Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-08-2013

El Salvador a escasos seis meses de las elecciones presidenciales
Acerca de la relatividad de las estadsticas y los conceptos

Roberto Herrera
Rebelin


En El Salvador, las contradicciones socio-econmicas, tpicas de estados dbiles y dependientes, se ven reflejadas diariamente con cruda nitidez en las calles de San Salvador y sobre todo, en la campia cuzcatleca. En el periodo preelectoral, como es usual en la democracia parlamentaria, los partidos polticos en contienda suelen librar batallas verbales y combates propagandsticos. El partido de izquierda, Frente Farabundo Mart para la Liberacin Nacional (FMLN), cuyas races histricas estn estrechamente vinculadas al movimiento guerrillero de la dcada de los setenta del siglo pasado, no es la excepcin de la regla.

Pero no nos engaemos. El partido poltico FMLN, como unidad poltica estratgica, est ms a la derecha de la parte ms conservadora de la Direccin Revolucionaria Unificada (DRU), el antecedente guerrillero del Frente Farabundo Mart para la Liberacin Nacional. Las siglas FMLN son solamente el nombre de un producto poltico, que por sus orgenes histricos, fcilmente podra asociarse con cambio social radical lase revolucin social y lucha de clases. Pero esto lamentablemente no es as!

El programa poltico del FMLN formulado en el acta de Constitucin del Partido del primero de septiembre de 1992 y la Carta de Principios y Objetivos est a aos luz de ser un programa poltico marxista revolucionario. Este hecho por s mismo, no niega la existencia de la ideologa marxista e incluso leninista en las mentes de alguno de sus dirigentes y/o militantes. Pero el todo, en la dialctica, no es la suma de sus partes, sino que algunas veces debido a la lucha de contrarios y por cuestiones de calidad y cantidad, la supuesta suma se convierte en una sustraccin dialctica.

El FMLN y la Realpolitik

El FMLN es un partido comprometido en el esfuerzo de la Reconciliacin [de clases] y la Concertacin, es decir el pacto y/o negocio poltico para resolver de manera racional la lucha de clases [1] . En definitiva, ms all de los ditirambos lingsticos y semnticos, la poltica real y pragmtica del FMLN es, cuanto ms, socialdemcrata. Dems est recalcar, que tanto la dirigencia, as como los militantes y simpatizantes del partido tienen el pleno derecho de optar por ese modelo poltico-econmico. Pero, dado el pluralismo ideolgico dentro del FMLN, cabe la pregunta, es mayoritaria realmente la tendencia socialdemcrata? Pero este no es el foco de la crtica en este ensayo.

No obstante, si tomamos en cuenta el comportamiento poltico real de la dirigencia, pareciera que las mximas autoridades del actual FMLN actuaran como un conductor de mnibus que pone la luz intermitente a la izquierda, pero gira a la derecha. El FMLN es un partido poltico que est ms interesado en frenar la lucha de clases que en impulsarla. Y esto s es criticable, sobre todo cuando se trata de polticos que otrora lucharon por la revolucin socialista en El Salvador.

El FMLN, desde su transformacin en 1992 en partido poltico y despus de sufrir varias escisiones, depuraciones y/o purgaciones, est sujeto al cumplimiento de las reglas del juego electoral de la democracia parlamentaria capitalista, pero no solamente eso, si no que los mismos dirigentes de alto nivel estn empecinados en cuidar y acentuar su nuevo perfil poltico-ideolgico moderado, negando o renegando u ocultando su pasado marxista revolucionario.

Es este el precio poltico que tuvo que pagarse para alcanzar los acuerdos de paz en 1992? Vali la pena el esfuerzo y sacrificio de una generacin de jvenes imberbes que ofrend su vida en los frentes de guerra e hipotec su futuro en aras de la revolucin social?

 

Toma del poder o poder administrar el poder?

Despus de tres intentos fallidos (1994, 1999, 2004), el FMLN logr por fin, su objetivo electoral en el ao 2009 con el candidato Mauricio Funes, periodista salvadoreo, polticamente inocuo y sin filiacin partidaria, defensor del modelo socialdemcrata de desarrollo de la economa [social] de mercado y admirador del ex presidente brasileo Lula da Silva. Con este triunfo electoral, la izquierda salvadorea gan por primera vez en la historia de El Salvador la Presidencia de la Repblica, hecho que no implica la toma del poder real del Estado burgus, sino que solamente el derecho legtimo, va sufragio universal, para administrar los tres poderes del Estado. Este perodo presidencial concluir en enero del 2014. Por lo tanto, los comandos de propaganda y agitacin de los partidos polticos en concurso estn calentando motores y preparndose para el inicio oficial de la campaa electoral.

Segn el diputado del FMLN, Roberto Lorenzana y secretario de comunicaciones del Frente, los datos estadsticos avalan la gestin administrativa del gobierno efemelenista. Principalmente en el rea social, donde el FMLN ha contabilizado un triunfo histrico, sobre todo en el campo de la salud. A pesar del contenido triunfalista y agitador de la valoracin de Lorenzana, cuatro aos son un periodo corto de tiempo, como para realizar un balance histrico cientfico y ponderado. En cualquier caso, nadie puede echarle en cara a Lorenzana y al partido FMLN que haga malabares y piruetas a favor de sus intereses partidarios con cifras y pronsticos estadsticos. Los contrincantes tambin operan con los mismos mtodos y objetivos. As son las reglas del juego democrtico parlamentario. En la agitacin y propaganda electoral o electorera, tanto la manipulacin de datos, como la demagogia y la difamacin, son instrumentos legtimos del proselitismo partidista.

Roberto Lorenzana asegura que la mayor inversin econmica en la historia de El Salvador, ha sido la realizada por el gobierno del FMLN en el campo de la Salud y Seguridad Social. Suponiendo que la apreciacin subjetiva de Lorenzana correspondiera efectivamente con los indicadores econmicos presupuestarios reales del periodo legislativo 2009-2014, habra que preguntarse: Es lo mximo o lo mnimo que se puede esperar de un gobierno dizque de izquierda?

La pregunta es vlida y no implica crtica alguna a la gestin de gobierno, puesto que el gobierno hace lo que puede, independientemente de la capacidad o incapacidad y corrupcin de algunos funcionarios estatales. Pero el sector social, en una economa social o libre de mercado, abarca otros campos, tales como la creacin de puestos de trabajo en la ciudad y en el campo, la reduccin de la tasa de desempleo, la implementacin de un salario mnimo nacional, la construccin de viviendas para los sectores ms pobres de la sociedad, el desarrollo de una campaa general y profunda de alfabetizacin, as como la implementacin y desarrollo de la educacin estatal gratuita, el aseguramiento de la enseanza primaria para toda la poblacin y el fortalecimiento de la enseanza tcnica y universitaria. Adems estn las reas productivas que tienen que ser fomentadas y reestructuradas para asegurar una tasa de crecimiento del producto interno bruto. Asegurar la explotacin sostenida de los recursos naturales y la distribucin y retribucin justa del agua potable y luz elctrica, y por ltimo, como condicin indispensable para erradicar el bacilo de la pobreza en El Salvador, una verdadera y profunda reforma agraria. Todo esto, sin olvidar que la violencia social en la sociedad salvadorea, expresada en el crimen organizado de las maras [2], es consecuencia directa del desequilibrio socio-econmico que reina en el pas.

Es decir, que para evaluar ponderadamente la gestin administrativa del gobierno efemelenista en los ltimos cuatro aos se requiere de un anlisis horizontal y vertical de la economa, y de la idiosincrasia de la sociedad salvadorea.

Un anlisis cientfico con tales caractersticas no solamente es posible, sino que adems ya existe. Se trata del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo El Salvador 2010 (PNUD) que demuestra en blanco y negro la cruda realidad y desigualdad socio-econmica de la sociedad salvadorea. Y si este informe resultase poco para los incrdulos, all est a disposicin del pblico interesado, todo el material estadstico del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial, la Comisin Econmica para Amrica Latina y el Caribe (CEPAL), de los diferentes organismos de las Naciones Unidas y Organizaciones no Gubernamentales. Existen suficientes datos fidedignos como para realizar un balance parcial, justo y ponderado, de la gestin administrativa del gobierno del FMLN.

El desarrollo de la sociedad salvadorea est caracterizado desde principios del siglo diecinueve por la desigualdad socio-econmica y por una elevada cuota de pobreza y miseria. Segn el informe PNUD 2010, aproximadamente el 30% de la poblacin vive bajo los limites nacionales de pobreza, alrededor del 6% vive con menos de un 1,25 US$ al da. El desempleo y el subempleo afectan al 50% de la poblacin laboral, sobre todo en el campo. Segn el informe PNUD 2010, de 100 salvadoreos con capacidad laboral, 44 estn subempleados y 7 no tienen trabajo. Solamente el 47,6% de las mujeres aptas para el trabajo tiene un empleo fijo. El promedio de los salvadoreos no alcanza a terminar la escuela primaria. El 40% de los enfermos no recibe asistencia mdica y solamente el 20% goza de una u otra forma de seguridad social. El 68,9% de la poblacin vive en condiciones habitacionales deplorables. El 21,3% de las viviendas no tiene agua potable y el 9% no tiene luz elctrica. En el informe PNUD, que dicho sea de paso fue firmado por el candidato a la Presidencia por parte del FMLN, el antiguo comandante guerrillero y primer responsable de las Fuerzas Populares de Liberacin Farabundo Mart (FPL-FM) Salvador Snchez Cern (cp. Leonel Gonzlez), se postula por un modelo nuevo de desarrollo capitalista. Esta es la realidad salvadorea, ms all de la campaa electoral.

Si usted, apreciado lector, ha tenido la oportunidad de recorrer los bellos parajes de El Salvador de Norte a Sur, de Oriente a Occidente, habr comprado que hay extensiones de tierras frtiles ociosas. Sin embargo, habr constatado que el Pulgarcito de Amrica est abarrotado de centros comerciales tan o ms lujosos y elegantes los famosos Malls norteamericanos que ni siquiera en Berln, Londres, Paris, Roma o Madrid los encontrar. Un cuadro surrealista de la poca moderna neoliberal en El Salvador.

Cules son entonces las alternativas que tiene el pueblo salvadoreo? Qu partido poltico puede impulsar una verdadera poltica socio-econmica que solucione los problemas existenciales de las grandes mayoras? Qu modelo capitalista puede ser socialmente justo?

Pero hay que considerar, que las cifras estadsticas y los nmeros son relativos, puesto que siempre tienen un grado de contaminacin. Ms all de los indicadores de pobreza y/o riqueza, ms all de las ideologas y economas polticas, lo ms importante y decisivo durante la campaa electoral y sobre todo, en el momento de entregar el voto secreto, es si el ciudadano cree o no en las promesas planteadas por los partidos polticos. Es decir, el sufragio universal en El Salvador ms que un derecho civil es un acto de fe.

En la lucha poltica como en la vida todo es relativo, incluso los conceptos de izquierda o derecha, pobreza o riqueza. Por eso cuando los sbditos guanacos le comentaron a Doa Oligarqua Salvadorea que el pueblo tena hambre y no tena ni siquiera tortillas de maicillo para comer, sta, altanera y socialmente desubicada, contest: Entonces que les den cemita de pia!

No son muchas las alternativas que tiene el pueblo salvadoreo: El FMLN (slo o en alianza con la burguesa moderada y modernista) o el partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Juan Pueblo tendr que elegir el 2 de febrero del 2014 entre Salvador Snchez Cern, el ex comandante guerrillero o Norman Quijano, representante del sector ultraconservador de la clase dominante.

Blog del autor: http://robiloh.blogspot.com

Notas:

[1] Principio nmero siete

[2] Pandillas criminales

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter