Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2013

Autocrtica de alto valor moral de Urribarri ante el pueblo paraguayo?
El espritu escamoteando lo real

Luis E. Sabini Fernndez
Rebelin


Hay veces en que uno se sorprende de la profundidad tica de nuestros referentes. De su entereza moral, por la cual asumen incluso culpas del pasado. Por ser referentes nacionales, arrostran el peso de cargar las culpas nacionales que eventualmente hayan existido. Ya sabemos que no hay pasado impoluto.

El gobernador provincial entrerriano, Sergio Urribarri, ha decidido dar un paso formidable de desprendimiento, gesto que busca pedir perdn [] por el dao que ocasion a la gran nacin paraguaya esa vergenza nacional que fue la Guerra de la Triple Alianza".

Urribarri se refiere as a que la Argentina portea y mitrista contra la opinin de provincias federadas, alindose con el Imperio de Brasil decidi acabar con la experiencia nacional paraguaya ajena a los planes de penetracin colonial. El gobierno argentino promovi adems un golpe de estado en Uruguay, para convertirlo en cmplice del despojo proyectado deponiendo al presidente blanco, civil, Bernardo Berro, contrario a semejante intervencin, y puso en su lugar al aporteado militar Venancio Flores, colorado, riverista (los Rivera son el equivalente oriental a Julio A. Roca en Argentina) que, arrasando la resistencia sanducera, tambin cooper en el despojo, aunque a diferencia de los socios mayores no obtuvo nada en el saqueo, no obtuvo al menos despojos territoriales de los que s se apropiaron los gobiernos de Argentina y Brasil (curiosamente, la porcin argentina arrebatada al vencido Paraguay fue mayor que la tajada del Imperio do Brasil.)

El gesto de Urribarri ya estaba a punto de provocarme una conmocin −hasta dnde llegara la contricin y qu solucin material implicaba tamao reconocimiento autocrtico− cuando repar que en la cita que he transcripto, los suspensivos sustituyen desde lo simblico entonces, qu?

El generoso de Urribarri le va a devolver al Paraguay un juego de sillas, armario y espejo que la aduana argentina le confisc a Lpez durante la Guerra de la Triple Alianza

"Nuestra decisin de realizar esta restitucin de manera pblica y con modalidades de ceremonia de estado es reveladora de una voluntad poltica de construir la amistad de nuestros pases sobre la verdad, aunque esta sea cruel y vergonzante para nosotros", reconoci Urribarri (Pgina 12, 14 ago 2013).

Mucha verdad verbal, verbosa, pero nada de verdad material, de reconocimiento que signifique para los abusadores y apropiadores un sacrificio, un desprendimiento que exprese ese reconocimiento, y para los avasallados, una indemnizacin, una restauracin que al menos achique aquel despojo y sus atroces consecuencias: Paraguay es probablemente el pas ms abusado del sur americano (y eso que hay una fuerte competencia)

Como estamos regidos por gerentes que obedecen rdenes de los gerentes mayores, seguramente el juego de espejitos continuar y el superior gobierno paraguayo agradecer el gesto argentino. Ya lo hemos confirmado: Urribarri ha recalcado orgulloso: "Esta iniciativa provincial que tiene el apoyo de los dos pases. (Tiempo Argentino, 14 ago 2013).

Si hubiera un mnimo de dignidad, y los paraguayos dignos pudieran expresarla, rechazaran, con sonrisa (y asco) la hipocresa de Urribarri que tiene el tup de reconocer el despojo, llega al colmo de reconocer asimismo el dao inconmensurable que le provocaron al Paraguay, y todo eso para dejar todo como est, dejar el despojo tal cual fue, totalmente vigente y tapar, compensar, hacer borrn y cuenta nueva, pero-ahora-s-hermanos, con un jueguito de muebles del s. XIX

El episodio revela la catadura de los que gobiernan, pero a la vez el estrago mental al que las poblaciones respectivas estamos sometidos. Porque no hay repudio; hay mero ceremonial.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter