Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2013

Entrevista al capitn de navo de la Armada espaol Manuel Ruiz Robles (y II)
Todos los pueblos debemos mantenernos unidos solidariamente, para hacer frente al saqueo a que estamos siendo sometidos por la Troica

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Manuel Ruiz Robles es capitn de navo de la Armada (actualmente retirado), ingeniero de la Ecole Supriure d'Electricit (Suplec), DEA Physique de l'Energie de l'Universit de Paris, Licenciado en Ciencias por la UAM, membre bienfaiteur de l'ACER (Amigos de los Combatientes en la Espaa Republicana), adherent du Muse de la Rsistance Nationale. Por si faltara algo, Ruiz Robles fue tambin miembro de la Unin Militar Democrtica (UMD).

Leer tambin la primera parte de la entrevista: "Estaba en marcha un golpe duro para el 2 de mayo de 1981, organizado por el sector ms fascista del Ejrcito"

***

Estbamos en el abandon de su actividad poltica directa. Fue a mediados de 1986. Por qu? Todo estaba en calma? Porque sus compaeros de la UMD, que haban sido excarcelados aos atrs, fueron amnistiados ese ao?

El rgimen de la transicin, incluidos los partidos de la izquierda institucional, se opuso a cualquier activismo poltico de militares en activo. Los militares que habamos pertenecido a la UMD, e incluso los simpatizantes detectados, fuimos relegados al ostracismo y severamente penalizadas nuestras posibilidades de carrera. Segn ellos estbamos en el sistema menos malo. Vimos como se ascenda al generalato a personajes indignos que abiertamente haban tomado partido a favor del 23F, mientras se relegaba a destinos secundarios a los militares demcratas. Se haba iniciado la era de Felipe Gonzlez. Fue el desencanto. Qu quiere que hiciese?

Ces su actividad poltica directa hace ms de 25 aos y ahora, de nuevo, vuelve a ella. Por qu? Por qu en estos momentos?

Porque me han alarmado las declaraciones recientes de un general de gran prestigio, ya en la Reserva, muy vinculado al Monarca. Ha tenido contactos polticos y militares muy influyentes en los Estados Unidos de Amrica, segn declaro l mismo en algn medio digital. Se coment en medios bien informados que iba a ser el futuro director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) al pasar a la Reserva. Pienso que su concepto de "patriotismo militar", por encima de constituciones, es la antesala del golpismo.

Tambin por la creciente actividad de enaltecimiento de la ayuda militar aportada a Adolf Hitler por Franco, no slo en artculos de prensa del citado general, sino tambin de una delegada del Gobierno.

Me preocupa mucho la criminalizacin de los movimientos sociales que se estn dando en algunos medios digitales por parte de algunos militares. Alguno justificando incluso la llamada "guerra sucia". Y lo que es ms grave, acusando a la izquierda parlamentaria de estar detrs de esos movimientos -por otra parte, bien legtimos-, tales como el 15M, 25S, mareas ciudadanas... Esto es promover deliberadamente una opinin favorable a una intervencin militar contra el pueblo. Me parece indignante y totalmente inadmisible.

Pues no es para tirar de cohetes de alegra lo que cuenta! Le copio otra vez porque vale la pena: el PCE, escribe, era entonces, en 1936, un diminuto partido. Al producirse el golpe militar, su disciplina contribuy decisivamente al fracaso parcial del golpe. Su combate en defensa de la libertad a las rdenes del gobierno legtimo de Espaa, hicieron que sus filas creciesen rpidamente. Muchos de sus miembros en el exilio se unieron a la Resistencia en Francia hasta la Liberacin. Aos ms tarde, seala tambin usted, fue el principal baluarte de la resistencia a la Dictadura. Aparte de agradecerle el comentario (aunque yo nunca he militado en el PCE), sigue pensando en el Partido Comunista de Espaa en los trminos que acabo de citar?

No tiene nada que agradecerme. Yo ni siquiera he sido votante del PCE. Ya ver en las prximas convocatorias electorales.

Me he limitado a resumir algunos hechos histricos que caracterizaron a dicho partido y es justo reconocer. Estos rasgos han sido caractersticos de los partidos comunistas del sur de Europa, en particular de Francia e Italia, que tambin combatieron con las armas el nazi-fascismo. Por ejemplo, la memoria histrica del partido comunista de Francia (PCF) es respetada y honrada en su pas. Incluido el respeto a dicha memoria histrica por parte de todos los partidos democrticos y de sus Fuerzas Armadas. Cosa que evidentemente no ocurre en el reino de Espaa.

No hay que olvidar que el anticomunismo constituy el principal pretexto del franquismo para justificar su actitud de ayuda a Adolf Hitler, posibilitndole despus su principal coartada para su transmutacin de amigo del Fhrer en viga de Occidente.

Por otro lado, en la guerra psicolgica de los medios (falsimedia) al servicio de los poderes financieros, se intenta confundir a la opinin pblica. Para ello se utiliza de forma indiscriminada la etiqueta de "comunista" para cosas tan diferentes como puede ser el PCE o lo que fue el rgimen de Pol Pot y sus jemeres. Seria como incluir en el mismo saco, bajo la etiqueta de "catlico", a Teresa de Calcuta y a Videla, el asesino temeroso de Dios. O a su Santidad Juan XXIII y a los famosos curas pederastas.

No est mal su observacin, nada mal. Maestros mos, marxistas muy competentes y arriesgados militantes del PSUC y del PCE han argido de manera muy similar. Cambio un poco de tercio. Espaa, afirma, qued hipotecada mediante unas bases militares extranjeras tras los actos Franco-Eisenhower. Las bases estaban pertrechadas con armamento atmico? Lo siguen estando? Quines controlan ese armamento? Espaa es, pues, un pas que tiene la bomba?

Lo que puedo decir en estos momentos es de dominio pblico. En lo que podramos llamar la amistad "Franco-caudillo-de-Espaa-viga-de-occidente" y el gobierno-de-los-Estados-Unidos-de-Amrica, era notorio que existan bases militares extranjeras con sobrevuelo de bombas de fusin sobre el territorio nacional. Bombas cuya espoleta era un detonador de fisin nuclear similar a las bombas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Una simple bomba de fusin de 40 megatones arrojada sobre Madrid hubiese vitrificado la capital de Espaa y llegado sus efectos a Galicia. An recuerdo cuando cayeron, por accidente, sobre Palomares (Almera) unas cuantas bombas que no llegaron a explosionar. Aunque dejaron radioactiva la zona en donde cayeron.

No sabe cuanto agradezco su referencia a Palomares. Un amigo mo, un gran cientfico franco-barcelons, Eduard Rodrguez Farr, no ha cesado de insistir sobre este tema. Le he interrumpido, contine por favor.

En cuanto a la situacin actual, es notorio que las bases militares aun existentes, en particular la base naval de Rota en Cdiz, son de carcter estratgico para la mayor potencia militar jams conocida en la historia de la humanidad.

Los submarinos atmicos estadounidenses, desde comienzos de los aos 60 del siglo pasado, van dotados de misiles de gran alcance con cabeza nuclear, capaz de borrar del mapamundi a ciudades del tamao de Nueva York, por poner un ejemplo. Obviamente ese armamento est controlado por su propietario, el gobierno de los Estados Unidos de Amrica.

Queda claro. Las Fuerzas Armadas actuales, en su opinin, sobre todo en los escalones subalternos de la cadena de mando, simpatizan con los militares constitucionalistas que, cumpliendo con su deber, defendieron la Libertad. Lo hicieron a las rdenes del Gobierno de la Repblica de Espaa, un gobierno que encarnaba legtimamente la voluntad del pueblo espaol aade. No es aqu usted un peln optimista? De este material poltico-cultural est hecho realmente el actual Ejrcito espaol?

Como dije no lo estimo as en los escalones superiores del mando. Sin embargo he seguido con inters y admiracin, a travs de la prensa y de sus publicaciones, el nacimiento y desarrollo de la principal asociacin de militares espaoles AUME, que forma parte de EUROMIL, la asociacin de militares europeos.

He tenido ocasin, a lo largo de mi vida militar, de conocer y conversar con algunos militares de pases europeos y conozco algunas de sus opiniones. No hace mucho, gobernando en Francia el anterior presidente conservador, tuve la oportunidad de estar presente en un acto en Paris. Fue en homenaje a la Resistencia francesa y a los componentes de las Brigadas Internacionales. El acto se desarrollo bajo el arco del triunfo, en la tumba al soldado desconocido, en la plaza del General Charles de Gaulle.

Presenci, con emocin contenida, como un general de alto rango y un almirante, ambos del Ejrcito francs, depositaban una corona de flores, junto a otra que portaba una bandera con los colores de la Repblica espaola. Era la bandera de las Brigadas Internacionales.

Aqu, sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ordena a la Universidad Complutense la retirada del monumento a las brigadas internacionales, mientras una delegada del gobierno organiza un acto en el que se enaltece la ayuda militar aportada por Franco a Adolf Hitler.

No sabe cuanto agradezco de nuevo su observacin! Djeme insistir un poco ms en el punto anterior: cmo ve el momento actual? La derecha militar dura, si me permite la expresin, no cuenta?, es muy minoritaria?

A tenor de lo declarado pblicamente por el anterior Comandante General de la Infantera de Marina, est muy extendida una opinin que podra denominarse de derecha militar dura. Aunque creo que dicho general exagera un peln. No todos compartimos sus opiniones.

Y usted que conoce bien el Ejrcito espaol, observa alguna inquietud por el proceso poltico independentista que ha irrumpido en Catalua en estos ltimos aos? Intervendra directamente el Ejrcito en la situacin si llegara el caso?

A tenor de las declaraciones que acabo de citar, s. Sin embargo las declaraciones pblicas del presidente de AUME, la asociacin de militares ms numerosa, no parece que vayan en la misma direccin.

Directamente, si me permite la osada que no pretende ser descorts, un militar retirado como usted, qu piensa del derecho de autodeterminacin de los pueblos de Espaa?

El derecho de autodeterminacin de los pueblos est recogido en el Pacto Internacional de Derechos Polticos y Civiles, ratificado por el Estado Espaol el 27 de julio de 1977.

Si me pregunta mi opinin, le dir que soy profundamente respetuoso con ese derecho. Ahora bien, espero y deseo que los pueblos de Espaa sigan unidos. Por ella lucharon y murieron muchos compatriotas nuestros hace 77 aos -y miles de generosos jvenes de las Brigadas Internacionales- en defensa de la Libertad. Es posible que nuestro atraso histrico respecto a nuestros vecinos del Norte -sobre todo por los dilatados periodos de falta de libertad- haga desconfiar a muchos y prefieran la independencia. Gato escaldado, del agua fra huye.

La solucin, a mi juicio, pasa por un proceso autnticamente constituyente del pueblo espaol. Es decir, que el pueblo en libertad encuentre una salida razonable a la actual situacin y decida constituirse como Estado federal o confederal. La solucin ha de ser poltica y nunca bajo el chantaje de las armas, que la haran inestable y enconaran an ms si cabe el problema.

Estimo esencial que todos los pueblos nos mantengamos unidos solidariamente, codo con codo, para hacer frente al saqueo a que estamos siendo sometidos por la Troica. Es decir por la Comisin Europa, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. Todos ellos en abierta complicidad con este rgimen de la alternancia bipartidista, puesto al servicio de los grandes poderes financieros, incluida la gran banca espaola.

Escribe usted ahora desde posiciones de izquierda, desde posiciones republicanas. No cree usted entonces que la Monarqua borbnica sea un rgimen positivo para nuestro pas? Cmo ve usted el proceso de irrupcin de una nueva Repblica en Espaa?

Para nada pienso que la monarqua -borbnica o no borbnica- sea un rgimen positivo para ningn pas. Ya nos lo adverta el Evangelio: por sus frutos los conoceris. Y los frutos estn siendo muy amargos para las capas populares, es decir para la inmensa mayora del pueblo espaol.

La Repblica llegar a lomos de una gran ola popular, que ya se est formando, como respuesta a un rgimen corrompido desde sus races, origen de la lamentable situacin en la que se encuentra nuestro pueblo. El rgimen borbnico agoniza, y eso la saben bien los poderes fcticos. Sus coletazos en la agona pueden resultar muy peligrosos y hay que estar vigilantes. En estos momentos la movilizacin popular y la batalla de las ideas son esenciales.

Le agradezco mucho la correccin borbnica o no borbnica. La ltima, no abuso ms de su generosidad: "Si me muero, que me muera /con la cabeza muy alta": con estos versos de Vientos del pueblo de Miguel Hernndez abra un artculo reciente. Cmo es posible que en 2013 Miguel Hernndez, como tantos otros, siga siendo considerado un delincuente a efectos jurdicos?

Me remito a lo que ya he dicho. El rgimen monrquico de la transicin se bas en un pacto con el franquismo, bajo el chantaje de las armas de un Ejrcito abrumadoramente fascista. La legalidad franquista sigue vigente. Por ello es casi imposible formalmente proceder a dichas anulaciones.

La nica va es avanzar hacia un proyecto constituyente del pueblo y para el pueblo, que rompa definitivamente con los residuos del franquismo, incluida la monarqua, e instaure un rgimen autnticamente democrtico.

La batalla de las ideas en el Ejrcito la estn liderando los sectores ms reaccionarios, y eso es muy peligroso para nuestro futuro en libertad. No hace mucho un general monrquico en la reserva afirmaba en un medio digital: la poltica es la continuacin de la guerra por otros medios". Eso podra explicar algunas de las cosas que estn sucediendo. Alguno no acepta que la guerra patrocinada por Adolf Hitler en 1936 concluy con la capitulacin incondicional del III Reich en 1945, aunque aqu sigamos sufriendo sus secuelas.

Entiendo bien los peligros a los que hace referencia. No abuso ms de usted. Permtame agradecerle su disposicin a ser entrevistado, su generosidad conmigo y con los lectores, su singular punto de vista y sus excelentes argumentos. Quiere aadir algo ms?

S. Agradecerle muy sinceramente sus acertadas preguntas. Confieso que algunas me han puesto en serio aprieto. Es esperanzador que se d voz a los militares que rechazamos el golpe militar del 18 de julio de 1936. Golpe inducido por los servicios secretos del III Reich alemn. Hasta ahora hemos estado, y seguimos estando, amordazados por los medios ms conservadores del pas.

Queremos que las Fuerzas Armadas se identifiquen plenamente con el pueblo espaol y sirva a sus intereses. Si es cierto, como parece ser, que la embajada de los Estados Unidos ha dicho que los militares espaoles somos sus "fans", no puedo sentir ms que una enorme vergenza y frustracin.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter