Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2013

Mientras Israel entra en otra vuelta de inaccin diplomtica, el llamado por un boicot econmico se ha convertido en un requerimiento patritico
El ltimo refugio del patriota israel: el boicot

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rebelin por Germn leyens


Cualquiera que tema realmente por el futuro del pas tiene que estar a favor de boicotearlo econmicamente.

Una contradictio in terminis? Hemos considerado las alternativas. Un boicot es el menor de todos los males y podra producir beneficios histricos. Es la opcin menos violenta y la que tiene menos probabilidades de acabar en un derramamiento de sangre. Sera dolorosa como las otras, pero las otras seran peores.

Sobre la base de la suposicin de que el actual statu quo no puede continuar eternamente, es la opcin ms razonable para convencer a Israel de que cambie. Su efectividad ya se ha probado. Ms y ms israeles se han preocupado recientemente por la amenaza del boicot. Cuando la ministra de justicia Tzipi Livni seala su expansin y en consecuencia llama a romper el impasse diplomtico, suministra una prueba de la necesidad de un boicot. Por eso ella, y otros, se suman al movimiento por el boicot, la desinversin y las sanciones. Bienvenidos al club.

El cambio no vendr del interior. Eso est claro desde hace mucho tiempo. Mientras los israeles no paguen un precio por la ocupacin, o por lo menos no hagan la conexin entre causa y efecto, no tendrn ningn incentivo para acabar con ella. Y por qu debera preocuparse el residente medio deTel Aviv de lo que sucede en la ciudad cisjordana de Yenn o en Rafa, en la Franja de Gaza? Esos sitios estn muy lejos y no son particularmente interesantes. Mientras la arrogancia y el victimismo continen en el Pueblo Elegido, el ms elegido del mundo, siempre la nica vctima, la posicin explcita del mundo no cambiar en absoluto.

Es antisemitismo, decimos. Todo el mundo contra nosotros y nosotros no somos responsables de suactitud hacia nosotros. Y aparte de eso, a pesar de todo, el cantante ingls Cliff Richard vino a actuar aqu. La mayor parte de la opinin pblica israel est divorciada de la realidad, la realidad en los territorios y en el extranjero. Y hay quienes se ocupan de que se mantenga esa peligrosa desconexin. Junto con la deshumanizacin y la satanizacin de los palestinos y los rabes, la gente de este pas tiene el cerebro demasiado lavado por el nacionalismo para entrar en razn.

El cambio solo vendr de fuera. Nadie incluyendo al autor, por supuesto quiere otro ciclo de derramamiento de sangre. Un levantamiento popular palestino no violento es una opcin, pero es poco probable que ocurra en un futuro cercano. Y luego, existen la presin diplomtica estadounidense y el boicot econmico europeo. Pero EE.UU. no aplicar presin. Si el gobierno de Obama no lo ha hecho, ningn gobierno estadounidense lo har. Y luego est Europa. La ministra de justicia Livni dijo que en Europa el discurso se ha vuelto ideolgico. Sabe de qu habla. Tambin dijo que un boicot europeo no se limitar a los productos hechos en las colonias en Cisjordania.

No hay motivos para que se limite. La distincin entre productos de la ocupacin y productos israeles es una creacin artificial. Los principales culpables no son los colonos, sino los que fomentan su existencia. Todo Israel est inmerso en la empresa de las colonias, por lo tanto todo Israel debe ser responsable de ello y pagar el precio correspondiente. No hay nadiea quien no afecte la ocupacin, incluidos los que intentan mirar hacia otro lado y tomar distancia de ella. Todos somos colonos.

El boicot econmico demostr su efectividad en Sudfrica. Cuando la comunidad empresarial del rgimen del apartheid abord a los dirigentes del pas y les dijo que las circunstancias existentntes no podan continuar, se decidi el tema. El levantamiento, la estatura de lderes como Nelson Mandela y Frederik de Klerk, el boicot de los deportes sudafricanos y el aislamiento diplomtico del pas por supuesto tambin contribuyeron a la cada del odioso rgimen. Pero el tono fue impuesto por la comunidad empresarial.

Y lo mismo puede suceder aqu. La economa de Israel no resistir un boicot. Es verdad que al principio reforzar el victimismo, el aislamiento y el nacionalismo, pero no a largo plazo. Podra dar lugar a importante cambio de actitud. Cuando la comunidad empresarial aborde al gobierno, el gobierno escuchar y tal vez acte. Cuando el dao afecte al monedero de cada ciudadano, ms israeles se preguntarn, tal vez por primera vez, cul es el problema y por qu est ocurriendo.

Es difcil y doloroso, casi ms all de lo soportable, para un israel que ha vivido toda su vida en este pas, que nunca lo ha boicoteado, que nunca se ha planteado emigrar y que se siente conectado con esta tierra con todo su ser,llamar a un boicot semejante. Nunca lo he hecho. He comprendido lo que motiv el boicot y he podido suministrar la justificacin de motivos semejantes. Pero nunca he predicadoque otros den ese paso paso. Sin embargo, cuando Israel se lanza a otra vuelta de profunda estancacin, tanto diplomtica como ideolgica, el llamado a un boicot es necesario como el ltimo refugio de un patriota.

Fuente: http://www.haaretz.com/opinion/the-israeli-patriot-s-final-refuge-boycott.premium-1.535596

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter