Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2013

Desmantelar la austeridad el sistema sanitario espaol?

Helena Legido Quigley y colaboradores
British Medical Journal


Nota de Viento Sur [El British Medical Journal ha publicado un artculo sobre los recortes sanitarios en el Estado espaol, su impacto, las resistencias que se han levantado en defensa del sistema pblico de salud y las alternativas.

Es un artculo bien escrito, en donde se realiza una buena descripcin de las polticas del neoliberalismo para transformar un sistema pblico de salud, universal y gratuito en un sistema privatizado (utilizando diferentes frmulas), bajo el control de las grandes empresas aseguradoras, con un presupuesto que deje de basarse en una fiscalidad progresiva y con una filosofa individualista (cada persona es responsable de las enfermedades que padece y de su tratamiento), utilitarista y excluyente (no importa excluir a algunos grupos de la poblacin ya que as si se beneficiaran otros), que busca dificultar o impedir el acceso a la asistencia a aquellos que ms lo necesitan. Los autores sitan correctamente que las polticas neoliberales se aplican en la sanidad no para corregir una (inexistente) ineficiencia del sistema sanitario pblico, sino con el objetivo de traspasar lo pblico a la esfera de la gestin privada, un objetivo que es, a la vez, material e ideolgico.

Los autores se posicionan, en base a la evidencia y a la justicia social contra la exclusin de las personas inmigradas de la atencin, contra el copago y contra la privatizacin.

El artculo tiene dos aspectos pobremente trabajado: el impacto sobre la salud y las alternativas en relacin con el sostenimiento del sistema. El primero es producto de la falta de datos empricos positivos sobre el efecto de la crisis del capitalismo en la salud de la poblacin en el Estado espaol. Dado que en estos momentos no hay datos directos de poblacin general que documenten la relacin entre la crisis econmica y el deterioro de la salud general o de la salud mental de la poblacin, los autores presentan datos indirectos y otros de relevancia dudosa sobre salud mental y suicidio. De esto, los autores no son del todo responsables. Si bien los datos econmicos, la burguesa los tiene minuto a minuto, la informacin sobre la salud y los factores sociales que la determinan o no se dan (como los indicadores bsicos de desigualdad o pobreza), o se dan con cuentagotas, o se dan muchas veces de forma que se impide la realizacin de estudios longitudinales (cambiando la definicin de las variables en cada encuesta).

En segundo lugar, aunque sitan el origen de la crisis financiera en el rescate bancario, los autores caen, en cierta forma, en la idea, poco til, de que en lugar de recortar en sanidad "se puede ahorrar de otros sitios". Del determinante que identifican como origen la crisis no extraen una alternativa necesaria. No paguemos lo que no debemos. La paralizacin del pago de la deuda pblica y la necesidad de su auditora son elementos clave para el inicio de una recuperacin al servicio de la clase trabajadora y de la ciudadana.

Damos la enhorabuena al BMJ por decidir publicar este trabajo. Manuel Girn.]



La crisis financiera ha asestado un duro golpe a Espaa. Al principio, dado el bajo nivel de deuda pblica, pareca que el pas estaba a salvo, pero cuando finalmente estall la burbuja inmobiliaria alimentada por los bancos, se vio obligado a rescatar a estos ltimos/1. En el primer trimestre de 2013, el 27% de la poblacin activa estaba en paro/2, al igual que el 57% de los menores de 25 aos. Ha aumentado la pobreza: en 2012, el 21% de la poblacin espaola viva bajo el umbral de la pobreza, con unos ingresos anuales inferiores a 7.354 euros/3.

En junio de 2012, el gobierno espaol negoci una intervencin de 100.000 millones de euros con el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEE) en apoyo de los bancos. Ese ao, el dficit general del Estado alcanz el 8,1% del PIB/4, cuando el objetivo era del 5,3%, y la deuda pblica ascendi del 26,7% del PIB en 2007 al 93,8% en 2012/5.

El sistema

El gasto pblico en atencin sanitaria es bajo. Aunque en 2010 Espaa gast el 9,6% del PIB en asistencia sanitaria, el 26% de esa cantidad se nutri de fuentes privadas (un 6% de seguros privados y el 20% restante pagado por los individuos) y el 74% corri por cuenta del erario pblico; esta ltima parte representa el 7% del PIB, siendo el promedio en la Unin Europea del 7,6%/6. As y todo, el sistema sanitario espaol merece un juicio positivo por parte del pblico. En una encuesta realizada en 2011 en todo el pas, el 73,1% de los 7.800 encuestados dijeron que el sistema estaba funcionando bien o bastante bien/7. Antes de la crisis preocupaban la insatisfaccin de los profesionales (atribuida a los bajos salarios), los problemas de abastecimiento y el acceso limitado a determinadas especialidades. Sin embargo, el sistema sanitario espaol era ms eficaz que los de sus pases vecinos/8.

El Ministerio de Sanidad es responsable del funcionamiento equitativo del sistema, de la legislacin farmacutica, de las cuestiones de salud en las fronteras y de las relaciones internacionales en materia sanitaria. Todas las dems cuestiones son competencia de las 17 comunidades autnomas, que administran el 90% de la financiacin sanitaria/9. A raz de las restricciones presupuestarias aplicadas en 2012 en varias de ellas, el gobierno central cre un fondo de liquidez regional de 18.000 millones de euros para asegurar su sostenibilidad financiera/10, al que se han aadido 23.000 millones en 2013.

Los recortes

Situacin de conjunto

En 2012, el presupuesto de sanidad y servicios sociales se redujo un 13,65%, con recortes desproporcionadamente altos en formacin profesional (75%) y en programas de salud pblica y calidad (45%)/11, 12. Estos recortes coincidieron con un aumento de la demanda de prestaciones sanitarias, que en parte reflejaba la asociacin entre desempleo y mala salud mental, pero tambin se deba a un recorte de 600 millones de euros del fondo de dependencia que ayuda a los ancianos y a los discapacitados/11.

Estos recortes presupuestarios vinieron acompaados de un cambio estructural que inslitamente se introdujo, no despus de un debate parlamentario, sino mediante decreto-ley/13. El Real Decreto-ley 16/2012 entr en vigor en septiembre de 2012, y con arreglo al mismo todos los inmigrantes sin papeles quedaron excluidos de todas las prestaciones, salvo los servicios de urgencias bsicos y peditricos, poniendo fin al principio de cobertura universal gratuita.

Se introdujeron cambios en el copago de medicamentos; ahora, los pensionistas tienen que pagar: quienes perciben mayores ingresos pagarn el 10% del coste de los medicamentos, y los dems pagarn entre 8 y 60 euros al mes en funcin de la cuanta de su pensin. Los ocupados llegarn a pagar hasta un 60% ms por sus medicamentos, en funcin de sus ingresos; quienes ganen menos de 18.000 euros al ao tendrn que pagar el 40% del coste de sus medicamentos. El copago se ha extendido a las prtesis, los productos dietticos y los viajes en ambulancia no urgentes; as, las personas con discapacidad habrn de pagar 5 euros por traslado en ambulancia/14. La compra de medicamentos se centralizar/11, y un grupo de trabajo central est revisando la lista de productos y servicios reembolsados que suministran las comunidades autnomas y se prev que recomendar nuevos recortes/15.

Finalmente, el gobierno central ha anunciado un nuevo tijeretazo de 3.134 millones euros en 2013/16, incluido un nuevo recorte de 1.108 millones euros del fondo de dependencia para personas mayores y discapacitadas, de los que 571 millones de euros recaern en las comunidades autnomas/11.

Situacin autonmica

Algunas comunidades autnomas se han resistido a la austeridad impuesta por el gobierno central en un intento de proteger a los inmigrantes y otros sectores que se han quedado sin cobertura sanitaria. Otras, como Madrid y Catalua, han ido ms lejos (vanse detalles en el recuadro 1). Ambas ya haban recortado los presupuestos un 10% y un 7%, respectivamente, en 2011; ambas han propuesto asimismo una tasa de 1 euro por receta; y ambas han promovido la gestin privada de los hospitales, medida que se considera lastrada por conflictos de intereses que suponen una amenaza para la prestacin equitativa de servicios y no est basada en pruebas que demuestren algn ahorro derivado de la eficiencia. Esta percepcin se apoya en el bajo coste y la eficiencia relativa del sistema pblico en comparacin con los de otros pases europeos. Los recortes presupuestarios se han asociado a un aumento del nmero de pacientes en listas de espera del 43% en Catalua entre 2010 y 2011, lo que da lugar a un retraso en la obtencin del tratamiento. El nmero de intervenciones quirrgicas ha disminuido un 15% durante el mismo periodo/16. Se han cerrado los servicios de urgencias en varias regiones. En la Comunidad Valenciana y en Castilla-La Mancha, los farmacuticos han ido a la huelga en protesta por la incapacidad o falta de voluntad de sus respectivos gobiernos autonmicos de reembolsarles los medicamentos suministrados.

Manifestaciones contra la austeridad

Tanto el Partido Socialista Obrero Espaol como tras ganar las elecciones de noviembre de 2011 el Partido Popular introdujeron una serie de paquetes de austeridad que incluan la reduccin de los salarios de los funcionarios, recortes en educacin, investigacin cientfica, sanidad y servicios sociales, leyes laborales ms restrictivas y subidas de impuestos, entre ellos el IVA, que subi del 16% en 2010 al 21% en 2012.

Estas medidas han provocado un amplio descontento popular. Las manifestaciones del 15 de mayo de 2011 dieron pie a la aparicin del movimiento 15M. Los indignados que protestaban acusaron a los partidos tradicionales de no representar los puntos de vista de la ciudadana, de no aportar ninguna solucin a la crisis y de ser incapaces de controlar los excesos de los bancos y las grandes empresas. Junto con otros movimientos sociales, los indignados se vieron impulsados por un nuevo despertar de la conciencia popular y organizaron manifestaciones en defensa del sistema sanitario pblico (la llamada marea blanca) y ocuparon centros de salud. Algunos consideran que estn presenciando el desmantelamiento del sistema sanitario espaol.

Impacto de los recortes y reaccin a los mismos

El impacto de los recortes en la salud apenas se ha estudiado. Un estudio comparativo de pacientes que acudieron a los centros de atencin primaria en 2006-2007 (n=7.940) y despus de estallar la crisis, en 2010-2011 (n=5.876), detect fuertes aumentos estadsticamente significativos de pacientes que sufran depresin (19,4 puntos porcentuales) y otros trastornos mentales, inclusive ansiedad y trastornos relacionados con el alcohol. El desempleo individual o familiar era el factor causante del 23% del riesgo atribuible a la poblacin de sufrir una depresin importante en 2010-2011, al que el retraso en el pago de las cuotas hipotecarias aada un 11% ms/17. Un estudio interdepartamental realizado con casi 20.000 personas da resultados similares, mostrando un aumento del 17,5% de los sntomas de depresin en la poblacin adulta entre las dos fechas del sondeo en 2006 y 2010/18. La polica informa de un aumento del 10% de los suicidios en Catalua entre 2010 y 2011, de 492 a 541, y de un aumento de los intentos frustrados, de 1.953 a 2.379/19.

A comienzos de 2012 llevamos a cabo 34 entrevistas cualitativas con una muestra accesible de mdicos y enfermeros de 18 hospitales y 16 centros de asistencia primaria de Catalua (vase el recuadro 2, donde se expone la metodologa y figuran citas relevantes). Aunque los entrevistados no pueden considerarse representativos, sus opiniones parecan coherentes con las encuestas de opinin pblica.

Basndose en una muestra de alrededor de 2.500 adultos de 18 aos de edad y ms en cada oleada, los sucesivos barmetros de opinin nacionales indican que el sistema sanitario funciona como es debido y no requiere ninguna reforma (cerca del 24,2% de las respuestas). Casi el 50% de los encuestados opinan que funciona bien aunque requiere algn cambio. La mayora de los espaoles apoyan un aumento del gasto sanitario en el mbito de la atencin primaria (87%), lo que sugiere que hay un rechazo a los recortes aplicados/20. Al pedir a los encuestados que seleccionen de una lista los principales problemas a que se enfrenta Espaa, el paro aparece en primero lugar, con un 77%, seguido de la crisis econmica, con casi el 40%, y de los polticos, con un 30%. Conviene destacar que la cuarta posicin la ocupa la corrupcin y el fraude, con un 17%. El sistema sanitario figura en quinto lugar con un 13%, pero experimentando un salto de cuatro puntos porcentuales entre septiembre y diciembre de 2012, el periodo que coincide con las reformas ms recientes introducidas en este mbito/21, 22.

La preocupacin entre nuestros entrevistados en torno a supuestos casos de corrupcin y conflictos de intereses tambin viene corroborada por noticias de prensa que a menudo hablan de la existencia percibida de una puerta giratoria entre la funcin pblica y la empresa privada. Recientes ejemplos de Catalua/23, Madrid/24 y Valencia/25 han alimentado especulaciones de que ciertas decisiones en materia de reforma de la sanidad obedecen a la intencin de derivar recursos al sector privado/25, 26.

Cambios que trastocan los principios de la sanidad espaola

La exclusin de inmigrantes indocumentados, la expansin del copago y la privatizacin de los servicios constituyen los tres cambios principales.

El Real Decreto impide que unos 500.000 inmigrantes indocumentados/27 de 18 aos de edad y ms puedan acceder a todas las prestaciones sanitarias en Espaa. Desde que anunci la medida, el gobierno ha dicho que los servicios de atencin primaria estarn a disposicin de los menores de 65 aos que paguen una cotizacin mensual de 59,20 euros, que asciende a 155,40 euros en el caso de los mayores de 65 aos/28. Estos pagos pueden resultar imposibles de realizar para muchos y son ms caros que las plizas de seguro privadas en Espaa, lo que tal vez haga sospechar a algunos de que esta poltica est concebida para favorecer al sector privado. La situacin es variable: en diciembre de 2012, el Tribunal Constitucional ratific el derecho del Pas Vasco a prestar servicios gratuitos a inmigrantes indocumentados; el tribunal prioriz la salud sobre la cuestin financiera y seal que el gobierno central no haba demostrado cmo su poltica iba a comportar algn ahorro. Se supone que el gobierno central recurrir.

Algunas comunidades autnomas (Catalua, Andaluca, Asturias, Islas Canarias y el Pas Vasco) se han negado a excluir a los inmigrantes indocumentados con el argumento de que es injusto, peligroso y potencialmente inconstitucional. Tanto profesionales como organizaciones del sector han manifestado su inquietud en torno a su obligacin tica de atender a los inmigrantes indocumentados. La Sociedad Espaola de Medicina Familiar y Comunitaria ha rechazado la denegacin del tratamiento. Amnista Internacional y Mdicos del Mundo han llamado la atencin sobre las consecuencias de denegar el tratamiento del sida y la tuberculosis, as como sobre los riesgos de resistencia a los frmacos y de propagacin de enfermedades/29.

Se han expresado preocupaciones con respecto al copago/30; las pruebas disponibles indican que es en gran medida ineficaz para contener los costes/31 y que puede resultar mayor el coste de su recaudacin que el importe recaudado. El RAND Health Insurance Experiment, un amplio ensayo controlado aleatorizado, muestra que el copago es un factor igualmente disuasivo para la atencin necesaria como para la innecesaria/32, 33.

Tampoco existen pruebas a favor la privatizacin de centros, que se promueve en algunas comunidades como Catalua y Madrid. La supuesta superioridad de las prestaciones del sector privado no ha sido corroborada mediante comprobaciones sistemticas en pases de renta baja o mediana/34, 35 ni en una serie de estudios en pases de renta alta. Una metaanlisis de 31 estudios sobre la propiedad de hospitales de EE UU no hall ninguna diferencia significativa una vez depuradas las diferencias metodolgicas y de muestreo/36. Una revisin de estudios de eficiencia en hospitales alemanes dio resultados similares/37. Otras investigaciones han descrito diferencias de caractersticas y resultados entre la sanidad pblica y privada. En hospitales privados de Grecia se ha observado una menor dotacin de personal y la prdida de eficiencia/38. Un estudio comparativo entre regiones italianas ha hallado una reduccin ms lenta de la mortalidad en las regiones con mayor presencia de hospitales privados/39. El mecanismo de la iniciativa financiera privada (PFI) del Reino Unido y otros similares en pases como Australia y Espaa han detectado importantes problemas con esta forma de prestacin/40.

Alternativas

Algunos comentaristas han propuesto ahorrar en otros frentes, como poner coto a la evasin fiscal u otras formas de fraude, que se calcula que suponen 80.000 millones de euros al ao, aproximadamente el mismo importe que el coste total del sistema sanitario/41, 42, 43. Estas observaciones han llevado a algunos a plantear que el modelo sanitario espaol, que es barato y muy apreciado por sus usuarios, no se est cambiando por alguna necesidad de reformarlo (ms all de la necesidad de responder cada vez ms a los problemas a que se enfrentan los sistemas sanitarios), sino ms bien por una decisin de reducir el tamao del Estado.

A escala internacional son cada vez ms quienes reconocen que la poltica de austeridad que propugnan varios gobiernos europeos est deteriorando todava ms la situacin econmica/44. Este fracaso de la poltica de austeridad queda reflejado, por ejemplo, en una reciente reevaluacin por parte del Fondo Monetario Internacional de las consecuencias de los recortes en el crecimiento econmico/45, acompaado de iniciativas encaminadas a crear un sistema paneuropeo de regulacin bancaria que, si ya hubiera existido, habra evitado muchos de los problemas econmicos actuales de Espaa.

Todava hay quienes ven en las crisis una oportunidad para favorecer sus objetivos ideolgicos de desmantelar el Estado de bienestar europeo, como haba previsto la escritora canadiense Naomi Klein/46. Por otro lado, tambin est creciendo el coro de voces alternativas, procedentes de todos los mbitos del espectro poltico y de la sociedad civil, que propugnan una poltica econmica distinta. Adems, cada vez hay ms pruebas/47, muy a pesar de los gobiernos afectados, de las consecuencias humanas de sus polticas.

* Helena Legido Quigley, profesora de la London School of Hygiene and Tropical Medicine; Laura Otero, profesora asociada de la Facultat dInfermeria, Universitat de Lleida; Daniel la Parra, catedrtico del Departamento de Sociologa II de la Universitat dAlacant; Carlos lvarez Dardet, profesor de salud pblica, CIBER en Epidemiologa y Salud Pblica (CIBERESP), Universitat dAlacant; Jos M. Martn Moreno, profesor del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pblica y Hospital Clnico Universitario, Universitat de Valncia; Martin McKee, profesor de salud pblica europea de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

Autores: HLQ y MM redactaron el artculo. Todos los autores revisaron los sucesivos borradores. HLQ realiz las entrevistas en Catalua. HLQ asume la responsabilidad.

Intereses implicados: todos los autores han ledo y comprendido la poltica del Grupo BMJ sobre la declaracin de intereses y declaran los siguientes intereses: ninguno.

Aprobacin tica: la investigacin fue aprobada por el Comit de tica de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. Todos los participantes fueron informados del contenido del estudio y sus probables resultados, as como de su derecho a no contestar a cualquier pregunta a la que no quisieran responder. Un formulario de consentimiento les facilitaba informacin sobre el estudio, incluida la confidencialidad y la anonimidad de las respuestas de los entrevistados. Todos los participantes leyeron la hoja informativa, firmaron el formulario de consentimiento y aceptaron por escrito que el contenido de sus entrevistas se incluyera en la publicacin.

Procedencia y revisin por homlogos: no encargado; revisado por homlogos externos.

Recuadro 1: Reformas sanitarias y recortes en Catalua y Madrid

Catalua

En 2011, el gobierno del partido nacionalista cataln Convergncia i Uni redujo un 10% el presupuesto de sanidad/48 y en 2012 aplic otra reduccin de casi el 5%/49, con lo que el gasto por habitante descendi de 1.292 euros en 2011 a 1.128 euros en 2012/50. Segn la prensa, el gobierno planea otro recorte del 15% en 2013/51, aunque esta cifra todava no se ha confirmado.

Los profesionales de la salud sufrieron un recorte del 5% de sus salarios por parte del gobierno central en 2010 y del 3% adicional por parte del gobierno cataln en 2011.

Desde entonces se han eliminado alrededor de un tercio de las camas de hospital y se ha cerrado uno de cada tres quirfanos, el servicio de urgencias se ha reducido en horario nocturno en muchos centros de atencin primaria, numerosos departamentos han pasado a cerrar por las tardes y se han cancelado operaciones para determinados casos/48.

Una de las medidas ms controvertidas adoptadas por el gobierno cataln es la tasa de 1 por receta, con un tope mximo para las personas que han de tomar muchos medicamentos y la exencin para pensionistas y perceptores de rentas bajas. Esta medida ha sido suspendida posteriormente por el Tribunal Constitucional espaol.

Ya ha habido algunos casos destacados de muertes de pacientes atribuidas a los recortes. Entre ellos figura el de una paciente que fue transferida de un hospital a otro porque ninguno poda llevar a cabo la intervencin necesaria, hasta que finalmente muri en el cuarto hospital, y el de otro paciente que muri de hemorragia cerebral despus de pasar cuatro das en el servicio de urgencias de un hospital especializado (Hospital Universitari Vall dHebron) sin que le hicieran una tomografa por resonancia magntica. Este caso est siendo investigado actualmente por las autoridades judiciales para determinar si aquel retraso incidi en la muerte del paciente.

Un colectivo de asociaciones de vecinos y ONG de Catalua ha presentado una querella criminal contra el ministro de Sanidad cataln, al que acusa de no prestar asistencia en casos de urgencia y de incurrir en conflicto de intereses. Una serie de centros de salud abocados a la privatizacin han sido ocupados por los usuarios en seal de protesta. Adems, el parlamento cataln ha creado una comisin para que investigue la gestin del sistema sanitario cataln, si bien los dos principales partidos, Convergncia i Uni y el Partit dels Socialistes de Catalunya, han vetado algunas comparecencias relacionadas con supuestos casos de corrupcin/52.

Madrid

El gobierno de la Comunidad de Madrid planea reducir un 7% su presupuesto de sanidad. Quiere privatizar seis hospitales recin construidos (Hospital Infanta Leonor, Hospital Infanta Sofa, Hospital Infanta Cristina, Hospital del Henares, Hospital del Sureste y Hospital del Tajo), privatizar parcialmente los dems hospitales mediante la subcontratacin de los servicios no sanitarios, privatizar el 10% de los centros de asistencia primaria, cerrar el Instituto de Cardiologa y centralizar los servicios de laboratorio. Asimismo se propone privatizar la lavandera central para los hospitales y la Unidad Central de Radiologa. Al igual que en Catalua, la tasa de 1 por receta que propuso implantar ha sido suspendida por el Tribunal Constitucional. Los profesionales de la salud opuestos a estas reformas han organizado manifestaciones y una huelga sin precedentes de duracin indefinida/53. En Madrid han dimitido 332 gerentes sanitarios ante el avance de los planes de privatizacin. Las dimisiones afectarn a 137 centros de asistencia primaria; en 90 centros ha dimitido todo el equipo.

Recuadro 2: Profesionales de la salud en Catalua: experiencias y opiniones sobre los recortes

Metodologa

En total se han realizado 34 entrevistas con profesionales de la salud (30 mdicos y 4 enfermeros) que trabajan en hospitales (18) y centros de asistencia primaria (16), tanto del sector pblico como privado. Las instalaciones se hallan en zona urbana y en medio rural de los alrededores de Barcelona y Girona. Entre los entrevistados hay becarios, consultores y jefes de servicio con contrato temporal o indefinido. Cada entrevista tuvo una duracin de unos 90 minutos; la ms corta dur media hora y la ms larga, 3 horas. Las entrevistas se realizaron en cataln y castellano y se grabaron. Se pregunt a los entrevistados sobre su jornada de trabajo antes y despus de que se introdujeran las reformas, su experiencia con la reforma sanitaria, su punto de vista sobre los cambios y su opinin sobre soluciones de futuro. Las entrevistas se codificaron deductivamente partiendo de un anlisis temtico. La aprobacin tica se obtuvo de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

Algunas personas entrevistadas sealaron que no haban sido consultadas y que estaban indignadas, estupefactas y desilusionadas. Un mdico especialista que trabaja para el sector privado considera que los recortes eran necesarios y adecuados. Varios entrevistados citaron ejemplos de pacientes que se han visto afectados negativamente. Algunos dijeron que estaban encontrando la manera de salir del paso, pero que no tenan claro durante cunto tiempo. Haba falta de claridad con respecto al sentido ltimo de los cambios y a sus efectos en la salud de la poblacin. Al preguntarles por soluciones alternativas a las propuestas por el gobierno autonmico, casi ninguno de los entrevistados supo hacer una evaluacin precisa de la situacin debido a la falta de informacin. Sus preocupaciones coincidan con la experiencia obtenida durante la investigacin subyacente a este escrito, pues parece que apenas hay inters oficial alguno por evaluar el impacto de las polticas que se estn aplicando. Algunos entrevistados pensaban que los gerentes y polticos estaban promoviendo la creciente privatizacin del sector sanitario al servicio de sus propios intereses. Algunos formularon acusaciones de corrupcin y conflicto de intereses.

Qu dicen los trabajadores y trabajadoras del sistema sanitario

Impacto de los recortes y experiencias personales

De un da para otro recortan el 10% del presupuesto, clausuramos camas, cerramos quirfanos durante cuatro meses, funcionamos al 40% de nuestra capacidad es como si en una autopista de tres carriles se cierran dos: el resultado ser un atasco. Lo han hecho tan mal mdico especialista de un hospital terciario

En lo que respecta a mi salud mental, me siento fatal, en particular porque nos han reducido los quirfanos. Hace dos das tuve que enviar a un paciente para que le hicieran una urgente operacin del corazn, pero todos los quirfanos estaban ocupados porque los dems estaban cerrados Yo era responsable de un paciente en estado crtico y no poda hacer nada. Eso fue muy doloroso y pas un rato horrible. Finalmente consegu transferir al paciente a un hospital privado, y ahora tendremos que pagar al sector privado por esa intervencin porque el sector pblico est cerrando quirfanos No creo que esto nos ayude a ahorrar costes especialista hospitalaria

Los recortes matan. Mi marido tiene problemas de corazn Si ahora llamo al 061 para que enven una ambulancia porque ha tenido un infarto, tendremos que esperar 45 minutos. No se lo he contado desde luego que los recortes matarn a personas enfermera de un hospital

Con la introduccin de los recortes, el ao pasado me dijeron que ahora tendrs que volver a tu antiguo puesto de visitar pacientes en vez de tu puesto tcnico. Yo no haba visto un paciente en 20 aos. Pienso que esas decisiones son una locura. Han hecho esto conmigo para ahorrarse seis meses de una sustitucin Har lo que pueda, pero soy consciente de que no estoy preparado para tratar a mis pacientes como es debido mdico generalista

Soluciones a los recortes propuestos

Nadie escucha al profesional ni le pide su opinin. Nuestra opinin cuenta, pero nadie nos ha preguntado. Con respecto a los pacientes, realmente no se sabe qu va a ocurrir con ellos [despus de acudir al entrevistado], y estoy seguro de que esto repercutir en la tasa de mortalidad especialista de atencin primaria

Uno no sabe de dnde viene el dinero ni en qu se gasta, ni cmo se gestiona Cmo voy a proponer soluciones en estas condiciones? Tengo la sensacin de que gastamos demasiado dinero ya sabes, la corrupcin que tenemos en Espaa, donde no hay transparencia Yo no sabra qu proponer. especialista hospitalario

Los motivos de los recortes

El gobierno cambia y los once que empiezan a gestionar el servicio de salud (cataln) vienen del sector privado, todos ellos han trabajado en compaas de seguros privados Hay un claro propsito de privatizar y hacer negocio, y de sacar tajada. En este pas no hemos hecho ms que construir casas y existe la posibilidad de hacer dinero en los servicios sanitarios y sociales. Hay montones de intereses detrs de esto, hay muchos amigos, toda una nube De ah esta desesperacin. mdico especialista, hospital terciario

El Partido Socialista [que encabez el anterior gobierno cataln en coalicin con otros dos partidos] ya se dedic a privatizar. Todos lo hacan, y dnde est ahora toda esa gente? Estn trabajando para una compaa de seguros privada, Mutua de Terrassa. El nuevo gobierno est aplicando los recortes tan brutalmente que la gente est anonadada. La gente piensa que al menos le quedan las piernas. Me han quitado la mesa y la silla, pero al menos me han dejado las piernas. enfermera de un hospital.

Notas

1/ Comisin Europea. European Economic forecast Autumn 2012. Economic and Financial Affairs, 2013.

2/ Instituto Nacional de Estadstica. Encuesta de Poblacin Activa (EPA). Primer trimestre de 2013.

3/ Instituto Nacional de Estadstica. Encuesta de Condiciones de Vida Ao 2012. Datos provisionales. Prensa ND, ed. Instituto Nacional de Estadstica, 2012.

4/ Fondo Monetario Internacional. World Economic Outlook Data, 2012. www.econstats.com/weo/CESP.htm.

5/ OCDE. Sovereign borrowing Outlook 2013. OCDE, 2013.

6/ OCDE. Health at a glance: Europe 2012. OECD Publishing, 2012.

7/ Gen Badia J., Gallo P., Hernndez Quevedo C., Garca Armesto S. Spanish health care cuts. Penny wise and pound foolish? Health Policy 2012; 106:23-8.

8/ Martn Moreno J.M., Alonso P., Clavera A., Gorgojo L., Peir S. Spain: a decentralised health system in constant flux. BMJ 2009, 338:b1170.

9/ Garca Armesto S., Begoa Abada Taira M., Durn A., Hernndez Quevedo C., Bernal Delgado E. Spain: health system review. Health Syst. Transit 2010; 12:1-295.

10/ BOE. Real Decreto-ley 21/2012, de 13 de julio, de medidas de liquidez de las Administraciones Pblicas y en el mbito financiero. Nm. 168, sbado 14 de julio de 2012. Boletn Oficial del Estado, 2012.

11/ Gobierno de Espaa. Programa Nacional de Reformas. La Moncloa, 2013.

12/ El Mundo. Sanidad tendr un recorte de 7.000 millones y Educacin de 3.000. 2012.

13/ BOE, Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones. Nm. 96. Martes 24 de abril de 2012. Boletn Oficial del Estado, 2012.

14/ Rincn R. Los enfermos crnicos pagarn por ir en ambulancia sus tratamientos. El Pas, 12 de diciembre de 2012.

15/ La Vanguardia. El Gobierno har ms recortes y ampliar el copago para ahorrar 3.134 millones en sanidad en 2013. La Vanguardia, 30 de abril de 2013.

16/ Balsells F. Las listas de espera aumentan el 43% por los recortes de Mas en sanidad. El Pas, 2012.

17/ Gili M., Roca M., Basu S., McKee M., Stuckler D. The mental health risks of econmica crisis in Spain: evidence from primary care centres, 2006 and 2010. Eur J Public Health 2013:23:103-8.

18/ Agncia dInformaci, Avaluaci i Qualitat en Salut. Informe de Salut de Catalunya 2011, 2012. Observatori del sistema de Salut de Catalunya. Servei Catal de la Salut. Departament de Salut, Generalitat de Catalunya.

19/ Gallardo A. Las muertes por suicidio crecen el 10% en Catalunya durante la crisis. El Peridico, 23 de junio de 2012.

20/ Instituto de Informacin Sanitaria, Barmetro de Salud 2011. Ministerio de Sanidad, Poltica Social e Igualdad, 2012.

21/ CIS, Barmetro de Septiembre. Madrid, Centro de Investigaciones Sociolgicas, 2012.

22/ CIS, Barmetro de Diciembre. Madrid, Centro de Investigaciones Sociolgicas, 2012.

23/ Prez Pons M., Roger M. Dimite el presidente del ICS acosado por los escndalos en la sanidad catalana. El Pas, Tarragona/Barcelona, 29 de junio de 2012.

24/ Abril G., Sevillano E., Prats J. De la pblica a la privada y al revs. El Pas, Madrid/Valencia, 2 de diciembre de 2012.

25/ SESPAS, Posicionamiento de SESPAS sobre las polticas de privatizacin de la gestin de los servicios sanitarios. 2012, www.sespas.es/adminweb/uploa... Posicion.pdf.

26/ Garca Rada A. La demolicin programada de la sanidad pblica. El Pas, 24 de septiembre de 2012.

27/ Casino G. Spanish health cuts could create humanitarian problem, Lancet 2012; 379:1777.

28/ Elorza A. Sanidad exige 710 euros al ao a los sin papeles por ser atendidos. El Pas, Madrid, 6 de agosto de 2012.

29/ Amnista Internacional, Mdicos del Mundo, Red Acoge. Contra la reforma sanitaria que puede costar vidas. Comunicado de prensa, 2012.

30/ Thomson S., Foubister T., Mossialos E. Can user charges make health care more efficient? BMJ 2010; 341:c3759.

31/ Trivedi A.N., Moloo H., Mor V. Increased ambulatory care copayments and hospitalizations among the elderly. N Engl J Med 2010; 362:320-8.

32/ Newhouse J., Insurance Experiment Group. Free for all? Lessons from de Rand health insurance experiment. Harvard University Press, 1993.

33/ Gemmill M.C., Thomson S., Mossialos E. What impact do prescription drug charges have on efficiciency and equity? Evidence from high-income countries. Int J Equity Health 2008; 7:12.

34/ Basu S., Andrews J., Kishore S., Panjabi R., Stuckler D. Comparative performance of prvate and publica healthcare systems in low- and middle-income countries, a systematic review. PLoS Med 2012; 9:e1001244.

35/ Montagu D.D., Anglemyer A., Tivari M., Drasser K., Rutherford G.W., Horvath T. y cols. Private versus public strategies for health service provision for improving health outcomes in resource-limites settings. Global Health Sciences, Universidad de California, 2011.

36/ Eggleston K., Shen Y.C., Lau J., Schmid C.H., Chan J. Hospital ownership and quality of care: what explains the different results in the literature? Health Econ 2008; 17:1345-62.

37/ Tiemann O., Schreygg J., Busse R. Hospital ownership and efficiency: a review of studies with particular focus on Germany. Health Policy 2012; 104:163-71.

38/ Kondilis E., Gavana M., Giannakopoulos S., Smyrnakis E., Dombros N., Benos A. Payments and quality of care in prvate for-profit and public hospitals in Greece. BMC Health Serv Res 2011; 11:234.

39/ Quercioli C., Messina G., Basu S., McKee M., Nante N., Stuckler D. The effect of healthcare delivery privatisation on avoidable mortality: longitudinal cross-regional results from Italy, 1993-2003. J Epidemiol Community Health 2013; 67:132-8.

40/ McKee M., Edwards N., Atun R. Public-private partnerships for hospitals. Bull World Health Organ 2006; 84:890-6.

41/ Navarro V. El error de las polticas de austeridad, recortes incluidos, en la sanidad pblica. Gac Sanit 2012; 26:174-5.

42/ Vega M.A. Menos fraude, menos recortes. El Pas, 23 de enero de 2013.

43/ Ministerio de Sanidad. Gasto sanitario pblico, www.msc.es/organizacion/sns/docs/ gasto08.pdf.

44/ McKee M., Karanikolos M., Belcher P., Stuckler D. Austerity: a failed experiment on the people of Europe. Clin. Med. 2012; 12:346-50.

45/ Fondo Monetario Internacional. World economic outlook, octubre de 2012. Coping with high debt and sluggish growth. 2012. www.imf/org/external/pubs/ft... pdf/text.pdf.

46/ Klein N. La doctrina del shock. Paids 2007.

47/ Kentikelenis A., Karanikolos M., Papanicolas I., Basu S., McKee M., Stuckler D. Health effects of financial crisis: omens of a Greek tragedy. Lancet 2011; 378:1457-8.

48/ Garca Rada A. Wages are slashed and waiting lists grow as Catalonias health cuts bite. BMJ 2011; 343:d6466.

49/ Metges de Catalunya. El pressupost de Salut confirma les advertncies de Metges de Catalunya. 2012. metgesblog.com/2012/01/30/el-pressupost-de-salut-confirma-les-advertncies-de-metges-de-catalunya.

50/ Federacin de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pblica. Informe sobre los recortes sanitarios en las Comunidades Autnomas. 2012.

51/ Eldebat.cat. Nova reducci brutal del Pressupost de Salut per al 2013. 15 de abril de 2012. www.eldebat.cat/cat/viewer.p....

52/ La Vanguardia. CiU y PSC imponen vetos en la comisin parlamentaria de Sanidad. La Vanguardia, 30 de abril de 2013.

53/ Sevillano, E. Paralizar el plan sanitario sera la primera medida de ahorro. El Pas, 12 de diciembre de 2012.

Publicado en BMJ el 13/06/2013

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article8085

Traduccin: VIENTO SUR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter