Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-08-2013

La pax americana o todo lo que el imperialismo norteamericano emprende para desplumar la paloma de la paz en Amrica Latina

Roberto Herrera
Rebelin


La doctrina Monroe o la soberbia de un imperio

Para el quinto presidente de los Estados Unidos de Norteamrica, James Monroe, las fronteras de su pas comenzaban en el estrecho de Bering y se extendan hasta la tierra del fuego en Chile y Argentina. Entre el Rio Grande y la Patagonia existan, en el mejor de los casos, futuras colonias bajo el pendn de las barras y las estrellas o cuanto ms, el patio trasero de los Estados Unidos.

La doctrina Monroe continua siendo en esencia el motor principal de la poltica internacional de los Estados Unidos en su relacin con Amrica Latina, la cual est tan enraizada en la conciencia de los ciudadanos norteamericanos, que creen que la injerencia poltico-militar de su gobierno en otras naciones del orbe, es para el bien de la humanidad, para el desarrollo de los pueblos y en aras de la democracia y la libertad.

El 2 de diciembre de 1823, James Monroe proclam la quintaesencia de su doctrina frente al Congreso de los Estados Unidos: Nuestra actitud con respecto a Europa, que se adopt en una etapa temprana de las guerras que por tanto tiempo han agitado esa parte del globo, se mantiene sin embargo la misma, cual es la de no interferir en los asuntos internos de ninguna de esas potencias; considerar el gobierno de facto como el gobierno legtimo para nosotros; cultivar con l relaciones amistosas, y preservar esas relaciones con una poltica franca, firme y varonil, satisfaciendo siempre las justas demandas de cualquier potencia, pero no sometindose a injurias de ninguna. Pero con respecto a estos continentes, las circunstancias son eminente y conspicuamente diferentes. Es imposible que las potencias aliadas extiendan su sistema poltico a cualquier porcin de alguno de estos continentes sin hacer peligrar nuestra paz y felicidad; y nadie puede creer que nuestros hermanos del Sur, dejados solos, lo adoptaran por voluntad propia. Es igualmente imposible, por consiguiente, que contemplemos una interposicin as en cualquier forma con indiferencia. Si contemplamos la fuerza comparativa y los recursos de Espaa y de esos nuevos Gobiernos, y la distancia entre ellos, debe ser obvio que ella nunca los podr someter. Sigue siendo la verdadera poltica de los Estados Unidos dejar a las partes solas, esperando que otras potencias sigan el mismo curso...

La doctrina Monroe implica dos axiomas:

1) El principio de autodefensa.

2) El principio de la autodeterminacin.

James Monroe supuso de manera soberbia, que las antiguas colonias espaolas asuman como propia su doctrina, considerndose l mismo o su gobierno, el protector e interlocutor legtimo de las repblicas independientes en Amrica Latina y el Caribe. Pero en lugar de darles verdadera proteccin a los mestizos y a la poblacin indgena de Hispanoamrica el gobierno de los Estados Unidos estimul con el ejemplo de los pioneros europeos en Norteamrica su explotacin y exterminio. Ni siquiera supo proteger a la poblacin indgena de su propio pas, que fue vctima de la poltica de expansin del gobierno Yanqui. De esta manera, los pueblos originarios, como los Sioux, Cheyenes, Cherokees, Apaches, Irokeses y muchos otros ms, fueron expulsados de sus territorios, discriminados, masacrados y asesinados, y los que sobrevivieron este genocidio, fueron recluidos en reservas indgenas. Quin defendi a estos pueblos del exterminio masivo? Qu nacin europea se atrevi a impedir el genocidio? Si fueron colonos europeos los que con engao, hurto y violencia explotaron y vilipendiaron a las grandes mayoras tnicas, muchas veces con el aval de los correspondientes gobiernos.

Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago, parece ser la filosofa del gobierno de los Estados Unidos. Quien se erige como juez del mundo, blande mentalmente desde ya la espada de Iustitia, la diosa romana.

Los diferentes gobiernos estadounidenses a lo largo de los siglos diecinueve y veinte han demostrado llanamente que la aspiracin al poder mundial Teora y la dedicacin por lograrlo Prctica, son las dos caras de la moneda imperial. Los Estados Unidos lograron su propsito imperial despus de la segunda guerra mundial convirtindose en una nacin ms poderosa que el imperio romano de Julio Galius Csar y el Emperador Augusto [Octaviano], que comprendi un territorio habitado por ms de 50 millones de mujeres, hombre, ancianos y nios, y que se extendi desde el actual Irak hasta las islas britnicas. Nunca antes en la historia universal existi un imperio ms poderoso que los Estados Unidos de Norteamrica.

Y as, con bombos y platillos, a la manera imperial, anunci Harry S. Truman la poltica internacional norteamericana de la posguerra ante las dos cmaras del Congreso de los Estados Unidos el 12 de marzo de 1947: En la presente etapa de la historia mundial casi todas las naciones deben elegir entre modos alternativos de vida. Con mucha frecuencia, la decisin no suele ser libre. En varios pases del mundo, recientemente, se han implantado por la fuerza regmenes totalitarios, contra la voluntad popular. El gobierno de los Estados Unidos ha levantado frecuentes protestas contra las coacciones y las intimidaciones realizadas en Polonia, Rumana y Bulgaria, violando el acuerdo de Yalta. Debo afirmar tambin que en otros pases han ocurrido hechos semejantes. Uno de dichos modos de vida se basa en la voluntad de la mayora y se distingue por la existencia de instituciones libres, un gobierno representativo, elecciones limpias, garantas a la libertad individual, libertad de palabra y religin y el derecho a vivir sin opresin poltica.

El otro se basa en la voluntad de una minora impuesta mediante la fuerza a la mayora. Descansa en el terror y la opresin, en una prensa y radio controladas, en elecciones fraudulentas y en la supresin de las libertades individuales. Creo que la poltica de los Estados Unidos debe ayudar a los pueblos que luchan contra las minoras armadas o contra las presiones exteriores que intentan sojuzgarlos. Creo que debemos ayudar a los pueblos libres a cumplir sus propios destinos de la forma que ellos mismos decidan. Creo que nuestra ayuda debe ser principalmente econmica y financiera, que es esencial para la estabilidad econmica y poltica. El mundo no es esttico y el statu quo no es sagrado. Pero no podemos permitir cambios en el statu quo que violen la Carta de las Naciones Unidas por mtodos como la coaccin o subterfugios como la infiltracin poltica. Ayudando a las naciones libres e independientes a conservar su independencia, Estados Unidos habr de poner en prctica los principios de la Carta de las Naciones Unidas.

La Doctrina-Truman estaba dirigida en primera instancia a contrarrestar el peligro de la revolucin comunista mundial y constituy la piedra de toque de la guerra fra. En cierta medida, la doctrina de Truman puede considerarse como la adaptacin de la doctrina Monroe a la nueva coyuntura poltica mundial. El mundo despus de la segunda guerra mundial se convirti en bipolar. Para Truman la Unin Sovitica representaba sin discusin alguna el reino del mal, lo cual infera que los Estados Unidos eran por conclusin, el paraso terrenal.

En este contexto internacional, la administracin Truman desarroll a partir de 1947 un nuevo concepto estratgico de Seguridad Nacional. La ley del 26 de Julio 1947, conocida como National Security Act, tiene una importancia histrica posguerra, puesto que representa la base jurdica del podero militar de los Estados Unidos en el mundo entero. Esta ley dictamin la creacin del ministerio de defensa, de la Fuerza Area, del Consejo de Seguridad Nacional y de la Central de Inteligencia.

Las interpretaciones del concepto Estratgico de Seguridad Nacional varan un poco en dependencia del presidente de turno y la coyuntura poltica internacional. La doctrina que cobr popularidad e importancia por su carcter abiertamente imperial es la conocida como doctrina Bush, elaborada a raz del ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 contra las torres gemelas en Nueva York. El concepto de Estrategia de Seguridad Nacional hecho pblico por el mismo presidente George W. Bush el 17 de septiembre del 2002, deca lo siguiente en el captulo dedicado a la transformacin de las instituciones de seguridad nacional de Norteamrica para enfrentar los retos y oportunidades del Siglo XXI: La presencia de fuerzas norteamericanas en el extranjero es uno de los smbolos ms profundos del compromiso estadounidense con nuestros aliados y amigos. Mediante nuestra voluntad de usar la fuerza en nuestra propia defensa y en defensa de otros, Estados Unidos demuestra su determinacin de mantener un equilibrio del poder que favorece la libertad. Para bregar con la incertidumbre y enfrentar los muchos retos de seguridad que encaramos, Estados Unidos necesitar bases y estaciones dentro y ms all de Europa Occidental y el nordeste de Asia, como as tambin arreglos de acceso temporal para el despliegue de las fuerzas de Estados Unidos a gran distancia.

Dadme una base militar, para que pueda intervenir y devastar la tierra! As son el grito de guerra de Bush en aquellos das. La injerencia militar los Estados Unidos en los asuntos internos de otras naciones ha seguido siempre el mismo patrn: 1) Proteccin a los ciudadanos norteamericanos, 2) La defensa de los intereses norteamericanos en el respectivo pas, 3) Conservacin de la democracia, 4) Captura vivo o muerto del bandido de turno.

Tanto la pax americana, como la pax trumanica, as como la pax bushica han provocado ms guerras abiertas o encubiertas en el mundo que cualquier otro imperio anterior. Todo lo contrario a lo que ocurri durante la pax augusta si se confa en los libros de historia universal, perodo en que al parecer a partir del ao 27 AC hasta el 14 DC se logr durante 200 aos paz, estabilidad, seguridad y bienestar de la comunidad de pueblos que habitaban en el imperio romano. El imperialismo norteamericano, por su parte, ha constatado motu proprio y manu militari, algo que Marx, Engels, Lenin y muchos otros filsofos ya saban, ciertamente que: La paz de un imperio significa siempre, independientemente del grado de bondad y del sentido de justicia del emperador, el sometimiento militar de los pueblos y la voluntad intrnseca de expansin y ocupacin de otros territorios.

Las diferentes doctrinas estn siempre en funcin de intereses ideolgicos, poltico-militares, comerciales y culturales de la nacin poderosa. Imperios sin guerras nunca han existido ni existirn.

La guerra es un negocio redondo para el gran capital industrial y financiero, con un margen elevado de ganancia, sobre todo, si se consideran las tres dimensiones del fenmeno llamado guerra: Preparacin, Ejecucin y Prevencin. La guerra es un producto que algunas veces se envuelve con papel celofn ideolgico o geopoltico, otras veces, las represalias militares se envuelven en papel regalo.

La dialctica de las guerras imperiales favorece a la industria del armamento y a la industria de la construccin. La guerra significa armas y destruccin, y la paz, construccin y rearme. Segn el Instituto de Investigacin de la paz en Estocolmo (SIPRI, siglas en ingls), de 100 compaas vinculadas con la produccin y comercio de armamento, 46 son empresas norteamericanas con un volumen de ventas en el ao 2000 de ms de 96 mil millones de dlares americanos.

En el presente la doctrina Monroe ya no existe en su forma antigua. Su lugar lo ocup la doctrina Truman. Pero la pax trumanica ha resultado ser una pax traumtica, especialmente en Amrica Latina y despus del 11 de septiembre del 2001, tambin en los pases rabes o musulmanes.

Amrica Latina, el patio trasero de los Estados Unidos?

Parafraseando al presidente mejicano Porfirio Daz (1830-1915), podra decirse, sin ofender y sin temor a equivocarse: Pobrecita Amrica Latina, tan lejos de Dios y tan cerquita de los Estados Unidos!

Las relaciones polticas de los Estados Unidos con la Amrica India han estado histricamente marcadas por las asimetras del poder poltico-econmico-militar. Sin duda alguna, la independencia de los Estados Unidos en 1776 la primera en el continente y los inicios de la revolucin industrial norteamericana en 1877 son factores de desarrollo poltico-social y econmico que jugaron un papel determinante en la dinmica del desarrollo dialctico desigual de las respectivas sociedades. No obstante, estas teoras desarrollistas por muy interesantes que sean, explican solamente aspectos parciales de las relaciones bilaterales asimtricas, no as, el comportamiento prepotente de los Estados Unidos a nivel poltico-militar, diplomtico y comercial con Amrica Latina.

Es un hecho incuestionable que las relaciones de los estados de Centro y Sur Amrica con el gobierno norteamericano se desarrollaron siempre en un plano vertical, sobre todo durante el siglo 19 y el siglo 20. Esta relacin jerrquica, cuyo carcter y contenido es imperialista, fue la que hizo posible la tristemente clebre metfora del patio trasero. La doctrina Monroe demarc el limes americanus.

En la Casa Blanca del To Monroe, unifamiliar y racista, Amrica Latina era simplemente el patio trasero, el Gran Caribe la alberca y Panam el taller de armera.

El especial inters de los Estados Unidos por Panam, data de los tiempos de la guerra con Espaa en 1898, cuando el gobierno norteamericano comenz a dar los primeros pasos como nacin aspirante a convertirse en imperio. La topografa del Istmo de Panam presentaba todas las ventajas del terreno que una base estratgica de operaciones militares debe reunir. La construccin del canal interocenico a principios del siglo veinte, no solamente acort la ruta comercial intercontinental naviera, sino que tambin condicion la instalacin de bases militares para la eventual defensa estratgica del canal de Panam y del espacio martimo comprendido entre la Gran Cuenca del Caribe y el Pacfico Norte.

Cmo se convirti Panam en un campamento militar de los Estados Unidos?

Para explicar la presencia militar de los Estados Unidos en Panam y su injerencia directa del gobierno en los asuntos internos del estado panameo es necesario tener en cuenta tres perodos histricos importantes en el devenir de la Repblica de Panam.

El primero est enmarcado a principios del siglo 19, cuando Tomas Jefferson el presidente de turno en la Casa Blanca, se entusiasm con la idea de Alejandro de Humboldt de construir un canal interocenico en el Istmo de Panam. Este perodo finaliza en noviembre de 1902 con la ruptura definitiva de Panam con Nueva Granada (la actual Colombia). El segundo perodo comienza en 1903, ao en que Panam se convirti en Repblica, azuzada y apoyada por el gobierno de Theodore Roosevelt. Esta etapa dur 33 aos y termin en 1936, cuando los Estados Unidos renunciaron al derecho de intromisin en los asuntos internos de Panam, establecido en el artculo 136 de la constitucin poltica de Panam de 1904, que otorgaba al gobierno de los Estados Unidos el derecho a intervenir en cualquier parte de la repblica en aras restablecer la paz y el orden pblico. Los Estados Unidos se convirtieron tcitamente en el protector y celador de la independencia de Panam.

De hecho existieron en este perodo dos Panams: La hispanoamericana y la zona del canal. La primera, un protectorado con todas las de la ley, y la otra un enclave poltico-militar y comercial con un cdigo de ley propio, aprobado por el congreso de los Estados Unidos el 19 de junio de 1934.

El ltimo perodo comienza en 1939 con la entrada en vigor del tratado Schubert Hull-Alfaro que oficializaba la renuncia explcita de los Estados Unidos a intervenir militarmente fuera de la zona del canal y adems otorgaba a los panameos el derecho a transitar libremente por la zona del canal. Por otra parte, este tratado privaba al administrador del canal [los Estados Unidos] del derecho de expropiacin. Esta etapa termin el 31 de diciembre 1999, cuando el canal de Panam qued bajo la tutela del gobierno panameo. El comienzo de una nueva era en Panam?

Para garantizar la defensa estratgica del canal durante la segunda guerra mundial, los Estados Unidos montaron un cordn militar compuesto por bases militares aeronavales y fuerzas terrestres. El peligro del sabotaje al canal y las emboscadas martimas por parte de la flota de submarinos hitlerianos en el Mar Caribe sirvieron de argumento poltico-militar para legitimar la existencia del cuartel general del Comando de Defensa del Caribe del ejrcito norteamericano en el Istmo de Panam.

Despus de finalizada la segunda guerra mundial, los Estados Unidos fortalecieron su presencia militar en Panam, estableciendo con carcter permanente el cuartel general del Comando de Defensa Sur, el cual controla y dirige las operaciones defensivas estratgicas de Centroamrica, el Caribe y Amrica del Sur. El cuartel general del Comando Sur del ejrcito norteamericano fue trasladado a Miami recin en 1997, es decir, cincuentaiocho aos ms tarde del estallido de la segunda guerra mundial. Las bases militares norteamericanas fueron clausuradas oficialmente dos aos ms tarde.

No obstante, el Istmo de Panam contina siendo catalogado por el departamento de defensa norteamericano como una base de operaciones militares estratgica en el marco de la Seguridad Nacional.

Entonces, ya no hay ms bases militares en Panam?

Sera ilusorio pensar que el departamento de defensa de los Estados Unidos se conformara nica y exclusivamente con el control va satlite (GPS) de la Gran Cuenca del Caribe y del Istmo de Panam. De ser verdica la informacin del Movimiento por la paz, la Soberana y la Solidaridad entre los Pueblos (MOPASOL), en Panam se encuentran funcionado 12 bases militares aeronavales. [1] Por otra parte, el ministro de seguridad panameo, Jos Ral Mulino confirm pblicamente en octubre del 2012 la construccin de cuatro nuevas bases militares norteamericanas en suelo panameo. Lo cual significara que en el territorio comprendido entre Panam y Colombia estaran funcionando aproximadamente veinticinco bases militares modernas. Dado que muchas instalaciones militares son secreto de estado, es casi imposible conocer el nmero exacto de las bases militares operando en el Istmo de Panam.

Bajo el manto de la guerra contra las drogas, los Estados Unidos justifican y mantienen su presencia militar en Centroamrica, el Istmo de Panam y Colombia. El Plan Colombia es un proyecto econmico-militar entre los gobiernos de Colombia y los Estados Unidos, concebido en 1998 y presentado oficialmente en 1999 por el presidente colombiano Andrs Pastrana, y que tiene como objetivos prioritarios aparentemente la erradicacin de las causas socio-econmicas de la pobreza, la violencia civil y la intensificacin de la guerra contra el narcotrfico. Ciertamente, el consumo de drogas es un grave y serio problema social que afecta no solamente a la sociedad norteamericana, que dicho sea de paso, es la mayor consumidora de estupefacientes, sino que al mundo entero. Cabe preguntarse, si los medios militares son los idneos para combatir eficaz y eficientemente la produccin, el trfico y el consumo de drogas.

El Plan Colombia comenz en 1999 con un presupuesto de aproximadamente 7,5 mil millones de dlares, cuya finalizacin estaba planificada para el ao 2005.

A la luz de los hechos, actualmente el Plan Colombia es solamente una mampara en funcin de la estrategia poltico-militar de la Seguridad Nacional. La guerra contra el Narcoterrorismo justifica de cara al Congreso y a la sociedad norteamericana, la presencia militar de los Estados Unidos en la regin.

No obstante, tales programas socio-econmicos, como el Plan para la Prosperidad y la paz en Colombia, concebidos y financiados por el gobierno de los Estados Unidos, estn condenados al fracaso, puesto que estos seudo planes Marshalls no estn dirigidos a erradicar verdaderamente los factores de pobreza y desigualdad socio-econmica en los pases donde la insurgencia es fuerte y organizada. Tanto el Plan Colombia, como el Bell Trade Act en las Filipinas en 1946 o la Alianza para el Progreso en 1961, son programas que forman parte de un plan global estratgico poltico-militar-econmico de contrainsurgencia.

Es en funcin del concepto de Seguridad Nacional que los Estados Unidos desarrollan tcticas y estrategias de dominacin. El establecimiento y consolidacin de sus avanzadas militares, as como la formacin poltico-militar e ideolgica de sus legionarios latinoamericanos forman parte de ese plan defensivo estratgico. No es casual entonces, como se ha expuesto anteriormente, que Panam fuera durante muchos aos la sede de la Escuela Militar para las Amricas, tambin conocida como la Escuela de los dictadores o Escuela de asesinos. All se form y se entren la flor y nata de los personajes militares ms oscuros y criminales de Amrica Latina.

La metamorfosis de la Escuela del Terror de las Amricas

La Escuela de las Amricas fue una de las bases militares en Panam, cuya meta principal era formar a oficiales y suboficiales latinoamericanos en el marco de la doctrina de contrainsurgencia. En Fuerte Amador, lo que menos aprendieron los ms de 60000 alumnos que entre 1946 hasta 1984 por all pasaron, fue el amor al prjimo. Todo lo contrario, all se les adiestr y entren en el arte de la tortura, en la guerra psicolgica y en la lucha antiguerrillera. Definitivamente, en Fuerte Amador el amor por la justicia social-econmica y la libertad de accin y pensamiento, brill por su ausencia.

La Escuela de las Amricas fue fundada en 1946 con el nombre de Centro de Entrenamiento para Latinoamrica Divisin Combate Terrestre con sede en la zona del canal de Panam y rebautizada con el nombre de Escuela del Caribe en 1950, cuando el centro de entrenamiento fue trasladado al Fuerte Gulick, ubicado en la parte atlntica de la zona del canal. La doctrina Truman iba viento en popa y a toda vela en Amrica Latina y las aguas del ocano Atlntico arrastraron la guerra fra europea a las clidas costas del Gran Caribe. El imperialismo norteamericano se preparaba estratgicamente para combatir la subversin comunista sovitica en su patio trasero. Cuba, convertida en el burdel caribeo de la mafia norteamericana, se transform de la noche del 31 de diciembre de 1959 a la maana del primero de enero de 1960, con el triunfo de la revolucin cubana, en el enemigo nmero uno de la sociedad norteamericana. La revolucin cubana es desde entonces, la espina clavada en el costado del gobierno de los Estados Unidos.

En Julio de 1963, el gobierno de los Estados Unidos decidi cambiarle nuevamente el nombre a la Escuela del Caribe; probablemente porque asumi que el peligro comunista no se limitaba solamente a la regin de la Gran Cuenca del Caribe, sino que abarcaba la totalidad del continente americano. El nombre de Escuela Militar de las Amricas calzaba mejor con el carcter y contenido continental y anticomunista del centro de entrenamiento militar. En 1984, luego de haberse firmado los acuerdos que reglamentaban el traspaso del canal de Panam al gobierno panameo, la Escuela de las Amricas fue trasladada al Fuerte Benning in Georgia/USA. Desde entonces la School of the Americas(SOA) dej de existir y en su lugar apareci el Instituto de Cooperacin para la Seguridad del Continente Americano (WHISC, en sus siglas en ingls).

El Centro de entrenamiento de antao no se transform en una mariposa de colores con el traslado al Fuerte Benning in Georgia, todo lo contrario, sigui creciendo como una hidra de mil cabezas que solo piensa en matar, asesinar y torturar.

Existen dos perodos en la historia poltico-militar del gobierno de los Estados Unidos en Latinoamrica que influyeron esencialmente y condicionaron el fomento y desarrollo de la Escuela de las Amricas. El primer perodo comienza con el estallido de la primera guerra mundial en 1914 y termina en 1960 con la derrota del dictador Fulgencio Batista en Cuba. El segundo perodo se extiende desde 1961, simblicamente representado por la invasin mercenaria en playa Girn hasta el presente.

El inters especial de los Estados Unidos por Amrica Latina, como se ha explicado anteriormente, data de principios del siglo XIX, pero con la inauguracin del canal de Panam en agosto de 1914, la zona de Centroamrica y el Gran Caribe se convirti en rea estratgica militar del gobierno de los Estados Unidos.

Fue precisamente John F. Kennedy, el presidente norteamericano que impuls y estimul de manera decidida y resoluta la doctrina de contrainsurgencia a partir de 1961. John Kennedy, quien estaba convencido que la guerra contra el comunismo internacional no solamente se deba combatir con medios militares, desarroll un plan poltico-econmico-ideolgico que sera la base de la revolucin pacfica en Amrica Latina. La Alianza para el Progreso fue financiada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (United States Agency for International Development), pero pronto qued al descubierto, que la famosa alianza para el progreso, serva solamente para estrechar la unidad entre la oligarqua latinoamericana, la casta militar y la iglesia catlica. La Alianza para el progreso fue en realidad la unidad de la clase dominante en funcin de fomentar el retroceso de los pases pobres del continente americano.

A pesar del plan econmico profilctico de la administracin Kennedy, despus de la revolucin cubana, surgieron las primeras guerrillas en Venezuela y Colombia, como respuesta a la situacin de pobreza y de extrema desigualdad social en que viva la mayora de la poblacin pobre. En El Salvador a mediados del siglo XX el 67 % de las tierras frtiles estaba en manos de un 4% de la poblacin, mientras que el 96% de todos los propietarios de tierra posea el 33 % de las tierras cultivables. En Colombia la situacin era parecida: Al 5 % de la poblacin le perteneca el 80 % del terreno cultivable, mientras que el 66% de la poblacin posea el 5% de las tierras. A esta desigualdad a nivel de propiedad de la tierra se sumaban la corrupcin de los funcionarios, el sometimiento de los gobiernos nacionales a los lineamientos del gobierno de los Estados Unidos y como colofn, la brutalidad con que los cuerpos represivos y paramilitares castigaban a los campesinos y jornaleros.

Los planes de instruccin militar de la Escuela de las Amricas fueron adaptados a la estrategia de contrainsurgencia de la administracin Kennedy. Como paladines de la democracia occidental los militares aprendieron en la SOA que la tortura, la desaparicin y muerte son los instrumentos idneos para garantizar la libertad y la paz en los pueblos de Amrica Latina.

Desde 1961 hasta 1990, alrededor de 36000 oficiales y suboficiales de Latinoamrica visitaron la Escuela de las Amricas. La mayora de ellos eran colombianos (5827), salvadoreos (5642), peruanos (3465), panameos (3003), bolivianos (2669), venezolanos (2462), chilenos (1968), ecuatorianos (1869), hondureos (1550) y dominicanos (1700) [2] .

La clasificacin del nmero de egresados por pas de la SOA, variaba segn la coyuntura poltico-militar regional de Amrica Latina. Fue as que en la poca del Che Guevara en Bolivia, Venezuela, Bolivia, Panam y Per ocuparon los primeros cuatro lugares. A pesar de la derrota de la guerrilla del Che, los Estados Unidos mantuvieron el foco de atencin en Suramrica, sobre todo en Per. De tal manera que, Per, Panam, Bolivia y Venezuela ocuparon los primeros puestos en los aos setenta.

A partir de 1981 hasta 1990 la situacin en Amrica Latina cambi radicalmente y el centro de atencin se traslad a El Salvador y Colombia, dos naciones con estructuras poltico-sociales parecidas. Ambos pases no tienen solamente en comn unos de los mejores cafs del mundo, un alto ndice de pobreza y una violencia extrema, sino que adems en sus territorios operaban los ejrcitos guerrilleros ms numerosos y mejor armados en toda la historia de la lucha poltico-militar en Amrica Latina. No es extrao entonces, que Colombia y El Salvador ocuparan los dos primeros lugares en el nmero de egresados de la Escuela de las Amricas.

Estas estadsticas reflejan el verdadero carcter y contenido ideolgico de la Escuela de las Amricas. En la actualidad, ni Venezuela ni Cuba representan un factor desestabilizador poltico-militar en la regin del Gran Caribe, lo que preocupa en primera instancia al gobierno de los Estados Unidos es Colombia. O expresado de otra manera, son las FARC y el ELN los que se encuentran en el punto de mira de Washington.

Dentro de los alumnos destacados de la Escuela de dictadores, como tambin se conoce a la SOA, sobresalen [3] :

General Manuel Noriega, panameo: Antiguo agente de la CIA. Noriega fue condenado a prisin en 1992 por un tribunal de justicia de los Estados Unidos por trfico de drogas, chantaje y conspiracin. Desde entonces se encuentra en la crcel[4].

General Efran Ros Montt, guatemalteco: Fue condenado el 10 de mayo de 2013 por genocidio y por crmenes de lesa humanidad a la pena de 80 aos de crcel. La sentencia fue revocada das ms tarde.

General Hugo Banzer, boliviano: El dictador boliviano entre 1971 y 1978 quien desde 1988 ocupa un puesto de honor en el Hall of Fame de la Escuela de las Amricas.

Coronel Roberto D'Aubuisson, salvadoreo: Fundador del partido ultraderechista ARENA y de los escuadrones de la muerte en los aos 80. El ex embajador Robert White declar en 1986 al Congreso de los Estados Unidos, que DAubuisson particip en la planificacin y ejecucin del asesinato de Monseor Oscar Arnulfo Romero. Sin embargo, DAubuisson nunca fue acusado formalmente ante la justicia. Muri en la cama como el dictador Pinochet, sin haber pagado frente a la sociedad por los crmenes cometidos.

Coronel Natividad de Jess Cceres Cabrera, salvadoreo: Segundo al mando del batalln Atlacatl, responsable de haber realizado la masacre de El Mozote. Cceres Cabrera es, junto con el Teniente-coronel Domingo Monterrosa y mayor Jos Armando Azmitia Melara (ambos ya fallecidos) responsables directos de dicha masacre.

Manuel Contreras, chileno: Fue director de la polica secreta chilena (DINA) durante la dictadura de del General Pinochet. Contreras fue condenado a 289 aos de prisin por secuestro, desaparicin y asesinato.

Resumiendo:

Durante la guerra fra, la Escuela de las Amricas desempe un papel determinante en la formacin militar en el marco del concepto estratgico de contrainsurgencia, guerra de baja intensidad y la guerra sucia, adems en el adoctrinamiento anticomunista de miles de oficiales y suboficiales latinoamericanos.

Con la cada de la Unin Sovitica en 1991 desapareci el enemigo comunista. En su lugar apareci el trfico de drogas internacional, llamado tambin narcotrfico y el terrorismo musulmn. Con el nacimiento del nuevo enemigo de la sociedad occidental aunque el trfico de drogas siempre ha existido el gobierno de los Estados Unidos se sac de la manga el argumento poltico-militar para continuar manteniendo sus bases militares y centros de entrenamiento en todo el planeta. Es posible que el ciudadano comn norteamericano est mal informado, pero los polticos que gobiernan esa poderosa y gran nacin demcratas o republicanos, palomas o halcones , son personas con gran educacin y bien informados, quienes con toda seguridad, saben que mientras persistan las causas de la pobreza y la desigualdad social en Amrica Latina, el peligro de las revoluciones sociales seguir latente. Mientras el peligro de la revolucin marxista se esconda en su patio trasero, la presencia militar de los Estados Unidos seguir siendo una realidad inevitable.

La impronta animal del imperialismo norteamericano

Ha visto Usted alguna vez, estimado lector, algn aligtor o cocodrilo bailando rock and roll o una cumbia barranquillera en algn circo?

Los cocodrilos de carne y hueso son reptiles depredadores que reaccionan impulsados nica y exclusivamente por los instintos. Dichas bestias no se dejan domesticar. Provistos de un cerebro tan pequeo como una nuez, los cocodrilos o caimanes estn capacitados para atacar de manera explosiva a su victima, sujetarla con sus feroces fauces y devorarla en un santiamn. Con un sentido auditivo extremadamente sensible que les permite escuchar a escondidas a sus enemigos cualquier ser viviente u objeto inanimado , los cocodrilos viven en permanente estado de vigilia. Son tantos los smiles que se podra encontrar entre el comportamiento animal del gobierno de los Estados Unidos de Norteamrica y estos vertebrados, filogenticamente ms cercanos a las palomas que a las vboras, que sera necesario inventar una nueva rama de las ciencias polticas para profundizar su estudio. Por ejemplo: Teora Poltica-Psicolgica y Prctica Poltico-Zoolgica del imperialismo norteamericano en la edad contempornea.

Una exageracin marxista?

En las estanteras de cualquier biblioteca municipal se puede encontrar abundante informacin al respecto y s no le es suficiente, estimado internauta, all, en la red global, estn a su disposicin los archivos virtuales. La historia poltica de los Estados Unidos de Norteamrica es la historia de guerras, intervenciones poltico-militares, destruccin y exterminio.

La historia comenz en 1763 con la revolucin americana, que culmin oficialmente el 4 de julio 1776, con la independencia de las trece colonias britnicas en Norteamrica. No obstante, ante la negativa de Gran Bretaa de reconocer legalmente el acta de independencia, el bisoo estado emancipado, continu guerreando hasta septiembre de 1783, fecha en que se firm el acuerdo de paz entre las partes beligerantes. Pero el nuevo Estado independiente, en lugar de guardar los caones y arcabuces en los polvorines de guerra y dedicarse a la reconstruccin y desarrollo pacfico de la nacin norteamericana, comenz con el exterminio sistemtico de las comunidades indgenas y con la expropiacin arbitraria de sus territorios. Este perodo histrico que dur de 1783 hasta 1890, es conocido como la colonizacin del oeste norteamericano, un desvergonzado eufemismo para explicar el genocidio de los pueblos indgenas. La matanza de indios se fue transformando en un entretenimiento para soldados y colonos. Ni siquiera las pequeas y grandes guerras que estallaron durante el perodo de colonizacin, lograron interrumpir el genocidio. En 1812, la pequea guerra contra Gran Bretaa y en 1817, contra la Corona espaola y los indios Seminolas en la pennsula de La Florida. La gran guerra contra Mjico se desarroll entre 1846-1848 y culmin con la ocupacin yanqui de los territorios de Arizona, Nuevo Mjico y California. Sin pasar por alto que entre 1860 y 1865 se increment la esclavitud y estall la guerra civil.

En el ao 1890 concluy oficialmente la guerra asimtrica contra la nacin indgena. De esta inhumana manera, culmin el proceso de Colonizacin y Civilizacin de los pueblos salvajes por parte de los pioneros euro-norteamericanos. En el ao 1898 estall la guerra entre los Estados Unidos de Norteamrica y Espaa, que finaliz con la conquista estadounidense de los territorios de Puerto Rico, Cuba y las Filipinas.

Aos ms tarde, 1914 y 1939, irrumpieron las guerras mundiales en Europa, en las cuales los Estados Unidos tambin intervinieron. El lanzamiento de las dos bombas atmicas en Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 agosto de 1945 es un ejemplo cruel e inolvidable de la brutalidad del imperialismo norteamericano, puesto que para ese entonces, el imperio japons estaba ya derrotado. Despus del conflicto blico mundial, se sucedieron una tras otra las guerras de Corea, Vietnam, Irak y muchas otras ms.

Esta es la triste historia sucinta de los Estados Unidos de Norteamrica, un imperio guerrero moderno, despiadado, cruel y sin parangn en la historia de la humanidad.

La reaccin militar del imperialismo norteamericano en su patio trasero en los ltimos cincuenta aos.

Las intervenciones militares del gobierno de los Estados Unidos en Amrica Latina han sido consideradas siempre una "causa justa" por parte de casi todos sus presidentes, con la excepcin de Jimmy Carter, cuyo gobierno nunca estuvo implicado en ninguna guerra ni sucia ni limpia en Latinoamrica.

Para el gusto de los generales del ejrcito norteamericano, todas las operaciones militares deberan llamarse Causa justa. No obstante, ese nombre se reserv para denominar la intervencin militar en Panam el 20 de diciembre de 1989. En dicha ocasin, 24000 marines entraron en la ciudad de Panam con la intencin de capturar al malo de la pelcula, como ocurre en los largometrajes de Hollywood, vivo o muerto[5], y reestablecer la paz y la democracia en Panam. El general Manuel Noriega fue hecho prisionero, despus de una intensa bsqueda durante un par de das. Al parecer, los servicios de inteligencia no conocan con precisin las coordenadas del lugar donde se esconda el Cara de Pia, como se le apodaba al antiguo agente de la CIA. La intervencin en Panam no fue un caso aislado. Larga y variada es la lista de intervenciones militares norteamericanas en Latinoamrica. He aqu un par de ejemplos simblicos.

Guatemala 1954. En el momento en que los intereses econmicos de la United Fruit Company se vieron supuestamente en peligro debido a la reforma agraria planteada por Jacobo Arbenz Guzmn, el presidente constitucional guatemalteco, Dwight D. Eisenhower ni corto ni perezoso, orden la intervencin militar inmediata en Guatemala. Jacobo Arbenz, cuya ideologa podra considerarse en la actualidad como social-demcrata, fue catalogado de comunista y en su lugar se coloc al coronel Carlos Castillo Armas.

Cuba 1961: John F. Kennedy aprob el plan de invasin de la CIA en baha de Cochinos con el fin de derrocar al gobierno revolucionario. Ms de 1500 mercenarios y cubanos exiliados desembarcaron el 17 de abril en playa Girn con la ayuda de la fuerza area y la marina de los Estados Unidos. Tres das ms tarde, la intervencin militar fue derrotada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias, dirigidas personalmente por el lder de la revolucin cubana, Fidel Castro. Esta derrota militar signific un contundente desastre poltico-militar para la administracin Kennedy. Desde entonces y por ende, existe el bloqueo poltico-econmico-financiero contra la Repblica Socialista de Cuba.

Repblica Dominicana 1965: El 28 de abril desembarcaron en Santo Domingo ms de 45000 soldados norteamericanos y restablecieron el orden constitucional a punta de fusil y bayoneta calada.

Santiago de Chile 1973: Golpe de Estado perpetrado el 11 de septiembre contra el gobierno de la Unidad Popular, presidido por Salvador Allende. El general Augusto Pinochet con la venia imperial de la administracin Nixon-Kissinger impuso una dictadura militar que dur hasta 1989.

Granada 1983: El 25 de octubre desembarcaron en territorio granadino tropas norteamericanas. Este operativo militar llev el nombre de Operation Urgent Fury.

Todas estas grandes operaciones militares y otras, como la operacin Phoenix en Viet Nam 1967-1973, El Can Dorado en Trpolis y en Bengasi 1986 o la Tormenta del Desierto en Irak 1991 no se pueden ocultar a la opinin pblica, debido a la dimensin y carcter de las mismas. Por el contrario, este tipo de operativos militares es presentado a los televidentes con todo lujo de detalles y en va directa, por las distintas cadenas de televisin. No est de ms recordar que la guerra al alcance de todos los hogares, aparte de ser un negocio redondo, es un instrumento manipulativo de adoctrinamiento y propaganda.

Pero, qu sucede con aquellas acciones militares de pequea o mediana envergadura, acerca de las cuales los medios de comunicacin, ya sea por falta de informacin o por negligencia, guardan un silencio sepulcral? La guerra sucia de los Estados Unidos se lleva a cabo en silencio, off the air, detrs de las pantallas de cristal lquido o de plasma.

Qu ha hecho el gobierno de los Estados Unidos por la paz mundial desde el 4 de julio de 1776?

Retricamente, mucho! En la prctica muy poco! A pesar de esta cruda verdad, el ciudadano norteamericano comn y corriente est convencido que el poder econmico y militar de los Estados Unidos contribuye a garantizar la paz y la libertad de la humanidad entera.

Los Estados Unidos se consideran a s mismos, desde la declaracin de independencia en 1776 y por la divina gracia, como los verdaderos portadores de la paz y la concordia en la tierra. Sin embargo, cuando se investiga minuciosamente cada captulo de la historia poltico-militar de esa poderosa y rica nacin, se concluye irremediablemente que los polticos y gobernantes de los Estados Unidos de Norteamrica son, sin duda alguna, los Seores de la guerra.

No obstante, y a pesar de la adiccin a la guerra del gigante del norte, la declaracin de independencia de los revolucionarios norteamericanos de 1776 es digna de emulacin.

Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre stos estn la vida, la libertad y la bsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legtimos del consentimiento de los gobernados; que cuando quiera que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, el pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que se funde en dichos principios, y a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecer las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad. La prudencia, claro est, aconsejar que no se cambie por motivos leves y transitorios gobiernos de antiguo establecidos; y, en efecto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad est ms dispuesta a padecer, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia aboliendo las formas a que est acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, demuestra el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y establecer nuevos resguardos para su futura seguridad. Tal ha sido el paciente sufrimiento de estas colonias; tal es ahora la necesidad que las obliga a reformar su anterior sistema de gobierno. La historia del actual Rey de la Gran Bretaa es una historia de repetidos agravios y usurpaciones, encaminados todos directamente hacia el establecimiento de una tirana absoluta sobre estos estados. Para probar esto, sometemos los hechos al juicio de un mundo imparcial.

Si los Estados Unidos concedieran los mismos derechos postulados por los prceres de la independencia norteamericana al resto de los pueblos del mundo y en especial de Amrica Latina, entonces la paloma de la paz s que tendra ms oportunidades reales de anidar en todas las regiones del planeta. Desgraciadamente el imperialismo norteamericano est ms empeado, como se ha comprobado en este ensayo, en desplumar a la paloma de la paz en Amrica Latina, que a protegerla y alimentarla.

Los Estados Unidos son los prncipes herederos del gran imperio britnico.

De tal palo tal astilla!

Notas:

[1] http://www.mopassol.com.ar/archives/351

[2] http://www.soaw.org/about-the-soawhinsec/soawhinsec-grads/graduate-database-search

[3] La lista es larga y los nombrados aqu han sido elegidos aleatoriamente.

[4] Estados Unidos, Francia y Panam es el periplo carcelario de Noriega.

[5] Operativos militares o paramilitares al estilo de Rambo o Django. Temas cinematogrficos de ganancias pinges en la industria del celuloide.

Blog del autor: http://robiloh.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter