Portada :: Cultura :: Msica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-06-2013

El ao en que Joaqun Sabina fue juez y parte

Rafael Calero
Rebelin


En 1985, Joaqun Sabina an no era Joaqun Sabina. O por decirlo de una manera menos crptica: Joaqun Sabina, ese cantante y compositor mainstream que hoy todos conocemos y que gusta o no gusta a todo tipo de pblicos, no era el artista de xito masivo que es ahora. En 1985, Joaqun Sabina an no llenaba estadios, no actuaba con lo ms granado de la msica espaola e hispanoamericana, no venda miles de lbumes, no nos daba el coazo hablando sin parar de sus amigos los poetas, no iba por la vida con su disfraz de tipo respetable ni, por supuesto, cenaba con el Prncipe de Asturias y su seora esposa.

En 1985, Joaqun Sabina ya haba publicado tres discos en solitario el fallido Inventario; el irregular Malas compaas y el notabilsimo Ruleta rusa, y uno en compaa de Javier Krahe y Alberto Prez, La Mandrgora. Es decir, en 1985, Joaqun Sabina no era precisamente un recin llegado al mundo de la msica.

Pero en 1985, Joaqun Sabina era un cantautor que an andaba buscando su camino artstico y esttico, que ms o menos, y en segn qu cosas, viene a ser lo mismo; actuaba en conciertos contra la entrada de Espaa en la OTAN, y escriba canciones que dejaban un regusto en el oyente a medio camino entre la irona, el sarcasmo, la mala leche, la nocturnidad y la mejor poesa dylaniana que se haba escrito por estos lares. Y a los hechos me remito.

En 1985, Joaqun Sabina se haca acompaar por un grupo de rock llamado Viceversa el primer nombre que usaron fue Ramillete de Virtudes formado por msicos curtidos en mil bandas sin xito, como Pancho Varona, Paco Beneyto, Marcos Mantero o Andreas Prittwitz, entre otros.

En 1985, Joaqun Sabina public Juez y parte, su primera gran obra maestra, su primer gran disco con sonido rockero, su primera gran coleccin de canciones, su primer paso hacia la champion league de la msica espaola, donde por aquella poca jugaban gente como Miguel Ros, Radio Futura, Joan Manuel Serrat, Ramoncn, Alaska y Dinarama y otras luminarias, ms o menos cadas en el olvido en la actualidad.

Y es que Juez y parte es un disco magnfico. Empezando por el envoltorio, sencillo pero cargado de simbologa. En la portada, un desafiante Sabina parece estar mirando directamente a los ojos del oyente, sosteniendo un cigarrillo en la mano derecha, y enfundado en unos pantalones de cuero, con esa actitud tan suya, en la que parece estar diciendo, soy ms chulo que un ocho. Sentado en medio de una habitacin vaca, en la que tan solo se ve una guitarra elctrica y una mquina de escribir, las dos herramientas fundamentales en cualquier cantautor que se precie.

Y qu se puede decir del interior? Pues que contiene diez canciones chulsimas, que ya mostraban a un artista inmenso, y que presagiaban que lo mejor estaba por venir. Se abra la cara A del disco, con Whisky sin soda, con msica de Hilario Camacho, y letra del propio Joaqun. Toda una declaracin de principios, en la que por ejemplo, Sabina ya adverta a quien tuviera odos para escuchar que haba vendido por amores y no por dinero, mi alma a Belceb y de las dos majas de Goya, prefiero la misma que t; Cuando era ms joven dibuja un autorretrato sobre la poca en la que el jienense empezaba a buscar su norte, viajando siempre en trenes con destino hacia el norte; Ciudadano cero supona su primera incursin en el, ejem, ejem, gnero negro, y cuenta la historia de un tipo que un da decide ser noticia en los telediarios, coge una escopeta y arma la de Dios es Cristo, cargndose a 17 inocentes que pasaban por all; El joven aprendiz de pintor es un tema en el que el de beda juega a pronosticar cmo ser el futuro cuando se vea tocado por la varita mgica del xito; en Rebajas de enero Joaqun cuenta una historia de amor de esas que en discos posteriores se haran tan populares y que tanto gusta a su pblico ms fiel; Kung Fu, envuelta en un falso directo, es el retrato de una banda de delincuentes tocados por ese halo romntico con el que el mejor Joaqun sabe revestir a personajes marginales, como ya haba hecho anteriormente con el delincuente juvenil Jero en la cancin Qu demasiao; en Balada de Tolito el protagonista es un mago que se gana la vida de tren en tren, haciendo trucos y juegos malabares, y cuya vida nos mostr en prime time la TVE en el programa Vivir cada da, cuando slo haba dos cadenas y nadie en este pas saba que cojones era eso del prime time; Incompatibilidad de caracteres, a ritmo de swing, es una divertida muestra de lo que se ha dado en llamar la lucha de los sexos. Cerraba el disco Qudate a dormir una cancin magnfica que qued eclipsada entre tantos buenos temas, pero que escuchada ahora, treinta aos despus de ser grabada, me parece quizs la mejor de toda la coleccin.

Y hemos dejado para el final esa joya que es Princesa, el Like a Rolling Stone particular de Joaqun Sabina. Se trata de una cancin en la que Joaqun dibuja con trazo firme el retrato conmovedor de un antiguo amor que ha recorrido el camino sin retorno que lleva de ser una princesa, con la boca de fresa, a una yonki marchita incapaz siquiera de sonrer. Aunque la mayora de la gente piense que esta es la primera versin de este tema, hay que sealar que no es as, pues en el ao 1982, se public una versin en el disco Seguir viviendo (1982) del cantautor malagueo Juan Antonio Muriel, que era el coautor de la cancin, l se haba encargado de la msica y Joaqun de la letra, con algunos versos distintos a la versin popularizada por el propio Joaqun. El propio Muriel, contaba en el libro Una historia del popmalagueo 1960-2009, de Javier Ojeda, cantante del grupo Danza Invisible, cmo se gest el tema.

El nico pero que se le puede poner a Juez y parte es el de su produccin, que corri a cargo del propio Joaqun y de Jess Gmez, a quien supongo dedicndose ms a las tareas tcnicas que a las artsticas, y que, siendo benvolos, digamos que ha envejecido mal. El sonido del disco es tpico de la poca, con unas cajas de ritmos y unos teclados omnipresentes, que han hecho que hoy en da suene artificial. Uno no se explica cmo la misma persona, en este caso Jess Gmez, pudo hacer esta produccin y, por la misma poca, encargarse del minielep Cuatro rosas, de Gabinete Caligari, que sigue sonando intemporal y maravilloso. Siempre he pensado que estas grandes canciones merecen otro tipo de sonido y ahora que Joaqun Sabina es una megaestrella y que parece haber perdido el punto a la hora de escribir canciones memorables, podra volver a grabar muchos de estos viejos canciones y darle un sonido ms contemporneo.

Blog del autor:
http://mimargenizquierda.blogspot.com.es/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter