Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-08-2013

Aspectos de la gran ciudad

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Mundos diferentes en la gran ciudad. Recorrerla. Pasar de un mundo a otro. Por ejemplo, meterse en un hospital. En este caso el Durand. Los trabajadores me hablan de su plan: crear una radio, justamente, la radio Hospital Durand. Hay suma seriedad y se nota algo as como una voluntad de hacer algo ms en ese lugar donde caminan diariamente cientos de enfermos y un personal bien enganchado en sus tareas. Una radio. S. Para informacin y entretenimiento no slo de sus enfermos sino tambin de su personal y todos aquellos que quieran escucharla en cualquier lugar donde se halle, sealan, con voz de entendidos: estar equipada, adems de los equipos de transmisin, con instalaciones de bao, luz, aire acondicionado, calefaccin, amoblamiento de oficina, todo estar dentro del edificio del establecimiento de salud. Desde ya cuentan con el personal preparado en radio, comunicacin y algunos que ya ostentan premios en este rubro.

Me sealan con un optimismo envidiable que la futura Radio Durand est pensada para ofrecer un servicio a las personas de esta comunidad, en primera instancia, a localidades vecinales, al resto del pas y al mundo en general donde, gracias a los avances tecnolgicos, es posible llevar esto adelante dando todo tipo de informacin a vecinos, mdicos, pacientes, estudiantes, profesores y personas interesadas, adems de msica, entrevistas, comentarios de actualidad. Adems no depender de publicidades ni de otras pautas que suelen ser vitales en las radios convencionales.

La intencin es llegar a un ptimo funcionamiento durante las 24 horas del da los 365 das del ao. La radio no generar gastos al centro de salud, no recibir dinero en efectivo ni en ninguna otra forma de pago, todo elemento ser recibido bajo donaciones y tanto los operadores como todo el equipo lo harn a ttulo ad honorem. Es decir, un trabajo profundamente comunitario. Ese es el futuro: la mano abierta, el darse a la comunidad, llegar a la consigna: Todo para todos.

Un proyecto para la comunidad, un ejemplo solidario, algo para apoyar y aplaudir.

Pero de pronto, el otro costado de la gran ciudad, porque Buenos Aires no termina en la General Paz sino hasta donde encontramos el ltimo barrio obrero o la ltima villa de emergencia, como la llaman. He estado en la crcel de Ituzaing. En el instituto de enseanza para los presos. Di una clase de Historia, ante rostros muy interesados en saber ms, hombres casi todos jvenes con deseos de ver otro futuro cuando salen. Hay seales en sus rostros: quieren aprender ms, llegar a saber ms para integrarse en la vida cotidiana, luego de la experiencia siempre triste de la crcel. Asisten cien alumnos, de setecientos detenidos que hay en la crcel, que tiene capacidad mxima slo para quinientos presos. Esta situacin de superpoblacin se repite en todas las crceles. Esto est debidamente fundamentado en el informe del Comit contra la Tortura 2012, que depende de la Comisin Provincial de la Memoria. La Unidad Penal de Ituzaing es la No. 39 y su Escuela de Educacin Media N0 7 lleva el nombre del trabajador ms digno que ha tenido nuestra historia: Agustn Tosco, nombre votado por los presos que concurren a la escuela. El bachillerato que siguen es con orientacin al cooperativismo y esos estudiantes presos producen la revista La Astilla, que ya va por el nmero 7 y es escrita por ellos mismos. Tambin se hacen all radios abiertas y cortos documentales, porque creen en la potencia liberadora de la palabra dentro del encierro. Es decir, no se rinden ni la prisin los apabulla: siguen esperando con optimismo la salida definitiva. Porque hay una realidad que los espera.

A la superpoblacin y hacinamiento que existe en los penales bonaerenses se suman las constantes denuncias por torturas (hay una muerte cada tres das), constantes traslados por crceles de toda la provincia, la falta de alimentacin, de atencin sanitaria, de entrega de medicamentos y las trabas que se imponen a los internos para acceder a la escuela. Todo esto a pesar de que hay datos del Centro Universitario de Devoto que demuestran el bajo nivel de reincidencia en el delito de los presos que han sido estudiantes en la crcel y terminaron sus estudios universitarios. Igual ocurre con la posibilidad de generar oportunidades de trabajo al salir. Existen casos como el de una cooperativa llamada Kbrones que se form en la crcel de Gorina y cuyos miembros al salir en libertad y continuar con su proyecto productivo afirman que no tuvieron un solo caso de reincidencia.

Despus de la clase, los presos vienen hacia m. Slo me preguntan sobre el tema que hemos hablado. Veo en sus ojos el sumo inters por saber ms. Cuando salgo siento una enorme pena de no poder ayudarlos ms, de darles una oportunidad para que al salir sean ciudadanos tiles a la sociedad. Esa tristeza aumenta cuando me despido y atravieso los muros de la crcel. Vaya a saber en qu ambiente fueron criados cuando nios o las peripecias que les toc vivir. En ellos vi una predisposicin a abrirse a nuevos horizontes, a tomar el camino hacia la dignidad humana. Para ello no hay que tratarlos como malditos de la sociedad. Hay que abrirles la puerta hacia esa dignidad que no han conocido, y menos en la crcel.

El tercer lugar que me toca visitar en la ciudad es nada menos que el Museo Nacional de Bellas Artes, que es como entrar en el Paraso. Un paraso lleno de telaraas de pura sabidura, de puro talento. Paso primero por la muestra de los cuadros de Po Collivadino. Bien, para qu comentar, dar detalles, hay que verlos y comprender la genialidad de este artista, su forma de interpretar a Buenos Aires, a su gente, principalmente a los ms humildes.

Y luego entro en la exposicin de un verdadero genio argentino de la pintura, el del apellido difcil: Ariel Mlynarzewics. La muestra lleva el ttulo de Revolucionarios. Veo el primer cuadro: San Martn. Me quedo mudo. No puedo pensar otra cosa que la pintura descubre todas las gemas escondidas de las fantasas de la realidad humana. El teatro es el mejor arte que la describe pero la pintura las descubre, las pone al desnudo, estn all mirndonos. El personaje nos mira. No puedo menos que buscar otro cuadro, pero me sigue persiguiendo el primero. Pinceladas, brochazos, colores increbles. Ah est la verdad siempre descifrada por el arte de la pintura. El caballo de San Martn sube hacia lo alto. Quin saba esto? El caballo, tal vez. El artista lo insina, nada ms, pero lo dice todo. Paso a Belgrano, que crea en el ser humano. Pero est ah, detenido, pensativo, aunque busca los colores del cielo. Simn Bolvar, ya en el monumento indiscutible. Y de pronto, Castelli, el mejor de todos, el hombre exclusivo de Mayo, Revolucionario, l, aparece en su verdadera postura. El generoso, el que no callaba.

As, uno tras otro, hroe tras hroe, sin hablar, no muestra el rostro y es dibujado slo por sus propsitos. La pintura descubre sus intimidades y pone colores que apagan las formas.

Me quedo con ellos. Ahora los he comprendido finalmente. Seres humanos con cabezas volando por los colores ms que humanos. La nica interpretacin de la historia. Voy y abrazo a Ariel, el autor de esas imgenes nunca vistas. El Arte de la Pintura, tal cual es. Aqu, con la enseanza que deja la historia. Para aprenderlas, para eso el Arte de la Pintura.

La ciudad, la vida. Todo tan distinto al mismo tiempo.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-226948-2013-08-17.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter