Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2013

El famoso escritor John Grisham reclama la libertad de los presos sin causa de Guantnamo

Silvia Arana
Rebelin


El escritor y activista estadounidense John Grisham public un desgarrador artculo en The New York Times sobre la situacin de los detenidos en Guantnamo.

John Grisham segn datos de Publishers Weekly [1] , es el autor que ms novelas vendi durante la dcada de 1990 en EE.UU. Entre los libros de ficcin legal figuran: Tiempo de matar, El informe Pelcano, El cliente, Causa Justa; varios de los cuales fueron adaptados al cine. El proyecto Williamson, es una novela basada en una historia real, un hombre acusado de un crimen que no cometi.

El inters del autor por la injusticia en el sistema judicial de EE.UU. trasciende la literatura. Grisham es miembro del Consejo Directivo del Proyecto Inocencia, cuyo objetivo es conseguir la libertad -mediante la prueba de ADN- de personas injustamente acusadas. El Proyecto Inocencia sostiene que las convicciones equivocadas no son errores aislados sino que son el producto de un sistema con fallas. Por ello, otro de los objetivos del Proyecto Inocencia es la reforma del sistema judicial para prevenir injusticias [2] .

El activismo de Grisham en defensa de los encarcelados injustamente por el sistema judicial de EE.UU. se ha extendido a los presos extranjeros confinados en Guantnamo. En la nota dice que hace dos meses se enter de que algunos de sus libros haban sido pedidos por los presos a sus abogados, y que cuando estos se los llevaron, fueron prohibidos por las autoridades de la prisin de Guantnamo. Sinti curiosidad por saber quines eran esos presos que queran leer sus libros, y se interes, en particular por uno de ellos, Nabil Hadjarab. Supo que Nabil naci en Argelia pero se cri en Francia, que su primer idioma es el francs, y que tambin habla rabe e ingls. Nabil viva en Lyon. Viaj a Kabul, Afganistn, donde resida en una pensin de argelinos cuando ocurri la invasin estadounidense -posterior a los ataques del 11 de septiembre de 2001. Dice:

Ante rumores de que las fuerzas invasoras de EE.UU. hacan redadas y asesinaban a cualquier extranjero rabe que encontraran, Nabil como tantos otros, intent huir hacia Pakistn. Dice que fue herido por un ataque areo, y que despert en un hospital. En ese momento, EE.UU. ofreca recompensas por la entrega de rabes extranjeros. Nabil fue vendido por cinco mil dlares. Lo llevaron a una prisin subterrnea en Kabul, donde fue sometido a sesiones de tortura por primera vez. Luego fue llevado a la recin inaugurada prisin improvisada por EE.UU. en la Base Area de Bagram, Afganistn. En esa poca, enero de 2002, los prisioneros no estaban en celdas sino en jaulas de alambre de pa. [...] Nabil fue golpeado por soldados estadounidenses. Algunos prisioneros murieron por los golpes. Despus de Bagram, Nabil fue transferido a una prisin en Kandahar, donde los abusos continuaron.

Durante el tiempo en prisin en Afganistn, Nabil neg enrgicamente toda conexin con Al Qaeda, Talibn o cualquier otra organizacin que tuviera el ms mnimo vnculo con los ataques del 11 de septiembre de 2001. EE.UU. no tena ninguna prueba, fuera de denuncias extradas mediante tortura en las cmaras de tormento de Kabul. Varios investigadores llegaron a la conclusin de que era un caso de identificacin errnea. Sin embargo, Nabil fue enviado a Guantnamo, con grilletes, esposado y encapuchado el 15 de febrero de 2002.

Desde entonces, ha sido sometido a todos los horrores del manual de Guantnamo: privacin de sueo y de estmulos sensoriales, temperaturas extremas, aislamiento prolongado, falta de luz solar, casi sin recreacin y con atencin mdica limitada. En 11 aos no se le permiti la visita de ningn familiar. [...] Su abogado cree que nunca fue sometido al submarino (waterboarding) porque no posee ninguna informacin que pueda ser extrada mediante tortura.

El gobierno de EE.UU. dice otra cosa. Los fiscales militares dicen que estaba en una residencia conectada a Al Qaeda, y que estaba vinculado con terroristas. Sin embargo, Nabil no fue acusado de ningn delito. En efecto, en dos ocasiones, se recomend que fuera liberado. En 2007, un comit nombrado por el presidente George W. Bush recomend que fuera liberado. No sucedi. En 2009, otro comit nombrado por Obama hizo la misma recomendacin. Tampoco sucedi [3].

De hecho, Nabil no es la excepcin, todo lo contrario, ms de la mitad de los prisioneros de Guantnamo han sido clasificados como aptos para ser liberados y sin embargo, continan encarcelados por el mismo gobierno cuyos comits de evaluacin recomendaron la liberacin. Ese fue el caso especfico de Shaker Aamer, ciudadano britnico sobre el cual no pesa ningn cargo. Dos comits diferentes -uno durante el gobierno de Bush y otro del gobierno de Obama- recomendaron su liberacin. El gobierno britnico ha declarado que permitir su ingreso en su pas y sin embargo, Aamer contina agonizando en Guantnamo por voluntad expresa del gobierno de Obama. En respuesta a esta situacin desesperante, cientos de presos iniciaron una huelga de hambre de largo plazo. Ms de cien detenidos continan la huelga de hambre despus de 6 meses. Al menos 45 de ellos son brutalmente alimentados a la fuerza con tubos dos veces por da. El procedimiento es de una violencia marcada, incluso para un sitio inhumano como Guantnamo. El detenido es atado a una silla, mientras que se le introduce un tubo por la nariz, hacia la garganta y el esfago, hasta que el alimento llega al estmago puede tomar horas -todo ese tiempo la persona permanece fuertemente amarrada a la silla. Esta prctica ha sido catalogada como tortura por la Comisin de Derechos Humanos de Naciones Unidas, y prohibida por la Asociacin Mdica Mundial [4].

Sobre el caso de Nabil, dice Grisham:

Deprimido y desesperado, Nabil se uni a la huelga de hambre en febrero. Esta no fue la primera huelga de hambre en Guantnamo, pero fue la que ms llam la atencin. A medida que la huelga gan momentum, y a medida que Nabil y sus compaeros de crcel estaban ms y ms enfermos, el gobierno de Obama se hall arrinconado. El presidente fue duramente criticado por el incumplimiento de sus alardes de campaa prometiendo que iba a cerrar Guantnamo. De pronto, afrontaba el lgubre prospecto de que los presos cayeran muertos de hambre ante la mirada del mundo. En lugar de liberar a Nabil y otros prisioneros que haban sido clasificados como personas que no representan una amenaza para EE.UU., el gobierno decidi alimentar a la fuerza a los huelguistas para que no murieran.

Nabil no ha sido el nico "error" en la guerra contra el terrorismo. Cientos de rabes estn encerrados en Guantnamo, aplastados por el sistema, nunca se les presentan cargos hasta que en algn punto son transferidos a sus pases de origen (de manera secreta). No se presentan disculpas, ni comunicados oficiales reconociendo que fueron detenidos errneamente, ni se les da ninguna compensacin. EE.UU. cometi errores graves pero nadie lo admite...

A pesar de sus promesas electorales Obama no ha dado un paso para cerrar Guantnamo. El abuso diario de los prisioneros contina, incluso acrecentado con el objetivo de romper la huelga de hambre. Hasta cundo ser tolerada la tortura cometida en nombre de la seguridad nacional de EE.UU.?

Notas:

[1] http://www.publishersweekly.com/

[2] http://www.innocenceproject.org/

[3] Nota original en ingls traducida al castellano por la autora: http://www.nytimes.com/2013/08/11/opinion/sunday/after-guantanamo-another-injustice.html?pagewanted=2&hp

[4] Declaracin de Tokio de 2006: http://www.wma.net/en/30publications/10policies/c18/


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter