Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-07-2013

Una Europa alemana: Vichy para todos

Manolo Monereo
Cuarto Poder


Leyendo el ltimo libro de Rafael Poch La quinta Alemania (Icaria, 2013), escrito junto con ngel Ferrero y Carmela Negrete las cosas se entienden mejor y podemos verlas con perspectiva. El dato central: la reunificacin alemana, en el contexto de la disolucin del Pacto de Varsovia y de la desintegracin de la URRS, cambi la naturaleza de la Unin Europea. Al principio, no se not demasiado: haba que pagar la enorme factura de la anexin de la RDA y hacerlo en condiciones que no pusieran en peligro lo delicados equilibrios de poder en una Europa y un mundo que cambiaba aceleradamente. Lo que vino despus es conocido: la Agenda 2010 del gobierno socialdemcrata-verde (lo de rojo-verde me parece excesivo) presidido por Schrder.

Los autores lo analizan detalladamente: un gobierno tericamente de izquierdas realiza un sistemtico desmontaje del Estado social alemn con el objetivo explcito de devaluar los salarios y debilitar el poder de los sindicatos. Una vez ms, haciendo lo que la derecha no se atrevera a realizar y practicando eso que los medios suelen denominar el coraje reformista de los polticos que responsablemente gobiernan ms all de las ideologas de derecha e izquierda. Estos son los famosos deberes que ya hicieron los alemanes y que ahora nos toca realizar a nosotros, los holgazanes del sur de la UE. Se suele olvidar que el ajuste en estos pases ha sido mucho ms duro y en menos tiempo y, lo fundamental, que las respectivas bases de partida eran muy diferentes, es decir, que los derechos sociales eran mucho ms significativos en el centro que en la periferia.

Lo que la llamada Agenda 2010 pona de manifiesto era claro y preciso. El Estado alemn (es decir, la alianza entre la patronal, el gobierno, la clase poltica, con la complicidad de una parte de la direccin sindical) dise una estrategia de desarrollo nacional neo-mercantilista con el objetivo de ganar mercados de los dems pases de la Unin en base a su superioridad tecnolgica, a una brutal devaluacin salarial y a las nuevas reglas del sistema euro. Al final, lo que se ha ido consolidando es un ncleo exportador-acreedor en torno a Alemania y una periferia subalterna importadora-deudora, condenada a transitar rpidamente hacia el subdesarrollo. Como Anguita dijo en los noventa, la Unin Europea en gestacin liquidara el Estado social, los derechos laborales y sindicales y terminara por dividir duraderamente a Europa, a la de verdad, que es mucho ms que la UE.

Situadas as las cosas, se podr entender sin demasiadas dificultades que estamos ante un cambio de naturaleza de la integracin europea que, ms temprano que tarde, la har inviable en el futuro. Por qu? Porque la integracin es incompatible con estrategias estatales basadas en disputar mercados, empleos y beneficios a costa de los dems pases, sobre todo cuando estos son ms dbiles. Las polticas de arruinar al vecino son siempre inaceptables, mucho ms cuando, tericamente, se est en proceso de integracin europea en base a una moneda nica que impide, entre otras cosas, devaluar y controlar la poltica monetaria. Este es el verdadero problema del euro: una moneda extranjera para todos los Estados miembros al servicio de la estrategia nacional de Alemania.

Si esto es as por qu los dems gobiernos, sobre todo del sur, lo aceptan? Una primera respuesta parece evidente: los fundamentos jurdico-polticos de la UE constitucionalizan el ordoliberalismo alemn convirtiendo en obligatorias las polticas que sirven a los intereses de los poderes econmicos dominantes. Toda la llamada construccin europea es un perfecto sistemas de cierres que la convierten en (casi) irreversible, no dejando otro resquicio que acatarla (aceptar las polticas neoliberales como las nicas posibles) o romper abiertamente con ella. Una ratonera, como dira Martn Seco.

Sin embargo, creo que hay otra razn ms de peso, ms de clase, con un carcter fundador de un Nuevo Orden Europeo. Una metfora podra explicarlo mejor. Me refiero a la Francia de Vichy y es debida (ampliada y redefinida) a Miguel Herrero. Como es sabido, Vichy hace referencia a la ciudad-balneario donde resida el gobierno ttere impuesto por las tropas alemanas tras la derrota de Francia en la Segunda Guerra Mundial. Lo caracterstico de dicho gobierno fue una tercera entidad (la Alemania hitleriana) vino a resolver el conflicto existente en la repblica francesa entre el movimiento popular democrtico y de izquierdas y las clases conservadoras y de derechas. Los tanques alemanes dieron la victoria a las clases dominantes y condenaron a la crcel, a la tortura, al exilio y a la muerte a los patriotas republicanos que unieron rpidamente liberacin nacional con emancipacin social.

Las clases dominantes de la zona sur del euro estn resolviendo sus problemas al modo francs de Vichy: aprovechar el poder de las fuerzas econmicas-financieras alemanas (las finanzas siempre han sido la continuacin de la guerra por otros medios) para liquidar los derechos sociales y laborales, cambiar, en sentido reaccionario, el modelo social y convertir nuestro dbil sistema poltico en una democracia limitada y oligrquica. Hay una alianza entre las clases dominantes de los pases del sur en torno a la burguesa alemana, para legitimar el Estado de excepcin global e imponer un nuevo orden social y econmico europeo.

El problema es que a los espaolitos y espaolitas nos toca la periferia, es decir, una estructura productiva dbil y dependiente, con una industria poco significativa y controlada por las trasnacionales, mucho turismo de masas y una agricultura y pesca residual. En un espacio econmico as configurado no caben derechos sociales y sindicales, trabajo decente y pensiones dignas. Ser el Reino de la desigualdad y se provocar una enorme concentracin de renta, riqueza y poder en manos de una restringida y maciza oligarqua y una clase poltica subalterna y corrupta.

Pesimismo? Para nada: realismo bien informado. Miremos a nuestro alrededor y reflexionemos Alguien nos hubiera dicho hace apenas cuatro aos que nos encontraramos ante esta involucin que solo cabe calificar de civilizatoria? Alguien cree que esta deriva no va a continuar para peor? Lo que se est produciendo es la crisis del Rgimen constitucional del 78 y la transicin hacia otra cosa que est recin comenzando. Las clases dominantes espaolas (incluidas las burguesas vasca y catalana, siempre ha sido as) a lo suyo y a lo de siempre: aliados subalternos de los que mandan y dispuestos a vender, una vez ms, a las gentes de este pas. Su nico proyecto: mandar, repartirse las migajas de la explotacin y poner fin a esa fechora histrica de una democracia basada en la igualdad, la justicia y la emancipacin social.

Qu har la plebe y que harn las izquierdas despus de tantos desengaos y estpidas ilusiones?



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter