Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2013

Entrevista al socilogo, filsofo y antroplogo francs Edgar Morin
"La idea de la metamorfosis es que en el fondo todo debe cambiar"

Paule Masson y Jean-Paul Pierot
El Correo

Traducido para Rebelin por Susana Merino


Si el mundo tal como va produce desastres, Edgar Morin invita a creer que llegar el improbable beneficio. Para este socilogo el cambio se producir a escala planetaria.

Edgar Morin es un pensador trotamundos, fino conocedor de Amrica Latina e invitado a menudo a pronunciar conferencias en los cuatro puntos cardinales del planeta, todo un mundo que impregna su pensamiento. Socilogo, filsofo, antroplogo ama entrecruzar las miradas, confrontar los saberes, interrogar a las disciplinas.

Nacido en 1921, Edgar Morin se vuelve un rebelde a los veinte aos, se une al PCF (Partido Comunista Francs) en 1941 antes de ser excluido por haberse distanciado del estalinismo. En 1950 entra en el CNRS (Centro Nacional de Investigaciones Cientficas) en el que en 1970 es nombrado Director de Investigaciones. Este pensador inclasificable es tambin un hombre comprometido, un militante. Muy tempranamente Edgar Morin, invita a entrecruzar los conocimientos. Es esta su marca de fbrica que lo ha conducido a desarrollar el concepto de pensamiento complejo entendido como lo que est entretejido planteado ya en su libro Science avec conscience (Ciencia con Conciencia) de 1982. En su Mthode, redactado en seis volmenes (1977-2004) incluye ttulos evocadores, la vida de la vida, el conocimiento del conocimiento y, mejor an, la humanidad de la humanidad, en los que explica los desafos de la complejidad.

Observador de los desastres mundiales, Edgar Morin cuyo hilo de Ariadna es una reflexin dirigida al futuro Nos dirigimos hacia las catstrofes en cadena? algo que parece probable si no nos decidimos a cambiar de ruta cuestiona en La va, escrita en 2011.

Acaba de firmar junto a decenas de intelectuales, el "Manifiesto de los Convivencialistas", que se propone intentar definir la filosofa comn a movimientos tan diferentes como el altermundismo, los indignados espaoles, el slow food o el de la economa social y solidaria Cree que estas iniciativas perfilan el futuro?

Los movimientos existen pero no han llegado verdaderamente a converger. Todas esas iniciativas forman una constelacin pero no se han asociado an orgnicamente. El movimiento de los Sociables que efectivamente he firmado representa una parte de la perspectiva. Es necesario volver a introducir la convivencia en nuestra sociedad. Convivencialismo es una buena etiqueta pero no abarca toda la complejidad del problema.Otorgo mucha importancia al pensamiento de Ivan Illich uno de los pensadores de nuestra cultura que en los aos 70 expres una crtica a nuestra civilizacin bastante radical, tanto a la industrializacin como a las formas de consumo, a la educacin, etc. Ahora bien, estamos en un momento de la historia en que todo plantea problemas; la dominacin del capitalismo financiero, la agricultura o la cra industrial de animales, el consumo orientado hacia una verdadera intoxicacin. Las instituciones mundiales se han vuelto totalmente insuficientes, impotentes y arbitrarias como la ONU o desviadas como el FMI. La poltica ha llegado al nivel cero del pensamiento.

En esta situacin debemos inclinarnos hacia el pesimismo o hacia el optimismo?

Debemos buscar un nuevo camino. He desarrollado la idea de la metamorfosis para decir que en el fondo todo debe cambiar. Los pases Amrica Latina y el Ecuador han elaborado una poltica del buen vivir. Es una idea que debemos impulsar. El bienestar es una hermosa palabra cuyo sentido ha sido totalmente degradado. El problema no consiste solamente en alcanzar un nivel de confort mediante la posesin de bienes materiales como un aparato de televisin, una heladera o un coche. Son importantes, pero lo que cuenta ante todo es el sentimiento del buen vivir que descansa sobre el desarrollo de una realizacin individual en un desarrollo colectivo en una comunidad fraterna. La aspiracin a otro tipo de vida atraviesa la historia. Largo tiempo estuvo encarnada en la idea del paraso. Luego regres a tierra con la Revolucin Francesa, el socialismo, Karl Marx. Pienso que tenemos que unir las tres fuentes: la libertaria para el individuo, la socialista para mejorar la sociedad y la comunista para vivir en comunidad. Y habra que agregar la ecologista. La aspiracin a otra vida ha atravesado el socialismo que se ha reblandecido, al comunismo que se ha desviado; fue la que alz a la juventud de mayo del 68. Actualmente anima a los jvenes de la primavera rabe, a los de Occupy Wall Street en los EE.UU., alos Indignados espaoles, a los manifestantes de Brasil. Pero para poder cambiar de rumbo est faltando el pensamiento poltico. La gente est decepcionada, resignada, sin esperanza. Es cierto pero sobre todo porque todava no se ve la descripcin de algo creble. En el fondo, qu es una sociedad de convivencia? Una sociedad en que la cooperacin entre los hombres ocupara el lugar de la explotacin del hombre por el hombre? La pelcula de Vittorio De Sica Milagro en Miln termina con la idea de una sociedad en la que cada unodice al otro Buenos das. En una sociedad de convivencia las personas no son annimas, se conocen, se entrecruzan. No se trata solo de buena educacin ni de cortesa. El otro existe y se le reconoce como diferente y al mismo tiempo parecido a uno mismo. Esta necesidad de reconocimiento es comn a todos los seres humanos. Los que se hallan privados de ese disfrute por hallarse humillados, sometidos, dominados, lo sufren. En las administraciones, en las empresas, en todas partes las personas se hallan disgregadas, separadas unas de otras. Es decir podramos mencionar que hace falta una re-unin

Hallarse unido a su vecino a escala individual, de un pueblo o de una comuna es fcil de imaginar. Pero a escala mundial, solo puede darse a partir del concepto que usted plantea de tierra patria?

En todo ser humano existen dos principios fundamentales. Primero el yo egocntrico y vital para defendernos frente a la adversidad. Pero tambin el nosotros que se expande en la familia, los compaeros, los partidos polticos, la religin, etc. Nuestra civilizacin ha magnificado el yo y ha subdesarrollado el nosotros. Debemos cambiar este planteamiento y volver a desarrollar el nosotros. Anteriormente uno se enfrentaba al enemigo, al invasor. La convivencia a escala mundial se describe como la toma de conciencia de que compartimos un destino humano comn. Corremos la misma aventura, nos encaminamos hacia los mismos abismos, es necesario reaccionar a escala global. El problema es lograr salvar a nuestra tierra-patria de la destruccin. Somos el producto de una evolucin biolgica que se ha venido construyendo durante 2.000 millones de aos y de la que surgi una especie abusivamente llamada Homo sapiens. Esta identidad comn produce diferencias. La palabra patria habla a la sensibilidad, fraterniza. No puede concebirse sino sobre la base del respeto a todas las diversidades nacionales y culturales, a condicin de seguir insistiendo en la unidad. Porque los que solo ven la diversidad humana olvidan la unidad. Y los que solo ven la unidad tienen una concepcin abstracta y olvidan la diversidad humana. La actual globalizacin tcnica y econmica ignora la diversidad cultural y la sensibilidad de los pueblos. Ahora bien, si la tierra patria engloba las patrias entonces la diversidad humana es el tesoro de la unidad humana y la unidad es el tesoro de la diversidad.

Existen momentos en la historia de la humanidad en los que se producen cambios de rutas, bifurcaciones Qu seales percibeque nos indiquen que estamos realmente en una de esas fases?

Estamos en una situacin en la que no hay algo formado, no sabemos cundo ni cmo llegar el momento de la transicin. El mundo est fermentando. No se sabe en qu terminar Las pulsiones de muerte y destruccin son muy fuertes Pero eso no debe desesperanzarnos. Existen mltiples conflictos que podran desembocar en una deflagracin general. Cada uno es como un rbol. El viento desparrama las semillas. Cuando caen en tierra frtil germinan. En la India, las reflexiones del prncipe Sakiamuni, el Buda, sobre el sufrimiento humano y la verdad dieron nacimiento a una religin que profesan millones de personas. En otro orden de cosas Marx y Prudhon eran considerados marginales por los intelectuales de la poca, como desviados antes de que sus ideas dieran nacimiento a considerables fuerzas polticas.

Aunque el futuro previsible no genera demasiado optimismo usted afirma sin embargo que el improbable beneficio llegar. Las revoluciones rabes son para usted signos de que lo improbable puede convertirse en probable?

Las primaveras rabes, sobre todo en Tnez y Egipto, son movimientos muy importantes, pacficos. Pero por el momento lo que ha surgido en trminos de procesos electorales es tanto positivo como negativo La mayor parte de los partidos de izquierda se hallaban perseguidos por los regmenes dictatoriales. Haban perdido a menudo el contacto con el pueblo. Los islamistas lo tenan y la gente los vot. Eso nada tiene que ver con la importancia del acontecimiento. Hoyel pueblo est contra el presidente Mursi pero la oposicin es muy heterognea. La primavera rabe representa un despertar inicial que va a fecundar el futuro pero an no s cmo.

Los artfices de la primavera rabe han calificado a su movimiento con el trmino de revolucin Usted ha preferido cambiarlo por el de metamorfosis. Qu significa ese concepto?

Es necesario pensar en la oruga que se encierra en un capullo para convertirse en mariposa. Llega a destruirse totalmente para convertirse en algo diferente. La historia humana est llena de metamorfosis. La nueva metamorfosis solo tendr lugar a escala planetaria. Se va a modificar el conjunto de las relaciones, la organizacin va a modificarse y hoy es imposible prever la forma que tomar esta nueva sociedad mundial. He abandonado la idea de revolucin por dos razones. La primera se corresponde con el objetivo de no continuar con la idea de hacer tabla rasa con el pasado. Necesitamos todas las culturas del pasado, todo lo adquirido por el pensamiento en el pasado. La idea de metamorfosis conduce a la vez a la ruptura y a la continuidad. La segunda pretenda que la idea de revolucin era cuanto ms violenta ms autntica. La violencia es a veces inevitable pero es errneo pensar que es justificada y necesaria porque entonces genera otras violencias.

El tratamiento impuesto a Grecia, los planes de austeridad que conducen a la recesin alimentan en grandes franjas de la poblacin un sentimiento de rechazo hacia Europa. Puede an Europa jugar un papel en la poltica civilizadora que usted impulsa?

La crisis econmica ha puesto de manifiesto una crisis ya existente. Europa se desarroll econmicamente pero sin unidad fiscal y se ha convertido en un enano poltico incapaz de llevar adelante la idea original: unirse para la paz y en funcin de aspectos civilizadores comunes. Actualmente ese vaco constituye un peligro real. Alemania se ha convertido en la potencia poltica dominante y ha impuesto a los dems el falso remedio de la austeridad. Existen hoy, para m, dos seales de alerta. Las respuestas planteadas al dominio del neoliberalismo econmico estn produciendo caos en Grecia y conduciendo a Hungra a una nuevo sistema autoritario, que no puede calificarse an de fascista, pero que es peligroso.

En Francia usted ha invitado recientemente al Presidente de la Repblica a cambiar de gabinete. Cmo ve la situacin?

Digamos que espero el sobresalto. An no estoy desesperado. Planteo una crtica constructiva. La situacin muestra signos inquietantes. Encontramos a las mismas personas en los cargos ministeriales que elaboran los mismos informes y piensan polticamente a partir de ideas basadas en el crecimiento y la competitividad. El Presidente de la Repblica debe comprender que es necesario cambiar de rumbo y que el gran escenario que constituye un verdadero relanzamiento es el de la economa verde. La falta de ideas sobre nuestro mundo contemporneo, sobre la actual crisis de la humanidad en la era de la globalizacin conduce a una visin miope que a menudo se reprocha a los partidos polticos.

Usted llama a regenerar el pensamiento poltico Que es lo que entiende en tal sentido?

Los responsables polticos viven el da a da. Ya no tienen una visin global. Para que no sean condenados al sonambulismo me parece til elaborar un pensamiento poltico que sepa reunir los conocimientos. Tomemos, por ejemplo, la globalizacin. Es un proceso econmico, demogrfico, sociolgico, psicolgico, religioso, etc. Todas las ideas se entrecruzan. Tambin los acontecimientos. En 2001 un grupo minoritario y marginal, Al Qaeda, logr destruir dos torres de la ciudad de Nueva York y la consecuencia fue una deflagracin mundial. Los partidos estn en el todo pero el todo est en los partidos. El mundo est en nosotros. Y este hecho acarrea una manera de pensar muy diferente, compleja, de largo plazo, no maniquea. El mundo tiene al mismo tiempo necesidad de globalizacin (las culturas por ejemplo) y de "desglobalizacin" (la agricultura) Se tiene a la vez necesidad de crecer y de decrecer. Se debe desarrollar para que cada uno disfrute de los progresos positivos y delimitar para que la gente pueda seguir perteneciendo a una comunidad. He aqu un pensamiento poltico que podra conducir a una metamorfosis, a un cambio de rumbo.

Fuente: http://www.elcorreo.eu.org/L-idee-de-metamorphose-dit-%E2%80%A8qu-au-fond-tout-doit-changer-Edgar-Morin?lang=fr

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter