Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-06-2013

Benedicta en contrava del tricfalo de acumulacin capitalista, terror de Estado y OTAN

Azalea Robles
Rebelin


La sucesin continua de crmenes de Lesa Humanidad nos convoca al esfuerzo de analizar la realidad colombiana, tergiversada a saciedad. Esta realidad es la expresin por excelencia de la articulacin entre la acumulacin capitalista y las prcticas del terrorismo de Estado; prcticas del terror destinadas a todo el orbe, mxime en la actual situacin del capitalismo mundial. En Colombia son cometidos semanalmente crmenes de Estado, sin que esto desencadene la repulsa internacional. Esta complicidad tiene lgica en tanto que un Estado que apuntala las estructuras capitalistas y las ganancias de empresas transnacionales es arropado de impunidad por parte de organismos internacionales que hoy estn avalando nuevas guerras coloniales, precisamente para facilitarle al Gran Capital un mayor saqueo de los recursos. Colombia es una pieza de primer orden para el capital transnacional, y es piedra angular en la geopoltica regional; el genocidio es desarrollado bajo directriz estadounidense. La ofensiva meditica contra la comprensin de la realidad sirve a perpetuar la impunidad de unas estructuras estatales (y paraestatales) aplicadas en viabilizar el saqueo, mediante la tortura y el exterminio contra los opositores y las poblaciones que habitan los territorios codiciados. Sin embargo la resistencia popular colombiana constituye una barrera de contencin ante el avance depredador del imperialismo. La estrategia estatal del terror pretende desbrozar el camino a una mayor reconquista de la regin. Analizaremos el crimen contra Benedicta Joya en el marco en el que se produce: una estrategia estatal diseada para disuadir la reivindicacin social mediante el miedo.

Crmenes del Terrorismo de Estado al servicio de la acumulacin de capitalista


El crimen contra Benedicta Joya constituye un nuevo crimen de Estado: por su sevicia y puesta en escena no es un crimen aislado de un desquiciado, sino un crimen planificado de Lesa Humanidad, pues la tortura y atrocidad son un mensaje de terror hacia la comunidad. La COMOSOC y la Mesa Ecumnica denuncian: En la noche del 14 de mayo, paramilitares de Los Rastrojos llegaron hasta la humilde vivienda del padre Joya,() asesinaron a su hermana, Benedicta Joya Aponte, mujer campesina, de 75 a os. La seora Benedicta fue desnudada, ultimada con arma corto punzante, posiblemente violentada sexualmente y roseada con alcohol para luego proceder a prender fuego sobre su cuerpo. Con su sangre escribieron en la pared el letrero "fuera guerrillero"() Exigimos que se desmantelen totalmente los grupos paramilitares con todos sus vnculos privados y estatales [1].El Padre Joya, amenazado por su reivindicacin contra la depredacin multinacional, relat: El incendio consumi parcialmente la habitacin en madera al punto que el cadver de mi hermana cay al primer piso[2]. El terror de Estado busca amordazar a la comunidad y provocar masivos desplazamientos forzados de poblaciones de los territorios codiciados por las multinacionales . Las organizaciones de la regin expresan: El territorio es de quien lo habita, rechazamos el mensaje de desalojo colectivo que se convoca a travs del crimen cometido contra Benedicta Joya[3]. Y relatan que el sacerdote ha sido: siempre defensor del territorio y de los campesinos que han sido afectados por los intereses explotadores de empresas mineras que han intentado una y otra vez apoderarse de la regin del pramo El Almorzadero, en donde se han realizado fuertes e importantes movilizaciones en contra de las explotaciones de carbn y otros minerales() Se ha empeado en la construccin de una escuela para campesinos que enfatiza en la necesidad de la produccin de alimentos. () Este crimen atroz, por el grado de sevicia practicado() es un crimen que busca ser ejemplarizante [Ibd. ]. El paramilitarismo, que act a con la coordinacin del Estado, constituye la Herramienta de terror del Gran Capital transnacional y del latifundio: sirve para eliminar la oposicin al saqueo. En Colombia el capitalismo avanza gracias al Terrorismo de Estado: esa es una articulacin clave que hay que desenmascarar de una vez por todas, si realmente se pretende salir de una situacin de despojo y genocidio devastadora.

Terror de Estado bajo el gobierno de Santos: Continuidad de un genocidio silenciado

Este crimen no es el primero, ni el ltimo, tristemente. En la misma semana fue asesinado en Nario un campesino a manos del ejrcito colombiano, y otros 14 fueron encarcelados mediante montajes judiciales[4]. La semana anterior en el Tolima hubo otro arresto masivo de campesinos bajo los montajes judiciales de un Estado que utiliza el aparato judicial como arma de guerra contra la oposicin poltica[5]. Hay en Colombia ms de 9.500 presas y presos polticos[6]. El exterminio de reclamantes de tierras a manos de la estrategia paramilitar contin a ; en menos de dos meses fueron asesinados cuatro lderes campesinos: Ever Antonio Cordero, Hermes Enrique Vidal Osorio, Daro Restrepo, y Heriberto Rivera Cataln, desaparecido y encontrado el 29 de mayo, muerto con seales de tortura y decapitado [7] . Van ms de 70 reclamantes de tierras asesinados: Empresarios, polticos, terratenientes, ganaderos, palmicultores y transnacionales, entre otros, despojaron por intermedio de la estrategia paramilitar ms de siete millones de hectreas de tierras a campesinos. Estos poderosos bandidos a quienes la justicia no ha tocado, siguen utilizando el terror militar-paramilitar para desplazar campesinos y apoderarse de las tierras o para asesinar a los legtimos dueos que las reclaman [8]. El Terror de Estado se expresa a travs del asesinato de los opositores, a travs de la desaparicin forzada, la tortura, la violacin sexual, el encarcelamiento. Los asesinatos de sindicalistas a manos de la herramienta paramilitar de las multinacionales, siguen haciendo de Colombia el pas en el que son asesinados el 60% de todos los sindicalistas asesinados en el mundo [9] .

El informe del CINEP arroja que: Sobre violaciones a los derechos humanos persiste una lnea fija () El a o que pas se cometieron 2198 violaciones a los derechos humanos, seis casos por d a . En 2012 fueron asesinados por la violencia poltica diez colombianos por semana. Tal vez no hay parangn en el mundo (...) De estas violaciones 565 ataen a paramilitares, 268 a la polic a y 187 al ejrcito. () El Padre Giraldo llam la atencin sobre el caso de los falsos positivos denunciando que al contrario de lo que dice el gobierno de Santos, estos no han desaparecido () 118 falsos positivos cada a o, una vctima cada tercer d a . La presentacin de este cuadro apunta inevitablemente a Juan Manuel Santos [10].
 

Crmenes de Estado ejemplarizantes: la lgica de "disuadir la reivindicacin mediante el terror"


Los niveles de sevicia que presenta el crimen contra Benedicta Joya, se inscriben en la lgica de que a mayor tortura y degradacin de las vctimas, mayor alcance del mensaje disuasivo en las comunidades. La estrategia de la disuasin mediante el terror est teorizada en los manuales del ejrcito: se concibe a la poblacin como el enemigo interno, y se preconiza claramente el empleo de una herramienta paramilitar para realizar las masacres y torturas. El paramilitarismo fue preconizado para Colombia desde la misin estadounidense Yarborough [11], y reiteradamente apuntalado hasta nuestros das. La herramienta paramilitar es adiestrada para torturar, y entrenada por (de)formadores de EEUU e Israel, como el mercenario Yair Klein [12]. El crimen de Lesa Humanidad contra Benedicta no es un crimen aislado, ni fortuito. Es un crimen planificado, cuyos efectos han sido framente evaluados. Un crimen de Estado como el crimen contra la ni a Alida Teresa Arzuaga, de 9 a os, violada y asesinada para torturar a su padre, preso poltico, a la par que inyectar miedo en la oposicin poltica[13]. Es un crimen de Estado como la masacre de la familia del militante comunista y de la UP Julin Vlez, cuyo hijo fue torturado y castrado [14].


La masacre de Mapiripn, cometida por militares y paramilitares, evidencia la planificacin del terror. Los paramilitares fueron trasladados en aviones y camiones del ejrcito al sitio de la masacre [15]. Estuvieron amputando y violando durante 10 das, mientras el ejrcito imped a que entrara o saliera nadie: debido al cerco del ejrcito nadie pudo darle auxilio a la poblacin. Unas 60 personas fueron asesinadas: sometidas a toda clase de torturas. Hasta hoy hay dificultad para identificar a las vctimas dada la barbarie con que la herramienta paramilitar procedi a descuartizarlas y lanzarlas al ro. Segn lo confes el General Uzctegui en una grabacin: sabe qu hizo la Brigada militar Mvil 2? Coloc un colchn de seguridad para que salieran los paramilitares. Esto es gravsimo y es un secreto. El ejrcito no slo tiene vnculos con los paramilitares, no slo no los combati, sino que combati a las FARC para que las FARC no golpearan a los paramilitares [Ibd.]. Mientras los paramilitares torturaban, el ejrcito les garantizaba la labor combatiendo a las FARC que intentaron romper el cerco militar para auxiliar a la poblacin; pero el cerco era una operacin con planchones sobre el ro, retenes, y aviacin. El ejrcito garantiz que la masacre durara y comprendiera las torturas ms aberrantes: no era una bala perdida, era una operacin de Terrorismo de Estado dentro de la estrategia de tierra arrasada en los Llanos Orientales, en la que estuvo envuelta la asesor a estadounidense. El Obispo del Guaviare testimoni: Pasaron varios camiones con alrededor de 120 hombres de civil sin armas, despus de pasar por el batalln salieron con uniformes y armados, continuaron su rumbo por tierra() otro grupo de paramilitares tambin se desplaz hasta Charras pero lo hizo por el ro Guaviare, pasando por el punto de control militar sobre el ro [Ibd.] .

El testimonio de Marinelly Hernndez, presa poltica, es ilustrativo de las aberrantes torturas que el Estado colombiano comete contra los familiares de los opositores polticos, mxime si estos son insurgentes, una realidad silenciada: A nuestro padre el Ejrcito colombiano, en unin con los paramilitares lo colg vivo de sus manos introduciendo ganchos en sus extremidades como si fuera carne de carnicer a , luego le chuzaron el estmago y todo su cuerpo con una navaja, despus arrollaron sus labios como se les taja a los pescados, por ltimo, le dieron un tiro de gracia; segn medicina legal a nuestro padre lo torturaron vivo. Ten a 70 a os, Cmo es posible que hagan eso con un anciano, tildndolo de guerrillero? Acaso por yo ser revolucionaria Tenan que cobrarlo con la vida de mi padre? [16]. Aqu la tortura aberrante claramente tiene por objetivo enviar un mensaje de terror a los que piensen ingresar en la insurgencia. Estas prcticas genocidas son recurrentes en Colombia, bajo la complicidad absoluta de quines las silencian. Marinelly expresa la correlacin entre el saqueo de los recursos y las masacres perpetradas por el ejrcito y la herramienta paramilitar contra la poblacin de las zonas codiciadas por el gran capital. Aqu se refiere a la masacre del Ro Nare: El Capitn Martnez con sus tropas ingresaron a unas minas de oro donde se encontraban los campesinos sacando el mineral: un d a antes, lanzaron panfletos dicindoles que desalojaran, y al otro d a entraron con motosierras y hachas: amarraron a los trabajadores en cadena los iban soltando de uno en uno, sin asesinarlos, les quitaban los brazos, las piernas y luego de cada persona recogan un solo brazo, una sola pierna, hacan un montn y lo tiraban al ro y otros a los huecos de las minas y otros los dejaban para que las aves se los comieran [ Ibd. ]. Marinelly, de una familia campesina, vivi en carne propia las agresiones del ejrcito colombiano contra el campesinado; fue testigo de mltiples asesinatos de amigos y familiares, cuyos cuerpos fueron abandonados torturados y desmembrados: parte de la guerra sucia y psicolgica que implementan para asustar a los luchadores populares. La prisionera explica que las violaciones del Estado colombiano la empujaron a la insurgencia, como su: nica forma de preservar la vida, luchar por ella y reclamar nuestros derechos, y evitar terminar masacrada, torturada o discapacitada por ser ejemplarizada como quedan muchos campesinos, o terminar siendo desplazada y viviendo de las limosnas en las ciudades[Ibd. ].

Sin duda la dupla del saqueo de los recursos y el Terror de Estado ejercido contra quines se oponen al despojo y al saqueo, explica la existencia de las insurgencias colombianas. Esta es una comprensin indispensable para quines deseamos la paz en Colombia. La paz significa justicia social, cese de la entrega del pas en concesiones a multinacionales, reforma agraria, soberan a alimentaria, y cese del Terror de Estado que hoy facilita la aberrante acumulacin capitalista en desmedro de las mayoras empobrecidas. Los problemas deben ser resueltos desde sus causas, no desde sus consecuencias.
Otro crimen de Estado ejemplarizante es aquel cometido por militares y paramilitares contra la comunidad del Cacarica, cuando "jugaron ftbol con la cabeza" del lder campesino afrodescendiente Marino Lpez. Esa Operacin militar se llam Gnesis y consisti en aterrorizar a la poblacin para forzarla a un masivo desplazamiento poblacional: Nuevamente los bombardeos() Los paramiltares y tambin militares rodearon todo el casero. Nos juntaron a todos, nos amenazaron. () Y nosotros dicindoles, ya nos vamos. Marino Lpez les dec a : si fueron tres das los que nos dieron, y dijo uno ustedes se van hoy. Dos de los doce militares tomaron a Marino() l les pidi sus documentos. Uno de ellos dice: ahora s quiere el documento de identidad, guerrillero. Y l les dice: ustedes saben que yo no soy. Lo insultan, lo golpean. Uno de los criminales coge un machete y lo corta en el cuerpo, Marino intenta huir, se arroja al ro, pero los paramilitares lo amenazan, si huye, le va peor. Marino regresa, extiende su brazo izquierdo para salir del agua. Uno de los paramilitares le mocha la cabeza con la macheta. Luego le cortan los brazos en dos, las dos piernas... Y empiezan a jugar ftbol con su cabeza. Todas y todos lo vimos() Todo fue terror. El bombardeo del cuerpo, el bombardeo del alma[17]. Los habitantes denunciaron el accionar de la Brigada XVII. Varios paramilitares del bloque lmer Crdenas, al mando de Freddy Rendn, alias "El Alemn", sealan al General Rito Alejo del Ro como uno de los mximos responsables: "Se trat de una operacin conjunta" relataron ante el Fiscal de Justicia y Paz [18]. La lista de crmenes de Lesa Humanidad perpetrados de manera sistemtica por el Estado colombiano contra la poblacin, en el marco de una planificada estrategia del terror y desposesin, ser a interminable. El Estado colombiano y su mentor estadounidense pretenden continuar viabilizando el saqueo de los recursos y acabar con un conflicto poltico aterrorizando a la poblacin cuya reivindicacin entra en conflicto con la depredacin capitalista. Se pretende eliminar toda oposicin, sea esta armada o no, dejando absolutamente intocadas las causas del descontento social.

Crmenes resultado de una planificacin Estatal, o meras venganzas?


El crimen contra Benedicta Joya env a un mensaje del terror contra la comunidad, que parece decir: Esto les puede pasar, a ustedes o a sus familiares, si persisten en su reivindicacin. Aqu hay un claro intento de paralizar la accin reivindicativa de una comunidad: es inaceptable por lo tanto que se intente endilgar este crimen a una supuesta venganza o crimen pasional, como reiteradamente lo hacen los mass-media, el aparato militar, e incluso el aparato judicial con los crmenes del Terrorismo de Estado. El mensaje ya fue enviado por los verdugos a travs de sus ejecutantes paramilitares, ahora no puede ser aceptable que los maquilladores mediticos vengan a  garantizar la impunidad total a quienes son los verdaderos comanditarios de estos crmenes: los que se sirven del terror para sojuzgar a un pueblo y para garantizar la acumulacin de capital en pocas manos, en desmedro del medio ambiente y de las mayoras. El intentar, mediante el aparato meditico, transformar los reiterados asesinatos polticos encrmenes pasionales busca diluir responsabilidades, busca ocultar la planificacin terrorfica que de manera sistemtica es ejercida desde el propio Estado contra la oposicin poltica. En el caso del planificado exterminio sindical, la mentira meditica con frecuencia intentar atribuir las muertes a los de faldas, y pareciera ser que estos los diezman a la oposicin poltica. Esa impostura no cala en los sectores ms conscientes del campo popular, sin embargo en parte de la opinin pblica s hace mella.  

Ofensiva meditica contra la comprensin de la realidad: Estrategia de la Confusin


Otra de las imposturas mediticas, repetida hasta la saciedad, es la Estrategia de la Confusin: por ejemplo el redactar notas sobre crmenes en los que se conoce perfectamente que la autor a es paramilitar, pero poner asesinado por grupos armados: esto con la clara intencin de exculpar a la herramienta paramilitar que le sirve al poder econmico, y de buscar endilgarle a la resistencia popular parte de los crmenes perpetrados por la estrategia paramilitar. El lxico grupos armados es un lxico de la confusin, dado que grupos armados son tanto los paramilitares, como el ejrcito, como las insurgencias; por lo tanto no hay nada ms aberrante que conocer que los victimarios son parte de una Estrategia represiva Estatal y paraestatal, articulada al poder multinacional, y optar por tejer el discurso de la confusin. Esta mediatizacin es indignante, y constituye una doble victimizacin de las comunidades que denuncian a los responsables, y que sin embargo ven ignoradas sus voces en las notas mediticas, de manera a que la herramienta paramilitar-militar del terror no solamente haya cometido las atrocidades, sino que los medios no sealen su responsabilidad, amparndola as de la impunidad que la perpeta.

Parte de la Estrategia de la Confusin es el empleo de la falsa dicotoma grupos armados legales versus grupos armados ilegales: siendo legales las fuerzas represivas del Estado, mientras que en la ilegalidad se hallan tanto las fuerzas represivas paramilitares que sin embargo se articulan al mismo Estado, recibiendo logstica, armamento e impunidad, y las guerrillas stas ltimas de naturaleza opuesta al paramilitarismo. Esta perfidia meditica busca instaurar un campo conceptual que ignora la realidad del paramilitarismo como estrategia preconizada en manuales militares. Tambin busca instalar un campo conceptual que excluye el carcter poltico y social del conflicto colombiano, al intentar presentar a las insurgencias en un mismo paquete con el paramilitarismo; intentando quitarle a la guerrilla su carcter poltico, inherente a su misma gnesis y composicin actual, de ser una expresin del campo popular colombiano que se alza en protesta poltica contra el saqueo, protesta poltica que deviene armada debido a la imposibilidad democrtica instaurada desde el Estado mediante la sistemtica represin al opositor poltico. Hay una planificada manipulacin semntica, una estrategia diseada por los tanques de pensamiento. Esta manipulacin de la realidad es inoculada por los mass-media; y tambin es inyectada en el discurso de las ONG a travs del condicionamiento que imponen los financistas, logrando paulatinamente que en el campo popular se introduzca esta manipulacin semntica que obstaculiza la capacidad de comprensin de la realidad.  

Operacin meditica: Legitimar al paramilitarismo, presentarlo desvinculado de sus beneficiarios- comanditarios


Aunado al trabajo cultural de los mass-media que apuntala valores clasistas, racistas y sexistas, hay una legitimacin del terror de Estado: los crmenes cometidos por el ejrcito y el paramilitarismo seran el mal necesario. El trabajo de los medios en torno al paramilitarismo consiste en bombardear la falsedad de que ste ser a autnomo del ejrcito. Intentan legitimar al paramilitarismo presentndolo de manera casi romntica, como unos grupos que, segn la falsimedia, surgiran por motivaciones de venganzacontra los malvados comunistas y guerrilleros que habran hecho dao a sus familiares. El elaborado terror paramilitar deviene, en la fbula meditica, un exceso comprensible motivado por el desgarramiento del alma de tal o cual Jefe paramilitar, y nunca se menciona que hace parte de una planificacin de gobernar mediante el miedo. No se menciona que el paramilitarismo es diseado para provocar desplazamiento poblacional y desarticular procesos reivindicativos. As la telenovela Los 3 Canes busca presentar a los Jefes paramilitares como unos muchachos de buenos sentimientos que por loable fidelidad familiar y venganza cometen acciones algo reprobables. Los hornos crematorios para desaparecer seres humanos, la violacin sexual, la tortura y las masacres, seran meros detalles. El paramilitarismo es una herramienta al servicio del Gran capital que act a con la plena coordinacin del ejrcito colombiano; pero los medios trabajan en su aceptacin cultural y en la desvinculacin de esta herramienta con los que la crean y emplean. Lamentablemente este trabajo sistemtico de los medios logra colonizar a parte importante de la poblacin, dejando incluso huellas residuales que sorprende encontrar en las mentes de las mismas vctimas. El bombardeo meditico es una ofensiva sin tregua contra la capacidad de comprensin de la realidad, y por lo tanto, contra la posibilidad de accin efectiva sobre la misma.

Guerra sicolgica: Degradacin meditica del opositor


Hay una mediatizacin constante de cadveres de jvenes campesinos insurgentes que se hace de manera a que los cuerpos sean degradados, filmados en el suelo, a los pies de la tropa militar, en bolsas negras, y en reiteradas ocasiones con la exhibicin descarnada de mutilaciones, para intentar deshumanizar al opositor poltico en el subconsciente colectivo: la degradacin tica de los medios en su guerra sicolgica llega al punto de que el presidente Santos exhibiera la mano cortada de un lder estudiantil devenido insurgente (Ivn Ros) [19]; como si el exhibir pedazos amputados de los opositores constituyera motivo de jbilo. El pago de recompensas por cadveres busca involucrar a la poblacin en la estrategia contrainsurgente del Estado, ampliando las prcticas del terror y la degradacin tica. Los cadveres son exhibidos con la intencionalidad macabra de generar la disuacin por el terror preconizada en los manuales militares. En el marco de esta perversidad, el ejrcito colombiano ha llegado hasta el punto de secuestrar a nios y jvenes de las zonas pauperizadas para luego asesinarlos en indefensin y aducir que son guerrilleros abatidos en combate: estas son practicas masivas, y se conocen con el macabro nombre de falsos positivos,derivado la jerga militar [20]. Hay al menos 4.716 casos documentados de estos asesinatos [21], y el reciente informe de DDHH del CINEP revela que estos crmenes siguen aumentando bajo el mandato de Santos, contrariamente a lo que la propaganda intenta hacer creer. El ejrcito tiene la estrategia de elegir a sus vctimas entre las familias que carecen de recursos econmicos para investigar la desaparicin de sus hijos; no obstante, varios familiares luchan por la justicia en medio del terror estatal que intenta forzarlos a abandonar las denuncias: hay familiares desplazados, algunos asesinados. La ampliacin del Fuero Militar del gobierno Santos blinda la impunidad para los crmenes de Estado, haciendo aun ms cruenta la indefensin de la poblacin.  

Guerra Sucia contra la participacin poltica, Drones, OTAN y Modelo Econmico


El Estado colombiano favorece la depredacin multinacional: ejerce una Guerra Sucia prolongada que utiliza el terror militar-paramilitar, los bombardeos, las fumigaciones, para callar las reivindicaciones polticas, sociales y ecolgicas. La injusticia social, doblada de la represin sistemtica contra la participacin poltica es la mdula del conflicto. Colombia es el tercer pas ms desigual del mundo[22]. Pese a los malabarismos del gobierno Santos con las metodologas de medicin de la pobreza, truco para reducirla en el papel [23], la miseria es aberrante: anualmente mueren ms de 20 mil nios menores de 5 a os por desnutricin[24]. Ms de 30 millones de colombianos viven en la pobreza, 12 millones en la indigencia, el 50% de la poblacin econmicamente activa agoniza entre el desempleo y el subempleo; casi 6 millones de campesinos deambulan por las calles vctimas del desplazamiento forzado. De 114 millones de hectreas que tiene Colombia 38 estn asignadas a la exploracin petrolera, 11 millones a la miner a ; de las 750.000 hectreas de la explotacin forestal, se proyecta pasar a 12 millones; la ganader a extensiva ocupa 39,2 millones; el rea cultivable es de 21,5 millones de hectreas pero solamente 4,7 millones estn dedicadas a la agricultura, en decadencia, porque ya el pas importa 10 millones de toneladas de alimentos al a o. Ms de la mitad del territorio est en funcin de los intereses de una econom a de enclave[25], expres Ivn Mrquez, parlamentario de la Unin Patritica empujado por la persecucin poltica a ingresar a la insurgencia, hoy miembro de la Delegacin de Paz de las FARC. De la lucha popular para cambiar las condiciones de miseria a las que se ve sometido el pueblo colombiano, nacen las insurgencias tras la imposibilidad de adelantar la reivindicacin poltica de manera civil sin padecer exterminio por los aparatos estatales. En los dilogos entre las FARC y el gobierno colombiano, se ha estado debatiendo la cuestin de la Tierra: La geofagia de los latifundistas acentu la injusta estructura de la tenencia de la tierra. El coeficiente Gini en el campo alcanza el 0,89: espantosa desigualdad. Los mismos datos oficiales dan cuenta de que las fincas de ms de 500 hectreas corresponden al 0,4% de los propietarios que controlan el 61,2 % de la superficie agrcola: se trata de una acumulacin por desposesin, cuya ms reciente referencia habla de 8 millones de hectreas arrebatadas a sangre y fuego a travs de masacres paramilitares, fosas comunes, desapariciones y desplazamiento forzado, crmenes de lesa humanidad, todos ellos componentes del terrorismo de estado en Colombia[Ibd. ]. La acumulacin capitalista se desarrolla en base al despojo: Colombia es el pas del mundo con ms desplazados internos[26].  En el centro del debate sobre la cuestin de la Tierra se halla el Modelo Econmico; se oponen dos visiones antagnicas: por un lado est la visin capitalista que agencia la monopolizacin y extranjerizacin de la tierra para su uso en agro-industria, agro-combustibles y saqueo minero energtico; y por otro lado est la visin de las comunidades campesinas que busca una reforma agraria integral, el desarrollo de la soberan a alimentaria, y el respeto por los ecosistemas.

El tema de la Participacin Poltica es el siguiente en los Dilogos. Es toda la poblacin colombiana la que requiere un espacio para la Participacin Poltica, no se trata solamente de debatir la insercin de la insurgencia como lo viene anunciando la propaganda meditica: se trata de un debate de fondo sobre la posibilidad de ejercer la reivindicacin poltica y el pensamiento crtico sin ser asesinado, desaparecido o encarcelado. Las garantas de no exterminio ofertadas por el Estado colombiano a sus opositores, han sido burladas en ms de una ocasin: basta recordar el exterminio de la Unin Patritica (5000 asesinados)[27], entre tantos otros. El genocidio practicado de manera sistemtica desde el Estado contra la oposicin poltica tiene una articulacin a las directrices de EEUU, y a los intereses del Gran Capital transnacional: la paz con justicia social tiene grandes impedimentos.

La guerra meditica arrecia cada d a con ms falsos positivos mediticos contra la insurgencia, montajes que no tienen otra finalidad que preparar la posible ruptura de los Dilogos de Paz que podr a en cualquier momento provocar el Estado colombiano, siguiendo el mismo guin que el aplicado contra los dilogos del Cagun. Mientras en la Habana se dialoga, el gobierno Santos adquiere 50 Drones, anuncia cooperacin con la OTAN, recibe al golpista Capriles, y EEUU contin a aposentndose cada d a ms en las bases militares cedidas [28], a pesar del fallo de la Corte Constitucional[29]. La opcin de las potencias imperialistas es un mayor saqueo de los recursos planetarios, y a ese fin articulan el accionar militar. La regin andino amaznica no escapa a esas intenciones coloniales, que adems revitalizan al complejo militar industrial. El colosal ejrcito colombiano y los estadounidenses que operan desde Colombia, son tambin un peligro para Venezuela y la regin, adems de continuar profundizando el genocidio contra el pueblo colombiano. Un tricfalo de acumulacin capitalista, Terrorismo de Estado y OTAN avanza en desmedro de poblaciones y medio-ambiente. Pero en cada rincn del planeta tambin parece florecer la resistencia: en Colombia el recuerdo de Benedicta, y de las miles de vctimas de crmenes de Estado, forja fortaleza para luchar por la justicia social. Ante la codicia de las multinacionales y su dupla de violencia Estatal, se alza en digna contradiccin la voz de las comunidades:  El territorio es de quien lo habita, rechazamos el mensaje de desalojo colectivo.

NOTAS:


[4]En Nario el Ejrcito asesin a lder campesino y retuvo ilegalmente a 14 campesinos integrantes de Asominuma, y Marcha Patriticahttp://www.notimundo2.blogspot.com.es/2013/05/tumaco-narino-el-ejercito-asesino-lider_18.html

[6] En Colombia existen 9.500 presos polticos Informe Situacin Carcelariahttp://www.traspasalosmuros.net/node/727
[8] Contina el exterminio de reclamantes de tierras a manos de la estrategia paramilitarhttp://www.notimundo2.blogspot.com.es/2013/05/parauribismo-continua-el-exterminio-de.html
[9] Mayo 2012: Por homicidios, torturas y atentados contra la libertad sindical, El Tribunal Mundial de Libertad Sindical condena al Estado colombianohttp://www.parentesiscali.blogspot.com.es/2012/05/sentencia-condena-al-estado-por.html
El TSM resuelve: Condenar al Estado de la Repblica de Colombia por ser responsable de los hechos sistemticos de violacin del principio de Libertad Sindical, en calidad de autor directo, coautor, cmplice o encubridor de homicidios, lesiones, torturas, privaciones ilegtimas de la libertad, atentados, amenazas, despidos y represalias con motivo del ejercicio de la actividad sindical.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=150464&titular=el-tribunal-mundial-de-libertad-sindical-condena-al-estado-colombiano-
TSM demanda contra Estado colombiano:
TSM condena al Estado colombiano:La libertad sindical en Colombia, una farsa http://parentesiscali.blogspot.com.es/2012/05/informe-especial-tribunal-mundial.html
"En Colombia se cometen el 60% de los asesinatos de sindicalistas que se presentan en todo el mundo, por una violencia histrica, estructural, sistemtica y selectiva que se convirti en pauta de comportamiento del Estado colombiano: un genocidio contra el movimiento sindical colombiano.CUT, 2011:http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120921
Informe febrero 2012, CUT:"las estadsticas no dejan de agregar muertos al triste y deshonroso rcord que ocupa el pas en la materia de ms de 3.000 asesinatos de sindicalistas desde la creacin de la CUT en el ao 1986."http://cut.org.co/pdf/subdirectivas/valle/reaccionessindsuizos2012/informeddhh.pdf
2012, Vanegas, CUT:Colombia es el pas ms peligroso para el ejercicio sindical. Tambin lo es para los lderes desplazados que exigen restitucin de tierras, para defensores de derechos humanos y los lderes estudiantiles. Persisten las masacres, el ao anterior se aument el 30% la incidencia de masacres en Colombia.http://www.anthoc.org/index.php?option=com_content&view=article&id=3700&catid=6&Itemid=21
Informe PNUD 2011- 2012: 2.800 sindicalistas han sido asesinados desde 1984 en Colombia, la Escuela Sindical Mundial advierte que esta cifra estara incluso sub-evaluada, y presenta otros datos.http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article34980
Hoja de ruta de asesinatos, gobierno Santos:'1 activista asesinado cada 3 das, los hechos pesan ms que las palabras'Justice For Colombia:http://www.justiceforcolombia.org/downloads/killing-sheet-June-2011.pdf
Encuentro Nacional del Departamento De Derechos Humanos de la CUT, 2012:
Workers Uniting rechaza asesinatos a sindicalistas colombianos
[10] Informe anual del CINEP sobre DDHH en Colombia, publicado en mayo 2013:En 2012 se cometieron 2198 violaciones a los derechos humanos: 10 asesinatos polticos por semana, aumentaron los "falsos positivos"http://www.rebelion.org/noticia.php?id=168691&titular=en-2012-se-cometieron-2198-violaciones-a-los-derechos-humanos:-10-asesinatos-pol%EDticos-por-semana-
[11] A raz de la visita de la Misin Yarbourough del ejrcito estadounidense (febrero/62) y de las directrices que dej consignadas, el Estado colombiano adopt una estrategia contrainsurgente paramilitar, ya desde antes de que surgieran las guerrillas (1964-65).Tal doctrina estratgica puede estudiarse en losManuales de Contrainsurgenciaque forman parte de la Biblioteca del Ejrcito y por tanto de los textos de estudio y entrenamiento militar desde 1962. Tomando como fuente 6 manuales (1962, 1963, 1969, 1979, 1982, 1987) se puede rastrear la concepcin que hay all de la poblacin civil y su papel en la guerra, se la define por dos miradas: 1) debe ser vinculada a la guerra (paramilitarismo); 2) debe ser el blanco principal de la guerra contrainsurgente (guerra contra los movimientos sociales o posiciones inconformes con el statu quo).
Cronologa, hechos reveladores del Paramilitarismo como poltica de Estado, J. Giraldo:http://www.javiergiraldo.org/spip.php?article75
El verdadero origen del paramilitarismo en Colombia:http://www.dhcolombia.info/spip.php?article529
Brig. Gen. William P. Yarborough, "U.S. Special Warfare Center," in U.S. Department of the Army, Office of the Chief of Information, Special Warfare U.S. Army: An Army Specialty (Washington, D.C., 1963), p. 61. A Psychological Operations Course covering all aspects of psychological warfare was also offered at Fort Bragg, in consonance with the centers Psychological Warfare origins. .Headquarters, U.S. Army Special Warfare School, Subject: Visit to Colombia by a Team from Special Warfare Center, Fort Bragg, North Carolina, 26 February 1962. Kennedy Library, Box 319, National Security Files, Special Group; Fort Bragg Team; Visit to Colombia; 3/62. Also Carroilton Press, Declassified Documents Reference Series (1976:154D), and McClintock, The American Connection, vol. 1, State Terror and Popular Resistance in El Salvador, pp. 23-24. 26. "Secret Supplement, Colombian Survey Report."

[12] Mercenario israel que entren a paramilitares confirma la participacin del Ejrcito.Yahir Klein:"El hacendado que se convirti en presidente pag por mis servicioshttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=159161
Yair Klein: el instructor de la muertehttp://elturbion.com/?p=1690

[13] La nia Alida Teresa, hija de preso poltico, violada y asesinada por paramilitares, crimen en impunidad, 2012.http://www.rebelion.org/noticias/2012/3/145927.pdf
Marzo 2012,Ordenan Libertad a Jefe Paramilitar sealado de desaparicin forzada, tortura y homicidio de la nia Alida Teresahttp://derechodelpueblo.blogspot.com.es/2012_02_26_archive.html

[14] Asesinado por serhijo de comunista.Asesinato de Carlos Julin Vlez Rodrguez, Diputado UP; su esposa, su hijo, y su hermano, en el Meta.http://www.cidh.org/countryrep/colombia93sp/cap.7a.htm
Asesinato del nio Luis Carlos Vlez Garznhttp://sandinovive.info/?page=ver_articulo&id=702
Plan de exterminio de la UP Baile Rojo. Documental:http://www.youtube.com/watch?v=QVL54FcZq5E&feature=gv
[15] Masacre de Mapiripn: los paramilitares fueron trasladados en aviones Antonov y DC3 del ejrcito. Confes el General Uzctegui:sabe qu hizo la Brigada militar Mvil2? Coloc un colchn de aire o de seguridad para que salieran los paramilitares.Esto es gravsimo () el ejrcito no slo tiene vnculos con los paramilitares, no slo no los combati, sino que combati a las FARC para que no golpearan a los paramilitareshttp://vimeo.com/5114407
Negacionismo del estado y criminalizacin contra el CAJARhttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=138593
VIDEO: Juez, testigo de la masacre militar y paramilitar de Mapiripn, dice que el Estado oculta la verdad.El da de la masacre sobrevol: Un avin espa no de la Fuerza Area Colombiana, era de Estados Unidos
[16] Marinelly Hernndez, presa poltica y de guerra se declara en Ruptura con el Estado colombiano, ante un juez de Quibd:http://www.traspasalosmuros.net/node/359
[17] Operacin militar Gnesis: masacre y juego de ftbol perpetrado entre militares y paramilitares con la cabeza de Marino Lpezhttp://www.ddhh-colombia.org/html/noticias%20ddhh/a%F1osimpunidad31082011.pdf
Tras 14 aos de impunidad, La Comisin Interamericana de Derechos Humanos lleva a la Corte el caso de la Operacin Gnesishttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=133265
[18] Los habitantes denunciaron a la Brigada XVII. Las denuncias siempre fueron rechazadas por el gobierno. Slo diez aos despus fueron exhumados cientficamente los restos de Marino Lpez por la Fiscala. Cuatro paramilitares y Freddy Rendn, alias "el Alemn", han confirmado la horrorosa muerte del lder chocoano y la complicidad del general Rito Alejo del Ro. "Se trat de una operacin conjunta" relataron ante el Fiscal de Justicia y Paz.
[19] Santos y pago de recompensa por asesinato de Ivn Ros
[20]falsos positivosson asesinatos de civiles perpetrados por el ejrcito, cuyos cadveres son presentados comoguerrilleros abatidos en combate. Estos asesinatos son denominados en la jerga militarfalsos positivos, porque los militares reportan comopositivoal cadver del opositor insurgente. Guerra sicolgica: degradando la humanidad del opositor, y con la permanente exhibicin de cadveres se busca ladisuasin por el terror: La directiva 029 impulsa a los militares a la presentacin de cadveres a travs de un mecanismo de recompensa. La Fiscala reporta4.716 casos documentados (2012)de estos asesinatos; se siguen produciendo estos crmenes de Estado. Informe sobre los falsos positivos: La guerra se mide en litros de sangre,FIDH y Coordinacin Colombia Europa Estados Unidos,31-05-2012http://www.rebelion.org/docs/150547.pdf
Mayo 2011,Informe especial Falsos Positivos, El Cinep afirma que aumentaron las vctimas de asesinatos de civiles a manos de militareshttp://www.rebelion.org/docs/128090.pdf
Mayo 2012, CCEEU, Desapariciones forzadas en Colombia, Falsos positivos: :http://www.rebelion.org/docs/150986.pdf
Las ejecuciones extrajudiciales fueron llevadas a cabo a gran escala en todo el territorio siguiendo un patrn especfico de accin. Las vctimas fueron en su mayora personas campesinas sacadas a la fuerza de sus casas por el Ejrcito, incluso teniendo como testigo a los familiares. Siempre que se acercaron a las bases militares a preguntar por la vctima, el Ejrcito se neg a entregar informacin. No obstante, el cuerpo de la persona sola aparecer posteriormente reportado como guerrillero muerto en combate() La manera coordinada en que actuaron las fuerzas militares en los casos de falsos positivos, denota el carcter deliberado de los crmenes() Se estima que entre 2002 y 2008, se cometieron 3.345 ejecuciones extrajudiciales, siguiendo este patrn. Muchos continan enterrados como N.N. en diferentes cementerios del pas, y se encuentran desaparecidos.
Directiva ministerial 029y recompensas por cadveres: http://www.viva.org.co/cajavirtual/svc0136/index%20-%20pagina%201.html
Sistema de recompensas.La directiva de la discordia

[21] Han sido muy pocos los responsables de este delito de lesa humanidad que han sido retirados del servicio o procesados, destac Howland. De los 4.716 casos de falsos positivos que tiene registrados la Fiscala, tan slo un 30 % estn en marcha. Informe anual presentado sobre Colombia por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU:http://www.hchr.org.co/documentoseinformes/informes/altocomisionado/informe2012.pdf

[22] Colombia: 3er pas con ms desigualdad social del mundohttp://www.semana.com/nacion/desigualdad-extrema/153207-3.aspx
Colombia tiene 20 millones de pobres,el 70% de la poblacin colombiana vive en condiciones de pobreza y miseriahttp://www.elespectador.com/impreso/temadeldia/articuloimpreso200984-colombia-tiene-20-millones-de-pobres
[23]Nuevo truco del Gobierno Santos: en Colombia aquel trabajador que gane $190.000 al mes, ya no es pobre por arte de magia en la nueva medicin de la pobreza. El Colectivo de Economa de la Universidad Nacional, se propone recoger las voces de aquellos afectados directamente por esta medida. Nuevo Umbral de Pobreza en Colombia:http://www.youtube.com/watch?v=b5dd5fzkJyM
Crece polmica por frmula para medir la pobreza en Colombia,septiembre 14 de 2011
Con la vieja metodologa, el ingreso mximo para ser considerado pobre era 281.384 pesos mensuales; para ser considerado indigente, era de 120.588 pesos,ahora, por arte de magia de la nueva medicin los que ganan menos de 281.384 ya no son considerados pobres, solo quien gana menos de187.079 mensuales es hoy considerado pobre.Con la nueva medicin el gobierno reduce la cifras oficiales: Los 16,4 millones de colombianos clasificados como pobres tuvieron el ao pasado (2011)un ingreso individual mximo mensual de 187.079 pesos, cifra que se reduce a 83.581 pesos para los 5,4 millones considerados indigentes. Las lneas de pobreza se redujeron en aproximadamente la tercera parte con respecto a las arrojadas en el 2009 con la metodologa previa.Las nuevas cifras excluyen a millones de colombianos del registro, invisibilizan sus carencias.
2012Pobreza en Colombia: Cifras y realidades. Cambiar la medicin de la pobreza para trucar las estadsticas. Otro 'Falso positivo' del Santismo. Combatir la pobreza. o esconderla?http://www.youtube.com/watch?v=7SaExPWWEjA
[24] De cada 100 madres desplazadas gestantes 80 padecen desnutricin crnica. Segn el director regional de Unicef, Nils Kastberg, cerca de 20 milniosmuerenanualmente de desnutricin en Colombiahttp://luchanacionalcontraelhambre.blogspot.com.es/2010/06/desnutricion-infantil-que-no-deja.html
Colombia, pobre entre los pobres:http://alainet.org/active/33960=es
[25] Alocucin de Ivn Mrquez, parlamentario de la Unin Patritica empujado por la persecucin poltica a ingresar a la insurgencia, miembro de la Delegacin de Paz de las FARC, Oslo.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=157934
[26]Abril 2012: El nmero de desplazados en Colombia en el ao 2011 lleg a 259.146, la cifra total a 5.445.406, informe de CODHES "Desplazamiento creciente y crisis humanitaria invisibilizada", el cual toma en cuenta los casos presentados en el pas desde 1985.Desplazados en Colombia llegan a 5,5 millones,Codheshttp://www.noticiascaracol.com/nacion/articulo-262261-desplazados-colombia-llegan-a-55-millones-dice-codhes
2011, Peor que Sudn, Iraq o Afganistn: Colombia pas con ms desplazados y refugiados internoshttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=129586&titular=colombia-es-el-pa%EDs-con-m%E1s-desplazados-y-refugiados-internos-
"El 11,42 % de la poblacin colombiana se encuentra desplazada de manera forzada(20-06-2011)http://www.rebelion.org/docs/130767.pdf
[27] Exterminio del partido poltico Unin Patritica: 5.000 asesinados por las herramientas del Estado, genocidio consta ante la CIDH,Plan Baile Rojo.Documentalhttp://www.youtube.com/watch?v=QVL54FcZq5E&feature=gv
Bases militares de EEUU en Colombia e inmunidad para estadounidenses. Documental Corriendo Bases, de J. E. Botero.http://www.youtube.com/watch?v=FXBw8LbRsT4&feature=player_embedded
[29] Senador Robledo denuncia la violacin de la sentencia de la Corte Constitucional: El gasto multimillonario del Pentgono revela la instalacin efectiva de bases del Comando Sur en el pas.contratos por ms de 100 millones de dlares asignados por el Departamento de Defensa estadounidense a varias empresas para la ejecucin de obras en bases militares colombianas. Segn el Gobierno estadounidense, entre los objetivos de los contratos est la instalacin de una Base de Operaciones Avanzadas en Tolemaida y una Locacin de Seguridad Cooperativa, dos tipos de bases militares que requieren la presencia permanente de personal militar estadounidense. Algo que la Corte Constitucional rechaz en agosto de 2010, al declarar ilegal el acuerdo promovido por el hoy Presidente Santos en su etapa de ministro de Defensa de Uribe, para ceder las operaciones y el control de 7 bases militares a Estados Unidos.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=123813
Pese a que la Corte declar inconstitucional el Tratado de cesin: El Ejrcito de Estados Unidos ha firmado 126 contratos para construir en bases colombianashttp://www.rebelion.org/noticia.php?id=123295

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante unalicencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter