fiscal, que est para defender la ley, defiende a la aristcrata imputada y critica al juez; el abogado del Estado sigue dcilmente los pasos del fiscal; la audiencia provincial de Palma, sensible a los anteriores posicionamientos, quita la imputacin a la infanta Cristina y, para salvar las apariencias, ordena a la Agencia Tributaria una investigacin sobre ella antes de que prescriba un posible delito fiscal.

Ni siquiera en la Edad Media la monarqua omeya (la que ms tiempo ha gobernado en la pennsula) se atrevi a tanto. Cuenta al-Jusani en su Historia de los jueces de Crdoba 2 que, en un pleito de unos campesinos contra un aristcrata que les haba quitado un cortijo, el juez se neg a complacer al emir al-Hakam I quien le haba solicitado que se abstuviera de intervenir en el proceso. Se dio prisa el juez en dictar sentencia a favor de los campesinos y cumpli los requisitos para que aquella fuera firme. Informado al-Hakam I, se irrit y lament despus que la pluma del juez le pegara en el rostro, pero no se opuso a la sentencia que fue finalmente ejecutada a favor de los campesinos andaluces.

Volviendo a nuestros das y ya en pleno siglo XXI, como dicen con ardor algunos progresistas (como si la historia no retrocediera a veces), los anteriores intentos de doblegar la justicia en Palma de Mallorca han merecido el elogio de unos pocos serviles del poder, entre los cuales sobresale el monrquico de viejo cuo Luis Mara Ansn. Por el contrario, una buena parte de la prensa, incluida la conservadora, ha dado muestras de una contenida indignacin. Sirva de ejemplo este comentario de Jess Cacho: Lo normal en esta democracia nuestra, tan parca, tan pobre, tan puerca, es que una infanta de Espaa se vaya de rositas. () Desengense las almas cndidas: el Sistema se ha conjurado para sacar del trance a la seora de Urdangarin cueste lo que cueste, le cueste incluso a la Corona las ltimas briznas de prestigio que pudieran quedarle tras tanto escndalo. Capital el papel jugado en este caso por Alberto Ruiz-Gallardn. () El intento de la Fiscala, es decir, el Gobierno de la nacin, de interferir el trabajo del juez Castro en pleno proceso de instruccin es sencillamente un escndalo 3 .

Otro episodio especialmente llamativo ha sido la crtica del ministro del Interior, Jorge Fernndez Daz, a la UDEF (Unidad de Delitos Econmicos y Fiscales de la Polica) ordenndole que se limite a realizar una mera enumeracin de hechos probados, eliminando de sus informes los anlisis de tales hechos. Viva la objetividad pura del ministro opusdesta! En esta censura del ministro a algunos de los mejores profesionales de su departamento late sin duda el resentimiento del PP por los informes incriminatorios relacionados con el caso Brcenas y la trama Grtel.

Para comprender la gravedad de las acusaciones de la polica contra el saqueo organizado de lo pblico por parte del Partido Popular, me remito a esta fuente fidedigna: Es la primera vez, desde que empez la instruccin del caso Brcenas, que los investigadores descubren nexos claros entre la supuesta caja B del partido gobernante [es decir, falsa contabilidad] y sus cuentas en A. () Segn la UDEF, las doce empresas de la construccin que figuran como donantes del PP en los papeles citados obtuvieron 12.281 millones de euros en contratos de obras con administraciones regidas por ese partido entre el 2001 y el 2012. Las mismas compaas donaron al PP al menos 4,6 millones de euros; lo hicieron casi siempre mediante entregas fraccionadas para, supuestamente, hacer ver que no superaban los lmites establecidos en la ley de financiacin de partidos 4. Lo que sale a la luz ahora es algo que se intua desde hace tiempo: la financiacin ilegal del partido del gobierno a costa del saqueo de la administracin pblica y en beneficio de unos empresarios corruptos que premian a escondidas a sus protectores polticos. Se comprende ahora por qu el ministro del Interior orden a la UDEF que no haga anlisis ni deducciones por su cuenta, no sea que tales corruptelas las vea hasta un ciego?

Hablemos ahora del ncleo duro del PP, de Esperanza Aguirre ─la feroz anticomunista y entusiasta amiga del exilio anticubano de Miami─ y de su fiel escudero Ignacio Gonzlez, hoy en la presidencia de la Comunidad de Madrid por voluntad de la lideresa. La trama Grtel consigui 5,3 millones de euros de la Administracin madrilea mediante adjudicaciones a dedo que han resultado ser fraudulentas. As lo detalla la Unidad de Auxilio judicial en un informe de casi 100 pginas remitido al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que investiga la trama Grtel. Segn la investigacin, el trato de privilegio que el Gobierno de Esperanza Aguirre concedi a las empresas de la trama fue continuado habindose producido irregularidades en 657 de las 686 concesiones atribuidas durante 2004 y 2008. En total fueron 15 las empresas de Francisco Correa [presunto cerebro de la trama y generoso donante en la boda de la hija de Aznar] que se dedicaban al montaje y organizacin de eventos institucionales adjudicados a dedo. () Por Consejeras, la Vicepresidencia de Madrid, ocupada entonces por el actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Gonzlez, fue la que entreg la mayor cantidad de dinero a la trama Grtel de manera supuestamente irregular. Gonzlez adjudic a Correa 140 contratos por valor de 1.825.917 euros 5. Y estos polticos madrileos, ms patriotas que don Pelayo y tan catlicos como el general Franco, son los que recortan da a da de forma despiadada en la educacin pblica, en la sanidad publica y en los servicios sociales.

Mientras todo esto ocurre, el Congreso de Diputados vive al margen de la realidad, en un autismo total, protegido por policas y vallas metlicas, ms blindado que el Banco de Espaa. Eso s, aprobando sin cesar nuevas leyes antipopulares que dan un sello de legalidad al expolio del poder. Si alguna vez desean contemplar un espectculo surrealista, vean o escuchen una sesin de control al gobierno. La respuesta del ministro de turno no tiene nada que ver con la pregunta del diputado: aqul se va por los cerros de beda en lo que ms parece un dilogo de besugos propio del tebeo que una sesin parlamentaria digna de tal nombre. En un momento dramtico, el comienzo de la invasin de Iraq en marzo de 2003, Eduardo Haro Tecglen, periodista tan honesto como inteligente, presenci una sesin del Congreso de Diputados donde se jaleaba lo que l llam la matanza humanitaria. Sus palabras de entonces tenan un tono premonitorio del vaco democrtico en que est sumido ahora nuestro parlamento. Probablemente nunca ver el Congreso como la sede de la democracia. No ser ms la casa de la democracia hasta que se funda de nuevo: esa campana est quebrada 6.

Se acelera el expolio y la Contrarreforma neoliberal

Con el beneplcito de la Troika, de las compaas transnacionales, de la gran banca, del gobierno alemn y del estadounidense, y con el aplauso de sus voceros mediticos The Wall Street Journal y Financial Times, el gobierno de Mariano Rajoy sigue pisoteando a la mayora de la sociedad en beneficio del capital financiero. Hasta sus paisanos gallegos, que han visto desaparecer sus ahorros mediante el engao tolerado de las preferentes, han salido a la calle el pasado fin de semana para expresar su ira. O PP rouba ao pobo e rescata a banca. Contra a estafa e o expolio do goberno, se poda leer en la pancarta que encabezaba la manifestacin.

La ltima Encuesta de la Poblacin Activa (EPA), correspondiente al primer trimestre de 2013, ech por tierra los pronsticos de don Guindos y las promesas de Rajoy dibujando en toda su crudeza un panorama social desolador. Con ms de seis millones doscientos mil trabajadores en paro, la reforma laboral ha incrementado en ms de 500.000 el nmero de desempleados, lo que significa la destruccin de un empleo por minuto en Espaa, repugnante record de estos neoliberales que decan que iban a salvar el pas. Otro xito de la reforma laboral es la bajada de salarios. As se gana competitividad, dicen, mientras la lite econmico-poltica mantiene sus privilegios legales e ilegales y al tiempo que decenas de miles de nios pasan hambre en Espaa. Aadamos a lo anterior esta cifra no menos dantesca: en 2012 se produjeron 526 desahucios al da.

Hasta dnde llegar la voracidad de los tiburones del gran capital y hasta qu lmites se doblegar el gobierno en esta loca carrera hacia la miseria colectiva? Todo indica que hasta que puedan, es decir, hasta que lo impida la protesta popular. Como dentro de dos aos habr elecciones y el bipartidismo se hunde irremisiblemente, algunos polticos del rgimen apuntan a un futuro gobierno de coalicin para evitar lo peor. En este ro revuelto renace el nacionalcatolicismo y hasta el tercero de las Azores quiere volver a escena, eso s, con el bigote recortado aunque con la misma mala leche de siempre. La Ley Wert, con su afn privatizador y doctrinario, y la nueva Ley de Costas de Arias Caete, protectora de los abusos urbansticos y destructora del poco litoral todava preservado, son las ltimas dentelladas a una educacin pblica de calidad y a un medio ambiente en claro deterioro desde la expansin turstico-inmobiliaria en nuestras playas.

En los ltimos das comienza a filtrarse el prximo golpe bajo del gobierno: la futura reduccin de las pensiones. La reforma de las pensiones afecta a nueve millones de pensionistas espaoles y a los mayores de 50 aos que ya ven prxima su pensin y que temen ver cmo caer su nivel de vida. Ya se ha filtrado que el Instituto de Estadios Fiscales, perteneciente al Ministerio de Hacienda, estima que tendremos que bajar hasta un 40% las pensiones. Ya hemos abierto la caja de Pandora del miedo y ahora toca gestionar el caos 7.

El horizonte del pas es negro pero la protesta va cobrando fuerza y con ella el rechazo al neoliberalismo asfixiante. El gobierno ha perdido la calle. La opinin pblica, incluida la clase media, ya no cree en los polticos ni confa en el bipartidismo. Los jvenes, carne de can de la crisis, encabezan la rebelin. Algunos de nuestros mejores escritores (Juan Jos Mills, Javier Maras, Manuel Vicent, Almudena Grandes y Luis Garca Montero, entre otros) son sensibles al expolio social y denuncian la corrupcin imperante. Los mdicos y el personal sanitario de Madrid no se dan por vencidos en su justa defensa de la sanidad pblica. Los sindicatos nacionalistas de Euskadi ELA y LAB (siempre los vascos en primera fila de la lucha) han convocado una huelga general para este fin de mes contra los recortes y la precariedad laboral.

Seguiremos sumando en los prximos meses hasta que la marea alta haga callar a los testaferros del poder econmico y frene el expolio que sufre la mayora social.

Notas:

1 http://elpais.com/diario/2003/05/23/cultura/1053640802_850215.html.

2 Aljoxan, Historia de los jueces de Crdoba, traduccin de Julin Ribera, pp. 220-225.

3 http://www.vozpopuli.com/nacional/25189-el-rey-gallardon-y-una-justicia-a-pedir-de-boca-de-infanta.

4 http://www.lavanguardia.com/politica/20130507/54373885775/presuntos-donantes-pp-habrian-recibido-12-000-millones-adjudicaciones.html.

5 http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20130509/54373931397/aguirre-camuflo-como-contratos-657-concesiones-a-la-trama-gurtel.html.

6 http://elpais.com/diario/2003/03/20/radiotv/1048114801_850215.html.

7 http://economia.elpais.com/economia/2013/05/25/actualidad/1369503158_204064.html.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter