Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-07-2013

Quines son y a quines representan estos islamistas?
El final del gobierno de la Hermandad Musulmana en Egipto

Basem Tajeldine y Laila Tajeldine
Rebelin


El gobierno de la Hermandad Musulmana en Egipto liderado por Mohamed Mursi ha llegado a su fin. La coalicin poltica de oposicin representada en el frente Tamarod y el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas han puesto en marcha un gobierno de transicin en Egipto luego del fin del ultimtum dado por el ejercito al presidenteMursi.

El derrocado presidente egipcio nunca cumplilas exigencias de las reivindicaciones econmicas y polticas que llevaron al pueblo egipcio a salir a las calles y mantenerse en ellas incluso despus de la cada de la tirana de Hosni Mubarak que lo mantuvo subyugado por ms de 30 aos. En cambio, sus polticas econmicas de corte neoliberal exigidas por el Fondo Monetario Internacional; de flexibilizacin laboral; de apertura a las privatizaciones, pero tambin de corte sectario y antidemocrtico que pretendieron restringir los derechos polticos y sociales de las minoras religiosas, adems de limitar los derechos de la mujeres egipcias, elevada por el gobierno de Mursi a rango de Constitucin, han radicalizado a las masas populares, a la oposicin egipcia y en especial a los movimientos juveniles organizados en la plaza Tahrir que desde un principio denunciaron que la revolucin del 11 de febrero de 2011 haba sido traicionada. La inestabilidad poltica y las medidas econmicas neoliberales que distinguieron al primer ao del rgimen de Mursi contribuyeron a empeorar la situacin econmica y poltica de Egipto.

Situacin actual

El ultimtum de 48 horas dado por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (CSFA) al presidente Mohamed Mursi ha expirado con el anuncio de una hoja de ruta que suspende la Constitucin, depone el cargo presidencial a Mohamed Mursi y en su lugar dispone la conformacin de un gobierno de transicin el cual ser asumido provisionalmente por el presidente del Tribunal Constitucional Supremo del pas norteafricano, Adli Mansur, quien se encargar de gobernar por decreto y llamar a nuevas elecciones presidenciales en Egipto, al tiempo declara un Estado de Excepcin y amenaza con reprimir duramente las protestas violentas que puedan generarse por los partidarios de la Hermandad Musulmana.

La oposicin agrupada en el movimiento Tamarod (espacio que agrupa al Frente de Salvacin Nacional, Corriente Popular, al partido Al Wasat, y el movimiento Kefaya, junto a otras individualidades y movimientos juveniles) ha manifestado completo apoyo al gobierno de transicin. El lder designado por el movimiento, Mohamed Al Baradei, declar que la revolucin de 2011 se ha relanzado y que la hoja de ruta satisface las demandas de celebracin de elecciones presidenciales anticipadas.

Cabe recordar que Mohamed Al Beltagi, miembro del Partido de la Libertad y la Justicia, que tiene estrechos lazos con los Hermanos Musulmanes, haba hecho un llamado a los partidarios del presidente Mursi a realizar sacrificios en defensa de la legitimidad del presidente frente a las peticiones de dimisin. "Despdete de tu madre, de tu padre y de tu esposa, porque sacrificars tu almas para defender la legitimidad de Mohamed Mursi," fueron las palabras de Al Beltagi. Por su parte el derrocado presidente Mursi, tambin haba manifestado estar dispuesto a proteger la legitimidad con su propia vida.

Las masas egipcias reunidas en Plaza Tahrir y en otras ciudades importantes de Egipto han celebrado con mucha alegra la cada del gobierno de la Hermandad Musulmana. Todo parece indicar que no habr marcha atrs.

En Egipto se vuelven a imponer la voluntad de las mayoras en las calles, su espritu de respeto a las minoras religiosa que slo puede garantizar un Estado secular y las banderas de libertades polticas y justicia social.

ltimas noticias informan sobre Innumerables muertes se estn producido en duros enfrentamientos en el Cairo y otras ciudades del pas a consecuencia de la jornada de protestas violentas convocada por la Hermandad Musulmana contra la cada de Mursi.

Pero quin es la Hermandad Musulmana en Egipto

La Hermandad Musulmana o Hermanos Musulmanes (HM) es el ms importante de todos los movimientos y agrupaciones polticas pertenecientes al llamado Islam Poltico que hoy ha perdido el control del poder poltico en la Repblica rabe de Egipto, y posiblemente lo perder en la Repblica Tunecina y otros pases de la regin como efecto domin. En Egipto, la HM se encuentra liderizada por el derrocado presidente Mohamed Mursi, vencedor en las pasadas elecciones presidenciales celebradas entre el mes de mayo y junio de 2012, bajo el Partido Libertad y Justicia fundado oficialmente un ao antes el 30 de abril de 2011.

Por el concepto de Islam poltico se definen dos corrientes polticas antagnicas. Una de resistencia antiimperialista y nacionalista representada por el eje Irn-Hezballah (fundamentalmente chiit) y otra pro-imperialista y reaccionaria representada por los pases del Golfo, sunitas (Arabia Saudita, Emiratos rabes y Qatar).

El Islam poltico reaccionario proclama la especificidad del Islam en la sociedad, fundada en la razn de la no existencia de separacin entre poltica y religin, al tiempo que pregona restaurar el pasado de grandeza de Comunidad Islmica (La Umma) que dicen haberse perdido por la secularizacin de la sociedad y el advenimiento del modelo poltico republicano. En realidad el Islam Poltico no se interesa por la religin que invoca; no se trata de un movimiento religioso sino de un movimiento poltico que se sirve de esta para la defensa de los intereses de la casta social que la promueve.

Las caractersticas ms resaltantes que identifican la ideologa que guarda el Islam poltico se pueden discernir de lo siguiente: El Islam poltico no se atreve a formular una crtica social revolucionaria y antisistmica ms all de la secularizacin de la sociedad. Mucho menos es una teologa de la liberacin anloga a la desarrollada en Amrica Latina por prominente religiosos como el brasileo Leonardo Boff, el peruano Gustavo Gutirrez Merino, el uruguayo Juan Luis Segundo, el colombiano Camilo Torres Restrepo, o los espaoles Jon Sobrino, Manuel Prez Martnez y Gaspar Garca Laviana.

El Islam poltico reaccionario profesa la sumisin de la sociedad al poder religioso y se alinea con el capitalismo dependiente y el imperialismo dominante. Defiende el principio del carcter sagrado de la propiedad sobre los medios de produccin que legitima al sistema capitalista. En el fondo es una ideologa simplista que confiere legitimidad a una miserable economa de mercado/bazar totalmente contraria a los requisitos de cualquier desarrollo digno y plegada al proyecto neo-colonial [1], que pretende el desmontaje de los Estados-nacionales y creacin de modelos polticos similares a los califatos o emiratos que facilitara la sumisin a los dictmenes imperiales (afn a los pases del Golfo). Razn que explica el apoyo hacia este de las parsitas burguesas compradoras locales que se benefician de la globalizacin imperialista. Esto hace que el Islam poltico renuncie a cualquier posicin antiimperialista y opte, en su lugar, por una postura ms antioccidental como forma de manipulacin de la sociedad.

Este movimiento fue un invento de Occidente para servir a sus propsitos hegemnicos neocolonialistas en el Norte de frica y Asia occidental en la lucha contra los movimientos nacionalistas y revolucionarios Panarabistas, Panafricanistas que surgan a inicios del siglo pasado en toda esa regin. Es por ello que en 1928 el Imperio Britnico, con ayuda de las monarquas rabes, crea la HM, dirigida inicialmente por Hassan Al Banna (1906-1949), como instrumento para esa maquinacin.

Histricamente la HM (corriente del Islam poltico) ha desempeado un papel activo enfrentando desde muy temprano a las fuerzas polticas nacionalistas rabes (arabistas y panarabistas) y comunistas que en aquella poca comenzaban a acumular fuerzas tras la cada del imperio otomano, y ms tarde, en 1950-70, contra los nasseristas que haban llegado al poder tras la rebelin de los Oficiales Libres. Su fachada de islamista moderados les ha permitido manipular a la opinin pblica a favor de sus propsitos dictatoriales.

Los grandes recursos financieros prestados a la HM por los Estados del Golfo (Petromonarquas) les ha facilitado un arraigo popular al traducir su funesta ideologa en accin populista y propagandstica eficaces como: ayudas financiera a la economa informal, los servicios de beneficencia (escuelas, mezquitas, dispensarios mdicos, alimentos, etc), acciones que han logrado ganarse el corazn de muchos y que induce a la dependencia de los ms humildes del pueblo egipcio a ese movimiento.

Tras la muerte de Gamal Abdel Nasser (1918-1970), la traicin al nasserismo y la decadencia y fin de la tirana secular de Hosni Mubarak, la HM , no sin apoyo de Estados Unidos e Israel, ha encontrado la oportunidad propicia de imponerse en ese pas. Refiere Samir Amin que el advenimiento de la HM no se habra logrado tan fcilmente si no hubiera estado en perfecto acuerdo con los objetivos de los estados del Golfo, Washington e Israel. Los tres aliados comparten la misma preocupacin: frustrar la recuperacin de Egipto. Un fuerte, erguido Egipto significara el fin de la hegemona triple del Golfo (la sumisin al discurso de la islamizacin de la sociedad), los Estados Unidos (un vasallaje y pauperizacin de Egipto, que sigue estando bajo su influencia directa), e Israel (no intervenir en Palestina).

Adems de asegurar a los Estados Unidos la continuidad del modelo neoliberal, la HM se plantea al mismo tiempo destruir todos los logros democrticos alcanzado por la sociedad egipcia para mantener su dominio, implementando polticas reaccionarias como la sharia (sumisin a la Ley Islamica ), subyugar a la mujer (recortando sus derechos), prohibir el derecho a las huelgas, los sindicatos independientes y finalmente el desmontaje del Estado-nacional. Las ltimas polticas y leyes implementadas por el presidente Mursi van en ese sentido.

Un ao de gobierno de la Hermandad Musulmana

La primera poltica implementada por el derrocado presidente Mohamed Mursi en su gobierno fue el restablecimiento de la Cmara baja del Parlamento, que estaba dominada por islamistas y haba sido disuelta por el Poder Judicial de ese pas con ayuda de las Fuerzas Armadas. Pero el Tribunal Constitucional no tard en revocar su decisin. En sus primeras semanas, Mursi orden liberar a los presos polticos de la revolucin y form un nuevo gobierno de islamistas y aliados. La muerte de 16 soldados egipcios en el Sina en un confuso ataque terrorista en agosto pasado precedi al desmantelamiento de la cpula del Consejo Superior de las Fuerzas Armadas CSFA del ejrcito egipcio. Mursi aprovech la oportunidad para destituir al entonces jefe de las Fuerzas Armadas, Mohamed Husein Tantaui, y a su "nmero dos", Sami Anan. Un golpe mortal que acompa con una maniobra para recuperar el poder del CSFA.

Entre sus primeras salidas al exterior, Mursi visit pases como Arabia Saud, China e Irn, si bien logr su mayor proyeccin internacional con su mediacin para que Israel y el movimiento palestino Hams alcanzasen una tregua tras la ofensiva de noviembre en la franja de Gaza.

Rpidamente el exmandatario sorprendi nuevamente a los egipcios con una declaracin constitucional en la que pretenda arrogarse ms poderes y blindar sus decisiones. Su hbil movimiento poltico deriv en masivas protestas, huelgas de jueces y la desconfianza de los egipcios. La estrategia de Mursi pretenda salvaguardar la redaccin de la nueva Constitucin a manos de los islamistas .

El segundo aniversario de la revolucin en enero marc el inicio de una nueva ola de protestas violentas contra Mursi, que propuso un dilogo nacional poco convincente. En su lugar, la oposicin insisti en la reforma constitucional. Entre tanto, Mursi reforz la presencia de islamistas. La inestabilidad poltica ha influido, adems, en el deterioro de la economa. El Gobierno de Mursi negoci un prstamo de 4.800 millones de dlares con el Fondo Monetario Internacional (FMI) prometiendo adaptar sus polticas en el pas.

Una semana antes de su cada, Mursi haba roto la histrica posicin de Egipto de no intromisin en los conflictos y asuntos internos de otros pases, condenando al gobierno sirio de Bashar Al Assad y rompiendo relaciones diplomticas con ese pas. Cabe destacar que innumerables yihadistas egipcios han ido a combatir en Siria contra las tropas leales al gobierno sirio.

Los principales actores polticos de la oposicin en Egipto

1) Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas Egipcias (CSFA)

El CSFA representa la cpula del ejrcito considerada como una fuerza poderosa en Egipto desde la Rebelin de los Oficiales Libres en 1952, de Gamal Abdel Nasser, hasta Hosni Mubarak. Sus generales derrocaron a Mubarak en 2011 y controlaron el gobierno hasta que el presidente Mohamed Mursi fue elegido. Ahora llevan otra vez las riendas tras su expulsin de la presidencia este mircoles.

Cabe destacar que su actual dirigente, Fattah al-Sisi, fue nombrado por Mursi como comandante general de las fuerzas armadas de Egipto y ministro de Defensa. Jug un papel central en la decisin tomada por el ejrcito de ayer, 3 de julio de derrocar a Mursi, disolver el parlamento, suspender la constitucin del pas y convocar a nuevas elecciones.

En los das previos a la rebelin contra Mursi, el ejrcito filtr detalles de una "hoja de ruta" de lo que lo hara tras derrocar a Mursi.

2) Tamaroud

Tamaroud - ("rebelin" en rabe) fue la fuerza impulsora detrs de las protestas que llevaron al fin de la presidencia de Mursi.

El grupo fue fundado en abril por miembros del Movimiento Egipcio por el Cambio, un grupo que se opuso a Mubarak desde antes de la revolucin de 2011. El grupo se encuentra ligado al descontento juvenil con la poltica tradicional egipcia, ganando apoyo a travs de campaas en los medios sociales y por medio de acciones de calle.

El grupo afirma que reuni 22 millones de firmas en una peticin para exigir la renuncia de Mursi. Entre otras cosas, la peticin culp a Mursi del aumento de la delincuencia, el mal estado de la economa de Egipto, y la creciente influencia de Estados Unidos en los asuntos internos de la nacin..

Tamaroud es parte del movimiento Frente 30 de junio, una coalicin de opositores al gobierno de los Hermanos Musulmanes. Sus lderes van a participar en las discusiones sobre una nueva constitucin y la formacin de un nuevo gobierno.

3) Tajarroud

En respuesta al alegato de Tamaroud de haber obtenido 22 millones de firmas para exigir la salida de Mursi, los partidarios del presidente lanzaron una campaa rival llamada "Tajarroud" que significa "Imparcialidad" y organizaron protestas en El Cairo.

En junio la contra campaa afirm haber recibido 10 millones de firmas a favor de Mursi.

Sin embargo, Shehab Wagih, el portavoz del Partido de los Egipcios Libres y miembro del Frente de Salvacin Nacional sostuvo que "nadie" en las calles de Egipto ha visto la campaa de Tajarroud mientras que las peticiones firmadas de Tamarroud son abundantes.

4) Al-Nour y los partidos salafistas

Al-Nour, el segundo partido islamista, fue creado despus de la revolucin de 2011. Ha apoyado, hasta hace poco, a Mursi y a la Hermandad Musulmana, pero ha insistido en la aplicacin de la sharia.o ley islmica.

Al-Nour ha aceptado participar en el proceso de "hoja de ruta" del ejrcito, un acto que la Hermandad Musulmana y el Partido Libertad y Justicia han calificado como una traicin.

5) Frente de Salvacin Nacional

El Frente de Salvacin Nacional, tambin conocido como el Frente Nacional para la Salvacin de la Revolucin o el Frente Nacional de Rescate, es una alianza de partidos polticos y el mayor bloque opositor.

Ha nombrado al ex jefe del organismo de control nuclear de la ONU, Mohamed Al Baradei, para negociar con los militares sobre el camino a seguir despus de la salida de Mursi.

Uno de los lderes del grupo Hamdeen Sabahi (Nasserista), de 58 aos, ha sido una voz destacada contra Mursi y lleg muy cerca, de tercero, en el 2012 en las elecciones presidenciales.

6) Al-Azhar y la Iglesia Copta

La autoridad islmica sun de mayor prestigio con sede en El Cairo est liderada por el Gran Imam Ahmed El-Tayyeb. y se encuentra situada en el centro de estudios teolgicos de Al-Azhar. Esta autoridad ha afirmado que ha sido marginada por los Hermanos Musulmanes al llegar estos al poder.

Los opositores de Mursi lo han acusado, en el pasado, de buscar el control de Al-Azhar, planificando reemplazar a El-Tayyeb con una figura de la Hermandad, una afirmacin que el grupo ha negado en repetidas ocasiones.

El establecimiento de Al-Azhar se remonta a la dinasta fatim de hace ms de mil aos. Su centro de estudios de la Universidad Al-Azhar de El Cairo ha mantenido su posicin en la vanguardia de la educacin religiosa desde entonces.

El-Tayyeb ha sido un vocero importante durante las recientes protestas. El martes emiti un comunicado planteando que la "unidad del pueblo egipcio est por encima de todo", y elogi a los manifestantes: "el pueblo ha sorprendido e inspirado al mundo a travs de la elegante expresin de sus demandas pacficas."

Al-Azhar jugar un papel fundamental en los asuntos religiosos de la era post-Mursi.

Por su parte, la Iglesia Ortodoxa Copta de Egipto ha elogiado las protestas masivas contra Mursi, diciendo que era "maravilloso ver al pueblo egipcio retomar su robada revolucin de una manera pacfica".

El Papa Tawadros II, asumi el cargo hace menos de un ao y hace poco se ha reunido con ElBaradei y con el Gran Mufti, la ms importante autoridad religiosa del Islam sunita.

El Papa copto es el lder de una comunidad estimada entre cuatro hasta ocho millones de la minora cristiana en Egipto, la cual se ha quejado de ser blanco de los ataques de los simpatizantes de la Hermandad durante el periodo de Mursi en el cargo. [2]

Perspectivas polticas para Egipto y la regin

Varios clrigos y analistas egipcios han asegurado que de romperse el hilo constitucional en Egipto se podra generar un posible escenario de duras confrontaciones y terrorismo por parte de los grupos salafistas-yihadistas aliados de la Hermandad Musulmana que conduciran al pas a una Guerra Civil. Sin embargo los salafistas del Frente Al Nour han retirado pblicamente su apoyo a la Hermandad Musulmana por lo que pierde fuerza esta opcin. Algunos manifiestan la necesidad de juzgar a Mursi por las muertes y crmenes cometido durante su corto periodo de gobierno.

Por otra parte, el Gobierno Provisional de Transicin en Egipto abrira la posibilidad de un periodo mucho ms democrtico para ese pas, de necesaria unidad de todas las fuerzas opositoras frente a la HM, donde las fuerzas de izquierdas y progresistas agrupadas en el Frente de Salvacin Nacional, organizacin a la que pertenece la Corriente Popular liderizada por Hamden Sabahi (nasserista), obtendran una participacin muy significativa. Cabe destacar que Sabahi haba llegado de 3ro en las ltimas elecciones presidenciales donde result vencedor Mohamed Mursi.

Existe la posibilidad tambin de que la cada del rgimen de Mursi genere un efecto domin para el resto de las fuerzas islamistas que hoy ostentan el poder en toda la regin. El gobierno de Al Nahda (islamistas asociados a la Hermandad Musulmana ) en Tnez, los islamistas en Libia, los islamistas en el Turqua representados por el gobierno de Recep Tayyip Erdogan y los islamistas yihadistas que combaten contra el gobierno de Bashar Al Assad en Siria, entre otros, se vern duramente afectados por la derrota de su importante aliado en Egipto. Al tiempo que Arabia Saudita y Qatar, histricos financistas de la Hermandad Musulmana , tambin se vern desprestigiados.

Sin lugar a dudas, el imperialismo estadounidense y sus petro-monarquas vasallas acaban de perder a un lacayo en Egipto, pero seguramente intentarn reemplazarlo por otro, esta vez por secular. Mohamed Al Baradei o Amr Mussa se perfilan como los candidatos del imperialismo.

Dependern de las fuerzas progresistas nasseristas y revolucionarias egipcias alcanzar la unidad necesaria en torno al lder nasserista Hamden Sabahi, para asegurar su posible triunfo en las prximas elecciones planteadas.

Fuentes:

[1] Samir Amin, Islam poltico aliados del imperialismo.

[2] Intelectual marxista Samir Amin, embajador Juan Antonio Hernndez, bsquedas propias y AlJazeera)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter