Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-06-2013

El Salvador
La moderacin poltica en la izquierda: modernidad o claudicacin?

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


En mi lejana adolescencia le un carta de Ernesto Guevara a su madre, que me dej una impresin tan fuerte, como la que en mi niez me dej la lectura de algunos pasajes del evangelio de Jess de Nazaret. La he reledo recientemente en ocasin del elogio a la moderacin poltica que se ha puesto de moda entre polticos/a e intelectuales de la autodenominada izquierda moderna salvadorea.

La carta en mencin fue escrita en el ao 1956 mientras el Che guardaba prisin en Mxico junto a Fidel Castro. En ella responde a los reclamos de su madre sobre sus posturas radicales y extremistas que le estaban dificultando las gestiones en favor de su liberacin y que le hacan temer a Doa Celia, que su hijo, terminara siendo martirizado como un nuevo Cristo. Frente a la solicitud de su madre de tener un poco de moderado egosmo, la respuesta del Che fue la siguiente: No slo no soy moderado sino que tratar de no serlo nunca, y cuando reconozca en m que la llama sagrada ha dejado lugar a una tmida lucecita votiva, lo menos que pudiera hacer es ponerme a vomitar sobre mi propia mierda. Extremista, no? A lo mejor tan extremista, como la respuesta que dio Jess de Nazaret al joven rico que le pregunta qu deba hacer para seguir sus enseanzas: Quieres seguirme? Anda, vende todo lo que tienes, entrgaselas a los pobres y entonces, sgueme.

Cuando se piensa en la vida, el sufrimiento y la muerte violenta de estos y otros personajes comprometidos hasta las ltimas consecuencias con la causa de la justicia y la liberacin de los pueblos, es imposible imaginrseles optando por la moderacin poltica en los momentos cruciales de su lucha contra la injusticia y la opresin. Podemos imaginar a Monseor Romero aconsejndole a la poblacin no organizarse ni salir a las calles para protestar para no provocar la ira de los poderosos? A Jess de Nazaret negociando con el Sanedrn un acuerdo poltico para moderar el tono de sus denuncias y de sus enseanzas? Olympia de Gougas disculpndose con Robespierre y comprometindose a no seguir insistiendo en el polmico tema de los derechos de las mujeres en la Revolucin Francesa? Salvador Allende moderando su discurso contra las transnacionales y el imperialismo norteamericano ante la Asamblea General de la ONU y ofrecindoles en cambio estabilidad y mejores condiciones para sus inversiones en Chile?

En estos tiempos del neoliberalismo, el discurso hegemnico del capital est teniendo xito en imponer una corriente denominada izquierda moderna profundamente pro-sistema. Los dirigentes e intelectuales orgnicos que se auto- adscriben a esta izquierda moderna, invocan una supuesta necesidad de adoptar posturas moderadas frente al capitalismo y al imperialismo como requisito para poder hacer aquellos cambios que mejoren aunque sea mnimamente las condiciones de vida de la gente ms pobre (zapatos, uniformes y leche gratuitos para escolares, paquetes agrcolas gratuitos para agricultores/as, medicinas ms baratas, empleos en condiciones de flexibilidad laboral, programas de apoyo a las mujeres pobres, etc.). Exhortan estas moderadas personas a que ya es tiempo de dejarse de extremismos y radicalismos pasados de moda, y de aprender a convivir en armona con el capital nacional y transnacional y con los viejos y los nuevos imperialismos.

Personalidades de la poltica salvadorea que se declaran admiradores y/o seguidores del Che Guevara, aconsejan a las organizaciones y movimientos sociales cosas tales como: Tengamos paciencia con Estados Unidos, ya sabemos que es un gobierno imperialista que mantiene un cruel bloqueo econmico contra Cuba y que no tiene amigos sino intereses, pero, no queremos perder los fondos del FOMILENIO, verdad? o bien: Comprendemos que la ley de los Asocio Pblico Privados y el Acuerdo de Asociacin con la Unin Europea profundizarn el neoliberalismo en el pas, pero, qu le vamos a hacer?, son tiempos difciles y necesitamos de la cooperacin y de las inversiones de esos pases, tengamos comprensin y apoyemos estas leyes.

Tengo plena la certeza que el Che vomitara tan solo de imaginar que los moderados personajes que expresan tales consejos tienen an su retrato colgado en las paredes de sus oficinas o llevan su imagen impresa en las camisetas que lucen los fines de semana como distintivo de marca de su militancia de izquierda.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter