Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2013

Paraguay
El caso Curuguaty en su tramo final

Bernardo Coronel y Vicente Brunetti
Rebelin


El proceso judicial con el que se est llevando a juicio a doce campesinos, burdo desde sus inicios, entra en su tramo final. Los campesinos acusados fueron perseguidos, torturados y finalmente encarcelados. Con la farsa de la presentacin de pruebas, el juicio se volvi grotesco e inmoral. El elenco, bochornoso y risible, lo conforman la jueza Janine Ros, los Fiscales Jalil Rachid y Francisco Ayala; y el defensor pblico Joaqun Daz, demostrando mediocridad supina, desconocimiento de leyes y procedimientos, y genuflexin a los intereses de la familia Riquelme, supuesta propietaria de las tierras de Curuguaty. Ante tanta evidencia del montaje, la mayora sospecha que los campesinos sern condenados a la pena mxima, por un delito que no cometieron.

Sobre las pruebas de la fiscala, el periodista Rufo Medina, se pregunta: Cmo entender que 5 monedas demuestran que unas personas son asesinas, que un tornillo prueba el plan para producir la masacre, que 5 honditas de goma y dos semillas de coco indican la preparacin de una masacre, que un litro de aceite de comer prueba el delito, que un carnet de afiliacin al Partido Colorado es indicio del levantamiento contra el orden jurdico, que una botella de 1/4 de caa o un cortaas constatan una actuacin asesina de los sintierras, que un envase de gaseosa o un quepis rosado son muestras de una emboscada, o que un rollo de papel higinico o una caja de cigarrillos son elementos contundentes de la matanza. Son preguntas que la ciudadana tambin se hace.

Segn Hugo Valiente, activista de los DDHH, el Fiscal Jalil Rachid incorpor en la causa pruebas de manera extempornea y que la jueza Yanine Ros admiti, violando garantas constitucionales. La jueza hizo el trabajo sucio de la fiscala, aade Valiente.

La doctora Lilian Soto, ex candidata presidencial, dice que con la admisin de pruebas que no se haban presentado, la expulsin de gente de la audiencia por haberse manifestado fuera del recinto, pedido de sobreseimiento del fiscal a personas que no estuvieron en el lugar de la masacre y a quienes mantuvo imputados durante casi un ao, prisin de personas contra quienes no existen pruebas de que hayan disparado una bala y a quienes se juzga por su lucha por la tierra, un fiscal que afirma sin rubor que la inocencia se debe demostrar , se sospecha que el juicio representa una gran farsa.

El mayor agravante es que los campesinos fueron previamente culpabilizados de la Matanza de Curuguaty, hecho utilizado como argumento para ejecutar el Golpe de Estado de junio del 2012 contra Fernando Lugo. Sin desparpajos, el fiscal Jalil Rachid asegura que los campesinos son culpables, y ellos deben demostrar que son inocentes. Esta inversin de la prueba esgrimida por el fiscal, viola el principio universal de la presuncin de inocencia.

El padre del fiscal, Bader Rachid Lichi, un poltico de estirpe colorado stronista, figura entre los usurpadores de tierras fiscales al igual que la familia Riquelme.

Pero a pesar de su vergonzosa actuacin, el fiscal Rachid sigue ejerciendo el cargo de docente titular de Derecho Agrario, en la Universidad Catlica de Asuncin. Docentes y sus alumnos de la universidad ya firmaron cartas de protesta por la conducta del fiscal. Sin embargo, no hay indicios de que el fiscal pueda comprender el alcance del repudio que suscita a nivel acadmico. La tozudez de Rachid, permitir que sus alumnos lo puedan recusar en los exmenes con la firma de una nota simple dirigida al Decanato de la Facultad, manifestando la incomodidad de ser examinados por una persona, cuyo estado civil es de alquiler permanente al servicio de las familias mafiosas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter