Portada :: Europa :: La regresin de Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-06-2013

Francia
Un movimiento social reaccionario

Bernard Schmid
Viento Sur


Desde hace unos meses en Francia hemos asistido a la movilizacin de sectores conservadores, reaccionarios, fascistas, religiosos de diferente pelaje, contra la legalizacin del matrimonio para las personas del mismo sexo. La ltima manifestacin contra esta Ley (ya en vigor) se realiz el 26 de mayo. Una manifestacin dirigida contra el gobierno (pretendidamente socialista) y en "defensa de la familia", es decir, contra el "matrimonio para todos y todas".

El proyecto de esta Ley (derecho al matrimonio y a la adopcin para las parejas homosexuales, como ya est reconocido en 14 pases en el mundo, desde Holanda hasta Nueva Zelanda, pasando por Blgica y el Estado espaol) fue presentado por el Consejo de Ministros el 7 de noviembre de 2012.

Desde que esa fecha, el proyecto suscit una viva oposicin que, por la dimensin que adquiri, sorprendi a muchos observadores. Las primeras manifestaciones, con un perfil amplio y conservador, tuvieron lugar el 17 de noviembre y las de perfil integrista y fascista, el 18 de noviembre. Despus se han dado manifestaciones de varios cientos de miles de personas en 13 de enero, el 24 marzo y el 21 de abril.

En cualquier caso, el Consejo Constitucional (hegemonizado por el UMP -partido de derechas-) ha ratificado la Ley, y la primera boda entre dos hombres se celebr el 29 de mayo en Montpelier.

Esta Ley constituye el nico cumplimiento de las promesas electorales del gobierno de "izquierdas" francs. El nico, ya que el resto de promesas han sido puestas de lado para evitar conflictos con la patronal -lo que no entra en la agenda de los gobiernos- o con la derecha y la extrema derecha. Esa es la razn por la que no se ha promovido la ley que permita el voto en las elecciones municipales a las y los inmigrantes que residen desde hace aos en Francia. Una reaccin que el gobierno no esperaba que se diera en torno a la legalizacin del matrimonio homosexual.

Relacin de fuerzas social y poltica

La virulenta reaccin contra esta ley se explica, en primer lugar, por el vaco poltico total que encuentra enfrente. La izquierda progubernamental es incapaz de movilizar a favor de cualquier iniciativa progresista. Como botn de muestra: el 1 de Mayo, los sindicatos pro-gubernamentales (tres confederaciones, entre ellas la CFDT) no lograron movilizar mas de 300 personas al mitin nacional en Reims), mientras que el resto de sindicatos movilizaron entre 100.000 y 170.000 personas.

La base social de izquierdas est muy dividida en torno a qu relacin mantener con el gobierno y se siente polticamente frustrada, desamparada y desorientada.

Como en la mayora de otros pases europeos, se han impuesto "sacrificios" a la gente asalariada en nombre de la crisis que se desencaden en 2007/2008. Y el gobierno "socialista" no ha cambiado sustancialmente la orientacin poltica de su predecesor (el reaccionario y neoliberal de Sarkozy), aunque durante la campaa electoral la social-democracia francesa critic tanto el aumento del IVA para compensar la reduccin de impuestos a las empresas, como los intentos por imponer "acuerdos de competitividad" en las empresas, cuyo objetivo era dar carta verde a la patronal para llegar a acuerdos colectivos -si encontraban sindicatos dispuestos a firmarlos- basados en la reduccin salarial o el incremento del tiempo de trabajo "para hacer frente a la crisis". La derecha de Sarkozy fue vencida en las elecciones pero la socialdemocracia se ha encargado de imponer estos dos proyectos que cuando estaba en la oposicin haba combatido. Por ltimo, el prximo otoo se anunciar una nueva regresin grave bajo la forma de la ensima "reforma de las pensiones, que conllevar la ampliacin de los aos de cotizacin (actualmente situada en 41,5 anualidades).

A pesar de ello, desde hace tres aos las resistencias sociales en Francia estn a un nivel inferior a la que se da en otros pases de la Unin Europea, como Portugal, Espaa y Grecia. Tanto la "crisis" como la utilizacin que hace de ella la patronal para atentar contra las conquistas sociales e imponer retrocesos en todos los mbitos, ha agravado la situacin de los trabajadores y trabajadoras y de la gente pensionista en Francia.

Al mismo tiempo y dado que las cifras de desempleo estn lejos del nivel alcanzado en Espaa o Grecia, muchos franceses se apegan a su empleo y aceptan (de hecho) "apretarse el cinturn" para no caer ms bajo y perder su sustento.

Por otra parte, las ltimas resistencias sociales masivas que se dieron en Francia -las movilizaciones contra la reforma de pensiones de 2010- terminaron en una fuerte derrota. Debida, sobre todo, a la poltica de las direcciones sindicales que se opusieron a llamar a una huelga genera al que poda resultar "incontrolada" y rompieron las huelgas que se daban en determinados sectores (refineras de petrleo, transporte) en septiembre/octubre de 2010. Las direcciones de los principales sindicatos (CGT, CFDT) prefirieron perder la batalla y esperar a las elecciones de 2012 con la esperanza puesta en que la llegada de la socialdemocracia al gobierno aportara la solucin. La experiencia de una derrota muy amarga, como la de noviembre de 2010, dej una huella profunda. Sembr la resignacin entre los trabajadores y trabajadoras y el slvese quien pueda, debilitando la confianza en la resistencia colectiva como instrumento para poder ganar.

Todos estos hechos explican la razn por la que, en este momento, no existe un polo de resistencia social progresista importante y atractivo. La mayora de las personas que podran reconocerse en semejante polo "de izquierda" estn atomizadas y abocadas al individualismo. Es la razn que explica que la derecha y la extrema derecha hayan podido ocupar la calle y el terreno de la (pseudo) contestacin-.

El factor histrico y la memoria colectiva catlica

El segundo factor importante en la situacin actual, lo constituyen los medios catlicos, conservadores o reaccionarios en Francia. Sectores que van ms all de su tradicional actitud de defensa del orden social existente de forma pasiva. La memoria de la ruptura revolucionaria de los aos 1789-1793, que condujo a la primera Repblica, y la forma como el orden burgus se impuso al ancienne rgime (monarqua feudal y clerical) han hecho que este campo est dispuesto a movilizarse contra los cambios que considera catastrficos o que le conducen al abismo

En lo que respecta a la iglesia catlica, ha desempeado un papel ambiguo. La iglesia oficial ha dado una imagen contradictoria. En el fondo est claramente en contra del reconocimiento del matrimonio homosexual; sin embargo, no deseaba aparecer polticamente activa.

Por otra parte, al mismo tiempo que considera la homosexualidad como "amoral", oficialmente, en ms de una ocasin, ha mostrado su comprensin hacia las personas homosexuales. Ahora bien sealando siempre que el matrimonio homosexual no era deseable "por el inters de los nios". Es por ello que ha dado carta libre a cada obispo para determinar cmo "trasladar" este mensaje de la Iglesia en cada dicesis. En algunas, la Iglesia ha mostrado una actitud prudente y no ha apoyado las movilizaciones, si bien la propaganda contra el "matrimonio para todos y todas" estaba presente en los centros religiosos. En otras, sin embargo, han estado muy activa. En cualquier caso, en tanto que institucin, la Iglesia no ha financiado las manifestaciones, dejando esta actividad a la gente ms militante o a las asociaciones creadas a tal fin.

El cardenal de Lyon, Philippe Barbarin, es posiblemente el que apareci ms agresivo en el debate pblico. En setiembre de 2012, cuando an no se conoca el contenido concreto del proyecto de Lay, manifest pblicamente que ste abra la va "al incesto y a la poligamia". No era el nico que pensaba as. Otros, entre ellos el diputado y empresario Serge Dessault, expresaron la misma opinin, aadindole tambin la pedofilia y la zoofilia. De hecho, desde el punto de vista ms caverncola de la "moral catlica", todos estos comportamientos -que deben ser analizados de forma separada porque la pedofilia constituye un comportamiento criminal- tienen el mismo valor negativo, ya que cuestionan el "sacramento del matrimonio" desde el punto de vista doctrinal.

Sin embargo, el 2 de mayo de 2013, el Cardenal Barbarin declar que el debate "me ha transformado". Y precis: "Finalmente, este debate me ha llevo a reunirme con cantidad de personas, a debatir mucho, e interiormente siento que esto me ha transformado profundamente. Lo que resulta interesante es escuchar las demandas legtimas de la gente y encontrar la disposiciones legislativas que permitan satisfacerlas" (El cardenal habla aqu de los homosexuales que desean tener un reconocimiento jurdico de su condicin de pareja. BS), si bien preservando la verdad, es decir, que un matrimonio es la unin de un hombre y una mujer."Dicho de otro modo, actualmente el tono de su discurso es mucho menos agresivo que al principio y proclama su respeto hacia las personas homosexuales si bien sigue considerando que el matrimonio entre personas del mismo sexo es contrario a la "verdad".

En el seno del catolicismo francs, existe tambin una minora progresista, algunos de cuyos representantes se han posicionado pblicamente a favor del "matrimonio para todos y todas". Por ejemplo, en la manifestacin del 12 de diciembre de 2012, la revista Tmoignage Chrtien distribuy una hoja favorable al matrimonio de las parejas homosexuales. Esta publicacin, que se hizo famosa por su compromiso contra la tortura durante la guerra de Argel (1954-62), representa una vieja corriente de cristianos de izquierda que ahora mismo son muy minoritarios en el seno de la Iglesia, porque la mayora de los antiguos cristianos de izquierda de los aos 1950 -cuando la corriente era muy importante- se "desconfesionalizaron" y se alejaron del catolicismo. En la manifestacin a favor del matrimonio para todos y todas del 21 de abril tambin sali a la palestra un grupo de "musulmanes progresistas" tambin muy minoritario.

Si tomamos estos dos factos en conjunto, son ellos los que explican, en parte, la dinmica un poco sorprendente de esta movilizacin. En algunos puntos, recuerda la que se dio en la primavera de 1984 contra la reforma que afectaba a la financiacin de la escuela privada catlica y que fue acompaada de la primera incursin de la extrema derecha como partido electoral influyente -los primeros xitos electorales del Frente Nacional se dieron en esas mismas fechas.

En la Asamblea Nacional

Los opositores al proyecto de ley han estado muy activos en la Asamblea Nacional hasta el momento mismo en que fue adoptada la Ley. El 23 de abril de 2013, cuando fue votada nominativamente en la Asamblea Nacional, los que se oponen a la ley interrumpieron el proceso parlamentario introducindose en el hemiciclo. Haban sido invitados por dos diputados. Uno, el diputado de derechas Herv Martion (diputado por la regin Rhne-Alpes donde defendi la coalicin entre el antiguo presidente regional, Charles Millon, y la extrema derecha bajo la bandera del Frente Nacional) y por el diputado de la extrema derecha, Jacques Bompard, que durante dcadas ha militado en grupos militaristas y fascistas -OAS Metropolo, Occidente-, despus en el Frente Nacional, formacin que abandon en 2005 tras un conflicto personal con su jefe, Jean-Marie Le Pen. Hoy, siempre como miembro de la extrema derecha, tiene su propio partido (la "Ligue du Sud", inspirada en la "Liga Norte" italiana) pero fue elegido con el apoyo del Frente Nacional.

Entre los que irrumpieron en la Asamblea Nacional, se encontraba Anne-Laure Le Gallou, esposa de Jean-Yves Le Gallou, viejo trotamundos de la extrema derecha: es quien en 1985 invent el concepto de "preferencia nacional" (discriminacin estructural que tratara de inscribir en la ley). Ese mismo ao pas de la derecha clsica (UDF) al Frente Nacional, que abandon en 1999 junto a Bruno Mgret para construir el MNR (movimiento nacional republicano), un partido marginal de la extrema derecha. Actualmente, Jean-Yves Le Gallou est decepcionado con los partidos y no pertenece a ninguno de ellos; anima un think-tank de extrema derecha (Fundacin Pelmia) que trabaja los conceptos ideolgicos. Su mujer era, hasta ahora, mucho menos conocida por sus actividades pblicas, pero se hizo famosa el 23 de abril.

"Primavera" putrefacta

Una buena nueva: la primavera ha llegado por fin a Francia! Desgraciadamente, no se trata de primavera meteorolgica en medio de un tiempo podrido en todos los sentidos del trmino. Al contrario, lo que desde finales de marzo se ha instalado en el mbito pblico es la "Primavera francesa" que, a pesar de su apariencia potica, es un movimiento cuanto menos ultra reaccionario, apoyado por neofascistas (como el grupsculo nacional-catolicista "Renouveau francais"), que hace unos meses actan desde en el interior del movimiento opuesto al "matrimonio para todos y todas".

La "Primavera francesa" fue lanzada oficialmente tras el xito de la gran manifestacin del 24 de marzo de 2013, y super por la derecha al colectivo "Manifestacin para todos", que era quien convocaba la misma. La principal impulsora de "Manifestacin para todos" es Frigide Barjot, nombre artstico de Virginie Merle. El padre de esta mujer de 50 aos, Jacques Merle, se hizo famoso porque en los aos 1980 financi a Jean-Marie Le Pen. En su juventud, Virginie Merle fue presentada por su padre al dirigente del FN. Despus creci mas bien en los crculos de la derecha clsica, se cas con Bruno de Tellenne, pluma del muy derechista Charles Pasqua (Ministro del Interior de 1986 a 1988 y de 1993 a 1995). En tanto que Sra. Tellenne, particip en la campaa presidencial de Jacques Chirac en 1995 pero, sobretodo, adquiri notoriedad el 1 de Mayo de 2007 cuando particip en la concentracin convocada por Jean-Marie Le Pen.

Actualmente, "Frigide Barjot" se vale de la imagen que ha construido de s misma (un personaje un tanto excntrico y en apariencia "inclasificable") para animar un movimiento de rechazo heterclito. En su persona converge el rechazo a ser tratada como homfoba -afirma asiduamente que tiene amigos homosexuales que tambin se oponen al "matrimonio para todos y todas" y que el problema no sera el amor entre los homosexuales sino "el lugar de los nios en la familia"- y la capacidad de dirigirse a amplias capas de la poblacin a las que no llega la extrema derecha. A principios de abril particip en el congreso anual de la muy conservadora OUI (Unin de organizaciones islmicas de Francia), que representa el ala derecha de los musulmanes franceses, con el objetivo de ganar nuevos aliados contra el matrimonio de las parejas homosexuales, lo que le vali crticas provenientes del FN (que se opone a semejantes aliados). A principios de mayo anunci un viaje a Marruecos, donde defendi conceptos conservadores, incluso francamente reaccionarios, en lo que respecta a la visin de la familia.

Ahora bien, el carcter excntrico del personaje "Frigide Barjot", el que busque aliados entre los musulmanes e incluso entre los homosexuales, as como su estrategia publicitaria (aparentemente despolitizante y meditica) han contrariado a los sectores ms "duros". As, las y los fundadores de la "Primavera francesa" criticaron esa estrategia por "demasiado floja", demasiado consensual, y estn por un enfrentamiento poltico ms abierto.

La principal animadora de la "Primavera francesa" es Beatrice Bourges, de 52 aos. Pretende no ser una integrista catlica con el argumento de que est divorciada (es el nico argumento que encuentra). Entre otras cosas, su movimiento est especializado en la recuperacin de smbolos creados por la izquierda contestataria. Uno de los carteles de ese movimiento muestra dos puos cerrados en alto, como los que se utilizan en los carteles de apoyo a las luchas de los trabajadores y trabajadoras. La nica diferencia es que los puos estn pintados en azul y en rojo/rosa, encerrando la silueta de un nio coloreado en blanco. De ese modo, los elementos grficos muestran los colores de la bandera nacional -rojo, blanco y azul- y simbolizan tambin la "familia ideal" con un padre, una madre (azul para el hombre y rosa para la madre) y un nio en medio. En resumen, cada cual en su sitio, segn el orden "natural" de las cosas.

La "Primavera francesa" utiliza tambin otros smbolos tales como el eslogan " On ne lche rien" (no renunciamos a nada) que viene de una cancin protesta del grupo "HK et les Saltimbanks" muy popular en la izquierda sindical y la izquierda radical y que se cantaba en las manifestaciones del aos 2010 contra la "reforma/destruccin de las pensiones". Por otra parte la "Primavera francesa" (con otros componente del movimiento anti-matrimonio homosexual) ha intentado desbordar a la polica en las manifestaciones, provocando enfrentamientos con las fuerzas del orden. Esto ha dado pie a la construccin de "mrtires", descritos como pobres "padres de familia" golpeados por la polica delante de sus hijos.

UMP y Frente Nacional

Como cantidad de otros militantes del movimiento que se oponen al "matrimonio para todos-todas", Batrice Bourgers no est afiliada a ningn movimiento de extrema derecha, sino al UMP, que es el principal partido de la oposicin francesa y est muy enraizado en este movimiento, an cuando internamente est dividido en cuanto a la estrategia a seguir: el ala ms "moderada" est por dar por terminado el conflicto y piensa que el partido ha ido muy lejos en el apoyo al movimiento, que es hora de volver al cauce de una oposicin institucional "responsable"

Pero otros dirigentes del UMP piensan que es preciso aventar las brasas para hostigar lo mximo posible al gobierno actual. Desde medidos de mayo, una vez que la Ley entrara en vigor, el UMP est atravesado por el debate sobre la abrogacin (o no) de la nueva ley por un futuro gobierno de la derecha. Una parte del UMP considera que se trata de una mala idea porque una vez que la ley existe y que las parejas se casen, no es posible volver a la situacin anterior. La ex ministra de ecologa, Nathalie Kosciusko-Morizet, representante del ala burguesa ms moderada del UMP -y que trata de convertirse en candidata a la alcalda de Paris en marzo de 2014- declar el 19 de mayo: "No se podrn anular los matrimonios ni las adopciones". Dicho de otro modo, no se podr privar a las personas afectadas de sus derechos adquiridos. Otros sectores del UMP est radicalmente en contra de esta idea. La diputada y muy derechista, Herv Mariton reclama "claridad" en las posiciones de su partido, exigiendo una abrogacin pura y simple de la Ley. El jefe del partido, Jean-Franois Cop, navega entre estas dos posiciones. Habla de "reescribir" esta nueva Ley en el futuro, "cuando hayamos alcanzado el poder" sin afirmar claramente qu es lo que entiende por "reescribir".

Tras las declaraciones de Nathalie Kosciusko-Morizet (o NKM), una de las alas ms derechistas del partido -la "Derecha fuerte", dirigida por dos jvenes polticos, uno de los cuales (Gullaume Peltier) proviene de la extrema derecha- ha tratado de sabotear su candidatura a la alcalda de Paris. Guillaume Peltier, que comenz su carrera poltica en el Frente Nacional en 1999, ha manifestado pblicamente que el UMP debe designar "a otra persona" como candidata a este puesto. A NKM tambin le reprochan haberse abstenido durante la votacin de la ley en la Asamblea Nacional. EL 22 de mayo, la "Derecha fuerte" fue llamada al orden por una parte de la direccin del UMP porque haban violado la disciplina del partido.

Algunos representantes de la derecha francesa han ido muy lejos en la movilizacin contra el matrimonio homosexual. Incluso se ha visto al muy conservador diputado Marc Le Fur, pelearse -en el sentido literal del trmino- con la polica La relacin con la extrema derecha tambin suscita divergencias en el seno del UMP. Mientras que algunos, como el ex Primer Ministro Franois Fillon, piensan que es necesario marcar distancias, otros practican alianzas, van codo con codo en la calle con representantes de la extrema derecha. En la manifestacin del 21 de abril de 2013, un diputado del FN (que no es miembro del partido pero fue elegido en sus listas en junio de 2012), el abogado Gilbert Collard, se fotografi junto a miembros del UMP, entre los que se encontraba la ultra-catlica y antigua ministra Christine Boutin. Por otra parte, la misma Christine Boutin declar en una emisin televisiva el 19 de mayo que "existen leyes morales superiores a las leyes de la Repblica". Toda una proclama antidemocrtica.

Tambin hay que hablar aqu del Frente Nacional. El principal partido de la extrema derecha, se ha encontrado entre dos fuegos cruzados en torno a este movimiento. Al comienzo de las movilizaciones, su presidenta, Marine Le Pen, consider que no iban a tener mucho xito, que quedaran circunscritas a los medios catlicos conservadores. Trataba de evitar caer en la trampa y encontrarse polticamente presa de los medios ms conservadores y reaccionarios de la sociedad francesa, dado que ella busca dirigirse a las jvenes generaciones, a las mujeres y a la gente con estudios. El 22 de abril, Marine Le Pen tambin se reuni con el diputado europeo holands Geert Wilders (racista anti-musulmn) que, en Holanda, no defiende un "orden moral" conservador contra las mujeres y los homosexuales sino que, por el contrario, se dirige a ellos a fin de construir una coalicin contra el enemigo principal: el musulmn (descrito como reaccionario y peligroso para las libertades pblicas logradas en "Occidente").

Por estas razones, Marine Le Pen pens que poda pasar de la movilizacin contra el matrimonio de las parejas homosexuales. Segn ella, las cuestiones que interesan a los franceses son "sobre todo, las cuestiones econmicas y sociales", comenzando por el paro. Una posicin que contaba con el apoyo de su joven consejero Florian Philippot pero con el rechazo de un sector importante de los dirigentes, buena parte de los cuales, a diferencia de Marine Le Pen, ha participado en estas manifestaciones. Comenzando por los dos diputados que tiene el FN en la Asamblea Nacional, Marion-Marchal Le Pen (su sobrina) y Gilbert Collard. Pero dado que el FN ha aparecido dividido sobre esta cuestin, su direccin teme que no pueda recabar los frutos de la misma. En todo caso, en abril pasado, Marine Le Pen acus pblicamente al UMP de "recuperar al movimiento", lo que no parece muy hbil tcticamente, pero expresa sus temores.

Ahora queda por ver cual va a ser la incidencia de esta movilizacin en las elecciones municipales que tendrn lugar en marzo de 2014. Esta movilizacin va a tener su influencia en las urnas y "Frigide Barjot" ya ha anunciado que ella espera lanzar una candidatura que se llamara "Manifestacin para todos" y, por consiguiente, postularse como candidata. Sin embargo, los partidos polticos, cuyas estructuras ya estn trabajando sobre ello en toda Francia, van a tener un papel determinante. Probablemente, el UMP y el FN van a tratar de presentar el mximo de candidatos que hayan "ganado" un perfil a lo largo de las movilizaciones. Mientras tanto, algunos alcaldes podran estar tentados de tomar la delantera "boicoteando", a nivel de municipio, la Ley. Esto es, negndose a oficiar los matrimonios homosexuales (o ponindoles muchos obstculos administrativos). El alcalde del UMP de Vieene, Jacques Remiller ya ha anunciado que va a hacerlo.

Una encuesta reciente muestra que si la mayora de personas consultadas condena semejante actitud -todo el mundo debe respetar la ley-, a la inversa, una mayora del electorado del FN (56% del entorno de este partido) y sobretodo del UMP (60%) se muestra favorable a ese boicot. A pesar de que sea ilegal. En los municipios con una presencia fuerte de la derecha o la extrema derecha, esta Ley corre el riesgo de ser mal aplicada

Una extrema derecha amplia

Incluso el FN deber prestar atencin a lo que hace para evitar ser castigado por "traicionar" los ideales de la extrema derecha a causa de una estrategia demasiado electoralista. Durante estas movilizaciones son muchos los grupos o grupsculos de la extrema derecha que han salido a la superficie, llegando a reclutar numerosos militantes y simpatizantes. Es el caso del ya mencionado "Renouveau franais", muy activo en los altercados con la polica la noche del 23 de abril.

Es, tambin, el caso de GUD (Grupo Unin-Defensa), grupo estudiantil conocido por su violencia e implantado fundamentalmente en Paris y Lyon. Tambin estn las "Juventudes nacionales" (JN) de Alexandre Gabriac, joven consejero regional en Lyon -excluido del FN en 2011 por mostrarse en Facebook saludando al modo hitleriano-, cuyo movimiento es abiertamente fascista y violento. Los JN estuvieron particularmente activos el 17 de abril, tratando de ocupar la sede del Partido Socialista en Lyon; sin embargo, los otros grupos desconfan de ellos debido a que la tctica de este grupo est basada fundamentalmente en el eco meditico con llamamientos permanentes a los medios de comunicacin cuando realizan actos.

Mencionemos tambin el incremento de agresiones homfobas violentas que impulsan estos grupos. En abril, el abanico de agresiones iba desde el vapuleo de homosexuales en el distrito 19 de Paris a las agresiones de calle en Niza, pasando por ataques contra un bar de "homosexuales" por skinheads en Lille. La actividad del movimiento contra el matrimonio homosexual ha estado acompaada del temor personal que albergan muchas personas homosexuales.

Est por ver si este movimiento va a tener continuidad o si va a recular una vez que le Ley ha sido ratificada por el tribunal constitucional y aplicada. En cualquier caso, lo que es cierto es que estos siete ltimos meses de movilizacin van a dejar una profunda huella.

27/05/2013

Traduccin: VIENTO SUR

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article8004



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter