Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2013

El rabinato de Israel refleja la ola racista del pas

Ahmadiel Ben Yehuda
972mag.com

Traducido para Rebelin por J. M.


El pueblo de Israel ha recibido lo que se merece: un rabino que es un fiel reflejo de la actual y amplia ola racista que envuelve todo el espectro de la sociedad israel, desde las calles del sur de Tel Aviv hasta las cmaras de la Knesset.

Miembros de la comunidad hebrea negra en una ceremonia dejEjrcito (Foto: Taahmenyah)

El nuevo Gran Rabino Ashkenazi de Israel, David Lau, no perdi tiempo para hacer una metida de pata supuestamente utilizando el equivalente en hebreo de la "palabra N" (hebreo) para castigar a un grupo de jvenes ortodoxos por ver un partido de baloncesto televisado. El nuevo Gran Rabino sefard Yitzhak Yosef adelant a su homlogo, al parecer con las mismas invectivas antes de su eleccin (tambin en relacin con el baloncesto, que parece haber ocasionado recientemente injustas crticas por parte de los rabinos).

No debe haber engaos acerca de este tema. Si los rabinos siguen lanzando sus insultos racistas o sus lderes desacreditando sin reservas ni cuidando "la eleccin de las palabras," est claro cuales son sus intenciones. Ninguna pretensin de civilizacin nos convencer de un cambio milagroso de intenciones. Sus comentarios reflejan el ncleo del problema que enfrenta el judasmo eurocntrico: la negacin obstinada de sus races africanas. Yo argument que "la presuncin de que los hijos de los antepasados de Israel eran blancos es fundamentalmente defectuosa" y advert de las "polticas errneas y peores" en Haaretz el ao pasado. Desde entonces, ha sido sin duda el "peor".

Para m, no hay ninguna esperanza de un "bondadoso y gentil" rabinato en el personaje del rabino David Stav que se haya materializado. En una entrevista en Haaretz, Stav afirm su "respeto a todas las personas aunque sean rabes". Aunque?! En la misma entrevista, abog por "la preservacin de una especie de tejido comn de la sociedad israel. No en el plano cultural, pero si en el nivel tnico. Es la "opcin de Israel" elegir una plataforma para ejemplificar y mostrar una etnia superior o una cultura y forma de vida superior? Las listas electorales del rabinato reflejan cun "democrtico" se ha vuelto: una opcin irrelevante entre las dos caras de la misma irrelevante moneda.

Por qu deberan las personas a las que se niega su derecho a la identidad juda/hebraica, ya sea falashmura, ibo o juda/hebrea negra israelita de frica, que sean ms propensos a tolerar la insolencia del rabinato que se manifiesta en la forma de un "amable y gentil" estrangulamiento? Podran los enfermos terminales encontrar una forma de manifestarse siendo "amables y gentiles"? No, gracias! Me quedo con Lau y sus neandertales modales. Al igual que el fanatismo practicado en-su-cara por muchos habitantes del "Viejo Sur" de los Estados Unidos, por lo menos conocemos donde estn parados. Prefiero mi racismo "frontal, no casher"!

Criterios bblicos para la eleccin de los lderes

Los que se atreven a sugerir que el nuevo rabino jefe no entenda el contexto negativo de la palabra estn una vez ms en la negacin o en connivencia con el peor de los enemigos y fanticos. Yo puedo estar de acuerdo en que hay poca relevancia contempornea en lo histrico o cultural del siglo XVI en el aspecto de la cultura europea Ashkenazi, pero afirmar -como hizo Yaacov Lozowick- que es vctima de "su total desconexin con el universo cultural ms amplio de la mayora de los israeles" es ridculo. "Kushi" es un trmino despectivo. Incluso los nios israeles estn bien versados en los puntos ms finos de la connotacin, donde el uso aceptable de kushi/m comienza y termina. Cualquier africano que se ha encontrado en algunos barrios judos lo sabe muy bien.

"Para l, kushim es un trmino bblico", dijo Lozowick, director del archivo de Israel, y exdirector de Yad Vashem, en defensa de Lau. Es cierto, pero el contexto es todo en la interpretacin de pasajes bblicos. He aqu una leccin de la Tor que el rabino aparentemente olvid: cuando Moissdeleg su autoridad a sus "jefes de millares, centenas, de cincuenta y de diez," les dio criterios que permitieran garantizar la legitimidad moral de los que gobernaran sobre Israel. Los hombres (y mujeres) que lideraran Israel tenan que ser "hombres sabios, entendidos, reputados, temerosos de Dios, hombres de verdad y enemigos de la avaricia" (Deuteronomio 01:13 y xodo 18:21)

Obviamente, los electores de los guardianes de la judeidad de Israel de la prxima dcada no aplicaron estos criterios en la eleccin de Lau y Yosef. (O quizs s los vieron, dados los criterios racistas de estos dos rabinos que eran, sin duda, "conocidos") El pueblo de Israel ha recibido lo que se merece: un rabino que es un fiel reflejo de la actual ola racista que envuelve a todo el espectro de la sociedad israel, desde las calles del sur de Tel Aviv hasta las cmaras de la Knesset. Pero para que esa discriminacin est tan profundamente arraigada en las instituciones del judasmo y tan visiblemente expuesta por sus supuestos hombres santos la hipocresa es muy grande.

Una revolucin se aproxima

Segn como lo ve Lozowick, Israel sufre de un caso menor de "manchas y verrugas" en comparacin con otras naciones. "Israel no tiene el tremendo bagaje cultural de las leyes Jim Crow con respecto de la segregacin. Me gustara pensar que la experiencia del Holocausto se puede catalogar como un "horrible bagaje cultural " con el peso suficiente para ser un recordatorio constante -y disuasorio- de la inclinacin de la humanidad por la crueldad. No, aqu nos estamos enfrentando a mucho ms que "verrugas y manchas". Las espinillas y erupciones son sntomas de una condicin mucho ms siniestra y sistmica, por lo que una cura "amable y gentil" es, lamentablemente, inadecuada. La podredumbre deshumanizadora del racismo slo puede removerse a travs de la ciruga radical, con la esperanza de dar paso a la regeneracin de los tejidos sanos.

Pero no hay una revolucin al estilo "Panteras Negras" en puertas (ya sea en la variedad estadounidense o israel). Tampoco un David para hacer frente a la amenaza de un Goliat que se avecina, siquiera uno que podamos reconocer. El reticente concepto del "demonio tnico" frente a un racismo persistente no tiene un asesino en el horizonte. No es ms un enemigo desconocido, lo que es problemtico cuando est bajo asalto. Como Yossi Klein escribi recientemente en Haaretz: "En mi opinin nos enfrentamos a un demonio dbil y gastado que ya no asusta a nadie". De hecho las protestas sociales del ao pasado se han esfumado.

Seamos francos. Quienes hablan de un "Estado judo democrtico" slo hablan. A nivel mundial, cada vez ms personas se estn dando cuenta de que la "democracia" -y su asfixiante capitalismo asistencial no ha sido poco ms que propaganda. Verdaderamente, un buen gobierno es ms que la celebracin de "elecciones libres" (sera digno salar que en la antigua Atenas, considerada "la base de la democracia occidental", slo el 6% de sus habitantes tenan la consideracin de ciudadanos). Al igual que el resto de la cultura estadounidense a la que somos tan aficionados, la desigualdad es una realidad de las masas populares. A pesar de ser uno de los pases ms ricos, los Estados Unidos estn siempre en el piso de los indicadores socioeconmicos (al lado de los llamados pases del "Tercer Mundo"). En general, la vida humana -y toda la vida para el caso- se ha devaluado. Como el profesor Yossi Yonah seal, "los dirigentes del pas proclaman la importancia del pueblo de Israel... pero la existencia de este pueblo, aqu y ahora, est fallando." Si la visin se ha debilitado, es porque los lderes han fallado.

Malcolm X invade Israel

El lder afroamericano Malcolm X -crtico de la prctica de la democracia estadounidense, en comparacin con los principios enunciados de esa democracia- la llam "nada ms que hipocresa encubierta." Mientras Israel se vio inundado de refrescantes "X" que colgaban de los retrovisores de los vehculos que transitaban por todo el Estado y los territorios judos, la mayora no tienen ni idea de lo que representa la "X". Simboliza lo desconocido, una identidad que fue negada o brutalmente arrebatada durante el deshumanizador comercio de esclavos africanos. Cada pocos aos, las ideas de Malcolm X resurgen en la comunidad afroestadounidense y por supuesto todo lo popular presenta una oportunidad de explotacin comercial. De ah la "X" en camisetas, carteles y ambientadores. Como todas las modas (que aparentemente incluyen todo lo bienintencionado, incluidos los movimientos de protesta social profundamente conflictivos), la popularidad se desvaneci. Mientras tanto, algunos emprendedores de negocios israeles han cometido una "matanza" con un supervit de artificios baratos que enmascara los malos olores. Si solo tuviramos algo para el hedor del racismo, la avaricia y la desigualdad que est superando nuestra sociedad, algo a largo plazo. Sin la fuerza de una base moral y espiritual es imposible que alguien pueda tener sus races en algo por mucho tiempo.

Dnde estn los que como Isaas, "clamarn en voz alta, y sin detenerse"? Al igual que Haggai, para exigir enrgicamente que "consideramos nuestros caminos"? Un silencio similar cay sobre la Norteamrica negra tras el asesinato del doctor Martin Luther King, con lecciones claras para la sociedad israel. Un penetrante punto de vista viene de Derek P. Reeves: "Una de las razones de este silencio es que muchos de los que se beneficiaron de las ganancias limitadas del movimiento de derechos civiles se han inclinado a juzgar el xito general del movimiento de cara a su propia escala ascendente en la movilidad social y por lo tanto han salido de esa cultura en silencio para entrar en el lujo de la condicin de la clase media estadounidense". (Ms all del ro Jordn. Ensayo sobre la continuidad de la Tradicin Proftica Negra, Derek P. Reeves, La Revista de pensamiento religioso [Howard Escuela Universitaria de la Divinidad]. Vol. 47, No. 2, invierno-primavera 1990/91, p. 52) Sin embargo, en la medida en que se desvanece el sueo americano y la existencia de la clase media se erosiona, podemos estar seguros de que las voces de las masas que sufren seguirn aumentando en un catico crescendo.

Otro icono de la cultura afroestadounidense, el fallecido poeta y msico Gil Scott-Heron, quizs fue mejor conocido porque su "revolucin no ser televisada". Estaba en lo cierto: esta revolucin no se est cubriendo en IBA, Canal 10 o CNN para el caso. La revolucin es destruir a travs del cambio. Nosotros que somos parte del cambio no estamos asustados o desalentados por la potencia aparente de los que obstinadamente se resisten al cambio. El cambio al que Israel est destinado est en marcha. Lamentablemente, Scott-Heron cedi a la presin del movimiento BDS en la vspera de una visita planificada. Nos habra encantado compartir nuestra visin de desarrollo para el verdadero, amable y gentil Israel.

La venida del real nuevo orden mundial

En su ltimo libro, Chaos or Community: Where Do We Go from Here ? King inst a los afroestadounidenses a ser como "aquellos disidentes creativos que darn a nuestra amada nacin un destino ms alto, un nuevo nivel, de hecho, una expresin ms noble de la humanidad". Palabras revolucionarias sin medida, entonces y ahora. Pero muy pocos entienden realmente las ideas revolucionarias que Martin Luther King defenda, a pesar de su pstumo reconocimiento universal como "rock star". Joseph Chilton Pearce fue muy crtico con la forma en que la cultura estadounidense mat a Martin Luther King Jr.

"Se construy un monumento sobre su tumba tambin, haciendo de l un santo, nombrando calles, avenidas, escuelas, e instituciones por l, permitiendo al mismo tiempo el deterioro de la condicin de su pueblo de manera constante con nuevas palabras que cubran la misma parodia cultural. La correccin poltica, al tiempo que parece promover la sensibilidad racial, es una forma de mentira social acordada, dentro de la cual se pueden expresar con zalamera la parcialidad y los prejuicios con uncin las palabras adecuadas y as encubrir nuestros ancestrales patrones destructivos". (Joseph Chilton Pearce, The Biology of Transcendence: A Blueprint of the Human Spirit, pp. 167-168)

Mientras tanto, aqu en la "Tierra Prometida", tenemos la oportunidad de hacer realmente de Israel "una luz para las naciones". Una vez ms, el retorno a nuestras races africanas podra ser lo que nos devuelva a nuestra misin proftica. Los europeos no presumen realmente de ser superiores a los africanos y a otros no blancos. Presumen de que su dominio es el que est destinado a durar para siempre y que no hay nada que alguien pueda hacer al respecto. Pero ah es donde se equivocan. La historia y la profeca bblicas estn llenas de referencias a un vuelco de los imperios y dominios del mundo en favor de los justos. Los rabinos debera saber eso.

"El mundo del maana ser negro y justo", profetiz Malcolm X. "En el mundo blanco no ha habido otra cosa que la esclavitud, el sufrimiento, la muerte y el colonialismo. En el mundo negro del maana, habr verdadera libertad, justicia e igualdad para todos. Y ese da viene antes de lo que crees" (Murray Fisher, ed, Alex Haley: Las entrevistas Playboy, p 45.). Eso fue inevitablemente concedido durante mucho tiempo a los ms altos niveles de liderazgo occidental. En el ao 1978 en un artculo del New York Times, el entonces presidente del Consejo de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski, se expres de esta manera: "Estados Unidos ahora admite que lo que se llama la "era eurocntrica" del mundo ha terminado. A finales de siglo, el 85% por ciento de la poblacin mundial estar en Asia, frica y Amrica Latina... Los Estados Unidos, aade Brzezinski no estn tratando de construir represascontra de las fuerzas de la historia, sino ms bien para canalizar estas fuerzas en una direccin positiva. (Brzezinski en Argel para el aniversario, Planes de Seguridad en la guerra del Sahara, New York Times, 1 de noviembre de 1979). Las ideas de los Estados Unidos para una canalizacin "positiva" de "estas fuerzas" claramente no estn funcionando; qu se traer Israel entre manos?

Cuando los africanos recuperen el timn de los asuntos del mundo, algo certero ocurrir: no podramos hacer nada peor de lo que se ha hecho durante los ltimos 500 aos. La buena noticia para Israel es que todos somos africanos. Y una vez que nos volvamos a conectar con frica como en los tiempos antiguos, no vamos a cantar en Eurovisin o jugar en la liga europea, lo cual por supuesto minimizara la posibilidad de ms insultos por parte de los principales rabinos. La mala noticia es que la dislocacin psicogeogrfica de Israel puede endurecer un corazn ya esclertico y llegar a ser su mayor amenaza existencial.

Ahmadiel Ben Yehuda es un portavoz de los hebreos israelitas de Dimona y miembro de la Sociedad Internacional para el Estudio del judasmo africano.

Fuente: http://972mag.com/israels-rabbinate-the-rot-of-racism-and-a-return-to-african-roots/77476/

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter