Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-06-2013

La contrarrevolucin de los ricos

Pablo Iglesias
Publico


Marx comenz a hacer cuentas en una pizarra y de la pizarra empez a brotar sangre. Esta imagen sirve para entender que el marxismo es, ante todo, una toma de posicin moral que se apoya en las ciencias sociales. Quieren ver cmo brota la sangre de las cifras? Miren esta oferta de trabajo que ayer le arroj a Percival Manglano, ex consejero de economa de la Comunidad de Madrid, en La Sexta Noche. A un periodista con ms de 5 aos de experiencia, dominio del ingls y disponibilidad para viajar le ofrecen un contrato en rgimen de autnomo a jornada completa por un sueldo de entre 450 y 900 euros brutos. Ven como de las cifras puede brotar la sangre?

Los liberales dicen que las polticas redistributivas y la igualdad conducen al totalitarismo y que es mejor trabajar por 500 euros al mes que no tener nada. Al fin y al cabo si tu productividad marginal es de 500 euros pues no mereces ms de 500 euros. Esta es la libertad: contratos libres entre individuos libres. Para qu hacen falta entonces sindicatos? Por qu debe haber absurdas regulaciones del Estado que limiten la capacidad contractual de las partes? Qu es eso de un salario mnimo, como dice el Banco de Espaa?

Pero sigamos haciendo cuentas que, al fin y al cabo, como deca Brecht, nos va a tocar pagarlas a nosotros. Qu hace falta para que alguien est dispuesto a ganar 500 euros al mes trabajando a jornada completa? Pues lo mismo que hace falta para que una mujer migrante est dispuesta a trabajar practicando felaciones en la economa sumergida por 10 o 20 euros: necesidad y miedo, nada ms que eso. Y saben cmo se construyen la necesidad y el miedo? Pues es bien sencillo, asegurando que el paro sea siempre una amenaza y recortando las prestaciones y las ayudas sociales.

Comprenden ahora por qu el Gobierno y los grandes empresarios celebran los resultados de las reformas laborales de Rajoy y de Zapatero? Precisamente porque al tiempo que aumenta el paro (casi un milln de personas en 2012), las reformas facilitan el despido y la reduccin de los salarios. Vayamos a las cifras. En 2012 las grandes empresas han aumentado sus beneficios en ms de un 40 por ciento y, por primera vez, la distribucin del PIB entre grandes empresarios (en forma de excedentes) y trabajadores (en forma de salarios) ha favorecido a los primeros. De nuevo, de las cifras brota sangre. Que en la distribucin del PIB los empresarios ganen y que se contengan los salarios gracias al paro y a las reformas laborales tiene un nombre: lucha de clases y est claro qu clase va ganando la batalla. No lo digo yo, lo dijo el multimillonario Warren Buffett.

Toca preguntarse, por ltimo, quienes son los que insisten en que hay que trabajar ms y cobrar menos (menos incluso de lo establecido por el salario mnimo). Son los que tienen aviones privados, los que pueden llenar sus piscinas con champn y los que hacen donaciones, legales o ilegales, en sobres o en maletines, a la casta poltica gobernante. Pero esa casta poltica que decide (y que hace sangre) no predica con ejemplo. Manglano reconoca ayer que cobraba 100.000 euros al ao cuando era consejero (le pareca mal que los ciudadanos financien con impuestos las universidades pero no le deba parecer tan mal que le pagaran su sueldo); los jvenes del PP cuando son contratados como secretarios o asesores no bajan de los 50.000; Alicia Snchez Camacho, la salvadora de Espaa en Catalua, se mete 180.000, el marido de Ana Mato se fue del PP con una indemnizacin de 130.000 y as podramos seguir llenando folios de los que no parara de brotar sangre.

Todos los informes disponibles sealan que la desigualdad ha aumentado con la crisis. Qu es la crisis? Pues hasta el momento, la mejor oportunidad para que los ricos hagan su contrarrevolucin destruyendo todas las conquistas histricas de los trabajadores, que tomaron la forma de derechos sociales.

La triste leccin de los ltimos dos siglos es que la necesidad y el miedo son los dispositivos polticos decisivos en esa lucha entre los de arriba y los de abajo que configura los sistemas sociales. Por eso a la victoria de los de abajo se le llama democracia y requiere que el miedo y la necesidad cambien de bando. Solo as de las cifras dejar de brotar la sangre de los de abajo.

Fuente: http://blogs.publico.es/pablo-iglesias/264/la-contrarrevolucion-de-los-ricos/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter