Portada :: Chile :: A 40 aos del golpe de estado
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-07-2013

Sitios de Memoria rechazamos las declaraciones del comandante en Jefe del Ejrcito
"Exigimos sus disculpas pblicas"

Rebelin


Ante las graves declaraciones del Comandante en Jefe del Ejrcito, Juan Miguel Fuente-Alba, sobre la situacin de los militares que se encuentran detenidos por violaciones a los Derechos Humanos, donde establece, entre otras cosas: lo que nos apena es la situacin por la cual atraviesan algunas personas que, habiendo pertenecido al Ejrcito y que hoy tienen avanzada edad o situaciones mdicas medias complejas, uno podra darles una mirada en trminos humanitarios. Asegurando tambin que al Ejrcito le entristece ver que todava esas personas permanecen ancladas a una situacin de hace 40 aos. Como Sitios de Memoria, los ex centros clandestinos de detencin, tortura y exterminio Jos Domingo Caas, Estadio Nacional, Nido 20, Londres 38, Paine y Villa Grimaldi establecemos:

1.-Nos parece profundamente alarmante y peligroso escuchar este tipo de declaraciones de parte del Comandante en Jefe del Ejrcito, representante mximo ante el Estado de la institucin castrense, quien en su rol, no slo debe resguardar y avalar la institucionalidad en todas sus formas y en cada perodo de la historia de nuestro pas, sino adems propiciar una mirada corporativa, orientada a fomentar el respeto a los Derechos Humanos y el rechazo a los crmenes de lesa humanidad. Creemos que en su rango no debiese fomentar una victimizacin de los perpetradores y una culpabilizacin, que resulta pavorosa, a las vctimas y sus familiares.

2.- Segn las cifras de los informes de las comisiones Rettig y Valech son ms de 40.000 las vctimas de la dictadura de Pinochet; de ellas, 38.000 fueron torturadas y 3.065 de ellas estn muertas o desaparecidas. La dictadura estableci una poltica de terrorismo de estado e involucr en su totalidad a las ramas del Ejrcito, del cual no ha existido un recambio generacional necesario ni un mea culpa acorde al dao realizado a la sociedad civil. Si bien es cierto hay medio millar de militares condenados por violaciones a los Derechos Humanos, por figuras jurdicas como secuestro, desaparicin forzada o ejecuciones, tenemos la certeza de que son muchos ms los que no han vivido juicio alguno por delitos como tortura o violencia sexual a hombres, mujeres y menores de edad.

3.- Los militares a los cuales se refiere el seor Fuente-Alba con preocupacin (muchos de los cuales siguen aumentando sus condenas luego de las investigaciones acuciosas realizada por la justicia y de los que hay una completa comprobacin de la participacin en los crmenes), se encuentran cumpliendo sus penas en condiciones de lujo, con beneficios carcelarios permanentes como vacaciones, salidas dominicales y visitas sin horarios restringidos. Punta Peuco y el Penal Cordillera son espacios donde se encuentran recluidos ex agentes de la DINA y la CNI de medio y bajo rango, pero tambin de la alta jerarqua en la ejecucin de dichos crmenes, como es el caso de Pedro Espinoza y Miguel Krassnoff o el mismo Manuel Contreras. Ellos tienen en su condicin de presos, ms gendarmes que el porcentaje de detenidos, grandes espacios para la estada y la recreacin, que en el caso del Penal Cordillera se materializa en casas con dormitorios baos, cocinas y sala de estar, jardines, salas de juego, canchas de tenis y quinchos.

4.- Nos preguntamos, finalmente, como administradores de lugares que fueron destinados al horror y a las peores injusticias ejercidas por soldados chilenos a sus mismos compatriotas, si no resulta forzado, descontextualizado y cruel, que el Comandante en jefe del Ejrcito apele a razones humanitarias para quienes cometieron crmenes tipificados en el ordenamiento jurdico internacional como de lesa humanidad y que dicho sea de paso, son imprescriptibles segn la Convencin sobre la imprescriptibilidad de los crmenes de guerra y de los crmenes de lesa humanidad.

Finalmente exigimos a estos militares condenados que se entregue por fin el destino de los detenidos desaparecidos, en un crimen que por sus brutales caractersticas se sigue perpetuando.

Adhieren

Casa Memoria Jos Domingo Caas

Comisin Chilena de Derechos Humanos, Ex Clnica Santa Luca

Corporacin Parque por la Paz Villa Grimaldi

Estadio Nacional Memoria Nacional

Londres 38 Espacio de Memorias

Corporacin Paine un Lugar para la Memoria

www.villagrimaldi.cl



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter