Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2013

Ricardo Alarcn y la independencia portoriquea
Gracias a un buen amigo de la causa de la independencia de Puerto Rico

Alejandro Torres Rivera
Rebelin


En su intervencin ante el VII Pleno del Comit Central del Partido Comunista de Cuba celebrado durante los pasados das, el presidente cubano, General del Ejrcito Ral Castro Ruz, inform que el referido Pleno haba acordado liberar de su condicin de miembro del Comit Central al querido compaero Ricardo Alarcn de Quesada. Su salida del Comit Central establece, adems, su salida del Bur Poltico de dicha organizacin. Para nosotros los puertorriqueos que tanto le apreciamos y respetamos por su incansable apoyo a la causa de la independencia de nuestra Patria, como tambin por su historial de lucha en la defensa de la independencia y soberana del pueblo cubano, la decisin nos impacta.

Si bien reconocemos que la permanencia de los dirigentes en una organizacin poltica no es una condicin perpetua, y ms an, que la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba acord, en todos los niveles incluyendo su Comit Central, la renovacin de sus cuadros directivos, lo que es saludable a la vida partidaria, ciertamente su salida del Comit Central del Partido Comunista de Cuba representa la ausencia de una de las principales voces que como en el siglo XIX con el Partido Revolucionario Cubano, hermanan las luchas de nuestros respectivos pueblos.

La lucha de independencia de Puerto Rico tiene una deuda de gratitud hacia el compaero Ricardo Alarcn de Quesada. Durante aos fue la voz del Puerto Rico en lucha ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, como antes en su juventud siendo dirigente estudiantil o cuadro poltico de una Revolucin victoriosa lo hiciera ante diversos foros internacionales. Ricardo, adems, fue inclaudicable luchador por la liberacin de los prisioneros polticos puertorriqueos en crceles estadounidenses y dedo acusador contra las polticas imperialistas de Estados Unidos sobre Puerto Rico. Esa deuda de gratitud del pueblo puertorriqueo hacia su persona, que es la deuda de gratitud de los puertorriqueos hacia pueblo cubano, su Revolucin y sus dirigentes, es una deuda moralmente impagable. Por eso siempre estaremos agradecidos por la solidaridad de Cuba con Puerto Rico. Despus de todo, como afirmara la poetisa puertorriquea Lola

Rodrguez de Ti en el Siglo XIX, Cuba y Puerto Rico son de un pjaro las dos alas/reciben flores y balas en un mismo corazn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter