Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-08-2013

"Slo puedes ser periodista en Egipto si escribes a favor del golpe"

Andoni Lubaki
Gara

Semanas despus del golpe de Estado decenas de periodistas han sido expulsados de sus respectivos diarios por su no alineamiento con los militares. Incluso varios de ellos han sido amenazados de muerte.


No es que apoyara a los Hermanos Musulmanes pero tampoco era partidario de un golpe militar para derrocar a un presidente elegido democrticamente, afirma Ibrahim, joven periodista de Alejandra quien usa ese nombre por miedo a represalias. Y es que llegaron presiones desde muy arriba para que la redaccin de su peridico expulsara a todo aquel que pudiera causar problemas, incitar a la violencia en el argot golpista, bajo pena de clausura del rotativo. Mi jefe me llamo a su oficina y me dijo que mis ltimos artculos incitaban a la violencia contra el Ejrcito y que me buscara otro trabajo, aade Ibrahim. Afirma tambin que no es el nico de su redaccin que se ha visto de la noche a la maana en la calle. Ha pasado lo mismo en otros peridicos, televisiones y radios. Algunos los han clausurado sin ms, bajo pretexto de alentar a las masas en favor de los Hermanos Musulmanes, como por ejemplo la televisin Misr25, cerrada por orden militar a los pocos das del golpe de estado.

Slo los medios internacionales estn informando de lo que sucede en la concentracin de Raba Al-Dawhia, donde miles de personas (segn los Hermanos Musulmanes cerca del millon pero sin datos oficiales por parte del gobierno interino) se concentran en seal de protesta. Pasear por ese campamento improvisado y catico es un continuo recibir saludos de la gente que pasea o duerme all. Os agradezco a los medios internacionales que vengis aqu a contar lo que pasa en nuestro pas, seala Suhat, un hombre de 63 aos que afirma que ha venido por rabia, ms que por apoyo a la causa de Morsi (...) Si miras a tu alrededor vers pocos periodistas locales, y los que hay trabajan para medios internacionales.

Acudo a un tumulto donde la gente se agolpa alrededor de una cmara y un periodista con micrfono. Busca declaraciones de los concentrados en las protestas. Al acabar les pregunto por su procedencia. Soy egipcio, pero no te voy a decir mi nombre ni el canal para el que trabajo me responde el orondo entrevistador. Mi vida corre serio peligro si digo mi nombre. Mi voz tiene que salir distorsionada por la televisin y hace tiempo que mand a mi familia lejos de todo esto. Mi mujer se encuentra con los nios en casa de su madre. Hemos dejado de trabajar en la redaccin ya que el 4 de julio apareci con la puerta quemada y con panfletos que nos amenazaban. Estoy muerto de miedo, pero no puedo parar de contar. Es mi oficio, reivindica.

El cmara, que a duras penas habla ingls, explica que los vecinos que saben de lo que trabajas y si son afines al golpe te sealan al entrar en casa. Un vecino incluso me intent quitar la cmara con el pretexto de que contaba mentiras. Alarmado, les pregunto cmo cubren escenarios como la plaza Tahrir, feudo de los defensores del golpe. Si empiezas a trabajar aqu -dice, refirindose a la concentracin de los Hermanos Musulmanes- no puedes moverte libremente a otro lado. Tenemos a otro equipo cubriendo la zona de los opositores a Morsi. Y como muchos de esos sitios estn rodeados de militares y policas tenemos que tener mucho cuidado para entrar y salir. A la prensa extranjera os respetan un poco ms, ya que saben que cualquier cosa que os puedan hacer tendr un efecto meditico mayor que si se lo hicieran a un egipcio. Al terminar nuestro trabajo, nos alejamos andando de esta zona, donde tenemos a un chfer que nos espera, escondemos las cmaras en el coche y nos deja en casa, seala.

Clausura de medios de comunicacin

Varios medios afines a los exaltadores islamistas -segn la cpula militar- han sido clausurados estos das. Entre ellos se encuentra la cadena Misr 25, que horas despus del golpe de estado encabezado por el general Al Sissi fue cerrada y sus trabajadores detenidos. Tambin pas lo mismo con la filial de la cadena qatar Al Jazeera, que emita el derrocamiento de Morsi y la salida del Ejrcito a la calle cuando fue clausurada. Los 28 trabajadores que se encontraban en la oficina en ese momento, que fueron puestos en libertad con cargos de exaltacin terrorista e incitacin a la violencia, no han podido seguir trabajando.

Muchos de ellos como Fadel, se encuentran en las protestas. Este joven periodista, afn a la ideologa de los Hermanos Musulmanes y que habla en perfecto espaol, explica que yo no incitaba a nada. Siempre he sido muy comedido a la hora de contar lo que pasa en las calles de Cairo. Pero los militares no lo creen as. No quieren testigos ni informacin que les contradiga.

Al Hafez, Al Nas y Al Rahma, de inspiracin salafista, fueron tambin clausuradas. Varios ejemplares de Al Rahma, se encuentran disponibles en las concentraciones pro-Morsi de Nasser City sin que nadie pueda explicar de qu forma han podido esquivar la censura y llegar hasta sus lectores. Lo que el Ejrcito pretende es que los Hermanos Musulmanes se queden sin ningn medio de comunicacin, ahogar as sus demandas de una restauracin de la democracia. No or, no ver, no hablar.

En algunos casos el Ejrcito no ha dado explicaciones por el cierre de medios. Sus trabajadores se encuentran con la puerta de su redaccin cerrada, como le pas al periodista Abdullah. Este joven, acampado en la zona universitaria, es partidario de la ideologa salafista y denuncia la nueva intromisin de EEUU en Egipto. Hay varias pruebas de ello, como la ayuda de varios millones de dlares en armas que nada ms producirse el golpe fue aprobada por el gobierno de Obama. Sin medios de comunicacin, no podemos denunciar esos actos de invasin en nuestra soberana. Los golpistas hacen lo que quieren sin medios alternativos

Twitter y Facebook

Cualquier periodista egipcio que se precie lleva consigo un smartphone y est conectado a la red Twitter las 24 horas del da. Resulta paradjico que muchos de los activistas que utilizaron la red para derrocar a Mubarak alaban ahora a los generales golpistas egipcios, como es el caso de Islam Safiyyudin, quien tiene en su muro de Facebook fotos de ellos con mensajes como Gracias o Feliz cumpleaos.

Por contra, ahora son los leales a Morsi los que hacen un uso masivo de la red para informar de las actuaciones, charlas, comentarios... No es extrao ver a gente grabando con sus mviles las oraciones, mtines y carteles que cuelgan con las fotos de los muertos por la represin. Los subo a Youtube, ah el Ejrcito no puede hacer nada. As mostramos al mundo lo que realmente est pasando explica Abdulrahman Zaid, estudiante de informtica mientras graba el mitin de una mujer en Naser City.

Fuente original: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130801/416034/es/Solo-puedes-ser-periodista-Egipto-si-escribes-favor-golpe


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter