Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2013

Ventana al mundo desde Puerto Rico
Las movilizaciones populares en Brasil

Alejandro Torres Rivera
Rebelin


Durante las pasadas semanas las principales ciudades de la Repblica Federativa de Brasil se han convertido en ros de manifestantes movilizndose por miles fundamentalmente en protestas contra el aumento en los precios del transporte pblico y en rechazo a los gastos extraordinarios incurridos por el gobierno brasileo en el desarrollo de dos eventos deportivos de ftbol: la Copa Confederaciones y la Copa del Mundo a efectuarse en el ao 2014.

Los aumentos en el transporte pblico que tanto han impactado a la poblacin consisten de un incremento del equivalente a $1.50, lo que representa para millones de brasileos una tercera parte de su ingreso diario. Se estima que los gastos invertidos para el desarrollo de los dos eventos deportivos asciende a $15,000 millones mientras la poblacin reclama que ese dinero debera invertirse en atender las grandes deficiencias que tiene el pas en los renglones de salud y educacin pblicas.

Brasil es la quinta economa del mundo, sin embargo, su realidad refleja grandes asimetras a la hora de examinar la distribucin de la riqueza. Durante los pasados aos los gobiernos de Inacio Lula Da Sila y de su actual presidenta, Dilma Rousseff, han hecho esfuerzos extraordinarios en procurar atender las necesidades ms apremiantes de la poblacin asociadas a la pobreza. De acuerdo con datos ofrecidos por las Naciones Unidas a travs de la Comisin Econmica para Amrica Latina (CEPAL), Brasil, con una poblacin estimada en 200 millones de habitantes, redujo en la ltima dcada la pobreza de un 37.5% a un 20.9%. Se estima que tal reduccin impacto favorablemente a 27 millones de personas. La pobreza extrema, por su parte, se redujo de 13.2% a 6.1%.

En los programas econmicos para combatir la pobreza desarrollados por la presidenta Rousseff participan hoy 50 millones de brasileos lo que representa un incremento de un 60% con relacin a los participantes al finalizar el gobierno de Lula en 2010. La tasa de desempleo hoy en Brasil es la ms baja en su historia. A pesar de ello, la desigualdad, el ingreso, y el acceso a servicios pblicos en la educacin y la salud, por mencionar algunos, sigue siendo bandera de lucha en las aspiraciones sociales de la poblacin.

Las movilizaciones desarrolladas de las cuales se estima ha participado ms de un milln de personas, surgieron como resultado de una convocatoria en las redes sociales del Movimiento por el Pase Libre ante las primeras manifestaciones de aumento en los precios de los pasajes de diez centavos, los que continuaron incrementando hasta la suma de $1.50. En sus demandas iniciales, el movimiento MPL, conformado fundamentalmente por estudiantes, reclamaban como reivindicacin el transporte gratuito. Se indica que desde aproximadamente el ao 2005 no se observaban en Brasil manifestaciones tan masivas.

Aparenta ser una contradiccin que el gobierno de Dilma Rousseff, que dadas sus grandes aportaciones al mejoramiento de las condiciones de vida el pueblo trabajador en Brasil cont en el inicio de su mandato con tanto apoyo y popularidad entre el pueblo brasileo, sea a su vez el causante de tan multitudinarias manifestaciones de protesta en las calles.

Sectores vinculados a la oligarqua brasilea, que no renuncian a su anterior control del Estado, se encuentran actualmente atrincherndose en esas movilizaciones para contribuir al descrdito de su gobierno, estimular el caos, promover las conductas antisociales dentro del desarrollo de las manifestaciones y si fuera posible, provocando las condiciones para lo que ha venido a llamarse un golpe de estado blando. En algunas de las marchas loa agitadores infiltrados han promovido el desarrollo de la violencia contra instituciones y facilidades del gobierno central. Tal fue el caso de la ocupacin parcial de le Cancillera, o los intentos para penetrar dentro de los predios del palacio de gobierno y otras dependencias gubernamentales. Tambin han participado en actos de provocacin y violencia sectores de la extrema derecha brasilea y sectores vinculados con el narcotrfico.

Algunas de estas manifestaciones han conllevado enfrentamientos violentos entre manifestantes y la Polica. En ellas han ocurrido varias muertes, principalmente como resultado de accidentes de vehculos que han impactado manifestantes y ciertamente, hay mltiples heridos y arrestados.

El Partido Comunista Brasileo, partido fundado en 1922 y que junto al Partido del Trabajo y el Partido Comunista de Brasil, configuraran parte de las fuerzas polticas principales de la izquierda brasilea, public el pasado 17 de junio una Declaracin saludando en forme militante al vigoroso movimiento surgido a partir de una manifestacin den Sao Paulo contra el aumento de las tarifas de los autobuses urbanos. Para ellos, el aumento en las tarifas fue la chispa de un movimiento que adems de la protesta contra dicha medida, expresa su indignacin contra el desmantelamiento de la salud y la educacin, las privatizaciones, la brutalidad policial, la corrupcin, la injusta distribucin de la renta, la inflacin, la precarizacin del trabajo, la falta de perspectivas para la mayora de los jvenes, y sobre todo, el sentimiento de traicin del gobierno y la farsa de la democracia burguesa.

En otra declaracin, su Comit Central el da 23 de junio, indic que en diez aos de gobierno del PT, los trabajadores han sido llamados a intervenir de manera independiente y autnoma para alterar la correlacin de fuerzas a favor de medidas de carcter popular y en defensa de sus derechos. Indican que el gobierno que dirige la presidenta Rousseff ha perdido el contacto con el pueblo, a la par que reafirman su lnea estratgica socialista y sus sealamientos caracterizando el gobierno de la presidenta brasilea como uno de carcter reformista al servicio del capital.

Entre las organizaciones que tambin han dado su respaldo a las movilizaciones en Brasil se encuentra la Central de Trabajadores de Brasil, la cual en conjunto con otras organizaciones sindicales se ha manifestado a los fines de que la movilizacin del pueblo es un elemento indispensable para transformaciones sociales ms profundas. Por su parte, el Partido del Trabajo de Brasil, pese a su relacin directa con el gobierno de Rousseff, tambin ha hecho expresiones apoyando las movilizaciones populares.

De acuerdo con Emir Simao Sader, filsofo y poltico brasileo, algunas conclusiones que ya pueden adelantarse de la importancia que ha cobrado este movimiento, adems de la victoria que representa haber detenido el incremento en los costos de los pasajes, es que ha demostrado que vale la pena movilizare y luchar. Nos indica que el movimiento puso en discusin una cuestin esencial en la lucha contra el neoliberalismo, la polarizacin entre los intereses pblicos y privados y el tema de quin debe financiar los costes de un servicio pblico esencial, que como tal, no debera estar sometido a los intereses de las empresas privadas, movidas por el lucro. De hecho, como resultado de las movilizaciones, la presidenta Rousseff se ha comprometido a destinar la suma de $20,000 millones a mejorar el transporte pblico.

Otro elemento positivo de estas jornadas de movilizacin popular que el autor destaca es que el movimiento de protesta ha incorporado masivamente a los jvenes entrando as a la vida poltica e incorporndolos a la temtica del significado de la juventud y de sus condiciones concretas de vida y de expectativas en el Brasil del siglo XXI.

Poco a poco, un movimiento que comenz siendo visto como una amenaza y una provocacin contra el gobierno, ha pasado a ser observado desde otra perspectiva, incluso por sectores del propio gobierno, cuando la propia presidenta primero accede a reunirse con representantes del Movimiento por el Pase Libre (MPL) y luego, ms adelante, desde el palacio presidencial afirma: Las calles nos estn diciendo que quieren que el ciudadano, y no el poder econmico, est en primer lugar. De ah que Rousseff aproveche la situacin para plantear la necesidad de reformar el poder poltico en Brasil. Para lograrlo propone convocar a un referndum que autorice la eleccin de una Asamblea Constituyente para que sea mediante este mtodo que se lleven a cabo las reformas polticas necesarias en el Siglo 21 en la estructuracin del Estado.

En la edicin electrnica del peridico El Universal de 25 de junio de 2013, se indica que las principales centrales sindicales de Brasil tambin acordaron llevar a cabo una jornada nacional de protestas y paralizaciones. Estas se llevarn a cabo el prximo 11 de julio, segn indican, para reforzar sus reivindicaciones ante el gobierno y para aprovechar las actuales manifestaciones que sacuden al pas. La jornada, denominada como Da Nacional de Lucha con Huelgas y Movilizaciones en todos los estados del pas incluyen a la CUT, Forca Sindical, Unin General de los Trabajadores, Coordinacin Nacional de Luchas y la Central General de los Trabajadores Brasileos. De acuerdo con uno de los convocantes, si bien no se hace un llamado a la huelga general, se pretende incorporar las reclamaciones de los trabajadores a las reclamaciones de la calle.

Como ocurre con otros movimientos de masas que han surgido de manera espontnea, hace falta un ingrediente esencial para que sa protesta social tenga el potencial de transformarse en un verdadero movimiento revolucionario capaz de estremecer con fuerza y desplazar las estructuras capitalistas existentes en el pas: una fuerza poltica organizada, con un proyecto poltico capaz de lograr un mejor aprovechamiento de la coyuntura en beneficio de los intereses del pueblo.

Si bien las actuales movilizaciones no contienen en estos momentos tal ingrediente, sera un grave y serio error para el gobierno prestar odos sordos a las demandas que provienen del pueblo. Tambin sera otro serio error ante la realidad de su desarrollo, no vincularse con ellas procurando imprimirles un contenido social y poltico ms profundo. En las semanas siguientes se ir definiendo con mayor precisin el contenido y alcance de la protesta social y su impacto en la vida poltica futura de Brasil.

Esta semana, en Ventana al Mundo desde Puerto Rico, quien les habla, Alejandro Torres Rivera, junto al amigo, periodista y compaero Nelson del Castillo, discutiremos los ms recientes sucesos ante las movilizaciones populares en la Repblica Federativa de Brasil.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter