Portada :: Europa :: Izquierda europea
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-06-2013

Entrevista con Martine Billard, co-presidenta del Partido de Izquierda francs
Reivindicamos el derecho a desobedecer los tratados europeos

Benot Cros
eldiario.es


Martine Billard es copresidenta del Parti de Gauche (Partido de Izquierdas), formacin que integra el Frente de Izquierda, el partido con que el candidato Jean-Luc Mlenchon, obtuvo el 12% de los votos en las ltimas elecciones presidenciales. El Frente de Izquierda pidi el voto para Franois Hollande en la segunda vuelta pero neg el apoyo al gobierno de Jean-Marc Ayrault. Billard tiene una larga trayectoria poltica con Los Verdes, un partido en el que se posicionaba en el ala izquierda. Apuesta por una unin de las fuerzas polticas a la izquierda del partido socialista.

Las movilizaciones populares, especialmente en el sur de Europa, no cesan desde hace cuatro aos. Por qu no desembocan en un cambio poltico?

La derecha gobierna en casi todos los pases. En pases donde gobierna la izquierda, como en Francia -mejor dicho es un gobierno que dice ser de izquierdas-, la socialdemocracia se ha alineado con las polticas liberales. Hay una fuerte violencia en todos los pases y una regresin social. Con las medidas que vuelven inestables los contratos de trabajo existe el temor a perder el puesto de trabajo, dadas las elevadas tasas de desempleo. Adems, para acallar a los movimientos sociales, los gobiernos no dudan en emplear la represin contra los sindicalistas. Esto explica la dificultad de las movilizaciones en Espaa, Portugal, Grecia...

Cmo pretende su partido llegar a un cambio poltico?

Creemos que el Frente de Izquierda es una herramienta indispensable, a pesar de las diferencias que podamos tener. Hemos sacado conclusiones de lo que pas en Italia con la divisin de la izquierda italiana. Entonces creemos necesaria la unin a travs de frentes polticos, como Syriza en Grecia, el Bloco en Portugal e IU en Espaa, que permitan construir una esperanza, una perspectiva poltica. Hubo recientemente movilizaciones en Francia convocadas por el Frente de Izquierda junto a secciones sindicales y asociaciones, es algo nuevo en Francia. Esto permite crear un bloque poltico y social que es fundamental para construir una relacin de fuerza contra las polticas actuales.

En el sur de Europa, muchos ciudadanos piden una salida del euro. Cree usted que es una solucin?

Hay un debate pero creo que el euro es como una fiebre, es el resultado de una crisis en Europa. Es innegable que hoy en da los pueblos dan la espalda al proyecto europeo. Europa es actualmente todos estos tratados que persiguen un nico fin: acelerar el liberalismo. Y esto contina con el futuro tratado del gran mercado transatlntico que la Comisin Europea quiere negociar con los Estados Unidos y que pretende romper las ltimas normas en la sanidad, la agricultura, el medio ambiente, la cultura. Lo que hizo el Gobierno griego con el cierre de la radiotelevisin pblica no lo habamos visto nunca. Ah nos llevan las polticas de la Troika. Nuestra responsabilidad en la izquierda europea es proponer un proyecto alternativo con el objetivo de invertir la mayora en el Parlamento Europeo para acabar con las polticas de austeridad. Reivindicamos el derecho a desobedecer a los tratados europeos para hacer polticas a favor de los pueblos y no contra ellos. Nuestro objetivo no es salir del euro pero si esta desobediencia implica algn da la salida del euro, seguiremos apoyando la desobediencia.

Ms all de una oposicin a las polticas de austeridad, proponen algn proyecto radical de transformacin social?

Claramente. Nosotros hemos adoptado un proyecto ecosocialista. Estamos en una crisis ecolgica muy urgente, el calentamiento global se produce de manera mucho ms rpida de lo que se imagin. Si no hay una reconversin ecolgica de las economas, habr muchas dificultades y los pases del sur sern los ms castigados. Estaremos afectados por inundaciones ms frecuentes y ms sequas. Hay que cambiar las polticas econmicas para evitar la catstrofe. Pero tambin queremos tomar en cuenta la solidaridad a nivel de todo el planeta. El objetivo no es hacer de Europa una fortaleza. Contra la globalizacin de la competencia salvaje, queremos un proyecto de cooperacin, lo que llamamos el proteccionismo solidario. Es decir, queremos que cada pas pueda desarrollar su economa -con las obligaciones ecolgicas a travs de un trabajo de cooperacin con los otros pases. Queremos ir hacia una sociedad del buen vivir, como dicen nuestros compaeros de Bolivia y Ecuador, una sociedad en la cual cada familia tenga los medios para vivir, acceder a la sanidad, educar a sus hijos, tener actividades de ocio pero siempre tomando en cuenta las posibilidades del planeta. Es un proyecto antiproductivista que pasa por la salida del capitalismo.

Los movimientos sociales como la PAH tienen actualmente ms capacidad de movilizacin que los partidos de izquierda y los sindicatos. La izquierda parlamentaria est demasiado alejada de la luchas concretas?

Ha habido un problema de reconstruccin de la izquierda en Espaa, aunque Izquierda Unida est ahora en una fase ascendiente. No creo que pueda haber un cambio de sociedad nicamente a travs de los movimientos pero los partidos tampoco pueden hacerlo slos. Entonces hay que llegar a una simbiosis, un trabajo conjunto.

Entiende la desconfianza de los movimientos sociales hacia los partidos de izquierda?

Esta desconfianza existe en todos los pases de Europa. Los ciudadanos tienen la impresin que la izquierda y la derecha llevan a cabo las mismas polticas. Hay muchos escndalos que afectan tanto a los polticos de izquierda como de derecha. La responsabilidad de las fuerzas de lo que llamamos la otra izquierda es recrear confianza, mostrar que una alternativa es posible y que puede haber partidos polticos honestos que no tienen como objetivo llenarse los bolsillos. Cuesta tiempo recuperar la confianza de la gente.

Para ello hay que rechazar los acuerdos con el partido socialista?

Queremos ser el elemento motor y no estar detrs del partido socialista. Los socialistas se pasan el tiempo haciendo acuerdos con la derecha. Entonces si dependemos de ellos, la desconfianza de los ciudadanos hacia los partidos recaer sobre nosotros. No queremos hacer acuerdos con la socialdemocracia, a no ser que algunas fracciones decidan romper con estas polticas y unirse a nosotros.

Su partido apoy a Franois Hollande en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales pero no apoy al Gobierno. Por qu?

Queramos echar a Sarkozy, por eso pedimos el voto para Hollande y no nos arrepentimos de ello. Durante el mandato de Sarkozy hubo polticas regresivas a nivel econmico y social pero tambin vimos cmo se instal un clima de odio en el pas.

Estn ahora en la oposicin?

Estamos en la oposicin a las polticas que se llevan a cabo. Sabamos que tendramos desacuerdos con Hollande cuando aplicara las polticas de austeridad. Pero no creamos que fuera tan lejos en la regresin: lo vimos con el acuerdo sobre la reforma laboral, que es en realidad un acuerdo de la patronal. Esperbamos la amnista para los sindicalistas y activistas porque nos lo haban prometido. El ministro de Interior, Manuel Valls, se jacta de expulsar a tantos inmigrantes como Sarkozy. Nos oponemos a todas estas polticas.

En las antiguas regiones obreras, feudos tradicionales del Partido Comunista, el Frente Nacional (extrema derecha) tiene un peso creciente. Cmo lo explica?

Es verdad que hay ciertos territorios abandonados, dnde no hay industria ni servicios pblicos y la gente tiene dificultades para desplazarse debido al precio de la gasolina. Pero el primer partido de Francia es la abstencin y hay una porosidad de la derecha hacia la extrema derecha. Nuestra responsabilidad es volver a dar esperanza a las clases populares, demostrarles que es posible hacer otra poltica, para que vuelvan a la poltica y as cambiar la relacin de fuerza.

La extrema derecha tiene ahora un discurso antiliberal a nivel econmico. Cmo hacer frente a este discurso?

La estratega de Marine Le Pen consiste en hacer creer que es antiliberal. Pero hay muchas contradicciones. Primero hay que recordar que el Frente Nacional es antisindicatos y que los diputados de su partido estn raramente a favor de polticas antiliberales. Adems este discurso es momentneo y pretende recoger as a todos los descontentos. Nuestro desafo es demostrar que es una falacia. Como lo vimos con el asesinato de este joven estudiante y sindicalista a manos de un miembro de un grupo de extrema derecha, la porosidad entre estos grupos violentos y el Frente Nacional todava existe. El Frente Nacional es la cara ms presentable pero encarna toda la historia de la extrema derecha.

Su partido tiene una tradicin jacobina, cmo ve el auge del discurso independentista en Catalua?

No se puede usar el esquema de anlisis francs, hay una historia diferente. Catalua fue duramente reprimida durante el franquismo, estaba prohibido hablar cataln. El peso del pasado es muy fuerte. En cuanto a la cuestin de la independencia, no queremos una Europa con regiones ricas que se protejan y regiones pobres abandonadas. Si luchamos por la solidaridad a nivel internacional por otra distribucin de la riqueza, es para evitar la divisin entre ricos y pobres tanto entre pases como dentro de los pases.

Fuente: http://www.eldiario.es/catalunya/Reinvindicamos-derecho-desobedecer-tratados-europeos_0_143136293.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter