Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-08-2013

Para vencer la corrupcin

Luis Britto Garca
Aporrea


1

Qu hacer contra la corrupcin? Cambiar las leyes? Cambiar la cultura? Ante todo, hacer. De nada sirven leyes que no se aplican o valores que no se imponen. Nuestro Cdigo Penal tipifica una impresionante batera de delitos contra la cosa pblica Qu tal si comenzamos por aplicarlo?

2

A grandes males, grandes remedios. Si la corrupcin desborda los mecanismos institucionales, es imperativo fortalecerlos. Desde la mitad del siglo pasado, todos los presidentes venezolanos han tenido Poderes Extraordinarios. De acuerdo con el numeral 8 del artculo 236 de la Constitucin, una Ley Habilitante debera conferir al Presidente electo poderes para legislar por decreto, entre otras materias, en la de la corrupcin. Vergenza para quien se oponga.

3

Un mal que abarca todos los poderes del Estado debe ser combatido por todos ellos. El Poder Legislativo debera dictar una drstica Ley Anticorrupcin. Asimismo, debera ampliar facultades y competencias contra la corrupcin mediante reformas puntuales en la Ley Orgnica de la Hacienda Pblica Nacional, la Ley Orgnica de la Contralora General de la Repblica, la Ley de la Administracin Pblica, la Ley Orgnica de la Administracin Pblica Descentralizada, la Ley Orgnica de la Fiscala General de la Repblica, la Ley Orgnica de la Procuradura General de la Repblica y el Cdigo Penal, entre otras.

4

Siembra trmites, cosechars corrupcin. La ocasin hace al ladrn, y el trmite al gestor. No basta con una cosecha de leyes nuevas: se requiere una poda de requisitos y procedimientos intiles. Ley de Simplificacin de Trmites Administrativos en mano, el Poder Ejecutivo debe emprender el estudio del conjunto de trmites exigidos para que cada ciudadano pueda gozar de sus derechos, con vistas a su agilizacin, eliminacin de los innecesarios o redundantes. Se debe lograr la informatizacin real y funcional de la administracin. Nada de informtica reposera, de pginas web que nunca abren o se van a dormir la siesta. Mucho menos informtica peatonal, que obliga al infeliz ciudadano a empezar el trmite en computadora para concluir llevando una planilla a pie. No estara de ms que una oficina siguiera el irresistible crecimiento de algunas fortunas vernculas, y llevara un estudio actualizado del movimiento de capitales desde los pases vecinos y su posible legitimacin en nuestro pas.

5

El Poder Judicial debe sentenciar implacablemente, aplicar los poderes de la judicatura para vigilar el correcto funcionamiento de jueces y tribunales, y sugerir al Legislativo las reformas legales necesarias, sobre todo en las medidas cautelares, recurso favorito del corrupto y del delincuente financiero para obtener un juicio en libertad que se traduce en fuga permisada.

6

La corrupcin en Venezuela tiene races histricas. Quiz un modo de produccin no sea ms que un modo de corrupcin estabilizado. La Conquista fue una colosal operacin de saqueo, que apropi por la fuerza los bienes y el trabajo comunes para beneficio de una minora nfima. En la sociedad colonial de castas los cargos se vendan, y su estratificacin discriminatoria se prolong durante la Repblica, dejando como principal recurso de ascenso social la riqueza rpida. La Repblica Oligrquica y otros sistemas mantuvieron esa desigual distribucin de la riqueza proveniente del latrocinio. Con la irrupcin de la economa petrolera y minera, los bienes e ingresos pblicos superan a la economa privada, y surge una hornada de nuevos ricos y nuevos corruptos del trfico de concesiones y del ordeo del Estado. No se han creado sistemas institucionales jurdicos y contables eficaces para obligar a un manejo pulcro de la cosa pblica, e incluso cuando los hay no se aplican, por lo cual algn poltico seal que en Venezuela no haba motivos para no robar. En fin, as como no hay una sancin jurdica, tampoco la hay social. La nica sancin es la colectiva, que termina desplomando el cadver insepulto en el basurero de la Historia, donde se derrumb la Cuarta Repblica y esperemos que no concluya la esperanza.

7

Terminamos as por donde debimos empezar. El poder ms importante es el social. La corrupcin declinar cuando sea execrada y no celebrada. Las organizaciones populares deben aplicar la contralora social, la vigilancia del cumplimiento de sus tareas por la administracin y la denuncia de las fallas de sta. El sistema educativo debe consolidar los valores de la solidaridad, la cooperacin y el desinters en lugar del saqueo. Los medios deben combatir la cultura del latrocinio y de la riqueza a toda costa. De nada valen todas las prdicas educativas ante una narconovela o una manifestacin para glorificar corruptos atrapados in fraganti. La corrupcin empieza en el espritu. Un escalofro nos sacude cada vez que vemos transar principios, mercadear valores o a revolucionarios venderle el alma a oportunistas.

Fuente: http://aporrea.org/contraloria/a172305.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter