Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2005

La paradoja de los mexicano-estadounidenses en la guerra

Jorge Mariscal
Rebelin

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


En una reciente edicin del New York Times (20 de junio) se inform que el secretario de defensa Donald Rumsfeld espera ascender al teniente general Ricardo Snchez a general cuatro estrellas y jefe del Comando Sur. A pesar de que Snchez fue el oficial de mayor grado en Irak durante el escndalo de la prisin de Abu Ghraib, una investigacin interna del ejrcito lo exoner de todo mal comportamiento. Segn el artculo del Times, un factor clave en la decisin de ascender a Snchez sera su capacidad de atraer a ms jvenes latinos a las fuerzas armadas.

Citando fuentes dentro del Pentgono, el artculo informa que la promocin de Snchez exhibira al oficial hispnico de mayor grado y su convincente historia personal por haber crecido pobre en el sur de Texas y haber utilizado a las fuerzas armadas como escalera para salir de la pobreza, en tiempos en los que el ejrcito tiene dificultades para cumplir con sus cuotas de reclutamiento.

El Times cita a un alto oficial del ejrcito diciendo: el general Snchez, como un modelo de conducta, es extremadamente importante. El ejrcito ofrece crecimiento, oportunidad y desarrollo. No podemos ignorar cul es la composicin de nuestra poblacin.

La poblacin en este caso es la cohorte latina en edad militar en rpido crecimiento atrapada en escuelas pblicas inferiores, con altas tasas de abandono escolar y un acceso mnimo a la educacin superior, que es el objetivo a largo plazo de la campaa multimillonaria de reclutamiento militar del Pentgono.

La historia nos ensea que los antecedentes blicos de los mexicano-estadounidenses son distinguidos e irreprochables. La invasin y ocupacin de Irak proyectar ese historial hacia el futuro. Pero el lado oscuro de la experiencia de esta comunidad en tiempos de guerra ilumina las contradicciones involucradas en el trato dado por la sociedad de EE.UU. a sus propios ciudadanos de origen mexicano.

A principios del verano de 1943, cuando miles de mexicano-estadounidenses combatan y moran en Europa y el Pacfico, marineros atacaron a jvenes mexicano-estadounidenses en las calles de Los ngeles y otras ciudades del sur de California. Mientras la polica contemplaba y los peridicos conservadores alimentaban la histeria antimexicana, los militares atacaban a jvenes hombres y mujeres en apariencia por usar zoot suits [vestimenta extravagante que usaban los latinos y que era una forma visual de desafo.] y luego ampliaban sus ataques a la poblacin en general.

En el este de Los ngeles, un joven mexicano-estadounidense escribi: Se supone que ste sea un pas libre. No andamos pegndole a la gente slo porque no nos gusten los trajes que se ponen. De qu lado est la Armada en todo caso?

En el verano de 1970, mientras miles de mexicano-estadounidenses combatan y moran en el sudeste asitico, manifestantes chicanos contra la guerra se reunieron en el este de Los ngeles para denunciar el impacto de la guerra sobre las comunidades locales. Los 25.000 hombres, mujeres y nios que participaron acababan de llegar a Laguna Park cuando sheriffs del distrito de Los ngeles y polica de la ciudad los atacaron utilizando gases lacrimgenos, golpeando en el suelo de hombres y mujeres y terminando por matar a tres personas.

En una carta a un peridico local, un soldado en Vietnam dijo: Nosotros, los soldados chicanos, tenemos algo que decir a nuestros hermanos en el este de Los ngeles. Nos enorgullecimos cuando supimos de las manifestaciones en el este de Los ngeles. Pero por qu no siguieron? Estamos aqu esperando impacientemente para volver a casa.

En el verano de 2005, mientras miles de mexicano-estadounidenses (as como miles de nacionales mexicanos que no eran ciudadanos de EE.UU.) combatan y moran en Irak, los as llamados Minutemen cazan a trabajadores mexicanos a lo largo de la frontera y los acosan en localidades tan diversas como el sur de California y el este de Tennessee. Escudados tras el tema de la inmigracin ilegal y apoyados tcitamente por polticos como Arnold Schwartzenegger, los Minutemen se suman a la larga lnea de matones racistas que salpican la historia de EE.UU.

Como dice el veterano chicano de Vietnam, Charley Trujillo: Nos llaman estadounidenses cuando nos necesitan para una guerra. El resto del tiempo slo somos inmundos mexicanos.

Qu irnico sera si el teniente general Snchez, cuya madre cosechaba algodn en el sur de Texas, se convirtiera en el poster boy para transformar a jvenes latinos y latinos en carne de can para una poltica extranjera insensata, mientras al mismo tiempo grupos vigilantes intimidan y amenazan a trabajadores mexicanos pobres.

Considerando la dolorosa historia de los mexicano-estadounidenses en tiempos de guerra, los hispanoparlantes en toda la nacin no pueden ignorar la paradoja de que Snchez se convierta en un vendedor para que sus hijos e hijas lleven la libertad a Irak mientras vigilantes nativistas aterrorizan a las comunidades mexicanas en el interior. Como la historia se repite una vez ms, jvenes y mayores por igual se preguntarn si los que se enrolan para servir la agenda de Rumsfeld, Cheney, y Bush, lo hacen porque son patriotas o porque son pendejos. [En castellano en el original, N.d.T.]

Jorge Mariscal sirvi en el ejrcito de EE.UU. en Vietnam en 1969. Actualmente ensea en la Universidad de California, San Diego. Contacto: [email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter