Portada :: Europa :: Grecia, laboratorio neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2013

El secuestro de un refugiado turco revela la existencia de una red policial clandestina en Grecia

Antonio Cuesta
Prensa Latina/Rebelin


Las declaraciones del refugiado turco Bulut Yayla publicadas ayer por el diario griego Epikaira sealan hacia una presunta red policial clandestina en Grecia que estara conectada con servicios de inteligencia turcos y estadounidenses.

Yayla fue secuestrado la pasada semana en el centro de Atenas y conducido ilegalmente a su pas por tres grupos diferentes de captores antes de ser entregado a la Unidad Antiterrorista de Estambul dos das despus. El caso fue denunciado por organizaciones de derechos humanos, por el principal partido opositor (Syriza) y el jueves la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados solicit al gobierno griego una investigacin de los hechos. Si los informes fueran ciertos, el secuestro constituira una grave infraccin de la ley, mientras que su devolucin forzada al punto de origen de un solicitante de asilo corre el riesgo de violar una serie de normas internacionales, de las cuales Grecia es signataria, seal el ACNUR en su comunicado.

Segn el relato transmitido por los abogados del joven refugiado, durante su traslado pas por las manos de personas que hablaban griego, turco e ingls, fue golpeado con saa e introducido de manera clandestina en Turqua, y antes de ser entregado a la polica de este pas en la ciudad fronteriza de Edirne uno de sus raptores le dijo que esto le pasa a quien se mete con Estados Unidos.

Acusado de participar en el atentado con bomba contra la embajada de EEUU en Ankara en febrero pasado, Yayla fue detenido y torturado por la polica de su pas antes de llegar a Grecia y pedir asilo poltico.

Ahora es la polica griega la que se halla en un aprieto, pues o bien reconoce su participacin en el secuestro, y existen pruebas y testigos presenciales que pueden certificarlo, o aceptan que miembros de los servicios secretos turcos operaron impunemente en las calles de Atenas.

Pero mientras se pone en marcha la anunciada investigacin, algunos medios griegos y turcos comenzaron a presentar indicios sobre acuerdos secretos y actuaciones poco claras. En esa lnea se sita el encuentro que tuvo lugar el pasado 4 de febrero entre el jefe de la polica griega, Nikos Papagianopulos, y su homlogo turco, donde se acord que Grecia desmantelara clulas terroristas turcas de izquierdistas radicales, as como de kurdos en Grecia. Este acuerdo se rubric un mes despes con la firma de un tratado de cooperacin y lucrativas inversiones en diversas reas, siendo la salud, el turismo y la inmigracin solo algunas de las cuestiones abordadas en la reunin entre el primer ministro griego, Antonis Samaras, y el turco, Recep Tayyip Erdoğan. Segn seal IPS, el mismo da, la Institucin Estratgica de Ankara destac que inversiones privadas turcas en Grecia se haban usado como herramienta de presin para promover el acuerdo sobre las extradiciones. Luego se conocieron otros informes sobre los preparativos para las extradiciones. Como se ve todo muy democrtico, como caracteriza a ambos personajes y a la actuacin de sus huestes policiales.

Epikaira tambin cit el extrao suicidio de un miembro de la unidad antiterrorista griega, quien al parecer haba ido a recibir a un grupo de agentes turcos y decidi quitarse la vida en los baos del aeropuerto de Atenas en circunstancias an no aclaradas. El diario se pregunt si seran estos los encargados de supervisar las condiciones y el desarrollo del plan de secuestro del refugiado Yayla.

Por si esto no fuera suficiente sobre las turbias conexiones de la polica griega con servicios de inteligencia extranjeros, este lunes el peridico To Vima public un extenso reportaje en el que desvelaba la existencia de un pequeo grupo independiente dedicado a tareas antiterroristas, denominado 'Los invisibles', y que estara compuesto por policas griegos y comandos de la CIA.

Si bien la colaboracin en operaciones encubiertas ya se llev a cabo en 1991 para detener en Budapest al militante anarquista Marinos Christoforos, el grupo de 'Los invisibles' se form entre los aos 1992-93, estara financiado en parte por la Embajada de EEUU en Grecia y figuraran cargos de los servicios de inteligencia norteamericanos en su cadena de mando.

En un primer momento, las oficinas del nuevo servicio se situaron en las inmediaciones del Hotel Caravel, bajo la tapadera de una empresa comercial. Sin embargo, descubierto fortuitamente cambi de emplazamiento para llevar a cabo muchas de sus reuniones en las oficinas que la CIA tiene en Atenas, donde los policas griegos reciben rdenes especficas. To Vima cit como fuente a un alto funcionario policial para sostener muchas de las afirmaciones que contiene el trabajo periodstico.

El reportaje no denuncia de manera crtica la existencia de ese grupo, ni la cooperacin que en materia policial existe con la CIA, pues no en vano es un medio de comunicacin que defiende fervientemente al gobierno y sus polticas de ajuste, sin embargo no deja de sorprender que esa informacin aparezca precisamente ahora, despus de 20 aos, en un momento en que alguien dentro del cuerpo de polica tiene que estar preparando un buen manojo de explicaciones para hacer frente a las denuncias. Como sorprendente es tambin el silencio meditico existente en torno a esta noticia, pues ni un solo peridico de tirada nacional se ha hecho eco de ella. Quiz porque remueve ciertas aguas en las cloacas del estado, pues no sera muy descabellado buscar a los responsables del secuestro de Yayla entre los dirigentes del grupo de operaciones encubiertas.

Segn explic la abogada Ioanna Kurtovik no hay nada que podamos hacer en Grecia a travs de medios legales. Fue un secuestro ilegal y la parte turca est tratando que parezca que lo detuvieron en Turqua, mientras que la polica griega niega tener conocimiento de su existencia. Sin embargo el Consejo Griego para los Refugiados fue muy claro al decir que Yayla lleg hace dos meses a Grecia y present sus datos para pedir asilo poltico, lo cual realiz formalmente hace tres semanas. Tan seguros estaban de que algo se tramaba que hace unos das enviaron una peticin urgente a la Corte Europea de Derechos Humanos para evitar la extradicin de Yayla a Turqua.

Efectivamente las medidas legales llegan tarde, si es que estn de camino.

Antonio Cuesta es corresponsal en Grecia de la agencia Prensa Latina

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter