Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2013

Entrevista a Alejandro Andreassi, ngel Duarte y Jos Luis Martn sobre las medidas del gobierno central en torno a la Administracin del Estado
Unir fuerzas de orden pblico, suprimiendo la Guardia Civil por ejemplo, tambin es una 'racionalizacin' econmica que el proyecto no contempla

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Alejandro Andreassi [AA], ngel Duarte Montserrat [ADM] y Jos Luis Martn Ramos [JLMR] son tres grandes e imprescindibles historiadores de Sefarad que, entre sus numerosas virtudes, acostumbran a ubicar con mino y acierto el internacionalismo, la solidaridad y la racionalidad en lugar destacado de sus anlisis y aproximaciones polticas.

***

Qu sentido tienen las ltimas medidas del gobierno PP sobre la Administracin del Estado? Se trata de racionalizar el Estado? De aligerar su peso? De ahorrar un dinero que sera preferible destinarlo a otras finalidades ms esenciales? De no duplicar servicios pblicos? O por el contrario: Se puede hablar en propiedad de medidas centralizadoras? Se intenta golpear o daar el Estado autonmico actual? Con qu finalidad?

ADM. No creo que estemos hablando de racionalizacin de la estructura administrativa del Estado. Este objetivo, asociado al sintagma "economas", que, con toda probabilidad, sera deseable, en realidad est encubriendo un ataque en toda regla a la autonoma del municipio y un ejercicio de recentralizacin que aspira a liquidar las cuotas existentes de autonoma de regiones y nacionalidades y pretende dar cuenta de sujetos polticos colectivos que haban adquirido, al margen de los vicios administrativos implcitamente antes aducidos, un protagonismo en la arena pblica.

De llevarse a cabo la susodicha potenciar el efecto "capitalidad" lo que no significa ms que la concentracin de rentas e inversiones en una geografa central. Pongamos que hablo de Madrid.

Dicho de otra manera, potenciar desigualdades entre territorios. Y, al fin y al cabo, como seres humanos, mujeres y hombres, viejos y nios, homo y heteros... integramos clases y -ay!- pueblos o naciones. Es decir, territorios.

JLMR. Como en otros frentes, se aprovecha la crisis para introducir una contrarreforma del estado, en este caso del estado de las autonomas; parece claro que el gobierno Rajoy ha cedido, en este caso, a la presin del sector FAES y su propuesta de revisar, en direccin negativa, el "estado de las autonomas". Se muestra eso en los modos de la reforma -una propuesta desde arriba, para un tema que afecta a las administraciones autonmicas y locales- y en buena parte de sus concreciones; poner al mismo nivel el servicio de metereologa y la institucin del defensor del pueblo es una barbaridad poltica, provocadora o reveladora de su concepcin centralista del estado. Que se liquide el Ministerio de Cultura; que se unifiquen las fuerzas de orden pblico -supresin de la Guardia Civil- por ejemplo, tambin son medidas de "racionalizacin" econmica que el proyecto no contempla.

AA. Creo que se trata de aprovechar la crisis para recentralizar el estado del mismo modo que se la aprovecha para liquidar la legalizacin del aborto, el matrimonio homosexual, la sanidad y la educacin pblica. O sea, una clara reaccin en el sentido de la recuperacin de un statu quo muy ante. Es evidente que esto es producto de una ideologa que repudia cualquier viso de autonoma a cualquier nivel posible por ello no debemos perder de vista, aunque no se presente formalmente en el mismo paquete, que tambin se expresa ante el intento, Wert mediante, de liquidar la autonoma universitaria, o la liquidacin del papel de los consejos escolares. Corresponde a una visin tecnocrtica, y por lo tanto verticalista, de las relaciones del poder poltico con la sociedad civil.

Uno de los corolarios de estas medidas no podra ser aumentar la desafeccin, por decirlo con palabra algo gastada, de los ciudadanos de algunas comunidades histricas respecto al gobierno central? No sera, si fuera el caso, una poltica de alto riesgo y de alta tensin disgregadora?

ADM. El problema que tengo, Salvador, con el uso de la frmula "comunidades histricas" es que, en mi caso, me parece la fuente primera de todo tipo de aguas turbias, insalubres. Si el centralismo es fuente de desigualdad no lo es menos el privilegio. Y ello es as en trminos muy concretos: de renta o de disponibilidad de recursos para hacer frente a las situaciones de emergencia social. Lo que un comn amigo denominara como asistencialismo.

La desafeccin se dar en cualquier circunstancia en la medida que las nociones de agravio se han impuesto a las de solidaridad. Ese no era, necesariamente, el corolario del Estado de las Autonomas ni el de un mucho ms potente y definido Estado federal... Pero ha sido as. Y no veo como podra desandarse lo andado. Las pulsiones liquidadoras de la complejidad estn muy cmodas con las miradas por encima del hombro... y, por supuesto, la correspondencia es exacta.

JLMR Aumentar la desafeccin en Catalua, el Pas Vasco, Galicia y Andaluca. Han optado por una poltica de "energa" ante la mediocridad de la direccin del PSOE y los titubeos y divisiones en CiU. Pero desde luego no parece una propuesta de avance en la solucin de los problemas territoriales. Es ms que alto riesgo y no har otra cosa que alentar a los separadores.

AA. Efectivamente, creo que el resultado ser aumentar las tendencias centrfugas, pero supongo que calculan que esas tendencias se equilibrarn en el seno de cada una de esas comunidades con las que se oponen a la ruptura, y a su vez el PP especula con que el resto de la poblacin del Estado haga pia alrededor de su poltica recentralizadota en la medida en que esas tensiones se intensifican.

Perdonad que insista. Se puede hablar en propiedad de medidas centralizadoras? Se intenta golpear o daar el Estado autonmico actual? Con qu finalidad?

JLMR: Es obvio que se trata de un proyecto de recuperacin de atribuciones polticas y administrativas en beneficio del gobierno central, so capa -tramposa- de reducir gastos (unos s, otros no). Se trata de responder a la crisis del estado de las autonomas con el horizonte de su reduccin al mnimo: caf para todos, pero descremado.

Quedan afectadas slo las administraciones autonmicas o tambin se incide en la administracin municipal?

JLMR. Hay que decir s. Pero este sera todo otro tema. Podramos tratarlo en otro momento.

Los barones del PP apoyan la medida? No es contradictorio si es el caso con sus ansias (no digo que sean nicas), en ocasiones desmedidas, de poder autonmico?

ADM. No es menos cierto que, como apuntas en el cuestionario, y ms all de la ciudadana de a pie, el estado autonmico ha generado unas lites especficas que tienen inters en preservar su estatus. Por lo dems, no han tenido demasiados reparos, dappertutto, de sostener su influencia en una creciente manipulacin de las bajas pasiones de las clases medias, en alimentar revueltas de contribuyentes que, por lo dems, tienen las espaldas cubiertas: en las encuestas se siguen considerando gentes de izquierda, progresistas, o partidarios de la intervencin de los poderes pblicos en la defensa del comn (siempre que el comn no sea el de los otros, claro).

JLMR. Todos lo apoyan? Con qu contrapartidas? En cualquier caso no s si esos barones (Monago, por ejemplo) tienen ansia de "poder autonmico" o de "poder econmico"; si esa reforma les garantiza el actual reparto desequilibrado del pastel fiscal y el inmovilismo de sus polticas, ya les ir bien. Aqu habra que introducir un tema: la redistribucin fiscal, necesaria, no tendra que ser sin condiciones de inversin, por parte de las autonomas receptoras, en programas de desarrollo pactadas mediante "contrato-programa" con el conjunto del estado. Eso pondra lmites cuantitativos, temporales y espaciales a la redistribucin fiscal.

Os recuerda en alguna medida lo ocurrido con la LOAPA en los aos ochenta?

JLMR. La LOAPA fue, entre otras cosas, un obstculo al desarrollo federalizante del modelo autonmico. Ahora el proyecto que se presenta no es de freno, es de marcha atrs.

AA: Coincido con Lito [JLMR] en la diferencia que observa entre la LOAPA y las actuales intenciones del PP.

ADM. Introducira un matiz, que no necesariamente una contradiccin, a lo sealado por Jos Luis y Alejandro. La implicacin directa del PSOE en la LOAPA facilit, en ese momento, la neutralizacin de uno de los vectores reales de federalizacin del sistema: el andalucismo poltico de izquierda. Subsumido -y abandonado- en el partido de Felipe Gonzlez y Alfonso Guerra, pas a ser una suerte de topo de reducidas dimensiones que sigui erosionando las races del centralismo unitario. Lo digo porque suele aducirse, al pensar histricamente ese momento terminal de la Transicin, la enemiga de los nacionalismos conservadores cataln y vasco. Y no me parece a m que lata en su seno, ni que haya latido jams, una genuina pulsin federalizante. Colapsar el contradictorio y complicado gobierno de izquierdas en Andaluca reproducira dichas circunstancias. La continuidad de este ejecutivo acaso -y digo slo acaso- permita que se mantenga una voz que contemple la soberana de los territorios y, al tiempo, la igualdad de los ciudadanos.

Cmo vislumbris una solucin razonable, justa y fraternal al denominado problema territorial espaol?

ADM. El horizonte es muy ntido, tanto como no factible. Un federalismo solidario que no se sostenga sobre fueros sino sobre criterios de racionalidad y equidad. Pero insisto, no me parece factible.

JLMR. Conoces mi opcin Salvador. Un sistema federal aplicado a la multinacionalidad, a partir del principio del derecho de autodeterminacin, que incluye el de separacin. Multinacionalidad, no "multirregionalidad" Con un esquema de reparto de competencias claro, en el que no quepan interpretaciones polticas de parte. Y con un sistema fiscal que considere, al menos, tres cuestiones: la igualdad de los ciudadanos de todas las nacionalidades del estado en la presin y el beneficio fiscal, un flujo solidario entre partes de mayor y menor desarrollo, respetando el criterio de la ordinalidad el ajuste de ese flujo a contratos.programa de desarrollo.

AA. Me sumo a lo expresado por ngel y Lito: Repblica confederal solidaria, fundada en el derecho de autodeterminacin incluyendo el de secesin de las nacionalidades que la integran, apoyada en criterios de igualdad y racionalidad. Aunque creo que por el momento lo tenemos difcil.

Slo por el momento, querido Alejandro, no hay que desesperar. No escribi Galeano aquello de Dejemos el pesimismo para tiempos mejores? Gracias a todos, queridos y admirados compaeros.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter