Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-06-2013

Proyectos de mayoras, proyectos de minoras

Carlos Taibo
Rebelin


Coloqu das atrs en la Red un comentario en el que en sustancia sealaba que no vea mayor sentido a la proliferacin de foros, plataformas y constituyentes que se ha hecho valer en los ltimos meses. A mi entender --agregaba-- nuestros problemas y expectativas encuentran un cauce adecuado de expresin de la mano de tres instancias ya consolidadas: las asambleas populares del 15-M --o muchas de ellas--, el sindicalismo alternativo y los movimientos sociales que no han sido absorbidos por el sistema. Si alguien siente la tentacin de apostillar que hay que mejorar, y mucho, en la coordinacin de las tres instancias mencionadas, le dar, claro, toda la razn.

Una de las personas que terci en el foro que sigui a mi comentario tuvo a bien subrayar que el proyecto que yo propona lo era de minoras, cuando lo que necesitamos es, antes bien, uno de mayoras. No dir en modo alguno que el argumento carece de peso. Pero me permitir plantear mis disensiones. Cuando se trata de discutir sobre el perfil de un proyecto de mayoras hay que prestar atencin a dos cuestiones principales: si la primera se refiere a la apuesta programtica que acompaar a tal proyecto, la segunda remite a los mimbres de los cuales habr de valerse. Por lo que respecta a la primera de esas cuestiones, me limitar a decir que somos muchos los que recelamos --creo que cargados de buen sentido-- de todas aquellas propuestas que no se proponen otra cosa que encarar la crisis presente o, lo que es lo mismo, y por emplear una metfora cronolgica, que no aspiran sino a retornar al ao 2007. Con el capitalismo en corrosin terminal y el colapso ecolgico a la vuelta de la esquina, reclamar sin ms una salida social a la crisis es errar, y gravemente, el diagnstico. Creo que las tres instancias que he invocado en el primer prrafo lo saben a la perfeccin: lo que necesitamos es salir, y con urgencia, del capitalismo, no slo de la crisis.

Lo de los mimbres organizativos con los que habr de construirse un proyecto de mayoras es harina de otro costal. Si los foros, las plataformas y las constituyentes a los que me he referido al principio se nutren de la savia de la izquierda radical --pnganse los peros que se quieran al trmino: est claro, creo, a qu me refiero--, no estaremos hablando, por lo pronto, de ningn proyecto de mayoras. Si, por el contrario, incorporan a fuerzas de la izquierda presente en las instituciones, o a los sindicatos mayoritarios, mucho me temo que caeremos inevitablemente en el atolladero programtico que acabo de mal retratar. Aunque buena parte de la militancia de Izquierda Unida a buen seguro descree en los hechos del lema oficial que blande la coalicin --no es otro que ese designio de buscar una salida social a la crisis--, la direccin de IU, encandilada por sus expectativas electorales, no parece dispuesta a ir ms all. As lo testimonian por igual que siga practicando --y siga concibiendo para el futuro-- pactos de gobierno, en todas las instancias, con el Partido Socialista y que mantenga una relacin privilegiada con las cpulas de CCOO y UGT.

Con todos los respetos para personas que los merecen, creo que somos muchos los que no estamos ya para estos juegos. Si el 15-M vio la luz dos aos atrs --sta es, al menos, mi lectura de los hechos--, fue para decir no, definitivamente, a esas componendas. Para recordar que tampoco nos representan quienes las protagonizan.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter