Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2013

Abierta lucha de clases en el Hospital de Sant Pau de Barcelona

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Sin lmites, sin piedad. Dura, abierta y pura lucha de clases (o impura segn se mire) en el Sant Pau de Barcelona, uno de los grandes hospitales pblicos de la ciudad y de Catalua. Sin sedas ni ropajes encubridores. La Iglesia catlica, apostlica, romana y catalana mueve sus hilos desde hace tiempo (con algn detalle en ocasiones). La direccin del hospital recibi en su da ayudas extraordinarias de la administracin pblica por unos 300 millones de euros. La corrupcin ha sido tnica general entre sus directivos socio-convergentes (insisto: no slo convergentes). La diseada divisin del Patronato gestor; las perversas y fanatizadas finalidades privatizadores del peor conseller de Salud que se recuerda en este territorio, el mismo personaje que dijo aquello de que la salud no es un derecho; la reciente dimisin del equipo presidido por el Atila neoliberal Xavier Poms, un ex conseller de Interior de J. Pujol, el intocable El serial antiobrero y antipopular continua y continuar. Las clases dominantes y sus representantes polticos estn en plena ofensiva, a lucha abierta, sin bridas, a calzn bajado, sin miramientos. Hay mucha cera neoliberal que cortar.

Y la llamada crisis se embrolla da a da. Una de las ltimas de Boi Ruiz, el Thatcher cataln: el lunes 10 seal que la actitud combativa, paciente, no servil- de los trabajadores poda llevar al hospital al cierre. Sin ms historias: los culpables de la situacin son los ciudadanos ms razonables, los que intentan salvar al Hospital del desastre.

Un breve apunte de la situacin general:

El Sant Pau cuenta con un millar de propiedades -entre viviendas, garajes, solares y fincas rsticas- donadas por enfermos y familiares a lo largo de su larga historia. Como agradecimiento por la atencin recibida. Estas propiedades, que generan casi 10 millones de euros al ao en rentas, las recibe la fundacin privada o patrimonial del hospital. Es una de las tres fundaciones en que est dividida la gestin del Sant Pau. Se dedica a administrar el patrimonio; otra fundacin gestin en este caso- se encarga de la asistencia mdica, y una tercera lleva asuntos de investigacin. Si las propiedades se pusieran al servicio del hospital, podran utilizarse como aval para pedir un crdito que ayudara a superar la difcil situacin financiera de la fundacin de gestin. La opcin no es del agrado de Boi Ruiz. Por qu? La venta del patrimonio no se ajusta a derecho seala de manera exquisita y rigurosa. No se ajusta a derecho, dice el que se salta normas y principios, por centenares, das laborables y fiestas de guardar! El problema, desde el punto de vista BR, se reduce a un conflicto laboral causado por los trabajadores!

Adems, en las ltimas semanas, la Generalitat-Boi Ruiz y el Arzobispado de Barcelona han entrado en colisin. Por qu? Por el anuncio de la autoridad eclesistica, el pasado martes 11 de junio, de que consideraba un deber moral palabras eclesisticas- que el millar de propiedades del Sant Pau se pusiera al servicio de las necesidades del centro. Parece imposible pero es cierto!

El Arzobispado cuenta con dos miembros (son seis en total) en el rgano que gobierna el Sant Pau. MIA, la Muy Ilustre Administracin -el nombre se las trae!- es la institucin que ha gobernado Sant Pau desde su creacin por bula pontificia del papa Luna, desde 1401! El anuncio del Arzobispado fue muy bien recibido por el comit de empresa del Hospital. La calific de muy importante: reconoce que el patrimonio pertenece al hospital y tiene que contribuir a las finalidades para el que fue donado. Son palabras, ms que razonables, de Carme Prez, la mdico que es presidenta del Comit.

Ruiz ha contestado con claridad y tosquedad: de eso nada, monadas. La Iglesia no es la nica propietaria del hospital, por lo que no puede tomar esa decisin sola. En MIA, la Generalitat y el Ayuntamiento todo CiU-CiU- cuentan con otros dos representantes cada uno. El hospital ha acumulado prdidas por unos 57 millones de euros en estos ltimos dos aos. El Departamento de Justicia de la Generalitat le ha exigido que solicite el concurso de acreedores por el riesgo inminente de insolvencia. El patronato de la fundacin que gestiona el Sant Pau, con su presidente Poms a la cabeza, dimiti el viernes 14, evitando as tener que presentar el concurso de acreedores que reclama Justicia.

El comit de empresa ha aclarado que la solucin a los problemas de la institucin pasa por mejorar la infrafinanciacin crnica del hospital. Emplazamos a Boi Ruiz a acabar con las falacias y las amenazas y poner soluciones a los problemas, ha declarado Carmen Prez. Anunci tambin que el comit estudia querellarse contra el consejero por amenazas y coacciones. Un excelente sendero que la ciudadana debemos apoyar.

Una reciente carta de la presidenta del comit de empresa aclara la situacin. Algunas de sus reflexiones:

Hace de entrada algunas consideraciones preliminares respecto a las informaciones que, repentinamente, han aparecido en relacin a la decisin de la Junta del Patronato de presentar su dimisin, segn dicen, irrevocable. Vincular esta decisin a una supuesta "ingobernabilidad" del Hospital es una falsedad ya que, en ningn momento ha habido un solo incidente o un solo problema asistencial ni de ningn tipo sino que, por el contrario, nuestro Hospital es el ms valorado por los usuarios y la actividad del primer trimestre incluso se ha incrementado respecto a aos anteriores.

Relacionar el cese a una conflictividad laboral es igualmente falso ya que todo el sector sanitario est inmerso en problemas laborales y judiciales secundarios a incumplimientos de Convenio ya la aplicacin de normas de dudosa legalidad, como ya ha han dejado claro algunas Sentencias. La va judicial, aade la presidenta del comit, es una forma pacfica de resolucin de conflicto y debe ser escrupulosamente respetada por todos los ciudadanos y los poderes pblicos. Es una garanta de cualquier Estado de derecho que se precie de no ser una estafa y un falso bla-bla-bla.

Por lo dems, como ha dejado claro la Sindicatura de Cuentas en el informe hecho pblico en diciembre de 2012, el dficit acumulado del Hospital en el ao 2009, donde an no haba ningn problema judicial, era de ms de 250 millones de Euros negativos y, como dice la Sindicatura, todos los ejercicios del Hospital desde el ao 1991, en que fue constituido con 10 millones de pesetas, han sido negativos. Se est, por tanto, ante una situacin de dficit crnico, reiterado, que no ha aparecido repentinamente y que no tiene ninguna relacin con una supuesta conflictividad laboral y la "ingobernabilidad" que de forma tendenciosa se quiere pretender argumentar para justificar una falta de dotacin inicial y de financiacin durante todos estos aos.

El Protectorado de Fundaciones, que debe velar para que las Fundaciones no se sitan en situacin de insolvencia, no ha hecho nada hasta el momento y ha aprobado todos y cada uno de los ejercicios deficitarios y tampoco, aunque se ha pedido varias veces, no ha ejercido ninguna accin respecto a los gestores ni respecto a los responsables del centro, a lo que la ley le obliga con tal de garantizar la viabilidad de la Fundacin y los derechos de los acreedores.

La situacin de supuesta insolvencia de la de gestin, prosigue Carme Prez, es eso. "supuesta": el Hospital tiene un gran patrimonio "protegido" en la patrimonial y, si la patrimonial es Hospital para recibir donaciones y legados, tambin lo es para ser responsable de sus deudas. Ms que razonable. Ni el Departamento de Justicia ni la Administracin pueden solicitar el concurso, slo lo pueden solicitar los responsables del Hospital y, con el Patronato dimitido, debera hacerlo la MIA que, precisamente, es quien no quiere que el patrimonio entre en riesgo. En cualquier caso, en caso de producirse esta situacin, es absolutamente favorable para los trabajadores ya que la mejor garanta, en estos momentos, es que la gestin del Hospital est bajo control judicial.

La comunicacin del Patronato diciendo que las recientes imputaciones, la mayor parte de ellas de personas que han ejercido cargos polticos en la direccin del Hospital vinculadas a CiU y al PSC, perjudican a la institucin y los profesionales resulta sorprendente: lo que perjudica gravemente a la institucin y los profesionales es que existan los indicios delictivos que han hecho que el Fiscal y el juez imputen a todas estas personas. A todas! Nadie razonable puede creer que la instruccin en va penal, y la investigacin parlamentaria que cuestiona igualmente la gestin realizada en el Hospital, tengan nada ver con ningn conflicto laboral, aunque, de forma intencionada, se pretendan derivar responsabilidades all donde es ms que evidente que no estn.

Tambin es sorprendente que los responsables de Justicia hablen de un supuesto plan de viabilidad que parece que inaplicable por culpa de los trabajadores, que ningn trabajador conoce y que nunca ha sido presentado a sus representantes. No puede creer, comenta la presidente del Comit de Empresa del Sant Pau en un alarde de optimismo gnoseolgico, que la ignorancia de los responsables de Justicia llegue al nivel de confundir un "plan de viabilidad" con la propuesta de negociacin de los Convenios que, como ya hemos dicho, es idntica que la presentada por las patronales el sector. Todo es una estudiada ceremonia de confusin que parece ms propia de una "puesta en escena" para rehuir responsabilidades y de querer culpabilizar a los trabajadores de todo lo que es responsabilidad, directa e indirecta, de la Administracin y de los Partidos que han estado en el gobierno.

Finalmente, Carme Prez hace referencia a la incoherencia manifiesta entre las manifestaciones que el consejero Ruiz hizo al Presidente del Consejo Directivo del Cuerpo Facultativo sobre la propuesta de un supuesto marco general para enderezar algunas situaciones del hospital y los hechos recientes. Es difcil creer en tal compromiso cuando, el mismo da en que el Presidente del Consejo Directivo le hace llegar un documento exponiendo el posicionamiento de los profesionales del centro, en concordancia con su propuesta, la Conselleria de Justicia eche la culpa a los profesionales y a todos los trabajadores de la situacin de dficit en que se encuentra el Hospital; dficit, insistimos, acumulado desde el ao 1991, con total conocimiento de todos aquellos que haban y podan hacer algo para evitarlo.

Los trabajadoras, as finaliza la carta de Carme Prez, no han gestionado nunca el hospital. Nunca. Consiguientemente, no pueden ser responsables de los lamentables resultados de la gestin de directivos y polticos, algunos de los cuales estn siendo investigados en va penal y en sede parlamentaria. Los trabajadores y trabajadoras esperan que el tiempo y la Justicia (la de deb, la que va en serio, no la otra) ponga a casa uno en su lugar. Paciencia, fuerza y confianza.

No es un mal programa ni un mal consejo. Confianza! Fuerza! Toda la paciencia y la tenacidad que seas necesarias! Nos jugamos todos, ciudadanos, trabajadores, mucho en ello! Cmo acertaron aquellos amigos alemanes exiliados cuando escribieron de muy jvenes que la historia humana pareca tener un motor y que ese motor estaba directamente relacionado a las clases sociales y a sus luchas!

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter