Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-07-2013

Entrevista realizada a Yalin Brkev, editor de NotaBene Publishing
Anlisis del carcter clasista de la revuelta iniciada en el parque Gezi de Estambul

zay Gztepe
sendika.org

Traducida del ingls para Rebelin por Ernesto Gmez Abascal


-La resistencia que sigui al ataque a Gezi Park, ofrece la apariencia de una revuelta de clase media, ms que un movimiento de oposicin clasista Qu puede Ud. decirnos acerca de sus causas y probables resultados?

-Y. Burkev: La Resistencia de Gezi Park ha tenido un desarrollo desafiante. Como todo movimiento de protesta histrico surgido de una sntesis de causas muy complicadas, uno debe descartar las explicaciones ms simples que demandan ser analizadas. Incluso para estos eventos, aquellos que los ven superficialmente, pueden argumentar que se trata de una revuelta de clase media. Significativamente, los medios masivos prevalecientes, levantan esta tesis y todo hace indicar que lo continuarn haciendo, en dependencia del escenario y del estilo pacfico de la accin.

Por supuesto, como esta resistencia ofrece significativas diferencias de las anteriores, no ha revelado la apariencia clsica de una revuelta de los trabajadores. Es verdad que una importante parte de los sucesos estn relacionados con la clase media, es decir, con la pequea burguesa. Sin embargo, esta clase media dirigiendo la revuelta, son las perdedoras, pues lo que significa es que esa la clase media va siendo proletarizada. Estos componentes de la sociedad reflejan la reaccin de un estrato social, que en efecto, puede considerarse como nuevos actores de la clase obrera. Son profesionales en su mayora: abogados, doctores, farmacuticos, ingenieros, artistas grficos, diseadores, etc., a quienes encontramos diariamente; ellos han ido perdiendo rpidamente sus caractersticas de clase intermedia para convertirse en clase obrera.

Debido a que por un lado sus ocupaciones se han ido degradando, perdiendo calificacin y capacidad, producto de las polticas neoliberales y por otro las condiciones de precariedad a que han sido sometidos, los ha hecho perder su antigua situacin de prosperidad permanente. Esto significa que esta prdida no es una situacin temporal relacionada con la crisis, sino un cambio permanente en su posicin de clase.

La proletarizacin de clases medias debe ser considerada como el elemento ms importante entre los eventos crticos que producen los movimientos o revueltas de la era por la que estamos pasando. El papel jugado por la juventud desempleada en Egipto (especialmente en el 2011) y en Tnez, ha reflejado este proceso histrico, y tambin, y justo antes de esto, los movimientos de protesta que estallaron en las universidades europeas en el 2011.

Elementos bsicos subrayan la experiencia de la reaccin de estas clases medias como una ola histrica que ha ido transformando a pequeos burgueses en una masa de perdedores, la cual se va ampliando con sectores de la economa artificial como resultado de la situacin econmica de finales de los aos 90 y ms significativamente siguiendo la crisis global del 2009. Las masas perdedoras van empobreciendo cada vez ms y paulatinamente se han proletarizado. Por lo general son personas jvenes bien educadas, que crecieron con patrones de consumo normales y con la esperanza de un nivel de prosperidad mayor. Sin embargo, apenas pueden sobrevivir con la ayuda material de sus familiares, rechazan ser trabajadores y pueden, ante cualquier cambio, tratar de salirse de esta situacin. Estos factores explican la inclinacin de estas clases medias hacia la izquierda, hacia la social democracia y particularmente hacia el nacionalismo Kemalista. Ellos no se comportan con principios proletarios a largo plazo, sino que adoptan reacciones en el marco de los acontecimientos diarios.

Los mencionados comportamientos no han obtenido una apariencia poltica directa. El proceso puede ser mediatizado por algunas situaciones antes de alcanzar esta apariencia poltica. Por ejemplo, las reacciones hacia una proletarizacin general en Turqua, tienden a ser una reaccin secular, tal como ha ocurrido con las polticas neoliberales llevadas a cabo por el partido moderado islmico AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo en el gobierno desde el 2002). Mientras el AKP ha ido creando su propia clase media, al mismo tiempo ha ido eliminando las clases medias tradicionales con sus candidatos, impulsando a estos ltimos haca el grupo de los perdedores. Por lo tanto se puede afirmar que los cuadros del AKP constituyen el factor bsico en el crecimiento de esta nueva clase media. Esto, la proletarizacin de la clase media en Turqua, ha sido experimentada en una forma muy original, y existe una gran masa que forma parte de los perdedores de la clase media, a pesar del pequeo crecimiento de una clase media Islmica, y esto polariza un eje islamismo-secularismo.

Naturalmente, las nuevas masas trabajadoras empobrecidas debido a las polticas neoliberales, que no se sienten atradas a situarse en la estructura social islmica, son una de las ms dinmicas a pesar de que no podemos afirmar que sean lderes del proceso. Ms an, la reaccin de los Alevis1, quienes se sienten excluidos y amenazados en general, y particularmente la fuerte reaccin de los Alevis rabes debido a los sucesos en Siria, pueden ser consideradas como una reaccin relacionada con su identidad, aadida al contenido de clase de la revuelta. Y por supuesto, el rol dirigente de la mujer dentro de cada comunidad poltica y su contribucin a las masas en general en la defensa y la libertad, contra la opresin de las tendencias conservadoras.

Todos estos asuntos se han venido conformando como parte de la lucha por la libertad contra un rgimen casi dictatorial y ha recibido el apoyo de varias comunidades que tambin se sienten oprimidas desde el punto de vista poltico, econmico y social. La explosin que se ha producido es expresin de la reaccin acumulada hacia la poltica de transformacin urbana. Eso significa que es una reaccin contra el sector motor de la poltica neoliberal. En breve, se puede decir que el problema tiene una completa caracterstica de un eje proletario, las reacciones son en contra el neoliberalismo mezclado con fundamentalismo islmico, y eso nunca puede ser manejado como el comportamiento de una clase media esttica.

An es temprano para hacer una valoracin completa acerca de los resultados de estas manifestaciones, antes de que el proceso llegue a su final. Aunque independientemente de sus resultados, una cuestin es real, la construccin de polticas sobre el hegemonismo de un nico eje, que ha sido vlido desde 1980, ha llegado a su fin. Esto es (en trminos futbolsticos), que los juegos de un solo gol han terminado, una nueva plataforma para el nuevo movimiento de clase obrera involucrado en poltica ha sido formado en dependencia de su reconstruccin. Segundo, la imagen de estabilidad poltica dibujado por las fuerzas hegemnicas durante los ltimos diez aos, ha cado irreversiblemente.

Naturalmente, el compromiso y la participacin de los trabajadores y oprimidos, no aparecern en su forma ms desarrollada, pero seremos testigos de muchas manifestaciones sociales espontneas, ya sean grandes o pequeas. Las actuales experiencias constituyen una situacin revolucionaria, en trminos clsicos objetivos, sin embargo, carece de suficiente poder como debe corresponder a l restablecimiento de un movimiento obrero. Por esta razn, si situramos estos sucesos en una perspectiva histrica, podramos compararlo con las revueltas de 1830 y los movimientos revolucionarios de 1948, que reflejaron los primeros perodos de formacin del movimiento obrero, en lugar de compararlos con las condiciones del movimiento obrero organizado en las revoluciones del siglo 20th, como en el 1905, 1917, etc.

-Qu se puede hacer para la institucionalizacin de la resistencia y el establecimiento de un poder de status dual?

-Y. Brkev: Para el establecimiento de un poder dual, la resistencia necesita mantener ocupada de forma permanente una localidad, (al menos por un perodo). Por ejemplo, la ocupacin de plazas y parque urbanos significaba mantener este estado. Aunque dur poco tiempo, ahora contina en forma de frums en los parques.

An con el modelo de Gezi Park que dur poco, este rompi la polarizacin poltica existente y evidenci la posibilidad de otro mundo, habiendo atrado una enorme y saludable cantidad de acciones con diferentes estilos y especialmente mtodos de democracia directa. Fue un simple modelo de oposicin social en el nuevo perodo. Sin embargo, es duro decir que la profundidad de este mtodo pudo ser entendido cabalmente hoy en muchas ciudades, especialmente en otras plazas fuera de Gezi Park en Estambul. Parece probable manejar la situacin aplicando alianzas, en lugar de desarrollar mtodos de democracia directa. El modelo de Gezi Park debe ser discutido y diseminado en toda su profundidad. De nuevo el trabajo avanz muy lentamente y de forma fragmentaria. La dinmica interna de la oposicin social tambin progres de forma problemtica. En lugar de tratar de vencer al nivel de las fuerzas gobernantes y luchar continuadamente con los conflictos relacionados, uno debiera tratar de ampliar y profundizar el modelo de Gezi Park, de protestas particularmente en la base, en localidades y lugares de trabajo.

-Cules son las lecciones que la izquierda socialista y el Movimiento Kurdo necesitan sacar de la resistencia?

-Y. Brkev: Lo sucedido hasta ahora es el sentimiento creado en grandes masas, de que creando otra plataforma es posible probar caminos democrticos para alcanzar sus objetivos. Es un magnfico avance. Ello significa que las masas han sentido la posibilidad de sobre pasar la polarizacin poltica existente. Sin embargo para el proceso de adquirir formas ms persistentes, primero q ue todo la oposicin social necesita enfrentarse a sus debilidades bsicas. La primera es la incapacidad para vencer la oposicin entre la dinmica Kemalista nacionalista y el Movimiento Kurdo. No se puede esperar que estos segmentos pudieran simplemente unirse. Est claro que la habilidad para mezclar estas sensibildades en un mismo envase opuesto a la dictadura neoliberal es crticamente importante. La magia bsica del modelo de Gezi, radica en esta habilidad. An podramos imaginar por un momento que el Movimiento Kurdo, el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistn), participara activa y extensivamente e imagine cuan grandes resultados sus efectos podran alcanzar. Estimemos las diferencias que podran alcanzarse por una resistencia que se expandiera por todas las ciudades kurdas y tambin incluyera los kurdos en el oeste. Por supuesto, habra una serie de objeciones acerca de su imposibilidad y los probables resultados negativos. Aquellos que consideraran sus aspectos negativos deben tener en cuenta que las polarizaciones entre los oprimidos podran ser sobrepasadas de la forma ms simple y persistente a travs de la lucha social. Este potencial podra significar una leccin crtica y una posibilidad desde la perspectiva de lucha de todos los pueblos oprimidos. Y por supuesto, sera necesario revisar retrospectivamente caminos que han sido seguidos hasta ahora para avanzar hacia el futuro.

Es posible obtener una significativa cantidad de lecciones de esta ola de revueltas para todos los brazos de la oposicin social.

En primer lugar, es posible ver de forma clara una vez ms, que los hegemonistas mentirosos tienen una mentalidad derechista, donde las masas que tuvieron sensibilidades nacionalistas, especialmente los pobres y grupos de bajos ingresos, tienen reacciones fuera de contexto. Como Dogu Perincek, el lder del Partido del Trabajo, ha cado en una situacin contraproducente, proponiendo un gobierno nacional provisional, sobre la base de la coalicin de su partido con el CHP(Partido Republicano Democrtico de corte social demcrata) y el MHP (Partido Nacionalista de tendencia derechista), para avanzar a travs de este perodo; segmentos que tienen una fuerte sensibilidad nacionalista, particularmente las bases del CHP, quienes actan junto con la izquierda e incluso con algunos actores kurdos en localidades, exhibiendo la inclinacin fuera de lugar que realmente tienen.

Tal como el Comit Administrativo del CHP mantiene una actitud restrictiva respecto a la sensibilidad de sectores capitalistas con sentido comn, con mentalidad gubernamental, la base del CHP exhibe tambin tal inclinacin. Es cierto que cada brazo de los segmentos de oposicin necesita actuar considerando esta real situacin. Tal como estos segmentos no pueden ser dejados a los nacionalistas de derecha o a la dirigencia liberal, tampoco puede entregarse a izquierdistas dicindoles: nansenos, les estamos diciendo lo que debe hacerse. Estos problemas deben ser enfrentados con valor, considerando principalmente las bases del movimiento.

En segundo lugar, la izquierda debe adoptar una actitud que permita romper con los clichs existentes. El dinamismo social ha ofrecido a la izquierda la oportunidad de enfrentarse con sus hbitos burocrticos que lo obligaban a comprometerse con objetivos limitados lejos de su capacidad. Esta oportunidad requiere una revisin radical de sus estilos, programas, organizacin y visin interna. Al respecto, acciones creativas y prcticas democrticas directas (tomando decisiones a travs de frums, determinaciones a travs de grupos de discusin, etc.) han sido manifestadas por el Modelo de Gezi Park. Ms an, fue extremadamente considerable que la resistencia en Gezi Park, posibilit construir el pluralismo que la izquierda y la oposicin social no haban podido alcanzar antes, y fue igualmente importante que los segmentos oprimidos pudieran entrar en contacto con otros en forma positiva e interactiva.

Tercero, la obligacin para el Movimiento Nacional Kurdo de pensar en los problemas que se derivan de la falta de enfrentamiento a la presin liberal. Como es conocido, por el momento, el Movimiento Nacional Kurdo sigue una poltica basada en oportunidades internacionales y regatea con fuerzas hegemnicas. Por otra parte, en Turqua, donde viven las ms populosas y dinmicas concentraciones de kurdos, el Movimiento Nacional Kurdo mostr una actitud vacilante, distante y desconfiada hacia estas manifestaciones pblicas que tenan un significado histrico, con el argumento de que esto podra daar el proceso de paz que estaban construyendo con el AKP. Para m, el movimiento no debi rechazar esta actitud vacilante, debi enfrentar sus causas seriamente, y analizar sus resultados y oportunidades perdidas. Esto no poda ser resuelto solamente por tcticas correctivas. El Movimiento Nacional Kurdo debe extraer experiencias de lo ocurrido durante el mes de junio en Gezi Park como todos nosotros.

Por ltimo, ntese como la Resistencia de Gezi Park (o la revuelta de junio), transformada en una magnfica movilizacin y yendo ms all de actores polticos, pudo debilitar las fuerzas del poder, y como elev la conciencia de su potencial, para convertirse en una alternativa de poder. Evidentemente como cada cosa sirve de complemento a la otra, debe notarse que la forma de lucha como resistencia civil o desobediencia civil, contiene un limitado grado de violencia y se desarrolla utilizando limitados mtodos de defensa. Esta resistencia es especfica a la actual fase del movimiento clasista. El poder, que ha sido militarizado de forma considerable, se debilita frente a estas acciones legtimas. Debe ser considerada, una vez ms, tanto como los efectivos resultados que se crearon en varios pases, como formas desarrolladas de desobediencia civil teniendo en cuenta el balance de fuerzas nacionales e internacionales y siendo especfico al nuevo movimiento de clases. Como una lucha militante que tiene el papel de abrir el camino en cada situacin crtica, apoyar en el umbral las acciones creativas y contribuir con grandes movilizaciones que simbolicen la posibilidad de otro mundo en periodos de estancamiento.

Nota:

1 Importante secta islmica, la segunda ms importante de Turqua. Incluye cerca de 20 millones de habitantes, que por lo general mantienen posiciones progresistas.

Fuente (turco): http://www.sendika.org/2013/06/yalcin-burkev-isyanin-basini-ceken-orta-sinif-proleterlesen-kucuk-burjuvazidir/

(ingls): http://www.sendika.org/2013/07/yalcin-burkev-middle-class-leading-the-revolt-is-the-proletarianized-petit-bourgeoisie/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter