Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2013

Siria
Desinformacin y guerra inminente

Editorial de La Jornada
La Jornada


Las agresiones contra la misin de investigadores enviada por la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU) a Siria para verificar las denuncias sobre un ataque con armas qumicas, perpetrado el pasado mircoles 21 en el distrito de Ghuta, en las afueras de la capital siria, enrarecen por partida doble el ambiente internacional y refuerzan las tendencias belicistas que impulsan una incursin militar de Occidente en ese desgarrado pas rabe. En lo inmediato, el gobierno estadunidense, por conducto del secretario de Estado, John Kerry, multiplic sus amenazas de una intervencin blica directa y el Pentgono anunci que tiene ya listo un abanico de posibles acciones violentas.

Por lo pronto, las rfagas contra los vehculos de los inspectores internacionales tienen un origen tan oscuro como el ataque mismo, cuya autora es atribuida tanto al gobierno de Damasco como a la oposicin armada que intenta derrocarlo.

En los das posteriores a ese ataque hubo muy pocos datos incontestables sobre el episodio: que la informacin dio pie a una conmocin internacional, que se habl en un principio de ms de mil 400 muertos, que en Internet circularon fotos y videos de personas con sntomas de afectacin por gases neurotxicos y que el asunto gener un sinnmero de amenazas contra el rgimen de Bachar Assad, as como de advertencias principalmente, de Mosc y de Damasco sobre los peligros de una internacionalizacin del conflicto interno sirio.

Posteriormente, una misin de Mdicos Sin Fronteras inform que haba tenido conocimiento de 355 fallecimientos y de unas 3 mil 600 personas que fueron tratadas por sntomas de intoxicacin con alguna clase de arma qumica. Fuera de esos datos, y aunque no se puede descartar que la agresin contra civiles haya sido efectuada por el gobierno sirio, no hay, hasta ahora, pruebas en su contra, as como no hay indicios slidos que permitan incriminar a los opositores.

Es decir, el mundo est siendo orillado a un nuevo conflicto blico internacional en Medio Oriente en un clima de extrema desinformacin.

Es imposible no recordar, en el momento presente, los alegatos fabricados por el gobierno de George W. Bush en 2002 y 2003 para invadir y arrasar Irak: que el rgimen de Saddam Hussein posea armas de destruccin masiva y capacidad para atacar el territorio estadunidense, y que mantena una alianza con Al Qaeda. Todo eso result ser mentira, pero los principales medios occidentales lo propalaron como verdades comprobadas.

A los precedentes de tales operaciones de desinformacin ha de sumarse elementos de contexto como la oposicin mayoritaria de la sociedad estadundiense a una intervencin de fuerzas militares de su pas en el conflicto sirio, as como las dudas que arroja la acusacin occidental sobre la presunta autora gubernamental del ataque qumico en Ghuta: parece improbable, en efecto, que el rgimen de Damasco, que la semana pasada haba logrado una clara ventaja en el terreno blico sobre sus adversarios, recurriera a un armamento que no necesitaba, a sabiendas de que tal accin lo colocara, en forma automtica, en la mira de los promotores de la intervencin militar occidental.

La opinin pblica internacional asiste, pues, sin informacin confiable, a lo que puede ser una nueva escalada blica en Medio Oriente, y no parece que la opacidad y la confusin sean accidentales.

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2013/08/27/edito



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter