Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-07-2013

No debemos, no pagamos
Qu entendemos por una auditora ciudadana de la deuda?

Carlos Arribas Ugarte, Manuela Lpez Andjar, Antonia Molina Habas et al.
Diario Informacin


Se dice que no hay dinero. Todas las polticas de recortes (especialmente las de sanidad, educacin, salarios y pensiones) se justifican por la necesidad de controlar el dficit y pagar una deuda, en continuo crecimiento, que permita tranquilizar a los mercados. Sin embargo, esta justificacin es sencillamente falsa.

Sabemos que lo que se est haciendo es pagar con dinero pblico deudas privadas, la estafa fallida de la burbuja inmobiliaria de los bancos y dems entidades financieras. Es el poder de estos agentes lo que domina la vida social y poltica. Las ltimas pruebas del control de las finanzas y de los mercados sobre la vida pblica son, por una parte, la entrega de ms dinero con una disminucin de la tasa de inters del 0,75 al 0,5% por parte del Banco Central Europeo a dichas entidades, una poltica que slo sirve para cubrir sus prdidas y facilitar que continen acumulando y especulando. Por otra, el rechazo de la reforma de la injusta ley hipotecaria. Se trata en definitiva de un gran robo a la ciudadana, un robo organizado por la banca, las entidades financieras y las multinacionales utilizando para ello la Administracin central del Estado y las instituciones internacionales (Comisin Europea, Banco Central y Fondo Monetario Internacional). Frente a estas polticas, los gobiernos autonmicos y municipales, as como los patronales y los sindicatos mayoritarios o las han avalado o no han sido un freno.

La alternativa que propone la Plataforma Auditora Ciudadana de la Deuda y el 15M es la paralizacin del pago de la deuda pblica y el inicio de un proceso de control ciudadano de las cuentas pblicas, independiente de las instituciones, que determine la parte que no ha de pagarse por considerarse ilegtima. sta es la nica poltica responsable. El Ayuntamiento de Alicante, a diferencia del de Alcoi y Muro, se opuso a la aprobacin de una mocin, y voces diversas se alzaron en contra de su realizacin, ponindose en entredicho el significado de la auditora ciudadana.

La auditora es un instrumento de control ciudadano que permite entender el origen de la deuda pblica. Su importancia radica tanto en conseguir una salida de la crisis a favor de la gente trabajadora como en el proceso democrtico y de empoderamiento de la ciudadana en el que se basa. La auditoria se centra en la identificacin de la deuda ilegtima. Numerosas deudas son ilegtimas porque han sido contradas violando el derecho y/o porque no han beneficiado a la poblacin. Aqu incluimos, por ejemplo, las deudas resultantes de una poltica fiscal regresiva o el rescate financiero de bancos y grandes empresas con fondos pblicos.

Algunos partidos se han mostrado a favor de la auditoria pero su planteamiento resulta pobre. Pobre en tres sentidos: en el concepto mismo de deuda ilegtima que utilizan, en el tipo de proceso que proponen, de donde se excluye a la ciudadana como el agente principal, y en la falta de un pronunciamiento all donde gobiernan que muestre la rebelda necesaria contra el gobierno central y contra las instituciones europeas para declarar la moratoria del pago. Por otra parte, las instituciones no pueden llevar a cabo este proceso, pues histricamente, junto a los agentes sociales a ellas vinculados, siempre se han opuesto a cualquier cambio social significativo, solo logrado mediante la movilizacin ciudadana.

Adems, el alto nivel de clientelismo y corrupcin oculta, invalida la participacin en un primer nivel de anlisis y decisin de la auditora, de aquellas instituciones o agentes sociales cuya vida o supervivencia dependa de la Administracin y de las entidades financieras. Tampoco la simple reactivacin de los rganos de participacin ciudadana existentes y ninguneados por las administraciones sera una medida eficaz.

Por ello, y por el grado de deliberacin colectiva y de desobediencia imprescindible para llevarla a cabo, la auditora tiene que ser realizada de forma directa por tcnicos y por una ciudadana que sean independientes de las instituciones. Agentes principales seran el tejido asociativo y aquellos movimientos sociales activamente implicados en la lucha contra las polticas de austeridad y de contrarreforma laboral, las mareas, colectivos de gente trabajadora, consumidores, usuarios, as como otros colectivos habitualmente excluidos de los procesos de decisin.

Existen procedimientos de deliberacin y decisin ciudadana diseados para facilitar la participacin real del conjunto de la ciudadana activa, como los procesos de participacin popular aplicados en Elx 2008, el 15M o Porto Alegre, que podran servir para desarrollar la auditora.

En el proceso de auditora ciudadana el anlisis de la deuda del Estado es el tema central, pues las polticas de austeridad y de privatizaciones que tienen lugar en otros mbitos territoriales dependen de las polticas aplicadas por la Administracin central. Paralelamente, se deben realizar auditoras sectoriales (sanidad, educacin, medio ambiente, de gnero, compaas elctricas) y en los niveles autonmico y local.

Estos procesos requieren trabajar en colaboracin con el resto de movimientos para unir recursos y esfuerzos. Cada movimiento ciudadano, cada lucha sectorial, cada comit de trabajadores, cada seccin sindical, cada asamblea local, constituye una fuente de informacin sobre los procesos de endeudamiento, de recortes y de privatizacin de las diferentes instituciones pblicas. Adems, entendemos que las propuestas de auditora de la deuda pblica que presentan diferentes partidos polticos en las instituciones, en caso de llevarse a cabo, deben sacar a la luz informacin habitualmente oculta y permitir su acceso a la poblacin para facilitar el proceso de auditora ciudadana.

La Auditora ciudadana constituye un eje central para caminar hacia un nuevo modelo social y econmico, para unificar las luchas contra el paro, los recortes y las privatizaciones, para evitar la extensin de actitudes populistas. En definitiva para recobrar el control sobre nuestras vidas.

Carlos Arribas Ugarte, Manuela Lpez Andjar, Antonia Molina Habas, Llanos Fras Lpez, Fernando Patn Villarroya y Manuel Girn en representacin de la Plataforma Auditoria Ciutadana del Deute del Pas Valenci (Alacant)

Fuente: http://www.diarioinformacion.com/op...



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter