Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-07-2013

Peligrosas inexactitudes
Los medios de comunicacin y Siria

Patrick Cockburn
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


DAMASCO. Cada vez que vengo a Siria me impresiona la diferencia entre la situacin en el terreno y la forma en que se representa en el mundo exterior. Los medios extranjeros que informan del conflicto sirio seguramente son tan inexactos y engaosos como cualquier cosa que hayamos visto desde el principio de la Primera Guerra Mundial. No puedo pensar en alguna otra guerra o crisis que haya cubierto en la que las fuentes propagandsticas llenas de prejuicios e informacin de segunda mano hayan sido aceptadas tan fcilmente por los periodistas como proveedores de hechos objetivos.

Un resultado de estas distorsiones es que los polticos y los lectores ocasionales lectores de peridicos o televidentes por igual nunca han tenido una idea clara en los dos ltimos aos de lo que ocurre en Siria. Peor todava, esas impresiones equivocadas tambin sirven de base para hacer planes a largo plazo. Un informe respecto aSiria publicado la semana pasada por el Grupo Internacional de Crisis, con base en Bruselas, dice que otrora confiados en una rpida victoria, los aliados extranjeros de la oposicin pasaron a un paradigma peligrosamente divorciado de la realidad.

Las consignas reemplazan las polticas: se muestra a los rebeldes como personas ticas y a los partidarios del gobierno como malvados; si tuviera ms armas, la oposicin podra supuestamente lograr una victoria decisiva; si existe suficiente presin militar, el presidente Bacher al-Asad aceptar negociaciones para las cuales una condicin previa es la capitulacin de su lado en el conflicto. Una de las muchas desventajas de la retrica demonizadora que se permiten la Consejera Nacional de Seguridad entrante de EE.UU. Susan Rice, y William Hague, es que excluye negociaciones serias y un compromiso con los gobernantes de Damasco. Y ya que Asad controla la mayor parte de Siria, Rice y Hague han ideadola receta de una guerra interminable mientras pretenden sentir una preocupacin humanitaria por el pueblo sirio.

Cuesta probar la verdad o la falsedad de cualquier generalizacin con respecto aSiria. Pero, sobre la base de mi experiencia de este mes de viaje por Siria central entre Damasco, Homs y la costa mediterrnea, es posible mostrar hasta qu punto las informaciones de los medios de comunicacin difieren considerablemente de lo que sucede en realidad. Solo mediante la comprensin y la consideracin del verdadero equilibrio de fuerzas sobre el terreno se puede hacer algn progreso hacia un cese de la violencia.

El martes viaj a Tal Kalakh, una ciudad de 55.000 habitantes que queda al norte de la frontera con el Lbano, que fue un bastin de la oposicin. Tres das antes tropas del gobierno haban tomado la ciudad y 39 lderes del Ejrcito Libre Sirio (ELS) depusieron las armas. Hablando con comandantes del ejrcito sirio, un desertor del ELS y gente del lugar, fue evidente que no haba un paso directo de la guerra a la paz. Era ms bien como si hubiera habido una serie de treguas y de altos el fuego organizados por importantes ciudadanos de Tal Kalakh durante el ao anterior.

Pero justamente cuando me encontraba en la ciudad, Al Jazeera Arabic estaba informando de combates locales entre el ejrcito sirio y la oposicin. Supuestamente sala humo de Tal Kalakh mientras los rebeldes defendan su baluarte. Por suerte parece que era una fantasa y durante las horas que pas en la ciudad, no hubo disparos, ninguna seal de que hubiera habido combates y nada de humo.

Por supuesto todas las partes en una guerra pretenden que ninguna posicin se pierde sin una heroica defensa frente una cantidad abrumadora de enemigos. Pero oculto en las informaciones de los medios de comunicacin de lo sucedido en Tal Kalakh haba un punto importante: la oposicin en Siria es fluida en sus lealtades. EE.UU., Gran Bretaa y losllamados Amigos de Siria, 11 miembros que se reunieron en Doha el fin de semana pasado, quieren armar a los rebeldes que no sean fundamentalistas islmicos, pero no hay un gran abismo entre ellos y los que no estn vinculados a al Qaida. Se inform de que un combatiente del Frente al-Nusra afiliado a al Qaida haba desertado a un grupo ms moderado porque no poda dejar de fumar. Los fundamentalistas pagan ms y, considerando el empobrecimiento total de tantas familias rabes, los rebeldes siempre pueden conseguir ms reclutas. El dinero cuenta ms que la ideologa, me dijo un diplomtico en Damasco.

Mientras estaba en Homs vi un ejemplo de porqu la versin rebelde de los eventos frecuentemente es ms aceptada por los medios de comunicacin extranjeros que la del gobierno sirio. Puede ser parcial a favor de los rebeldes, pero a menudo no existe una versin gubernamental, lo que deja un vaco que llenan los rebeldes. Por ejemplo, solicit ir a un hospital militar en el distrito al-Waar de Homs y me dieron permiso, pero cuando llegu me negaron la entrada. Ahora bien, los soldados heridos que combaten a los rebeldes generalmente son elocuentes y convincentes defensores del lado del gobierno (visit un hospital militar en Damasco y habl con soldados heridos). Pero el obsesivo secreto del gobierno significa que la oposicin siempre sale ganando cuando se trata de presentar un caso convincente.

En el barrio cristiano de la Ciudad Vieja de Damasco, donde estoy viviendo, hubo una explosin el jueves cerca de mi hotel. Fui a la escena y lo que ocurri a continuacin muestra que no puede haber una alternativa al informe de testigos imparciales. La televisin estatal estaba afirmando que fue una bomba suicida, posiblemente dirigida contra la Iglesia Ortodoxa Griega o contra un hospital chi que est an ms cerca. Hubo cuatro muertos.

Pude ver una pequea hendidura en el pavimentomuy parecida al impacto de un obs de mortero. Haba poca sangre cerca, aunque s haba a unos 10 metros. Mientras estaba mirando, un segundo obs de mortero cay sobre una casa y mat a una mujer.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, favorable a la oposicin, utilizado muy a menudo como fuente por los periodistas extranjeros, dijo posteriormente que su propia investigacin mostraba que la explosin haba sido provocada por una bomba dejada en la calle. De hecho, en este caso, fue posible saber definitivamente qu haba ocurrido porque el hospital chi tiene televisin por circuito cerrado que mostr el obs del mortero en el aire antes de su cada, delineado durante la fraccin de un segundo contra la camisa blanca de un transente que muri en la explosin. Lo que probablemente ocurri form parte del usual bombardeo al azar de los morterosrebeldes en el cercano distrito de Jobar.

En medio de una feroz guerra civil forma parte de una autosuficiente credulidad por parte de los periodistas asumir que cualquiera de los lados en el conflicto, gobierno o rebeldes, deje de inventar o manipular los hechos para servir sus propios intereses. No obstante, gran parte de la cobertura de los medios extranjeros se basa precisamente en una suposicin semejante.

El plan de la CIA y de los Amigos de Siria de buscar de alguna manera un finalde la guerra aumentando el flujo de armas es igualmente absurdo. La guerra solo producir ms guerra. El soneto de John Milton, escrito durante la guerra civil inglesa en 1648 en honor del general parlamentario Sir Thomas Fairfax, quien acababa de invadir Colchester, muestra una comprensin mucho ms profunda de lo que son realmente las guerras civiles que cualquier cosa dicha por David Cameron o William Hague. Escribi:

Porque, qu otra cosa puede generar la guerra sino una guerra interminable?

Hasta que la verdad y el derecho sean liberados de la violencia,

Y la fe pblica limpiada de la vergonzosa marca

Del fraude pblico. En vano va a sangrar el valor

Mientras la avaricia y la rapia comparten el pas.

(Traduccin libre)

Patrick Cockburn es autor de Muqtada: Muqtada Al-Sadr, the Shia Revival, and the Struggle for Iraq.

Fuente: http://www.counterpunch.org/2013/07/01/the-media-and-syria/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter