Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-08-2013

Revolucin o gatopardismo en el Vaticano?

Fabiana Frayssinet
IPS


Negociamos bien: el papa es argentino y Dios es brasileo, brome Francisco cuando periodistas le preguntaron cmo era tan amado en este pas, donde convoc a millones de personas, teniendo en cuenta la histrica rivalidad futbolstica entre ambos pueblos.

Mientras, analistas religiosos se preguntan hasta dnde est dispuesta a negociar la Iglesia Catlica, como institucin, en temas tab para su tradicin como la ordenacin sacerdotal de mujeres, la integracin de los divorciados y el rechazo a los homosexuales.

El cardenal argentino Jorge Bergoglio, hoy el papa Francisco, tuvo especial cuidado de dejar esos asuntos fuera del protocolo de la Jornada Mundial de la Juventud, motivo de su visita a Brasil del 22 al 28 de este mes.

En respuesta a los periodistas en el avin que lo llev de regreso al Vaticano, respondi en entrelneas lo que ahora muchos leen como una revolucin del papa que lleg de la tierra de nacimiento del Che (Ernesto) Guevara o, como mnimo, el inicio de una apertura de la Iglesia Catlica.

Si una persona es gay y busca al Seor con buena voluntad, quin soy yo para juzgarla? El catolicismo ensea que no hay que discriminar, sino acoger, agreg al condenar, sin embargo, a los lobby gay que como otros grupos de poder no son cosa buena.

El escritor y telogo dominicano Frei Betto seal, en entrevista con IPS, que se trata de un jefe de la Iglesia Catlica dispuesto a hacer concesiones, un hombre de dilogo y no de disciplina. Ya no tenemos un papa conservador como los dos que lo antecedieron, opin.

Pero son concesiones y no revoluciones, para el socilogo Luiz Alberto Gomes de Souza, director del Programa de Ciencia y Religin de la Universidad Cndido Mendes. El socilogo no ve en la figura del papa argentino la de un rebelde que lleg al Vaticano a cambiar la doctrina.

Yo dira que el papa no cambi la doctrina tradicional sobre una serie de temas, pero s que, al evitar una condena, de cierta manera emiti un silencio que es libertador. O sea, un silencio que permite que se comiencen a discutir estos temas, dijo Gomes de Souza a IPS.

El obispo de Roma, como prefiere ser llamado Francisco en esta nueva postura de humildad papal, cerr una puerta para otros asuntos como el aborto y el matrimonio de personas del mismo sexo, a los que se opuso frreamente como cardenal en Argentina.

La Iglesia ya se ha expresado perfectamente sobre eso. No haba necesidad de volver a hablar de eso, respondi a los periodistas.

Sin embargo, Gomes de Souza entiende que Francisco habra abierto otra puerta: la de un nuevo clima propicio para el debate en cuestiones congeladas en las parroquias, como el celibato obligatorio de sacerdotes, la moral sexual, la castidad de los jvenes, la condenacin de usar mtodos anticonceptivos y la diversidad sexual.

La gente (de la Iglesia) tena miedo de discutir esos asuntos. Ahora de cierta manera, l los descongel, opin el experto.

l no cerrar el debate en el interior de la Iglesia sobre los temas de teologa moral que estn congelados desde el siglo XVI, y que los telogos no pueden abordar sin correr el riesgo de censura o sancin, consider Frei Betto.

El papa no se refiri a esos temas congelados, pero s a otros calientes abordados por los periodistas en el avin, como el divorcio o la participacin de las mujeres dentro de la Iglesia Catlica.

Creo que ha llegado el tiempo de la misericordia Cuando se rena el grupo de los ocho cardenales, en los primeros das de octubre, discutiremos cmo seguir adelante en la pastoral matrimonial, respondi Francisco al referirse al reclamo de catlicos divorciados, que no estn habilitados a una segunda unin por los ritos catlicos.

De este modo dej abierto tambin el tema de la ampliacin del concepto de nulidades del matrimonio.

Tambin abri una puerta para las mujeres.Se debe seguir adelante, no se puede entender una Iglesia sin mujeres activas en ellaNo hemos hecho todava una teologa de la mujer. Hay que hacerlo, aadi.

Pero para que no haya confusiones, el papa aclar que, en cuanto a las ordenaciones de las mujeres, la Iglesia ha dicho no. Juan Pablo II se pronunci con una formulacin definitiva. Esa puerta est cerrada, sentenci.

En el mbito de un nuevo clima de alegra y de optimismo, y no de quien parece en constante luto, como dijo en su homila en Aparecida, el papa argentino prefiri destacar lo positivo, como remarc en el avin de regreso.

Paulo Carneiro de Andrade, de la Pontificia Universidad Catlica, define ese nuevo ambiente eclesistico optimista, no como un cambio doctrinario, sino en la relacin pastoral.

Un clima necesario en medio de una Iglesia Catlica que pierde terreno ante agrupaciones evanglicas ms festivas en sus cultos y con pastores ms cercanos a sus seguidores.

Lo que cambi, segn Carneiro de Andrade, fue el contexto pastoral en el que ahora se habla. Como Gomes de Souza, este telogo destaca que no hay innovacin en temas como la integracin de los homosexuales en la sociedad y en la condena a la homofobia. Tampoco en el de los divorciados, que ya haba sido discutido en la era de su predecesor, Benedicto XVI.

Sorprende porque antes el tono era negativo, de condenacin, de desconfianza del mundo moderno. Este papa muestra una visin ms positiva y constructiva de fe cristiana. Por eso lo que dice adquiere otra dimensin, dijo Carneiro de Andrade a IPS.

Una nueva dimensin cuidadosamente entretejida en la eleccin del perfil del nuevo papa.

Es un papa necesario, que fue elegido debido a la renuncia de Benedicto XVI y que admiti no poder tomar cuenta de los problemas que la Iglesia afronta, precis Frei Betto.

En la entrevista con la emisora brasilea TV Globo, Francisco dej claro que hubo una articulacin de los cardenales reunidos para el cnclave, y que la decisin de que el papa a elegir debera ser alguien capaz de transformar la Iglesia., asegur.

Carneiro de Andrade coincidi en que el colegio cardenalicio quera una pastoral que tuviera esa relacin y un evangelizar con un modelo ms propositivo, ms optimista sobre el futuro.

La constante sonrisa y el reguero de bromas que dej el papa Francisco en Ro de Janeiro muestran ese camino. Lo cual, ante el rostro siempre adusto y serio de Benedicto XVI, no deja de ser una revolucin.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2013/07/revolucion-o-gatopardismo-en-el-vaticano/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter