Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-06-2013

El idioma espaol en territorio anglo

Jorge Durand
La Jornada


La fuerza expansiva y avasalladora del idioma ingls en la escena global se ha topado con la horma de su zapato en su propio territorio. El uso del espaol no muere, ni agoniza en Estados Unidos, ms bien crece de manera constante y se reproduce da a da con las llegada de nuevos inmigrantes hispanohablantes.

A diferencia del italiano, el polaco o el alemn, que prcticamente desaparecen en la segunda generacin de inmigrantes, el espaol ha corrido una suerte distinta. La primera generacin difcilmente aprende el ingls, la segunda, difcilmente pierde la lengua materna y la tercera ha empezado a recuperarla.

Varios factores influyen en este proceso particular: la masividad del proceso migratorio latinoamericano, la vecindad con Mxico y su larga y compleja relacin de territorios y poblaciones compartidas, la expansin estadunidense en el Caribe insular hispano, la resistencia tnico-lingstica de algunas comunidades, el contexto geopoltico de la guerra fra en Amrica Latina, el marco laboral migrante y la expansin del espaol como segunda lengua en la panorama global.

El expansionismo estadunidense en la poca del Destino Manifiesto irrumpe hacia los cuatro costados y conquista amplios territorios. Primero fue hacia el suroeste, en la guerra con Mxico a mediados del siglo XIX, en la que consigui anexarse amplios territorios incluida la poblacin de origen hispanomexicana.

Luego se expande hacia el norte, y compra Alaska a los rusos en 1867, territorio fro y desolado, pero habitado con poblaciones autctonas y con poco ms de 1.5 millones de kilmetros cuadrados.

Luego, en 1898, entra en guerra con Espaa y se expande hacia el Este con el control de Puerto Rico en el Caribe y hacia el Este con la conquista de Filipinas y Guam. En Puerto Rico la pretensin de introducir el ingls como idioma oficial fracas de manera rotunda, pero no as en Filipinas y Guam, donde es la lengua franca.

De pasada hacia Filipinas, los estadunidenses se anexionan a las islas del archipilago de Hawai, destituyendo a la monarqua reinante. Los idiomas oficiales son el ingls y el hawaiano, pero este ltimo slo la hablan 2 mil personas, es decir, 0.1 por ciento de la poblacin.

En sntesis, el sistema colonial estadunidense pudo imponer el ingls en todas sus colonias, menos en las de origen hispano: el suroeste de Estados Unidos y Puerto Rico, que son los bastiones tradicionales de la hispanidad. En el territorio continental, el idioma se conserva en Nuevo Mxico por su aislamiento y en California y Texas resisten el embate anglfono en los bastiones de Los ngeles y San Antonio y las ciudades fronterizas que eran urbes hermanas o gemelas con poblacin muy similar.

Se cuenta que despus de la anexin de los territorios en 1848, en Laredo, Texas, se discuta entre los pobladores sobre el futuro y la identidad nacional y que 17 familias decidieron pasarse al otro lado del ro, a la margen derecha y fundar Nuevo Laredo. Incluso acarrearon con los cuerpos de sus parientes que descansaban en el cementerio, para que reposaran en territorio patrio. Pero los que se quedaron en el lado estadunidense eran igualmente mexicanos y por muchas dcadas hubo libre trnsito entre una ciudad y otra. La historia de los dos Laredos es muy similar a la de las ciudades gemelas y homnimas de Mexicali-Calxico, Tecate, San Luis Ro Colorado, Nogales, Naco, Palomas-Columbus y El Paso-Ciudad Jurez.

Por su parte, en Puerto Rico, la resistencia idiomtica y cultural adquiri tintes polticos y se convirti en un elemento crucial que define su identidad en el contexto de la ambigedad que supone ser un pas libre asociado a Estados Unidos, donde un sector reclama la adscripcin definitiva (convertirse en estado de la Unin), otro defiende el statu quo (libre-asociado) y finalmente una minora exige la independencia, que nunca ha superado 5 por ciento. Pero todos se definen en favor del espaol, no slo como lengua oficial, sino como de uso corriente y cotidiano.

Posteriormente, fueron los migrantes latinoamericanos los que llevaron el espaol a tierras estadunidenses. Primero los mexicanos que desde 1884, cuando se vincul la oferta y la demanda de mano de obra por medio del ferrocarril, no han dejado de ir y venir, de cruzar la frontera en ambos sentidos. Luego vendran los puertorriqueos que fueron importados al continente como mano de obra agrcola en 1946; despus, en 1950, lleg la primera de varias oleadas de migrantes y refugiados cubanos; en 1965 arribaron los dominicanos y luego se unieron los sudamericanos, especialmente los andinos: colombianos, ecuatorianos, peruanos y bolivianos, finalmente los centroamericanos en la dcada de los 80, hasta nuestros das, como resultado directo del ltimo coletazo de la guerra fra en la regin.

La masa de 35 millones de hispano-latinos, de los cuales una mayora habla o entiende espaol, son la fuerza vital de un idioma que se actualiza da a da y reivindica el derecho a la autodeterminacin lingstica.

El futuro del espaol en Estados Unidos se asienta en un pasado y tradicin centenaria de distintas comunidades latinoamericanas que vivan separadas entre s y esto dio origen, por ejemplo, al movimiento chicano que era excluyente de otros grupos latinos, as como a un presente donde los latinoamericanos se han dispersado por todo el territorio estadunidense y comparten espacios, problemas y soluciones. Ah se forja la comunidad hispanolatina con menor influjo de la identidad nacional o del lugar de origen y con mayor influencia en los mbitos sociales, polticos y culturales de Estados Unidos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/06/02/opinion/022a2pol



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter