Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-07-2013

Otra oportunidad perdida para el cambio en El Salvador
El partido FMLN da sus votos para ratificar el Acuerdo de Asociacin Centroamrica- Europa

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


Qu palabras o frases se pueden usar para expresar la indignacin generada por el secuestro del Presidente Evo Morales en el aeropuerto de Viena y la negativa de cuatro gobiernos europeos de permitir al avin presidencial del Estado Plurinacional de Bolivia, sobrevolar su espacio areo? Las primeras palabras que fluyen son las de uso cotidiano: cabrones, desgraciados, imbciles, infames, prepotentes,. Pero ninguna de estas palabras tiene la fuerza suficiente para llegar a la esencia de este execrable atentado contra la soberana y la dignidad del pueblo boliviano. Por eso, es necesario recurrir al cajn del recuerdo para desempolvar dos palabras en desuso pero en plena vigencia: imperialismo y neocolonialismo.

El trato irrespetuoso y denigrante dado al Presidente de Bolivia de pronto nos ha recordado que los gobiernos de Estados Unidas y de Europa (y las elites econmicas que los controlan) continan hoy como hace 200 o 500 aos, considerando a nuestros pases como territorios a su absoluta disposicin, para extraer recursos econmicos, para obtener mano obra barata y/o para vender sus baratijas; en fin, territorios y gobiernos que se respetan (entindase: no se agreden), solo en la medida que se arrodillen y se sometan a los intereses imperiales y neocolonialistas.

La indignacin frente a esta infamia ha llegado a tal punto, que hasta la dirigencia del FMLN, ha reaccionado mediante un comunicado en donde califica esta agresin como una amenaza ms del imperialismo en contra de gobernantes y pueblos que estn empeados en recuperar su soberana y avanzar en los procesos de transformacin de Amrica Latina al mismo tiempo que se hace un llamado a los pueblos y Gobiernos de Amrica Latina, pero tambin a los pueblos de Europa, a denunciar y condenar esta actitud neocolonial, impulsada por algunos Gobiernos europeos.

Sin embargo, en un acto de total esquizofrenia poltica, el mismo da que se dio a conocer este comunicado en contra del neocolonialismo, el partido FMLN ha dado sus votos para la ratificacin del Acuerdo de Asociacin con la Unin Europea. Gracias a los votos del FMLN, el neocolonialismo europeo tiene ahora el pase legal para explotar los recursos nacionales con las mismas condiciones que ya tienen las transnacionales estadounidenses mediante el CAFTA y el Asocio para el Crecimiento. Es qu no se dieron cuenta de la incongruencia entre lo dicho en el comunicado y lo actuado desde la Asamblea Legislativa? Es que no se han dado cuenta que en el siglo XXI el imperialismo y el colonialismo revisten las figuras de cooperacin oficial para el desarrollo, tratados de libre comercio, asocios para el crecimiento y acuerdos de cooperacin? Es qu no han ledo ni siquiera una versin popular de Las Venas Abiertas de Amrica Latina de Eduardo Galeano?

Es comprensible que el Presidente Funes y su gabinete econmico adopten una postura genuflexa frente a Estados Unidos y a la Unin Europea, ya que probablemente el Asocio para el Crecimiento y el AdA sern los nicos legados de su gestin que le reconocern las lites empresariales a las que sirven. Pero lo que es incompresible (e intolerable), es que el partido FMLN, que est usando en su campaa electoral la referencia al Buen Vivir de los pueblos del Sur de Amrica, haya dado sus votos para ratificar el AdA, uno de los nuevos instrumentos del neocolonialismo europeo.

De manera ingenua algunos/as dirigentes del FMLN han justificado sus votos aduciendo que este TLC es diferente, ya que tiene un componte de dialogo democrtico y de cooperacin para el desarrollo. Mientras que otros/as, aprendices de Maquiavelo, han confesado a sus bases que, si bien dieron sus votos para la ratificacin del AdA, lo han hecho de mentiritas, solo para mantener las buenas relaciones con Europa, pero que en la prctica, una vez que lleguen al gobierno en las prximas elecciones, van apostarle en serio a la integracin Sur- Sur mediante el ALBA.

Ciertamente el AdA se ratificaba con o sin los votos del FMLN, al igual que la Ley de Asocios Pblico Privados. Pero ese no era el punto. El punto es que al oponerse a esta ratificacin, este partido tena probablemente la ltima oportunidad de revertir el acelerado proceso de deterioro de su liderazgo moral frente a las masas y de restituir en alguna medida, la credibilidad de su discurso anti- imperialista, anti-colonialista y anti-neoliberal.

Una nueva oportunidad perdida para el FMLN y para los cambios reales en el pas, que contribuye a dejar cada vez con menos opciones a los sectores honestos y consecuentes de la izquierda nacional en las prximas elecciones. Por el momento van quedando solo dos opciones dignas: votar por el FMLN como la menos peor de las opciones electorales en contienda o bien, promover una ruptura con el sistema electoral, al estilo propuesto por Jos Saramago en el Ensayo sobre la Lucidez, y comenzar a construir una nueva contra hegemona desde abajo. Esto es parte del debate pendiente, que ms tarde o ms temprano deber enfrentarse en el pas.

La autora es profesora de la escuela de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter