Portada :: Cultura :: Agenda cultural
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2013

Un paseo por la Feria del Libro de Madrid
Entre escritores, mercaderes y algunos fantasmas

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


No es el vino generoso lo que me place,

Ni la meloda del canto, ni los acordes de los instrumentos.

Mis delicias son los libros que estudio,

Y el criado de quien me sirvo es mi pluma.

Versos de un poeta andalus de Mlaga transmitidos por al-Maqqarī


Siempre es agradable visitar, al final de la primavera, la Feria del Libro de Madrid, a la sombra de los pltanos y olmos, entre el verdor de magnolios y castaos de Indias, bajo la proteccin de los viejos cedros que dominan el paisaje. Hartos del nefasto imperio de los medios televisivos y deseosos de liberarse de su frreo dominio, miles de ciudadanos de todas las edades acuden cada ao al Paseo del Parque del Retiro (liberado del trfico automovilstico por el inolvidable alcalde Tierno Galvn en contra de las crticas de la derecha madrilea) buscando el libro con el que disfrutar de la buena literatura, extender el horizonte de su conocimiento o simplemente mejorar en los estudios.

Entre el calor de la tarde y el bullicio de la gente que pasa, sentados tras una mesa en la caseta de su editorial, los verdaderos protagonistas de la Feria, los escritores, van firmando pacientemente sus libros. Algunos de nuestros mejores novelistas estaban all. Javier Maras, el autor de Tu rostro maana y Los enamoramientos, parece cansado y con ojos de sueo. Julio Llamazares, reconocido entre otros libros por su relato de viajes El ro del olvido y su novela El cielo de Madrid, se toma un descanso y charla fuera de la caseta con un amigo. Discreto y modesto, Javier Cercas atiende las peticiones de sus lectores. El viajero incansable Javier Reverte presenta su ltimo libro, El tiempo de los hroes. Con cara de nio grande y ojos curiosos, el poeta granadino Luis Garca Montero firma ejemplares de su atractiva novela No me cuentes tu vida.

Libreras con perfil propio, que luchan en medio de la crisis contra viento y marea, dan un toque personal a la hilera interminable de casetas. Tambin estn all las pequeas editoriales que se resisten a ser engullidas por los grandes grupos econmicos. Atentas a los nuevos rumbos literarios y sociales, esmeradas en la edicin, recuperadoras de autores imprescindibles y a veces valientes en la presentacin de autores noveles o de traducciones de lejanas culturas, me detengo en algunas de ellas como Akal, Pre-Textos, Acantilado, Trotta, Ediciones del Oriente y del Mediterrneo y Gadir. Otras, de fondos clsicos resisten de manera desigual. La Biblioteca Castro, de autores clsicos espaoles, mantiene a sus 20 aos de existencia, la calidad de sus ediciones con un buen ritmo de nuevas obras. Los amantes de la cultura clsica, agrupados en algunas libreras, han agavillado los dispersos fondos greco-latinos resistindose a morir bajo el imperio de la modernidad anglosajona. Hasta una curiosa y humorstica traduccin en latn macarrnico del Quijote se ofreca en las estanteras (In uno lugare manchego, pro cujus nmine non volo calentare cascos). La Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), antao poderosa y hegemnica en su terreno religioso y que tan buenas ediciones sac a la luz de la Patrstica y Escolstica, languidece entre libros de espiritualidad actual y reediciones de asegurado xito. La principal editorial latinoamericana, Fondo de Cultura Econmica (FCE), tan ligada al exilio espaol, resiste bien el paso del tiempo, siempre atenta a la creacin literaria y a la emergente realidad poltica y social de Amrica. 

Sobrevolando el parque del Retiro e incluso la vieja piel de toro, el dios mercado controla tambin el negocio del libro. Hasta ahora, el guila imperial se llamaba Grupo Planeta con ms de 50 editoriales, entre ellas algunas del prestigio de Crtica, Espasa-Calpe, Ariel, Emec, Destino, Austral, Seix Barral y Paids. Pero el gran capital alemn, que avasalla da a da al Sur de Europa, comienza a dominar el mercado editorial en espaol. La multinacional Bertelsmann que ya haba dado el golpe en el sector al comprar el grupo anglosajn Random House y el italiano Mondadori, acaba de cerrar la compra de la editorial Santillana al Grupo Prisa, hundido en su gigantesca deuda. A las editoriales con las que ya contaba, como Plaza y Jans, Grijalbo, Sudamericana, Collins, Debate y Lumen, habr que sumar ya Alfaguara, Taurus, Aguilar y Suma. La produccin literaria en ingls y en espaol sern controladas, pues, en su mayor parte por Bertelsmann. Confirmando la tendencia a la concentracin del capital, los Grupos Planeta y Bertelsmann dominan el mercado editorial peninsular y latinoamericano desde una posicin de duopolio. A distancia de ellos, el Grupo Anaya, integrado por algunos valiosos sellos editoriales como Alianza, Tecnos, Ctedra y Siruela, perdi autonoma al ser absorbido por la empresa Hachette que pertenece al grupo francs Lagardre. 

Mientras buscaba algunos libros para leer el prximo verano, vi con sorpresa cmo algunos fantasmas se sentaban en las casetas e incluso firmaban libros. Entre ellos estaban Po Moa (un panfletista disfrazado de historiador que ha descubierto que la sublevacin contra la Repblica no la organiz su admirado general Franco y consortes sino la propia Repblica), Fernando Snchez Drag (un neoliberal delirante perteneciente a la cuadrilla bien pag de la televisin pblica Telemadrid durante el mandato de Esperanza Aguirre), un tal Frank de la Jungla (que demuestra en televisin ser ms bestia que los animales aunque tiene pnico de los elefantes y de algunas serpientes), Isabel San Sebastin (la omnipresente tertuliana de derechas, siempre justificadora de los abusos del poder) y hasta Paloma Gmez Borrero (la clerical y eterna corresponsal en la Ciudad Eterna, sin acompaamiento cardenalicio en esta ocasin). Espaa, tierra del realismo, cobija tambin a sus fantasmas e incluso les da asiento en su principal Feria del Libro, probablemente para agradecerles los servicios prestados a los de arriba.

Esos pensamientos sombros que me produca el tener cerca de m algunos fantasmas, se fueron diluyendo al ver a los nios jugar en el parque, al cruzarme con paseantes con camisetas de los movimientos sociales, al observar la alegra de las jvenes parejas que se abrazaban. Vino a devolverme la confianza en los libros, y tambin la esperanza en los hombres y mujeres que los leen y los escriben, un libro de poesa que acaba de comprar. El gran poeta turco Nazim Hikmet, que pas ms de quince aos en la crcel, nos invitaba en sus versos a defender la cultura, la naturaleza y al ser humano:

Hombres, a vosotros os llamo:

por los libros, los rboles y los peces,

por el grano de trigo,el grano de arroz y las calles soleadas,

por los cabellos negros como la uva o trigueos y por los nios.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter