Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2013

Los pjaros tirando a las escopetas

Lzaro Farias
Rebelin


La exagente de la CIA Valerie Plame no cree que Edward Snowden, el hombre que ha metido en un escndalo internacional al gobierno de los Estados Unidos, sea un traidor a su pas tal y como lo acaba de afirmar el exvicepresidente del gobierno de George W. Bush, el insoportable, pedante y reaccionario Dick Cheney.Plame ve muy irnico el hecho de que el flamante exvicepresidente se refiera a Snowden como un traidor por haber sacado a la luz pblica el hecho de que el gobierno estadounidense est vigilando, leyendo y escuchando, no solo a los ciudadanos de este pas, sino a todos los ciudadanos del mundo por medio de la internet, las redes sociales y las llamadas telefnicas nacionales e internacionales. Valerie Plame tambin ve muy irnicas las acusaciones de Cheney en contra de Snowden, ya que fueron precisamente este y su grupo de allegados los que, traicionndola a ella y a las agencias de inteligencia estadounidenses, filtraron a la prensa su verdadera identidad, solamente para tratar de desprestigiar al esposo de esta por su informe en que desmenta las compras en frica de uranio enriquecido por parte del gobierno de Saddam Hussein, tal y como lo estaba anunciando la administracin del expresidente George W. Bush, como parte de la campaa de miedos y mentiras llevada a cabo para justificar la invasin de Irak.

Basndonos en la filtracin a la prensa sobre la identidad de Valerie Plame, al que hay que acusar de traidor es al mismo Cheney. Ese s fue un verdadero acto de traicin. Delatar a un agente de inteligencia en activo, por parte de un funcionario con acceso a ese tipo de informacin clasificada, no puede catalogarse de otra forma. Sin embargo, nada le ocurri a Cheney por su accin y solamente su jefe de despacho fue acusado y condenado a la ridcula sentencia de 30 meses en la crcel, sentenciade la cual no cumpli ni un solo da gracias a su suspensin por parte del presidente Bush.

Cheney sali airoso de ese caso, aunque es muy difcil creerse que no fue l el que dio la orden para que la informacin se filtrara a la prensa o por lo menos, que no estuviera al tanto de la delacin.

La exagente de la CIA tampoco cree que Edward Snowden sea un hroe por lo que hizo, y aunque no lo apoya cree que los ciudadanos de este pas le deben un agradecimiento por traer a la luz pblica tan importante debate sobre la privacidad en el mismo.

Adems, Plame cree que el director de la Inteligencia Nacional debera renunciar por gastar casi el 70% ciento del presupuesto de inteligencia en contratistas privados que no tienen el nivel de seguridad para mantener en secreto estas informaciones confidenciales.

Edward Snowden no era un agente de la inteligencia de los Estados Unidos en el momento que destap el escndalo, sino un empleado de una compaa privada de inteligencia que estaba subcontratada por la Agencia de Seguridad Nacional. Tcnicamente no era un funcionario gubernamental, por lo tanto, no estaba regulado por las mismas reglas de funcionamiento que cualquier agente oficial. Ahora bien, el hecho de que no fuera un agente regular de inteligencia no quiere decir que no haya firmado un contrato de confidencialidad sobre las informaciones a las cuales tena acceso y al hacerlas pblicas estaba traicionando lo firmado.

Se puede pensar que Snowden, por un acto de conciencia, se haya visto en la necesidad moral de hacer pblicas las informaciones sobre la violacin de la privacidad ciudadana, y ese hecho lo puede colocar en la categora dehombre decente, pero no lo libra de ser condenado por sus acciones. Este no es un problema sobre la libertad de informacin. Es una falta grave de alguien que se compromete a guardar secretos y sin embargo al conocerlos los revela pblicamente. No es el caso de un periodista a quien le llega una informacin clasificada y la publica, en cuyo caso estara haciendo uso de su libertad profesional. Ejemplo de esto son las informaciones que recibi WikiLeaks y que decidieron drselas a los medios de informacin para que las publicaran. Ellos no tenan firmado ningn contrato que los obligara a mantener en secreto los informes que recibieron.

Por otra parte, no se puede acusar de espionaje a Snowden comoacaba de hacer la justicia estadounidense, ya que este no trabajaba para ninguna agencia de espionaje internacional, a quien se puede acusar de espionaje es al gobierno de los Estados Unidos. Es muy curioso que el gobierno acuse de espionaje a Snowden y Cheney lo acuse de traidor, los pjaros tirando a las escopetas.

Si no es un espa, ni un traidor, ni un hroe, entonces cmo se puede catalogar a Edward Snowden?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter