Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-07-2013

De las pedagogas latinoamericanas? y el poder del conocimiento como soberana nacional comunal?

Alejandro lvarez Osuna
Rebelin


De las pedagogas; educacin en principios para valores humanos y, la relacin con su educacin; su evaluacin en calidad para el desarrollo cientfico econmico poltico de su sociedad

Intentndolo sucintamente desde en un ambicioso recorrido en el anlisis como reconocimiento del sistema enseanza aprendizaje para sus relaciones de re-produccin social; todo ello precedido por una determinada ideologa ineludiblemente inevitable que le sustenta para la reproduccin especifica de un determinando Nuevo orden social latinoamericano? En oposicin al otrora? Estado de derecho social hoy devenido en Estado Soberano Nacional Comunal?

Deviniendo entonces, obligatoriamente entre otros, a sus principios de economa poltica redistributivas de valor eficaz que le mantienen en sujecin a sus especificas apropiadas estructuras dotadas en relaciones como modos de produccin para la auto reproduccin sistmica social junto a su Estado aspirado; as, su aparato cultural-educativo en expresin gradual cnsona de su fundamento doctrinario, ya que nada escapa de lo ideolgico, imposible suprimirle, pero es posible mantenerse -siempre en constante reflexin crtica?- como grado independiente ideolgico. Una pedagoga estructural comunitarita?

Interviniendo para ello la filosofa poltica que le abona los principios rectores, estructurando correlatos fundamentados para los valores sociales solcitos asignados como puente de trayectoria a toda filosofa de la ciencia necesaria nacionalmente atribuyente al persistente mantenimiento cognitivo y material como y para el simbitico Poder Estatal, legitimando por su carcter social en el establecimiento del estatus, del Poder del Estado su Sociedad Nacin, o Comuna? Todo a travs del conocimiento. Qu se concibe a partir de ello cmo conocimiento?

Educacin para el poder soberano o para la soberana del poder social hoy devenido poder comunal? Cmo y qu es en praxis pedagoga ste contexto?

Y, en el caso que nos ocupa; a la filosofa de la educacin y la pedagoga critica que le insufla; pero que necesariamente y no solo estructuralmente depende de una doctrina hecha filosofa del derecho, sino idealmente depende del objeto y objetivos implcitos en la filosofa de su educacin; para el planificado programa del desarrollo social a travs de las ciencias del conocimiento y, tambin dado su objeto-objetivos alcanzar a travs de la sociable investigacin en reflexivo debate perenne por la verdad cientfica suscrita como ciencias a impartir a travs del mtodo educativo para el conocimiento sistemtico. No solo tericamente, pues el conocimiento deviene de la experiencia, aunque parece en paralelo, la prctica le precede siempre en mnimo grado. Conocimiento y pedagoga.

Una pedagoga critica para el poder del conocimiento. Poder soberano para el desarrollo de valores en calidad social?

Pues la educacin es un derecho y posee una orgnica ley de educacin, independientemente del criterio suscrito o no desde lo neo liberal a lo neo-socialista? o viceversa; para el diseo de perfiles curriculares pertinentes en las distintas e independientes realidades sociales a estimular al desarrollo para satisfacer desde las ciencias fcticas y sociales; entre ellas la bsica de la economa poltica que es la que le financieramente le mantiene como buro aparato de administrativo de reproduccin social apta con y para lo educativo; pero como son procesos sociales de individuos personas, involucra una tipo de psicologa social, perfilando una moral para la tica individual que involucra disentimientos y asentimientos complejos invariablemente entre criterios mediados por la poltica y, en los que intervienen el proceso de enseanza aprendizaje.

Los criterios pedaggicos y su comunin ideolgica latinoamericana, como expresin para el desarrollo y crecimiento social econmico latinoamericanos.

Se torna abstracto en su complejidad, por ello, es tambin materia de corte reflexivo en debates de criterios y mtodos que tienden necesitadamente a conformar una pluralidad bsica inherente con el inters individual en lo colectivo social nacional, cuyo hecho conducente tiene que ser necesariamente concluyente en acuerdos de pactos sociales.

Destacado el bien comn nacional, como lo es la educacin y sus pedagogas que le propugnan para el desarrollo en bienestar como materia indiscutible de cualquier diatriba politiquera maniqueista, por ser ste sealado bien comn, plataforma bsica imprescindible e ineludible de cualquier pretendida ideologa poltica de gobierno aspirante y fecundo del anhelado y alcanzable progreso social en vida en paz

Entonces, un especfico sistema educativo obligadamente as, requiere de una pedagoga que subsuma a voluntad estas premisas crticas para conformar la sper estructura de bsica didctica que le metaboliza e instrumentaliza.

Pedagoga latinoamericana nacional, forjada siempre en el crisol dialctico creciente de los principios humanos antes mencionados hasta la persistentemente crtica investigativa de las utopas progresistas posibles para fecundos valores latinoamericanos y caribeos

La sociedad del conocimiento, el Poder del Estado?

Una pedagoga enriquecedora, desde pedagogas no como politiquera doctrinaria, sino como disciplinas interdisciplinarias humanstica, siempre reflexivas para poder ser crticas para el desarrollo social-ecolgico nacional como metdica de desarrollo social-educativo en y para el crecimiento econmico

As, las estrategias planeadas tcticamente para alcanzar objetivos de los planes diversos culturales, deberan ser comuniones didcticas para fomentar; libertades comunes, pedagogas de la voluntad liberadora? Parafraseando a Paulo Freire, 1997, en una pedagoga no solo de la esperanza sino de lo cientficamente concreto a travs del dialogo acordado en responsabilidades de intereses y deberes mutuos; la voluntad no solo jurdica sino practica concreta del ejercicio concreto de los derechos humanos para la soberana como el poder del conocimiento fecundo, una real esttica latinoamericana en ciernes?

Conocimientos como ideologas polticas o polticas como ideologas de conocimientos?

La educacin, una ecuacin entre otras categoras como correlatos de algunas claves conceptuales que se develan desde la corriente filosfica positivista del estructural funcionalismo hasta el mtodo dialectico materialista histrico crtico emergente actual, todo ello reflexivamente critico, con dilemas lgicos constructivos no destructivos, con la leyes de identidad reconocidas proposicionalmente universales.

O, una ciencia posible, objetivamente gradual e independiente?

Todas desde sus fortalezas y debilidades, un intento de filosofa de educacin para tener quien haga mientras dice con pedagogas como ideologas fundadas en los principios humanos para utilizar la ciencia a bien social comn. Con estrategias que le sustenten durante todo el proceso. Pero qu ideologa? La doctrinaria como poltica crtica o la diametralmente opuesta; crtica del mtodo la ciencia y su filosofa?

es una conviccin fundamental el hecho de que el hombre consciente de su historia no puede caer en una situacin que l mismo no haya creado, y que puede liberarse de toda situacin basndose tan solo en sus propios medios. [1] 

Una pedagoga para la educacin; del pensar, decir y hacer productivamente como ciencia, desde una organizacin econmica poltica y su administracin cientfica?

Planificar pedagogas nacionales colectivas para la calidad social desde un determinado criterio de materialismo en comunin con lo espiritual, exige principios de virtud, y concurrencias de pleno respeto pactado y, ya que la moral exigida para ello, en educacin de valores atae a lo espiritual tambin como nivel de conciencia posible que anima y determina los valores sociales, es desde all, de donde procedern actitudinalmente los imprescindibles procesos ticos sociales eficientemente productivos claros y evidentes para fomentar y crecer en obligaciones y riquezas colectivas concretas; sea desde el materialismo histrico dialectico o desde el neo-capitalismo, tan actualmente antagnicos y contradictorios expresados en las perennes y actuales lucha de clases traducida en todos sus trminos especialmente en lo ideolgico-educativo que nos ocupa en ste sucinto texto

El poder del conocimiento como garantas soberanas de independencias latinoamericanas. Una pedagoga de la voluntad

Y como las virtudes no son ciencias, son valores que no pueden ensearse curricularmente, ms si prescritos, pueden relatarse tericamente, pues son procedentes de principios fundamentales y no emocionales que responden a las voluntades humansticas de sus razones. Razones exigentes de la voluntad en su constante y persistente prctica social, por lo tanto; solo se ensean con los ejemplos: individuales, colectivos, sociales y polticos entre otros.

Consolidando una filosofa de la ciencia para la tecnolgica nacional latinoamericana organizada y adecuada a un plan continental para el desarrollo socio educativo simbitico al crecimiento econmico con concreta distribucin proporcional equitativa de la riqueza de sus naciones.

Requiere una filosofa prctica de economa poltica censada y pactada en un sistema de Estado Docente instructivo contra la marginalidad espiritual y las miserias propias mentales conducentes al subdesarrollo impuesto forneamente para la autoexclusin y la pobreza antisoberana por la descertificacin tcnica que urge y requiere imprescindible una pedagoga de la voluntad para liberar un pensamiento complejo sustentado transversal e interdisciplinariamente por el concurso adems de la filosofa del conocimiento, por la filosofa de la tica en el ejercicio de la justicia social como fin ltimo, no metafsico, ni en el cmodo gerundio, si de valor agregado intrnseco de lo tico-civil, desde su valor de produccin y de uso, de all su pedagoga libertaria, casi que anarqua liberadora. Y de all la prosecucin o no del proyecto de justicia en desarrollo social para Latinoamrica y el Caribe.

El movimiento pedaggico latinoamericano anarquista; disciplinado, organizado, eficaz administrativamente eficientemente.

Nota:

[1]Marcuse, Herbert. Para una teora crtica de la sociedad, editorial tiempo nuevo, Buenos Aires 1971, p.53

Bibliografa:

Freire, Paulo. Una pedagoga de la Esperanza. 1996

Rodrguez, A. Al. Servir al pueblo: el desafo socialista, MPPIBM, 2008

Marcuse, Herbert. Para una teora crtica de la sociedad, editorial tiempo nuevo, Buenos Aires 1971

Silva, Ludovico. Teora y prctica de la ideologa MPPIBM 2008.

Marx, Karl. El Capital.

Bakunin Mijal, Estatismo y Anarqua 1873

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter