Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-08-2013

Crisis econmica y crisis social

Txente Rekondo
Rebelin


La declaracin de quiebra de Detroit ha estado precedida por la absolucin de George Zimmerman por la muerte del joven afroamericano Trayvon Martin, dos acontecimientos que muestran la otra imagen del gigante americano, donde las crisis econmicas y sociales muchas veces van de la mano.

Este mismo ao, desde el Estado de Michigan se haca una lectura premonitoria de lo que finalmente ha ocurrido en Detroit. En una publicacin oficial, sealaban que el problema de la ciudad era que se estaba quedando sin dinero, una situacin que se vena gestando desde haca dcadas y que ha alcanzado el punto en el que es necesaria una accin inmediata para que la ciudad pueda funcionar.

Hasta entonces los diferentes dirigentes de la ciudad han ido buscando soluciones drsticas, incluyendo recortes en los servicios pblicos de la ciudad o el aumento de la deuda, pero a pesar de todo, el problema ha empeorado.

En febrero de este mismo ao, y tras una revisin detallada de las finanzas, una equipo financiero independiente concluy que la ciudad se encontraba en una situacin de emergencia financiera, y a pesar de ello, no tiene ningn plan en marcha para solucionar los problemas econmicos.

La actual situacin de Detroit no es una sorpresa. Ya hay quien desde finales de la dcada de los ochenta anticip la existencia de signos de descomposicin. Pero lo que ha ocurrido ha sido una especie de descomposicin lenta con un veloz colapso final.

El declive demogrfico (ha perdido ms de la mitad de la poblacin en los ltimos cincuenta aos); la decadencia urbanstica (80.000 casas abandonadas esperando ser derruidas, otras 30.000 vacas); el aumento de la delincuencia, siendo una de las tasas ms altas de EEUU, y con tan slo un 8,7% de casos resueltos; el desempleo se ha triplicado en la ltima dcada; los servicios de emergencia tardan casi una hora en responder y slo un tercio de las ambulancias estn operativas; adems, el cuarenta por ciento de la iluminacin urbana no funciona.

Y la crisis financiera ha supuesto la guinda a esa decadencia y descomposicin ya anunciada hace algn tiempo.

Esta fotografa muestra con claridad, cmo las llamadas polticas de libre comercio impulsan la desindustrializacin, polticas fiscales que fomenten la deslocalizacin; lo que unido a todos los pasos en falso y fechoras de la lite poltica, tanto local, como del Congreso y los sucesivos presidentes no hacen sino empeorar la situacin.

A pesar de ello, algunos sectores republicanos, arduos defensores de los recortes, la austeridad y las privatizaciones, han aprovechado la situacin para cargar con el ya de por s dbil y defectuoso servicio pblico, intentando presentar la actual crisis como fruto de las polticas de sus rivales demcratas.

Hoy en da, en Estados Unidos, cerca del 80 por ciento de la poblacin vive en las ciudades, y algunos temen que la situacin creada en Detroit acabe contagiando a otras urbes como Illinois o Chicago, y finalmente acabe convirtindose en un fracaso sistemtico de las ciudades de EEUU. De confirmarse esa especie de efecto domin, la situacin podra convertirse en un problema federal.

Tampoco ha faltado quien ha criticado el guin oficial seguido hasta ahora, ya que si en el pasado se ha acudido al rescate de los grandes bancos privados, esas fuentes se preguntan por qu no hacerlo ahora, en defensa del verdadero inters pblico. Como sealaba un periodista local, si bien se puede disolver una corporacin o un ayuntamiento a travs de la quiebra, no se puede simplemente "disolver" un lugar donde cientos de miles de personas viven, trabajan y cran a sus familias.

La crisis racial tambin tiene su repercusin en Detroit. Si hace dcadas la comunidad afroamericana no era muy elevada en la ciudad, el abandono masivo por parte de la comunidad blanca ha evidenciado un mayor peso de los primeros en la actual composicin demogrfica. Como seala un activista social, se han quedado los que no tiene ni para irse de aqu.

Detroit ha estado segregada racialmente desde hace dcadas, un ejemplo lo constituye la llamada 8 Mile Road, famosa por la pelcula de Eminem, pero tambin por marcar la frontera norte de la ciudad, la separacin del centro con los suburbios ms empobrecidos.

Distritos con edificios abandonados, viviendas tapiadas, donde las escuelas y otros servicios pblicos estn al borde ahogo financiero, con tasas muy altas de desempleo y de pobreza, empeorando todo ello estos ltimos aos de recesin, son una tnica general tanto en Detroit como en otras ciudades norteamericanas.

La sentencia absolutoria de Zimmerman nos muestra tambin la cruda realidad que vive la poblacin afroamericana en pleno siglo XXI. Como seala recientemente el periodista y activista afroamericano Mumia Abu Jamal, hoy preso poltico en el corredor de la muerte, la absolucin de George Zimmerman (hijo de juez, defendido por un abogado casado con una juez) ha sido un despertar para una generacin de jvenes. Todas las afirmaciones de igualdad son tan fantsticas como las historias de Santa Claus.

Los datos sobre la pobreza (hoy hay ms afroamericanos pobres que nunca en EEUU) y el desempleo, la salud (mortalidad infantil en la comunidad afroamericana es el doble que entra la blanca) , la delincuencia y el encarcelamiento (los miembros afroamericanos presos representan unas cifras desproporcionadas con la realidad demogrfica del pas), los obstculos a la participacin ciudadana, la educacin (a pesar que ms afroamericanos acceden a la universidad, slo un 16% tienen bachillerato, la mitad que la comunidad blanca) siguen contrastando duramente con esas otras cifras que nos muestran el xito de la gente de color en EEUU, incluso con la presencia del primer presidente afroamericano en la Casa Blanca.

A pesar del aumento de la visibilidad de algunos afroamericanos en la sociedad e incluso entre la lite norteamericana, esos datos muestran la existencia de la otra cara de la moneda, sobre todo en la versin oficial.

Al hilo de todo ello estas semanas hemos asistido a la citada absolucin, y unos das antes, la Corte Suprema de EEUU emiti dos dictmenes que limitaban el alcance de la llamada accin afirmativa y la Ley de Derechos Electorales, dos de las piedras angulares de ese relativo xito ascendente de la comunidad afroamericana.

Este mismo verano se cumple el cincuenta aniversario de la Marcha sobre Washington bajo el lema trabajo, justicia y paz, y donde Martin Luther King pronunci su discurso Yo tengo un sueo. Es evidente que a da de hoy los afroamericanos en EEUU son ms libres, pero menos iguales, como ha sealado el reverendo Jesse Jackson.

Quien ha aadido que como se seal entonces, los acontecimientos de estos das nos recuerda que los aliados que se nos unieron para oponerse a la barbarie no sern necesariamente nuestros aliados para la igualdad.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter